La Gente nunca olvidará cómo los hiciste sentir | 467

La Gente nunca olvidará cómo los hiciste sentir | Las personas recordarán cómo los hiciste sentir | Historias del escritor Keith Ready | Marca Personal | Personal Branding | prudencia con el lenguaje | valores educación y buenas maneras | temas de gestión empresarial
Una conmovedora historia acerca del impacto de las palabras, original del autor Keith Ready: ¿Cómo los hiciste sentir?. Frase de la imagen de autor anónimo: “¡Cómo hagas sentir a los demás acerca de sí mismos, dice mucho acerca de ti!”.

La Gente nunca olvidará cómo los hiciste sentir.

¿Sabes medir tus palabras?

¿Alguna vez te arrepentiste de lo que le dijiste a una o a varias personas?. ¿Sabes cómo los hiciste sentir?

En esta entrada les voy a compartir una conmovedora historia escrita por el empresario australiano Keith Ready, tomada del blog A Gift of inspiration*.

Keith Ready es experto en ventas, marketing, recursos humanos y gestión empresarial. Entre otras cosas, Keith Ready también es coach y mentor de empresarios y emprendedores. Ready pone mucho énfasis en el alcance de metas, la obtención de ingresos, ganancias y utilidades, siempre dándole prioridad al factor humano, a las personas.

Además, Keith Ready es productor de contenido y director de varios sitios web, entre ellos InspirEmail , de donde he obtenido esta historia (Cómo los hiciste sentir), la cual se me permite publicar siempre y cuando sea sin fines de lucro, y otorgándole el gran reconocimiento que se merece.

A continuación les comparto la traducción e interpretación que hice para este espacio doble, tanto en blog como en podcast (Cómo los hiciste sentir):

Título: Amor y música en sus corazones.

Desde hace muchos años,

durante los fines de semana, mientras hacía mis rutinas y tareas del hogar, solía escuchar el sonido de fondo de un melodioso piano, era una agradable música que me llegaba desde el patio trasero.

Uno de mis vecinos siempre ha tenido un particular amor por la música, y obviamente se notaba que a su familia le encantaba reunirse a disfrutar de su música alrededor del piano. Para mí la música y el canto han sido siempre parte de mi vida, y de hecho, cuando escuchaba a mis vecinos, yo mismo canturreaba y tarareaba las canciones que reconocía.

Tiene muchas ventajas Vivir en suburbios muy tranquilos y relajados,

y de hecho, este pequeño disfrute musical de fin de semana era algo que siempre esperaba, aunque en aquella época no me daba mucha cuenta de esto.

Hace más o menos tres años, la música y el canto cesaron,

y no fue hasta que mis vecinos me contaron los problemas que enfrentaban con su hijo adolescente, que me di cuenta porqué dejé de escuchar la música de fin de semana. Hasta entonces dejé de escuchar a esa feliz familia cantando y tocando música.

Ser padre es algo maravilloso, aunque también se viven muchos altibajos; sin embargo, cuando los momentos críticos tocan fondo, uno puede atravesar por experiencias desafiantes y muy tristes.

A lo largo de los siguientes meses, fui descubriendo que el hijo de nuestros vecinos se había involucrado con un grupo de adolescentes cuyo estilo de vida estaba ligado a bebidas, a las fiestas nocturnas, a las drogas y a algunas actividades anti-sociales.

Todo esto me resultaba difícil de comprender cuando ese mismo chico solía jugar con mis dos hijos y el resto de niños que también vivían cerca. Pero, de repente, vimos a ese chico saliendo y departiendo con una banda de muchachos cuyo comportamiento no correspondía con el del chico que Yo conocía.

Bueno, supuse que eso se debía a la presión entre amigos y colegas, y sin embargo,

eso no hizo las cosas más fáciles para mis dos encantadores vecinos quienes siempre habían demostrado ser unos padres maravillosos, unos que además me brindaban un esparcimiento musical de fin de semana, mientras realizaba mis tareas domésticas.

Durante los últimos dos años, pasé algún tiempo con ellos en un intento por serles de ayuda en tiempos difíciles.

De hecho, también tuve un par de conversaciones con su hijo, pero con este muchacho, parecía que nada funcionaba para  encaminarlo de nuevo por la senda de la normalidad.

Su vida tanto familiar, como personal y también escolar se vio obviamente muy afectada, sufrió mucho.

Y, justo hace poco más de un año, las cosas empezaron a cambiar para mejor.

Ese chico que casi estaba por dejar la adolescencia, empezó a salir de esa etapa de horror en su vida. Logró regresar a la escuela para concluir sus estudios de bachillerato, y ahora ha empezado a estudiar para llegar a ser un naturópata.

Así, desde la distancia, y como vecino, es maravilloso ver que para este joven y sus padres todo parece mejorar e ir por buen camino.

De vez en cuando, los vecinos más allegados nos reunimos en las, celebraciones anuales como pretexto para estar juntos y compartir un rato entre amigos, y para esto, tenemos un sistema informal de rotación en el que vamos cambiando el lugar de cada celebración, de una casa a otra.

Y recientemente, justo estos vecinos que acababan de superar esa difícil etapa con su hijo, regresaron a las celebraciones; y, junto con otras familias, nos invitaron a su casa para celebrar una de estos eventos anuales.

Durante el transcurso de esa agradable tarde, me fui a sentar en el banco (o taburete), frente al silencioso piano. No les puedo decir la marca del piano, pero puedo comentarles que es uno de esos de tipo vertical con un acabado negro muy brillante.

Y, para mi sorpresa, no pude dejar de notar que había algunas palabras e imágenes grabadas en la cara delantera del piano, justo arriba del teclado, donde se posan las partituras.

Allí leí tres palabras:

“I hate you”, (te odio).

Éstas palabrs parecía que habían sido grabadas en un ataque de ira, ya que eran muy ásperas y profundas, quizá habían utilizado una navaja o algún desarmador.

Luego también note que se habían intentado cubrir las mismas palabras con otra serie de rasguños entrecruzados encima, como para que no se entendiera lo que se había escrito.

Y, justo debajo de esa cruda y triste declaración, también note tres imágenes repartidas a lo largo de la cara frontal del piano.

Las imágenes eran tres figuras de palo, dos grandes y una un poco más pequeña, seguidas por una forma de corazón y luego una flor, también talladas en el piano.

Estando allí sentado, sentí como una necesidad de averiguar el significado de las palabras y las imágenes, sin embargo, no pregunté por ello porque me parecía inapropiado hacerlo dadas las recientes circunstancias, y por prudencia pensé que sería mejor no recordarles esos tristes eventos.

Cómo Ganar Prestigio con la Prudencia.

Y la respuesta vino sin ni siquiera tener que preguntar por ello, ya que la vecina y madre del problemático joven se percató de que yo estaba allí mirando, y se acercó para sentarse junto a mí.

Con los ojos notablemente rozados de tristeza,

me explicó que su hijo había tallado esas palabras en el piano durante un ataque de ira, mientras luchaba por aceptar las presiones que enfrentaba durante uno de los puntos más bajos de su vida.

También me comentó que ellos mismos habían tratado de remover las palabras del piano, esfuerzo que fue en vano, porque no se podían dar el lujo de pagar el alto costo de la reparación.

Y al mismo tiempo, prefirieron dejarlo así, ya que no sabían si su hijo volvería a hacerlo.

Ella continuó relatándome que algunos meses después,

su esposo y ella llegaron una tarde a casa para descubrir que las palabras habían sido tachadas en un intento por cubrirlas, y también encontraron que se habían añadido tres figuras de madera, un corazón y una flor.

Ambos, interpretaron eso como una señal de que su hijo había regresado en espíritu y cuerpo. Ella acabó sonriéndome en una forma como diciendo: -“Desde entonces estamos bien”, entonces se levantó, y fue a conversar con otro vecino.

No cabe duda que durante muchos meses, estas tres palabras grabadas en el piano, habrían creado una gran angustia y tristeza en mis vecinos, ya que estaba claro que iban dirigidas hacia ellos.

La admiración que hasta entonces les profesaba como seres humanos se había elevado a un nivel mucho más alto, sabiendo que para enfrentar y ver algo como eso, día a día, se requiere de mucho coraje y agallas para poder soportarse.

Lo que este muchacho había hecho era imperdonable, lastimó a sus padres profundamente.

Sin embargo, me percaté que el muchacho quizás se había dado cuenta de la magnitud de lo que había hecho, y del significado que sus padres interpretaban durante ese período lastimoso de sus vidas.

Pensé que quizá el muchacho había decidido hacer una especie como de declaración en la que decía:

-“Lo lamento”,

y la única forma en que podía expresarlo era colocando allí esas tres figuras y las dos imágenes.

También se me ocurrió pensar que probablemente su primer mensaje no estaba dirigido a sus padres, sino a sí mismo.
Todo esto me ha hecho recordar una frase popular que dice:

“La gente podrá olvidar lo que dijiste, la gente podrá olvidar lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo los hiciste sentir”.

Todo lo que ese joven dijo e hizo al escribir esas tres palabras en el piano puede olvidarse con el paso del tiempo, pero lo que hizo y dijo cuando grabó las otras imágenes en el piano, provocaron que su madre y su padre sintieran algo que nunca olvidarán, esto es, la expresión visual del amor de su hijo que había regresado.

En la actualidad, su vida familiar parece mucho más estable y feliz, aunque el sonido de la música ya no se escuche como antes durante los fines de semana. Sin embargo, estos vecinos ya pueden vivir con todo esto, en el entendido de que nuevamente hay amor y música en sus corazones.

“Amor y música en sus corazones” (Cómo los hiciste sentir) es una historia de Keith Ready, inspirada en Alex, Jim y Gerard.

¡Cómo hagas sentir a los demás acerca de sí mismos, dice mucho acerca de ti!

-Anónimo.


Otras historias además de “Cómo los hiciste sentir” que también te pueden interesar:
¿Quién Empaca tu Paracaídas?
10 Reglas de Éxito de Ophra Winfrey.
La historia de Éxito de Bert Jacobs con ‘Life is Good’.
El Grupo Hollerado y cómo buscar el trabajo ideal.
* Historia original de Keith Ready “Cómo los hiciste sentir”:
Blog: A Gift of Inspiration. InspirEmail.
Acerca de la vida y profesión de Keith Ready.
Fotografía de ‘Cómo los hiciste sentir’ de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: Public Domain Pictures.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *