El Resultado de Aportar Valor a los demás | 462

El Resultado de Aportar Valor a los demás | Agregar Valor Dinero Tiempo | El Efecto Boomerang Búmeran | Aportar calidad | Ofrecer valores | emprendimiento | Maneras de agregar soluciones y resultados con contenidos | marketing | Estrategia de Ventas
El Resultado de Aportar Valor a los demás está basado en una historia original del escritor Tim Wright. Frase de la imagen de autor anónimo: “El mejor regalo que le puedes dar a alguien es tu tiempo, porque le estás dando algo que nunca podrás recuperar”.

Aportar Valor a los demás arroja Resultados sorprendentes.

¿Conoces las grandes consecuencias de Aportar Valor?

¿Tienes idea de lo que sucede cuando brindas tu tiempo y ayuda a los demás?

En esta emisión del Podcast de Emprendimiento te comparto una historia del escritor motivacional Tim Wright, obtenida de su Blog Changing your emotions.

Esta será una emisión un poco más corta de lo normal tanto para el blog como para el podcast de emprendimiento, y es que no voy a ofrecerles mi particular punto de vista, ni voy a proponerles una moraleja personal, esto con el fin de que cada uno haga su propia reflexión acerca de la importancia de aportar valor.

Espero que encuentres interesante este cuento acerca de aportar valor:

“Un Mundo Boomerang”.

Esta mañana, mientras estaba sentado en el patio exterior, tomándome un café y viendo salir el sol por el horizonte, miré hacia abajo y vi una especie de palo curvado que me recordó a los boomerangs.

Sí, me recordó a un boomerang (o búmeran). Esas armas de madera con forma aerodinámica que hacían los aborígenes australianos para lanzárselas a sus presas, esas que si no impactan en el objetivo, regresaban volando al punto de origen.

Mientras lo veía, el palo me producía recuerdos de cuando era un niño,

mientras jugaba horas y horas en el patio trasero de la casa de mi abuelo, justo con un pequeño boomerang de madera que él mismo me había regalado.

¿Tú recuerdas tu infancia?

¿No te acuerdas que te fascinaban los boomerangs?

Bueno, al menos a mí sí que me encantaban, y a la fecha me siguen fascinando como objetos de precisión artesanal.

Tú tomas ese pedazo de madera curva, plana y pulida, lo arrojas con una buena técnica, y luego observas con gran asombro el vuelo de toda su trayectoria mientras va girando en el aire, para terminar volviendo directamente hacia ti.

Y, tan milagroso como nos parecía entonces siendo unos niños, he ido descubriendo con el paso del tiempo que la mayor parte de nuestra vida es así.

Sea lo que sea que lancemos, volverá hacia a nosotros.

Sí, Vivimos en un mundo boomerang.

Y, permítanme explicárselos:

Si por ejemplo, tú le sonríes a alguien, en casi todos los casos, esa persona te devolverá la sonrisa. Tú inténtalo con alguien cercano y ve si te funciona.

O también puedes probar siendo amable con cualquier persona, generalmente te corresponderán tu amabilidad.

Por supuesto que esto también funciona en la otra dirección.

Ahora, si te quejas con alguien, o con algunos, éstos compartirán sus propias quejas contigo: Y de hecho, si empiezan a intercambiarse quejas, te encontrarás rápidamente en una sutil competencia para ver quién es más miserable.

Si te enojas con una o varias personas, normalmente se enojarán contigo, te corresponderán con tu misma actitud, Y así…

El hecho es que, sea lo que sea que decidas lanzar al mundo,

generalmente viajará girando en círculo y aterrizará en tus pies, al igual que los boomerangs con que jugábamos de niños.

Esto fue lo que más me llamó la atención esta mañana.

Yo tengo la opción de decidir qué voy a lanzar a mi mundo. Tengo la opción acerca de lo que quiero que aterrice cerca de mí, o que me caiga de lleno.

Si tú quieres más alegría, lánzala por allí.

¿Deseas más felicidad?, dale felicidad a alguien más, y observa cómo regresa milagrosamente hacia ti.

Si quieres aportar algo de valor a los demás, notarás cómo de forma recíproca tú también recibirás valor en forma de tiempo, o de conocimiento, o de experiencias.

Y funciona incluso con el dinero.

¿Necesitas dinero? Regala un poco a los demás.

Desde el principio de la humanidad, los líderes espirituales de cualquier religión o filosofía nos vienen diciendo lo mismo, pero la mayoría de nosotros tenemos miedo de creerlo.

Esto funciona en casi todos los ámbitos de nuestra vida.

Cuando regalamos o aportamos algo a los demás, cuando lo arrojamos por allí, eventualmente vuelve a nosotros (porque esto es aportar valor a los demás).

Y aquí la buena noticia:

La parte en verdad milagrosa de todo esto, es que en realidad, recibimos más de lo que arrojamos por allí.

Si por ejemplo, plantas una semilla, no solo recuperarás UNA semilla, obtendrás de regreso cientos, y tal vez miles de semillas, las que luego puedes volver a arrojar por allí, generando así un efecto multiplicador.

Así que hoy, y durante tantos días como desees hacerlo, toma una decisión consciente acerca de eso que quieres arrojarle al mundo.

Al hacer esto, estarás tomando una decisión sobre lo que regresará y aterrizará en tus pies.

Acuérdate del boomerang, y de que sea lo que sea que arrojes por allí, volverá a ti muchas veces.


“El mejor regalo que le puedes dar a alguien es tu tiempo, porque le estás dando algo que nunca podrás recuperar”.


Otras historias que también podrían interesarte:
¿Quien empaca tu Paracaídas?
Una Historia de Confianza en el líder.
La historia del Éxito de Bert Jacobs con Life is Good.

El cuento original de “Aportar Valor” (‘A boomerang world’) es de Tim Wright, del blog Changing your emotions. Traducción, interpretación y adaptación de Gustavo Pérez.


Entrada y salida musical de Kevin MacLeod de Incompetech.com

Fotografía cortesía de Diversión3000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *