Consejos de un Mentor para Emprender | 384

Los Consejos que da un Mentor.

Mentor y Mentoría | Grupo Mastermind | Guía y Coaching | Asesoría y Consultoría externa | Cómo lograr Metas y Objetivos | Las funciones de un Asesor Externo | Desarrollo Profesional | Equipos de Alto Rendimiento | Emprendimiento | Emprender | Startups | Outsourcing
Las grandes ventajas de contar con una Mentoría y tres recomendaciones que te haría un Mentor para emprender.

Una de las claves para lograr lo que uno se propone, para alcanzar sus metas es tener la oportunidad de contar con un mentor. Un buen mentor desempeña definitivamente un rol fundamental en la carrera de un profesional.

Un mentor generalmente tiene más edad que uno, pueden ser unos 10 ó 15 años, a veces más.

La función del mentor es la de actuar como un guía, quien nos proporciona una visión (o su visión) de las situaciones que podemos enfrentar, y de las posibles alternativas que tenemos para seguir en dirección a nuestro objetivo.

Todos y cada uno recorremos caminos y problemas totalmente diferentes, nadie vive ni pasa exactamente por las mismas situaciones ni bajo las mismas condiciones que otro.

Durante una carrera profesional, el mentor nos asesora proporcionándonos ciertos lineamientos que él considera importantes, basándose en su propio conocimiento y experiencia,

Al final uno es el que tiene que evaluar toda la información con la que cuenta,

uno es el que debe tomar sus propias decisiones, y también responsabilizarse por éstas, a pesar de que las recomendaciones del mentor no hayan sido tan acertadas.

IMPORTATE: “El mentor no es quien toma las decisiones por uno”, ese no es su papel; si tomara las decisiones por uno entonces sería más bien un Jefe, no un asesor.

Lo ideal sería que todos pudiésemos contar con un mentor, o en su caso que perteneciésemos a un Grupo Mastermind.

¿Qué es un Grupo Mastermind y quiénes pueden participar?

Un mentor, al igual que un Grupo Mastermind, no solo propone acciones o recomendaciones,

también nos escucha, nos tranquiliza en momentos de tensión y nos proporciona visibilidad en situaciones oscuras.

Cuando uno pasa por momentos críticos es muy fácil perder la objetividad, dado que las emociones llegan a controlar nuestros pensamientos con tonterías y ruido que no nos deja ver y pensar con claridad. El Grupo Mastermind puede ser una respuesta para encontrar soluciones en momentos decisivos.

La ventaja que tiene el mentor al evaluar nuestra situación

es que aprovecha su condición de externo, de ser una persona no contaminada por nuestro ruido ni nuestras presiones. Una buena mentoría puede proporcionarnos una gran ayuda para que alcancemos el equilibrio y pensemos con objetividad.

¿Que es una Mentoría?

Tres consejos que podría darte un mentor en los inicios de tu Emprendimiento.

UNO.   Cuando incursiones en un Mercado indaga quiénes son tus colegas.

Muchos llaman equivocadamente competencia a quienes podrían ser sus colegas.

Cómo gestionar positivamente a la Competencia.

La competencia existe y muchas veces no se puede evitar, pero lo principal es saber quiénes se dedican a lo mismo que tú.

Analiza objetiva y fríamente esto, porque aunque otro se dedique a lo mismo que tú, prácticamente es imposible que tenga el mismo producto o provea un servicio idéntico al tuyo.

Nadie puede vender exactamente lo mismo que tú, ni nadie puede ser idéntico a ti,

así que si te encuentras con que en la calle de enfrente hay otro que vende el mismo producto o servicio que tú, y ¡tú llegaste después!, solo quiere decir que no realizaste una evaluación de mercados y viabilidad, y si la hiciste estuvo mal hecha, ya que tú eres el que irrumpió para quitarle una tajada del pastel.

Aunque el sol nace para todos,

lo mejor sería que te dedicaras a vender un servicio o producto original, algo que te distinga de los demás, solo así estarás en posibilidad de presentarte con tus colegas para tratar de hacer sinergia, para apoyarlos y complementarlos, y hacerles entender que estás para sumar, no para restarles.

DOS.   Analiza bien para quién quieres trabajar.

Cuando somos emprendedores y estamos muy entusiasmados por vender nuestros productos o nuestros servicios, es normal que intentemos trabajar para el mayor número de personas o empresas, claro, queremos vender y facturar.

Aunque pensemos que debemos vender a toda costa, tengamos la precaución de evaluar detenidamente para quién queremos trabajar.

Imagínate que eres un consultor,

y vas a dedicarle a una empresa 15 horas de asesoría al mes; antes de empezar evalúa bien a esa empresa y a sus ejecutivos.

A) Sé que a veces uno no se puede poner en el plan de: “no voy a trabajar para estos señores” cuando nadie nos ha contratado en meses. Antes de acceder, trata de indagar primero si es una empresa ética, si cumple con lo que dice, si respeta sus contratos, pregunta con discreción si deja a otros consultores colgados sin pagar, o si retrasa 2, 3 ó 10 meses sus pagos.

B) No se trata de andar de chismoso, o metiche, se trata de conocer para quién trabajas, porque esa empresa puede dañarte mucho si no te cumple en tiempo y forma.

C) Se observador, u observadora, a veces solo basta con analizar un poco el comportamiento de sus ejecutivos, por ejemplo:

Si notas que gastan más dinero del que pueden permitirse, si organizan eventos muy caros en que invitan a muchos colegas y profesionales. Allí puedes intuir que sus gastos son excesivos y que desperdician dinero donde quizá no era necesario hacer el gasto, podrías darte cuenta que asignan dinero a acciones que no son capitalizables, o sea que gastan en eventos que no tienen un retorno económico.

D) Trata de darte cuenta si facturan adecuadamente, si están teniendo realmente ingresos suficientes o no, muchas veces, si por ejemplo pasan por un momento financieramente crítico pueden estar contratándote como una opción extrema, incluso quizá carecen de recursos para pagarte y están esperando que les ayudes a generar los ingresos que no han podido lograr, o que han dilapidado.

Ten mucho cuidado en esto.

TRES.   No esperes que los demás trabajen tanto ni exactamente como tú.

Busca gente que te complemente.

Cuando emprendes, casi siempre lo haces solo, o con algún socio. Y como es normal, no todo lo sabrás hacer, por eso quizá tengas que contratar algunos consultores, a tiempo completo o parcial, pueden ser asesores legales, especialistas en diseño web, en mercadotecnia o marketing, o algún asistente virtual.

El hecho de que seas un emprendedor comprometido con tu proyecto, de que des más del cien por ciento,

de que trabajes muchas horas por gusto y satisfacción, está muy bien, pero eso no quiere decir que los demás deban tener el mismo nivel de implicación que tú (dado que tu proyecto no es el de ellos).

Esto lo tienes que evaluar detenidamente incluso antes de asociarte con alguna persona.

Tu socio debe ser un profesional que te complemente, no que sepa lo mismo que tú, ni que trabaje a tu mismo ritmo.

Si eres el tipo de profesional que tiene un altísimo rendimiento de trabajo, o por el contrario, no tanto,

debes ubicarte bien y hablarlo con el o la que pretendas que sea tu futuro asociado.

Una sociedad es como un equipo deportivo, cada quien juega una posición que debe asumir.

Puede que tú seas un trabajador incansable, pero tu socio puede ser una persona probablemente más creativa, o con un don de gentes muy especial, uno que tiene la gracia de generar contactos, de lograr acuerdos, y de firmar contratos.

La Creatividad como elemento diferenciador

Establezcan claramente qué papel desempeñará cada socio.

Si tu eres de los que sabe auto-gestionarse, si eres de los que empuja y empuja para que las cosas sucedan, entiéndelo como tu fortaleza, y trata de comprender qué aportan realmente aquellos con quienes quieres asociarte o trabajar.

Si tienes un asistente virtual, analiza cuáles son sus alcances, y entiende hasta dónde llegan sus responsabilidades, porque no puedes cargarle con más trabajo del que tienes contratado, aunque te parezca que puede dar mucho más.

La gente que tiene un alto rendimiento de trabajo suele exigirle a los demás los mismos resultados,

y puede que esto no te de claridad en cuanto a qué debe hacer cada cual. Por ejemplo, si tienes una persona que acaba su trabajo en tiempo y forma, incluso antes de lo esperado, no le cargues el trabajo de los que se rezagan, ni tampoco le adjudiques tus propios pendientes, porque vas a quemarlo, o desgastarla, esto es muy común en cualquier ambiente de trabajo.

Tú puedes cansar y desmotivar a un elemento eficiente solo con cargarle más trabajo del que está contemplado en su perfil.

Si eres un emprendedor a quien le gustaría tener un mentor, o un grupo de mentores, puede que te interese pertenecer a un Grupo Mastermind, si es así, ponte en contacto conmigo para que te comente la dinámica y las condiciones de los Grupos Mastermind que estoy organizando via skype, envíame un correo electrónico a:

info@themanagerspodcast.com

Fotografía de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.

Fotógrafo: Raphi D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *