Porqué nos resistimos a los cambios | 277

Porqué nos resistimos a los cambios.

Porqué nos resistimos a los cambios | Desarrollo Profesional y Personal | Innovación | Evolución | Evolucionar | Progreso | Administración de Empresas | Emprendimiento | Apertura al cambio | Nuevas tecnologías | Competencia
Disfrutar del éxito requiere capacidad de adaptación. Solo estando abierto al cambio tendrás una oportunidad verdadera de sacar el máximo provecho de tu talento. -Nolan Ryan.

PORQUÉ NOS RESISTIMOS A LOS CAMBIOS

No es fácil adaptarse a los cambios y muy en especial es duro aceptar que se tiene que cambiar. Muchos profesionales se resisten a hacer las cosas de otra forma, y los entiendo; cuando apenas estamos dominando un método o un sistema, pronto tendremos que migrar al siguiente, para crecer y evolucionar.

Para no resistirnos a los cambios lo mejor es entender porqué nos resistimos a los cambios, porqué nos negamos a aprender nuevas formas de hacer, porqué algunos empleados se niegan a las nuevas imposiciones.

A continuación les comparto las principales causas de porqué nos resistimos a los cambios:

Nos resistimos a los cambios cuando no somos consultados.

Los empleados sentirán menos resistencia a innovar cuando se les permita ser parte de los cambios, cuando se les pida su opinión. A la gente en general le gusta saber qué está pasando, o qué va a pasar.

Los empleados que están más informados y son consultados tienden a sentir mayores niveles de satisfacción que aquellos que no cuentan con información, o que se les excluye en la toma de decisiones.

Nos resistimos cuando hay falta de claridad o existen malentendidos acerca de la necesidad del cambio.

El personal de una empresa va a oponer mucha resistencia a los cambios si no entienden la necesidad de éstos.

Muchos pueden oponerse fuertemente si durante mucho tiempo han estado acostumbrados a desarrollar métodos y sistemas que ya dominan. Cuando los resultados se han dado razonablemente bien con el método convencional, los empleados se opondrán a renovarse si no tienen claro el porqué del cambio y su necesidad.

Existirá renuencia cuando se tenga la percepción de pérdida de estatus y seguridad dentro de la organización.

La naturaleza del ser humano nunca aceptará ningún cambio cuando sienta que éstos pueden perjudicar su seguridad y estabilidad. En un entorno organizacional, esto significa que empleados, compañeros y directivos se van a resistir a los cambios administrativos y tecnológicos si éstos implican que sus funciones serán disminuidas o eliminadas.

Nos rehusamos a los cambios cuando hay miedo e incertidumbre a lo desconocido.

La gente es más temerosa de evolucionar cuando saben menos acerca de los cambios y de su impacto sobre sus funciones y responsabilidades.

Para controlar la Incertidumbre: La Escala de Valores de los Navy SEAL.

Un equipo debe estar preparado para cambiar y evolucionar, pero liderar ese cambio requiere evitar sorpresas e incertidumbre. Una comunicación abierta en los dos sentidos evitará rumores, miedos y nerviosismo, todo esto afecta el rendimiento y la obtención de buenos resultados.

El personal solo se decidirá a cambiar si cree realmente en la necesidad de aprender a realizar las cosas de otra forma, y si siente que estos cambios lo dejarán mantenerse sin perder su posición.

Evitamos los cambios cuando nos sentimos incompetentes.

La falta de competencia y cualificación es una circunstancia que raramente admite cualquiera.

Muchas veces, los inevitables cambios implican forzosas mejoras en las destrezas y aprendizajes, a lo cual muchos se resisten porque sienten que esa transición les puede costar mucho trabajo implementar.

No nos gustan los cambios por miedo al fracaso.

Fallar y equivocarnos es parte de nuestra naturaleza, y cuando estamos acostumbrados a la seguridad de nuestra zona de confort, difícilmente querremos arriesgar lo que ya dominamos o hemos ganado.

Para dominar los cambios, para innovar, se necesita aprender y practicar.

Es normal que todos sintamos que durante esta transición vayamos a fracasar varias veces, esta exposición a vernos fracasando es la causa que más nos detiene para aceptar los cambios.

Nos oponemos cuando estamos totalmente casados con las formas convencionales de hacer las cosas.

Cuando le pides a alguien que haga una cosa de forma novedosa, siempre encontrarás resistencia al cambio, porque la gente está acostumbrada a realizar sus funciones de la misma forma.

Cómo emprender creativamente con una microweb.

Lo normal es que una nueva propuesta siempre se rechace; estos vínculos emocionales con las formas tradicionales son los más difíciles de superar.

Nos negamos al cambio por falta de confianza.

Encontraremos gran resistencia al cambio cuando alguien crea que la empresa, su Jefe o él mismo no pueden gestionar debidamente los cambios.

La falta de confianza está relacionada con la falta de conocimientos y destrezas, esto se soluciona con capacitación y práctica.

Nos rehusamos al cambio por falta de seriedad en la iniciativa de este cambio.

Cuando la gente intuye que los cambios solo serán pasajeros demostrarán mucha resistencia.

Si por ejemplo: una empresa trabaja durante dos años

de acuerdo a departamentos especializados y poco después migra a una organización basada en unidades estratégicas de negocio, va a encontrar mucha resistencia al cambio si cada poco tiempo busca nuevas formas de trabajo; así es muy difícil generar confianza y buena disposición para innovar dentro de sus filas.

El cambio es muy difícil cuando falta la comunicación.

Cuando la gente se da cuenta que habrá cambios, pero no está siendo debidamente informada, porque solo se entera por comentarios y especulaciones, su resistencia al cambio será mucho mayor.

La falta de comunicación solo genera la muy posible idea de que no todos serán parte activa de los cambios por venir.

Evitamos los cambios por falta de justificación adecuada.

Si el personal no entiende claramente la necesidad de los cambios, difícilmente los aceptará.

No se pueden imponer cambios sin explicar amplia y claramente porqué se hacen.

Los que están más acostumbrados a trabajar con métodos tradicionales demostrarán mayor resistencia si no encuentran justificación en las nuevas formas, en lugar de solo se les impongan por decreto.

Hay que involucrar a todos en los cambios desde el principio, así podrán aportar valiosos punto de vista que serán de gran utilidad para mejorar la transición.

No queremos innovar cuando las recompensas solo benefician a unos cuantos.

Los cambios se buscan para mejorar la productividad general, para innovar, pero encontrarán mucha resistencia cuando solo beneficien a unos cuantos.

Cómo podemos innovar con 12 ejercicios de Creatividad Emprendedora.

La mayoría de las veces los cambios suponen un gran esfuerzo del conjunto, y esto tiene que remunerar a todos en su justa medida.

Si algunos perciben que su esfuerzo extra no le traerá más beneficios que solo el aprendizaje se resistirán mucho al cambio y también se desmotivarán.

Fuente de la información: Meliorate. 12 Reasons why people resist change.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *