15 Errores comunes de los Emprendedores | 344

Principales Errores comunes que cometen los Emprendedores | Emprender | Emprendimiento | Claves Lecciones Lanzamiento | Experiencia | Franquiciado | Endeudamiento | Apalancamiento | Deudas | Finanzas
15 Errores comunes que cometen los Emprendedores.

15 Errores comunes que cometen los Emprendedores

Emprender es una acción que además de requerir mucho esfuerzo también ilusiona, el hecho de ser emprendedor motiva y podría arrojarme a decir que hasta te inyecta de adrenalina, porque el entusiasmo acelera el ritmo cardíaco.

Pero, con la emoción del emprendimiento y todo lo que implica, es normal que uno cometa errores, y además que se distraiga sin tomar en cuenta muchas cosas que quizá le ahorrarían tiempo y dinero, porque nadie nace sabiendo.

A continuación te propongo esta compilación de 15 errores que suelen cometer los emprendedores:

1, Conoce a tu consumidor.

Seguramente tienes un gran producto o servicio, pero antes de lanzarlo con todo al mercado, trata de conocer a tu consumidor.

No gastes mucho en estudios de mercado, puedes hacer tu propia investigación. Contacta con personas a quienes consideres que les puede interesar tu proyecto, consúltalos, ofréceles una prueba; pregúntales sus necesidades y si tu idea les interesa, y cuánto estarían dispuestos a pagar por ella.

2. No te obsesiones con los números.

Lo normal es que al principio tu participación del volumen de mercado sea muy pequeña. No compares tus resultados con otros.

Es difícil competir con los que están financieramente consolidados y tienen más años en el mercado. Concéntrate en alcanzar el punto de equilibrio, donde las ventas cubren todos los gastos y costos, esta es la prioridad, en lugar de incurrir en gastos excesivos para tratar de igualar a los competidores.

3. No trates de crecer muy rápido.

Crecer rápidamente en infraestructura, insumos, vehículos, y equipo puede que no te genere ventas directas, y es un error común. Mejor deja que las ventas sigan su curso natural, porque crecer en tamaño te obliga a crecer en ventas para poder soportar todo el aparato empresarial, y este crecimiento no se refleja necesariamente en el incremento de ingresos.

4. No analices las debilidades de tu competencia.

Si algunas fortalezas y debilidades tienes que evaluar, que sean solo las tuyas.

Diseñar una estrategía de ventas y penetración de mercado en base a las debilidades de tu competencia, no te va a llevar muy lejos.

Solo concéntrate en proveer algo que sea único y singular, que agregue valor como ningún otro, al margen de lo que hagan los demás.

5. Asumir que vender es el objetivo.

Vender y cobrar, vender y volver a cobrar, y hacer que la caja registradora suene es para mi una mala interpretación de la misión.

Lo que uno quiere no es que nos adquieran algo, eso es solo una venta fría a un cliente; uno como emprendedor debe aspirar a generar una relación de largo plazo con su consumidor,

y esto se logra pensando primero en el cliente, teniendo un espíritu de servicio y trato personal, esto es algo de lo que carecen las grandes empresas; el consumidor lo nota y lo sabe.

6. No entender cómo se hacen las cosas.

Es importante que el emprendedor se involucre y haga por sí mismo el mayor número de actividades y gestiones, para aprender cómo se hacen las cosas y evaluarlas con justicia.

Aunque sea necesario subcontratar asesores y consultores externos, el emprendedor debe ser capaz de valorar en toda su dimensión el trabajo que exige, porque si cae en errores tales como no valorar ese trabajo, menospreciarlo o querer pagar menos por no saberlo ponderar, afectará su propia marca o provocará serias discrepancias.

7. Creerse mejor que los demás.

Es muy positivo tener confianza en uno mismo, pero creerse superior a sus competidores, a sus colegas, a sus socios o empleados, y lo peor, a sus clientes, es un de los errores asociados a la soberbia.

Emprender tiene todo que ver con aprendizaje, con evolución y superación de problemas, de aprovechar las oportunidades, de mejorar la percepción y la visión.

Creerse el sabelotodo cuando apenas se incurre en un negocio es casi como comprar un boleto directo y sin escalas al fracaso.

8. Asociarse cuando no es necesario.

Es ideal empezar emprender por un mismo, porque se aprenden muchas cosas, básicamente disciplina y gestión de diversos asuntos.

Pero, si en la realidad necesitas asociarte para compartir gastos, trabajo, gestiones y combinar fuerzas y experiencia, entonces tómate muy en serio tu trabajo de seleccionar un socio o socios co-fundadores.

Asegúrate de que tus potenciales socios sean en gran medida

compatibles, no de que piensen exactamente igual, pero que acepten sus mutuas discrepancias con cordura; deben poder tomar y compartir decisiones,

No estar de acuerdo es bueno, quiere decir que cada uno tiene enfoques diferentes y respetables. Esto es fundamental para construir confianza mutua.

9. Esperar a que tus clientes te encuentren.

No esperes a que tus clientes te descubran.      ¡Mahoma: Ve hacia la montaña!

El emprendedor está obligado a ir a donde está el potencial cliente y consumidor, a asistir a Networkings, a conocer a sus colegas y competidores, a proveer valor donde nadie más lo hace.

Hay que tener presencia en los lugares donde te puedan ver y descubrir, ferias, congresos, Redes Sociales y otros medios; esto se puede hacer con un relativamente bajo presupuesto; incurrir en grandes gastos de publicidad sin saber es uno de los errores del emprendedor.

10. Descontrol de las finanzas.

Aquí lo básico y hablando en plata:     ¡No te endeudes!

Una de las causas principales de que un negocio no prospere es tomar créditos innecesarios, porque aunque arranques muy bien, aunque vendas por encima de tus propias expectativas, difícilmente generarás ingresos como para soportar los pagos de créditos.

Si tu proyecto está basado en pedir prestado, sé muy estricto y asigna el dinero solo a adquirir activos, esto es: “Solo compra aquello que se refleje directamente en la producción y su consecuente generación de ingresos”.

Tomar créditos para financiar viajes de prospección a Japón y a Brasil yendo a los mejores hoteles en primera clase, o remodelar unas oficinas que ni siquiera son de tu propiedad son gastos que no impactan directamente en las entradas de dinero.

Pon atención en todos los gastos en que incurras y sé muy estricto a la hora de decidir una compra y sobre todo cuando tomes un crédito.

11. Desatender tu estrategia de Mercadeo (Mercadotecnia o Marketing).

O peor aún, no tener ninguna estrategia de mercadotecnia.

La mercadotecnia en sí misma te permite hacer llegar tu producto o servicio a tus potenciales clientes, pero no genera la venta, solo promueve tu idea.

Si crees que tu Marca es tan buena que por sí sola se dará a conocer. estás cayendo en uno de los errores que cometen principiantes.

Como emprendedor no estás obligado a ser un experto en Marketing, pero sí en poner mucho interés y tratar de aprender lo más que puedas.

12. Imitar las tendencias a rajatabla.

Es bueno seguir las modas y promoverte de acuerdo a las actuales tendencias. Pero, tratar de imitar todo lo que otros hacen, o abordar exactamente los mismos mercados y de la misma forma, a través de los mismos medios o Redes Sociales no te hace diferente.

No des lo mismo que los demás.

Si no buscas formas alternativas de proveer algo que sea único, que no sea exactamente igual a todos, difícilmente podrás destacar entre todos.

13. No saber cuándo cambiar de paradigma.

Emprender y llevar una idea a la realidad toma mucho esfuerzo.

Es difícil aceptar que después de llevar al consumidor un producto o un servicio, éste se tenga que cambiar o sustituir, y a veces muy pronto.

La tecnología avanza rapidísimo, y provoca cambios constantes en muchas industrias. El emprendedor debe estar preparado para recibir todo tipo de retroalimentación de tal forma que pueda evolucionar como lo pide su mercado, y especialmente su nicho.

Los cambios necesarios y forzosos aunque difíciles de aceptar, deben ser vistos como inspiración para cmbiar el modelo de negocio.

14. Poner al cliente en el último lugar.

En un modelo de negocio, casi siempre participan el emprendedor, en algunos casos sus socios, colegas del medio, competidores, consultores, empleados en su caso,   ¿Y los clientes?.

Todos forman parte importante de un proyecto, pero

para lograr el éxito a largo plazo, se debe anteponer al cliente y futuro consumidor como prioridad sobre todos los demás.

15. Creer que como emprendedor no necesitas evolucionar.

Hasta los empresarios más exitosos necesitan mejorar, mejorar y superarse en habilidades, ganar conocimiento, acumular más experiencias, mejorar en todo y especialmente en su Marca Personal.

Quedarse estancado en conocimiento y experiencias es un error que con el tiempo puede llegar a pesar.

La grandeza no está solo en el crecimiento personal o financiero, está en Agregar Valor.

Imagen de Pixabay.com publicada libre de Derechos de Autor bajo Licencia Creative Commons.

Fotógrafía de:  Wokandapix.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *