Meditaciones de Crecimiento de un Emperador | 244

Meditaciones de Crecimiento de un Emperador.

Meditaciones de Crecimiento de un Emperador | PODCAST | Por: Gustavo Pérez | Filosofía | Desarrollo Personal | Emprendimiento | Motivación | Liderazgo | Valor Agregado
Meditaciones de Crecimiento de un Emperador | PODCAST | Por: Gustavo Pérez

Meditaciones de Desarrollo Personal de Marco Aurelio.

El Emperador Romano Marco Aurelio (121 al 180 d.C.) se escribió a sí mismo una guía para su crecimiento y búsqueda de la excelencia personal. El compendio de estos escritos se reunieron en una serie de doce libros que después se titularían “Meditaciones”. Antes que emperador, Marco Aurelio era filósofo, se le conoce como “El Sabio”.

Como líder, Marco Aurelio tuvo que soportar una serie ininterrumpida de guerras y adversidades, destacándose siempre por su serenidad y temperamento pacífico; su fuerza moral era contagiosa, y además se destacó por ocuparse siempre de la Economía.

Estos pensamientos personales que Marco Aurelio se escribió a sí mismo, fueron concebidos muchas veces durante sus campañas militares, mientras viajaba a lo largo del Imperio Romano defendiendo sus territorios.

Escucha aquí 25 frases Motivacionales de Futbol.

Es improbable que Marco Aurelio haya tenido intenciones de dar a conocer sus pensamientos personales, los que se han publicado bajo varios títulos, el de Meditaciones es uno de los más conocidos.

Aquí les voy a compartir una serie de esos pensamientos y meditaciones que fueron escritos en forma de frases cortas, citas y algunos párrafos un poco más desarrollados, espero que les sean de utilidad tanto como a mí.

 

Ten en cuenta lo siguiente:

La gente con la que hoy trato puede hacerse entrometida, arrogante, deshonesta, celosa y maleducada. Y será así porque no pueden distinguir entre el bien y el mal. Pero, Yo he visto la belleza del bien y la fealdad del mal, y he reconocido que el malhechor tiene una naturaleza relacionada con mi propia naturaleza, no de la misma sangre o nacimiento, pero sí de la misma mentalidad y alguna coincidencia con lo divino.

Opta por no permitir que te dañen, así no te sentirás perjudicado. Si no te sientes lastimado nunca lo has estado.

Algo o alguien solo pueden arruinar tu vida si permites que arruinen tu carácter. No te pueden dañar de otra forma, ni por dentro ni por fuera.

La tranquilidad llega cuando dejas de pensar en lo que dicen, piensan o hacen los demás. Piensa solo en lo que tú haces.

Los errores de los demás, déjalos donde están.

Demuestra tu control de la gravedad sin generar vientos. Esto es, muestra simpatía intuitiva con tus amigos, sé tolerante con quienes no tienen experiencia o hacen comentarios imprudentes.

Ten la habilidad de llevarte bien con todo el mundo. Investiga y analiza con comprensión y lógica, no para mostrar tu ira ni otras emociones negativas.

Trata de estar libre de pasiones y mejor estate lleno de amor. Alaba a los demás sin adularlos,  mostrando tu experiencia sin pretensiones.

Concéntrate cada minuto en hacer lo que tienes por delante, con seriedad precisa y auténtica,

con ternura, con buenos modos, con justicia. Concéntrate en liberarte de toda distracción posible, haz todo como si fuera la última cosa que fueras a realizar en la vida y deja de estar como sin rumbo, no permitas que tus emociones prevalezcan sobre lo que dicta tu mente, deja de ser hipócrita, egoísta e irritable.

Es necesario que evites mentalidades disfuncionales, como todo lo que sea aleatorio e irrelevante, y por supuesto aquello que sea egoísta y malicioso.

No asumas que algo es imposible solo porque te resulta difícil. Pero reconoce que si es humanamente posible también puedes hacerlo.

Divide tus responsabilidades en partes individuales, concéntrate en una a la vez y ve acabando metódicamente tu trabajo.

Ponte a la práctica de escuchar con verdadera atención a los demás, y haz todo lo posible por meterte en sus mentes.

Hoy me he escapado de la ansiedad, o quizás no. La he descartado, porque estaba dentro de mí, en mis propias percepciones, no fuera de mí.

Las cosas que piensas determinan la calidad de tu mentalidad, tu alma tomará el color de tus pensamientos.

Tu vida solo la puede armar una persona, tú mismo, acción tras acción. Siéntete satisfecho cuando vayas alcanzado objetivos, tantos como puedas. Nadie puede evitar que eso suceda.

Algunas personas solo hacen favores a otros para cobrárselos. Y no todos son así, peros son conscientes de ello, todavía considerándolo como una deuda. Sin embargo, no todos piensan ni actúan así, hay algunos que son como una vid que produce uvas sin esperar nada a cambio.

Las personas pueden existir gracias a otras personas, tú puedes identificarlas o ser indiferente hacia su existencia, tú haces que existan o no.

Tú participas en la sociedad gracias a tu existencia. Entonces participa en tu entorno gracias a tus acciones, a todas tus acciones. Cualquier acción no encaminada hacia un fin social puede ser una perturbación de tu vida.

En el ring, donde luchaban los gladiadores, un oponente podía encajarte las uñas o darte un cabezazo que te provocarían hematomas, y nadie se molestaba por esta agresión ni denunciaba a su adversario ni se les acusaba de violentos. Después de la batalla solo se les observaba, pero sin odio ni sospechas de nada, solo se mantenía una sana distancia. Esto tenemos que aplicarlo en otras áreas, en otros asuntos, Tenemos que excusar las acciones de nuestros rivales, tomarlas como si vinieran de un sparring, y mantener nuestras distancias sin sospechas ni odios.

Cuando te enfrentes a alguien de comportamiento reprobable, voltea hacia ti mismo, o hacia ti misma, y pregúntate cuándo has actuado así.

Si alguien puede refutarme, y demostrarme que estoy cometiendo un error, o que aprecio las cosas desde el punto de vista equivocado, con mucho gusto voy a cambiar. Esa es la verdad que estoy buscando, y la verdad nunca hizo daño a nadie. Lo que realmente nos perjudica es persistir en el auto engaño y la ignorancia.

Fuente/Libro: “Meditaciones” de Marco Aurelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *