¿ Quién Empaca tu Paracaídas ? | 415

Quién empaca tu paracaídas | La importancia de la Confianza en los compañeros de Equipo | Grupo Mastermind | Charles Plumb y su motivadora historia de supervivencia durante la Guerra de Vietnam | Colaboración | Aportar Valor | Reconocer el Trabajo de otros
¿ Quién empaca tu paracaídas ? es la valiosa historia de supervivencia de Charles Plumb, un héroe de guerra que aporta su visión particular acerca de la importancia en el trabajo de equipo y la confianza en los compañeros de trabajo.

¿ Quién Empaca tu Paracaídas ?

Te has preguntado:

¿Quién es indispensable para que Yo tenga seguridad?

¿Quiénes desarrollan el trabajo sin el cual Yo no podría progresar?

En esta emisión del blog y podcast de emprendimiento te comparto una breve historia de la vida real, Quién empaca tu paracaídas.

El héroe de guerra Joseph Charles Plumb Jr. (1942–     ) había sido piloto de caza de la fuerza aérea norteamericana. Durante la guerra de Vietnam, Charles Plumb completó 75 misiones de combate.

El Oficial Charles Plumb fue derribado sobrevolando territorio enemigo

en la que al parecer sería su última misión en batalla. Al poco tiempo fue capturado, e inmediatamente fue convertido en prisionero de guerra; pasó unos cuantos años en una prisión vietnamita.

Pocos años después, ya cuando la guerra había terminado,

Charles Plumb se encontraba comiendo en un Restaurante. Y, allí se percató de que a unas cuantas mesas de distancia, había un caballero que no dejaba de voltear a verlo, éste no le quitaba la mirada de encima, y realmente no lo reconocía, ni se acordaba si lo había visto.

En determinado momento, esa persona se paró, se acercó a su mesa y con mucha decisión le afirmó:

-“Tú eres el Capitan Plumb.”

Y el ex piloto le contesto:

-“Sí señor, soy el Capitan Plumb.”

Este desconocido caballero se soltó agregando cierta información:

-“Tú volabas cazas de combate en Vietnam.

Ibas en el portaviones Kitty Hawk.

Te derribaron en combate.

Descendiste en paracaídas, te capturó el enemigo, y tuviste que pasar 6 años como prisionero de guerra en el Viet Cong.

El capitán Plumb, visiblemente sorprendido, le preguntó:

-Pero por Dios, ¿tú cómo sabes todo eso?

Y el desconocido le contestó:

-“Porque Yo empaqué tu paracaídas.”

Charlie Plumb se paró temblando de emoción, tomó la mano que ese desconocido le tendía, quien lo agarró fuertemente por el brazo y le dijo:

-“Supongo que funcionó bien.”

El Capitán Plumb le contestó:

-“Sí Señor, efectivamente, así fue.

Y, debo decirle que he rezado muchas oraciones de agradecimiento por sus habilidosos dedos.

Nunca pensé que tendría la oportunidad de poder expresarle toda mi gratitud en persona.”

El ex piloto de combate había pasado mucho tiempo pensando en este hombre a quien no conocía y en cuyas manos había estado su destino.

Charles Plumb seguía reflexionando acerca de cuántas veces podría haber visto a este individuo y nunca le dijo nada,

claro, porque él era un Oficial de élite de la Marina, un piloto de caza amplia-mente condecorado, y el otro solo era un marinero más.

Los marineros que entonces se encargaban de preparar y empacar los paracaídas trabajaban muy duro en los niveles inferiores del portaviones, rara vez veían la luz del día durante sus largas horas de trabajo, se dedicaban a las labores más pesadas y húmedas bajo un calor sofocante.

Después de que Charles Plumb se conviertiera en un famoso conferenciante y compartiera públicamente esta anécdota (¿ Quién empaca tu paracaídas ?), surgió la popular pregunta que se utiliza no solo en el ámbito militar, sino también en el mundo empresarial:

-Y, ¿ Quién empaca tu paracaídas ?

Vídeo motivacional de Charly Plumb: ¿ Quién empaca tu paracaídas ?


¿Tú te tomas el tiempo para reconocer a estos marineros anónimos?,

¿Le agradeces agradeces a tus colaboradores lo que hacen por tí?

¿Reconoces o recompensas a esos profesionales que te ayudan a hacer posible tu trabajo o tu vida?

Es muy fácil pasar por alto el trabajo de muchos. Se necesita mucha gente para crear un equipo productivo y funcional, uno que valore el trabajo de todos y cada uno.

La importancia del trabajo en equipo y los Grupos Mastermind.

En nuestra Vida Personal, en nuestro Trabajo,

o cuando pagamos por algo que nosotros no hacemos directamente, como cuando llevamos el coche al taller, o cuando vamos a bucear, o cuando subimos a nuestros hijos al autobús del colegio, en todas éstas actividades dejamos de valorar que algunas personas tienen nuestro paracaídas en sus manos, y casi nunca se los agradecemos.

Ahora me pongo a reflexionar cuántas veces alguien se encargaba de prepararme el paracaídas.

Como Ingeniero Civil,  yo trabajé hace ya algunos años en muchas obras de construcción.

Yo caminaba sobre tendidos de madera, sobre andamios, cruzaba por puentes temporales, caminaba bajo cimbras (o forjados) las cuales soportaban toneladas de fierro y concreto (hormigón).

Me subí a muchos elevadores provisionales y a ascensores de carga. Recuerdo a muy pocos de los que preparaban esos elementos de seguridad, quienes los anclaban o arriostraban a la estructura.

Estoy seguro de que mi seguridad estuvo en manos de muchos profesionales anónimos quienes obviamente hicieron muy bien su trabajo.

Piensa que seguramente existe una persona en tu entorno cuyo trabajo hace posible que el tuyo pueda progresar.

Y: ¿Qué harías sin esa persona?

En muchas ocasiones, en nuestras personales batallas que la vida nos impone como desafíos, dejamos de reconocer lo que realmente es importante.

Somos tan arrogantes que no saludamos a otros cuando entramos a una oficina,

Por momentos, pasamos por alto decir ‘POR FAVOR’ o ‘GRACIAS’.

Pocas personas se detienen a felicitar a sus compañeros

o colegas por haber conseguir cualquier cosa, otros no felicitan a sus allegados porque consideran que lo que hacen ‘es insignificante’, o que ‘para eso les pagan’.

Ya casi nadie tiene la gentileza de hacerle un cumplido a otro o a otra simplemente por desarrollar bien su trabajo, difícilmente reconocemos lo que otros hacen, y menos sin ninguna razón.

No necesitamos razones para decirle a alguien: ‘Tu trabajo es muy bueno’, ‘Sigue así’, ‘No bajes ni pierdas el ritmo’, ‘¡Me gusta lo que haces!’.

Reconocer o agradecer el Trabajo de los demás te beneficia.


“No solo he necesitado un paracaídas para descender con seguridad, he necesitado otros paracaídas físicos, otros mentales, otros emocionales, y también espirituales. Todos éstos son apoyos antes de lograr la seguridad”. – Charles Plumb.

¿ Quién empaca tu paracaídas ?

Ten el detalle de reconocer y agradecer a las personas que empacan tu paracaídas.

La gratitud es con seguridad la actitud más importante que podemos adquirir y la que logra más cambios en tu vida. -Zig Ziglar.

Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecérselo a otro que al mismo cielo. -Miguel de Cervantes Saavedra.

La gratitud en silencio no sirve a nadie. -Gladys Bronwyn Stern.

Seamos agradecidos con las personas que nos hacen felices; ellos son los encantadores jardineros que hacen florecer nuestra alma. -Marcel Proust.


 

Otra fuente de información: ¿ Quién empaca tu paracaídas ? ‘The parachute packer’, Revista Forbes en Inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *