8 Lecciones de Éxito de Ben Horowitz | 350

8 Lecciones de Emprendimiento de Ben Horowitz

Claves del éxito emprendedor de Ben Horowitz | Administración de Empresas Recursos Humanos | Habilidades Profesionales | Emprendimiento | Opsware | Resilencia | Trabajo Duro | Ejecutivas emprendedoras
Las 8 exitosas Claves en las que Ben Horowitz se baso para lograr su millonaria compañía, para luego venderla al consorcio de tecnología Hewlett-Packard por la nada despreciable cantidad de 1,600 millones de USdlls.

En esta entrada les comparto la visión emprendedora del ingeniero de software, millonario y escritor Ben Horowitz. Al igual que la mayoría de los emprendedores, Ben Horowitz tuvo dificultades en los inicios de la que fuera “su” compañía: Opsware, la que vendió en 2007 al consorcio Hewlett-Packard por la nada despreciable cantidad de 1,600 millones de dólares.

A la fecha, Horowitz dirige una empresa de capital de riesgo con sede en Silicon Valley, la cual invierte en emprendedores que construyen la próxima generación de compañías tecnológicas líderes.

Estas son ochos lecciones de éxito de Ben Horowitz traducidas en primera persona a partir de una serie de entrevistas que concediera en vídeo:

Uno. Descubre las habilidades de los demás.

Entiendo que en este mundo globalizado de emprendimiento, las habilidades que se exigen a los ejecutivos son básicamente de programación de software, y

veo que las habilidades personales tienden a ser subestimadas.

Al hablar de habilidades personales me estoy refiriendo a la

capacidad de entender la motivación de los demás, de aquellos con los que hables y también con los que no, de saber qué piensan acerca de algo y poder relacionarlo con la forma en que construyes tu propia empresa.

Más que contar con buenas habilidades técnicas, la mayoría de los emprendedores carecen de la habilidad para hacer buenas conclusiones.

Ser jefe de ingenieros tiene un alto valor, no quiero menospreciarlo, pero casi es más importante contar con habilidades personales que logren que las cosas sucedan.

Dos. Piensa por ti mismo.

Recuerdo la ocasión en que con mucho entusiasmo le dije a mis amigos que estudiaría Ciencias Informáticas en la Universidad, uno de ellos me dijo:

“Eso es lo más estúpido que nunca he escuchado”.

Y le dije: ¿porqué?

Me contestó: Vas a ir a la Universidad de Columbia, ¿estás pagando solo para eso?, para aprender cómo construir, programar y reparar computadoras, para eso podrías ir a otras Universidades, mejor deberías estudiar algo pero en serio.

Me puse a pensar y le contesté:

“Yo estoy pensando en una computadora infinita, y tú en una lavadora de ropa”.

Una de las cosas más valiosas que he aprendido es:

“No le hagas caso a tus amigos”.

La frase más generalizada de “No le hagas caso a tus amigos” es:

“Piensa por ti mismo”.

Esto suena fácil y hasta trivial, pero en la realidad es extremadamente difícil, ya que como seres humanos tenemos la necesidad de ser aceptados.

En la época de las cavernas, si los demás no te querían o no te aceptaban pues te comían.

La forma más fácil de ser aceptado es decirles a todos solo lo que ellos quieren escuchar.

Y, ¿qué es lo que todos quieren escuchar?:

Lo que ellos creen que es verdad.

Lo último que los demás quieren escuchar es una idea original que contradiga su sistema de creencias, por lo que es muy difícil salir con ideas originales.  Ejercicios para provocar Creatividad emprendedora.

Pero si eso en lo que tú crees (y que los demás rechazan), si llega a ser aceptado como correcto, habrás creado un verdadero valor para el mundo, por eso es importante que pienses por ti mismo.

Tres. Se valiente.

En muchas ocasiones he recibido comentarios anónimos acerca de mi rendimiento y de lo que debería o no hacer en mi labor ejecutiva, muchos tienen origen en los medios de comunicación.

Procuro no hacer mucho caso a esto aunque sí me molesten.

Una de las principales cosas que yo admiro de un emprendedor,y lo que ayudo y animo principalmente a que hagan es a que “desarrollen su coraje”, a que sean valientes.

Animo en los #emprendedores a  que digan lo que piensan y den la cara, a que firmen con su nombre sus opiniones personales.

“El valor es la primera virtud” – Aristóteles.

La razón por la cual es la primera virtud es que si no la tienes, entonces no tienes ninguna otra virtud, porque la honestidad o la integridad nunca se activarán donde deban si careces de coraje.

Si no eres valiente, no tienes ninguna integridad, solo eres alguien a quien le falta carácter.

Cuatro. Trata de hacer algo importante.

Una de las lecciones que como emprendedor he aprendido, es entender que lo que para uno es tan traumático porque le cuesta tanto trabajo (como construir formalmente una empresa), para muchos puede ser trivial,  o no les importa ni lo valoran.

Te puede tomar tanto trabajo convencer a todos de tu idea como construirla de verdad, así que de todas formas trata de construir algo importante y significativo.

En nuestra firma establecimos que nuestros objetivos serían los más notorios en capitales de riesgo, en el mundo. Aunque suene arrogante, megalómano y hasta ridículo,

si no tienes esa actitud como emprendedor, no deberías ser emprender. – Ben Horowitz.

Cinco. Sigue a tu contribución.

Les voy a recomendar algo que puede parecer contradictorio y nada convencional:

“No persigas tu pasión”.

Mientras lees esto pensarás:      “Eso es una tontería”.

Supondrás que si consultamos a 1000 personas exitosas todas te dirán que aman y tienen pasión por lo que hacen. Así que la conclusión generalmente aceptada es que si te gusta mucho lo que haces entonces serás exitoso.

Ben Horowitz comenta: “Los que somos ingenieros creemos que ya somos exitosos por el simple hecho de hacer lo que queremos, aunque no todos piensen igual”.

Pero, también se da el caso de que ya seas exitoso,

y si lo eres, quiere decir que amas lo que haces, amas ser exitoso, o exitosa, y todos te lo reconocen, eso es maravilloso.

Lo PRIMERO que debemos dilucidar acerca de seguir tus pasiones es que son difíciles de priorizar. ¿Te apasionan más las matemáticas o la ingeniería?, ¿Sientes más inclinación por la literatura o por la historia? Estas son decisiones difíciles.

Por otro lado: ¿Para qué eres bueno?  ¿Eres bueno para escribir o para las matemáticas? Esto es más fácil de descubrir. La diferencia entre Motivación y Voluntad.

Y lo SEGUNDO para seguir esta idea de perseguir tus pasiones es entender que lo que te apasionaba a los 21 años no necesariamente es igual a lo que te apasiona a los 49.

Lo TERCERO perseguiendo tus pasiones es que no necesariamente eres bueno con eso que te encanta hacer, solo porque te gusta mucho cantar no significa que debas convertirte en cantante profesional, porque probablemente no tienes las facultades para cantar.

El CUARTO punto de perseguir tu pasión conlleva una visión egocentrista del mundo. Cuando vas por la vida encontrarás que con el tiempo eso que tomas del mundo, lo que sea, coches, dinero, propiedades, elogios, todo esto es mucho menos importante de lo que tú aportas al mundo.

RECOMENDACIÓN de Ben Horowitz:

Sigue a tu contribución, encuentra eso para lo que eres bueno, compártelo con los demás, contribuye con otros, ayuda a que este mundo sea mejor; eso es lo que hay que perseguir.

Seis. Trabaja duro.

Esto lo he comentado en varias ocasiones con mi esposa y es muy curioso. El trabajo duro es muy importante en la vida.

Yo fui solo un joven más creciendo en un vecindario normal, entonces no tenía dinero; jugaba en un equipo regional, y ahora que ya tengo muchísimo dinero,

encuentro muy difícil hacerles entender a mis hijos que ahora que ya soy rico, “cómo les enseño el valor del verdadero trabajo duro”, ya que es la única lección importante que tengo por enseñar.

No importando de donde vengas, o dónde hayas estudiado, en escuela pública o privada, entiende que solo el esfuerzo de hacer un trabajo duro te hará aprender los secretos más valiosos con los que podrás cambiar positivamente las vidas de las personas y cambiar el mundo.

Características de una Persona Resilente.

Siete. No te rindas.

En este mundo moderno donde todos piensan que las empresas que inician duran poco, donde los mercados de consumo cambian agresivamente, o temes que tu empresa no funcionará (o no es viable), en mi caso, no sé cuánto he creído realmente en mi empresa, pero sé que he metido a mucha gente conmigo a esta compañía.

No se trata de que haya o no querido renunciar,

Muchas veces me lo cuestionaba: ¿Debo seguir aquí o me voy?, por las mañanas me daban ganas hasta de vomitar.

Pero, yo hablé con cada inversionista, le di acciones a amigos y familiares, todos estaban entusiasmados con los prospectos de la empresa. Y cuando hice pública la compañía, muchos excompañeros de bachillerato compraron acciones solo porque yo dirigía la compañía, allí sentía que me moría de los nervios,

pero no podía renunciar, ni darme por vencido.

Una de las cosas más espantosas de ser Director y CEO fundador es que te das cuenta de que no puedes renunciar, y si lo haces serás un tonto para todos. –  Ben Horowitz.

Hubo un momento en que llegamos casi a la bancarota y tuve que despedir a gran parte del personal. Bajaron las acciones, nuestros clientes empezaron a quebrar, vendimos gran parte del negocio y transformamos la compañía.

No se rindió ninguno de los 80 profesionales que quedamos. Siento que todo esto me hizo fuerte,

y finalmente le vendimos el negocio a Hewlett-Packard por 1,600 millones de dólares.

Ocho. Busca en quien apoyarte.

Solo obtendrás un verdadero apoyo si la persona a quien contratas puede hacerlo mejor de lo que tú lo haces, porque mientras sigas creyendo que eres mejor que quienes contratas solo seguirás adivinándoles y no confiando en ellos, así no vas a obtener ningún apoyo útil.

Muchas veces he comentado todo esto con otros CEO’s, todos éstos tienen algún Ejecutivo y siempre dicen:

“Este ejecutivo es muy bueno y me gusta”,

Pero les digo que casi siempre se sienten frustrados con sus ejecutivos porque sienten que tienen que hacer las cosas por sí mismos para todo salga como quieren, y me responden:

“Sí así es, porque estos ejecutivos no entienden exactamente cómo hay que hacer correctamente las cosas“.

Yo a todo esto les contesto:

“Estos directores o managers no son realmente ejecutivos, porque el objetivo de contratar un ejecutivo es tener un apoyo en quien confiar para que te libere tiempo a tí como CEO”.

No es fácil encontrar a los ejecutivos más adecuados,

pero tienes que tenerlos en varios puestos, ejerciendo diversas funciones, las que tú como CEO te resultaría imposible cubrir al mismo tiempo.

Tu puedes ser quien desde la cima mantenga la visión del negocio y los controles de calidad, pero no puedes ser permanentemente el ingeniero en jefe, no importa qué tan buen ingeniero seas.  – Ben Horowitz.

Compilación en vídeo de Evan Carmichael.

Libros de Cabecera de Ben Horowitz en este enlace.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *