Cosas que no debes decir acerca de tu Trabajo | 290

COSAS QUE NO DEBES DECIR DE TU TRABAJO

Cosas que no debes decir acerca de tu Trabajo Empleo Empresa | Sugerencias | Recomendaciones | Recursos Humanos | Conflictos | Entrevistas | Desarrollo Profesional | Agregar Valor | Buena Educación
Ideas y sugerencias acerca de la prudencia y confidencialidad que debemos guardar acerca de la información que manejamos en nuestro trabajo.

Cosas que no debes decir acerca de tu Trabajo

Nos vaya bien o nos vaya mal, a todos nos gusta que nos escuchen, en las diarias interacciones con nuestros grupos sociales, siempre queremos expresar lo que nos pasa.
Uno de los grupos sociales más importantes que tenemos se encuentra en nuestro lugar de trabajo. Allí, convivimos con gente que participa con nosotros, quienes de una u otra forma hacen que nuestra actividad sea posible: jefes, empleados, compañeros, sub-contratistas, colegas y también nuestros clientes.
Esa diaria socialización incrementa positivamente los lazos de camaredería y colaboración entre todos, los que van poco a poco fortaleciendo la confianza mutua y construyendo lazos de amistad.

Escucha aquí: Beneficios de recomendar a otros y Networking.
Cuando sentimos que tenemos la suficiente confianza con alguien, sea colaborador o no, estimamos que podemos contarle y compartirle información acerca de nuestro trabajo. Pero,

¿Hasta dónde podemos compartir información y situaciones por las que atravesamos?

¿Hasta donde sabemos si sobrepasamos ese límite de confidencialidad que debemos respetar?

Y, ¿ a partir de qué punto estamos siendo imprudentes?

A continuación les voy a comentar los puntos que personalmente considero debemos guardar prudencia de comunicar a otros, con el fin de proteger a nuestra empresa, a nuestro empleo y también a nuestra #MarcaPersonal.

No le digas a nadie tu sueldo o lo que ganas.

Tus ingresos es asunto que solo deben conocer tu jefe, recursos humanos y tú, o en el caso de que seas profesional independiente, tu asesor contable y tú.

Revelar lo que ganas a otros indica que no eres capaz de ser discreto, que no eres una persona muy confiable.

Decir lo que ganas no tiene nada de positivo ni constructivo, al contrario,

si dices que ganas mucho dinero generarás envidias, otros podrán argumentar que ganas mucho para lo que haces, o que no te lo mereces. También puede surtir efecto contrario, dirán que ganas muy poco, quizá porque no puedes demostrar mayores capacidades, o porque no sabes exigir, y por lo mismo que te falta carácter; todas aseveraciones casi siempre injustas.

Escucha aquí: Cómo Ganar Prestigio con la Prudencia.

No te quejes de nada de lo que te suceda.

Quejarte constantemente de tu sobrecarga de trabajo, del mal trato que recibes, de lo injusto de tu salario o de la falta de principios de los demás no son asuntos que debas comentar con nadie más, ni dentro ni fuera de la empresa.
Todos necesitamos exponer lo que nos sucede, para desahogarnos y liberar tensiones. Pero, quejándonos de nuestra empresa y sus integrantes no hace más que agravar el problema, desprestigiando y dañando a la Marca,  y por consiguiente a nosotros mismos.

Escucha aquí: Características de una Persona Resilente.

Hablar de lo mal que están las cosas siempre podrá sembrar dudas, porque quien nos escucha puede pensar que el origen del problema es uno.

Cuando señalas a otros, abres la puerta para que te señalen a ti.

No comentes información confidencial.

Absolutamente todos los empleados a todos los niveles tienen contacto con información y procesos que no deben comentarse a la ligera, con nadie.

Por ejemplo, un empleado que trabaja en la línea de producción de yogures, puede dañar mucho a su empresa si comenta que “le pareció ver caer una mosca por accidente en uno de los envases”,  aunque se lo diga a un amigo.
La información a la que uno tenga acceso, debe mantenerse a un nivel exclusivo entre los principales gestores.

Escucha aquí: Recomendaciones para Destacar sin ser un Genio (Parte 2).

En ocasiones, estando en una junta, o hasta caminando

por un pasillo, accidentalmente, te toca escuchar que tu empresa va a comprar unas instalaciones para arrancar un proyecto equis. El solo hecho de comentar esto con alguien, ya sea a un interno o a un externo, podrías provocar que el proyecto se venga abajo, porque al filtrarse la información le podrían subir el precio a las instalaciones, o la competencia podría adelantarse a tu compañía.

No debes decir a otros esta información, este tipo de indiscreciones pueden provocar que todos pierdan,

tu empresa, sus empleados, entre ellos tú, y tus clientes pueden decepcionarse y romper relaciones.
Aunque tu comentario no lleve malas intenciones, con tu imprudencia podrías generar un problema innecesario y además pones tu prestigio (Marca Personal) en el ojo del huracán.

No debes decir información personal, tales como tu estado de salud, asuntos íntimos, tendencias religiosas, ni tu estilo de vida personal.

No debes decir asuntos tan personales como tu estado de salud, o tu historial médico no te ayudan en nada. En algún momento, si tu salud recae, tu jefe se tendrá que enterar, las enfermedades no se pueden evitar voluntariamente, pero sí puedes decidir a quienes no informar.

Para tu patrón, tus problemas de salud pueden convertirse también en sus problemas, reflejándose en gastos adicionales, faltas de asistencias, riesgos de accidente, incremento de las primas médicas, etcétera.

No debes decir ni comentar asuntos exclusivos de tu persona,

como tus gustos y preferencias recreativas. Si eres muy liberal, si coleccionas insectos o tienes un coche deportivo muy caro que es tu pasión de fines de semana, trata de mantenerlos al margen.

Si bien nada de esto te ayuda a hacer bien o mal tu trabajo, si puede provocar que te critiquen injustamente, que te envidien, o que te vean como a un bicho raro.
Cuando llenas una solicitud de trabajo, en ocasiones te piden que indiques la religión que profesas y/o en su caso si no eres creyente.

Escucha aquí: El Factor Clave para Conectar.

Creer en lo que tu estimes más apropiado para tu beneficio es asunto exclusivamente tuyo, pero estar permanentemente comentándolo, debatiéndolo, criticándolo y lo peor, profesándolo en el trabajo, te va a conducir muchos problemas, por la divergencia de opiniones.

Este tipo de discusiones, al igual que las diferencias políticas no te llevarán a mejorar tu situación laboral, para llevar la fiesta en paz es mejor abstenerse de opinar en este sentido.

Cuida lo que dices y pones en las Redes Sociales.

Todo lo que comentes en las redes sociales y en tu blog, todas las fotos, vídeos y entradas que cuelgues, pueden ser incluso más nocivas para tu imagen que lo que digas a unos cuantos en persona, ya que tienen un mayor alcance e impacto, porque llegan a mucho más gente.
Lo que subes a tus Redes Sociales no solo alcanza a tus círculos más cercanos del Facebook, o del Google Plus; es impresionante la cantidad de personas que solo están en las #RedesSociales para solo ver y criticar los muros o timelines de aquellos que ni siquiera son sus amigos.

Es importante filtrar y seleccionar muy bien lo que vayamos a colgar, porque no sabemos quién lo puede estar leyendo o viendo.

En general, las publicaciones con imágenes y vídeos que te dejen

ver en actividades de ocio, o actividades que no sean productivas para tu empresa podrán ser criticadas, o no, depende de cada criterio. Para no entrar en conflictos lo mejor es no publicar esas fotos que puedan ser susceptibles de críticas y chismes, ya sea por lo que haces, comes o vistes, porque hasta tu atuendo puede afectar la opinión de tus empleadores.

Hay que entender que los negocios son negocios, y que las amistades deben poderse diferenciar de éstos.

Muchos no se dan cuenta del impacto que producen sus palabras

en la mente de quienes les escuchan, ante la duda de hacer un comentario que no se sabe si es apropiado o no, optar siempre por no hacerlo, o no colgarlo en el facebook es lo más prudente.

La gente que dice demasiado, y que no agrega valor, puede ser percibida como improductiva, como ociosa, o chismosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *