Reciprocidad en Redes Sociales | 477

Principio de Reciprocidad en Redes Sociales | Teoría de la Reciprocidad | Cómo generar interés en Instagram, Twitter y Facebook | Cómo Ayudar y aportar valor para que los demás nos consideren valiosos | Influencers | Lograr liderazgo en RRSS | Cómo destacar y posicionarse
Comentarios a la Teoría de la Reciprocidad en Redes Sociales. Frase de la imagen del psicólogo y profesor de liderazgo ético Jonathan Haidt: “La reciprocidad es un instinto profundo, es la moneda fundamental de la vida social”.

Reciprocidad en Redes Sociales.

¿Para qué damos de alta nuestro perfil en Facebook, en Twitter o en Instagram?

¿Qué nos impulsa a seguir a un personaje, o a pedir la amistad de alguien, o a solicitar acceso a un grupo privado?

¿Para qué se mete uno a las Redes Sociales?

Entre otras, estas son algunas de las respuestas:

Porque los seres humanos tenemos la necesidad de ser escuchados, también de ser vistos, necesitamos que nos presten atención, que nos reconozcan como notables. Y, ¿porqué exigimos reciprocidad en redes sociales?.

Algunos queremos que lean nuestro contenido, que sepan dónde está nuestro blog, que vean nuestro canal de Youtube o nos escuchen en Ivoox.

Muchos profesionales esperan que adquieran sus productos, que contraten sus servicios; desean recibir comentarios y que les aprueben con pulgares hacia arriba, con muchos corazones y caritas felices.

Cada mañana, la primer actividad de muchos internautas es:

Tomar su teléfono celular (o móvil) para checar sus aplicaciones en redes sociales, lo hacen esperando ver cuántos nuevos seguidores tienen; quieren leer sus nuevos comentarios, para saber si su contenido ha sido aplaudido y admirado por sus seguidores.

Todas estas son necesidades unilaterales y egoístas.

Egoístas porque buscamos la satisfacción personal, no la de los demás, como que esperamos reciprocidad en redes sociales.

Todavía no encuentro a la persona que ingrese desesperadamente a sus redes sociales solo para darle “like” o “me gusta” a todos los que sigue y también a todos los que le sugiere la plataforma, aunque no los haya visto antes.

Aún desconozco a quien consuma muchos contenidos y les regale su feedback, likes y emoticones.

Realmente conozco a pocos que primordialmente se dediquen a sugerir, comentar, recomendar y compartir con gran urgencia el contenido de los demás.

Casi todos sabemos que para establecer una buena conexión con alguna persona, para construir una relación interesante y si se puede de largo plazo, debemos escuchar a los demás, leerlos y comentarles.

Se supone, que si aplicamos la teoría o principio de reciprocidad recibiremos mucho más de lo que damos. ¡Se supone!

La Teoría de la Reciprocidad dice básicamente que:

*”La motivación social para una buena convivencia se basa en el deseo de cada persona de ser reconocido como individuo, y de pertenecer a una comunidad”.

*Fuente tomada de BigFuel.com

Aplicando esta teoría a la reciprocidad en redes sociales:
Seguimos a uno de nuestros ídolos en Instagram,

o le damos “follow” a un admirado empresario en twitter no solo porque queremos ver qué hace los fines de semana, en el fondo queremos que nos reconozca, que se dé cuenta que quizá nos dedicamos a lo mismo, que entendemos muy bien su mentalidad y que nos identificamos con ésta, y que además podemos agregarle valor, porque nos consideramos a nosotros mismos encomiables.

También, nos unimos a un grupo público en facebook

o solicitamos acceso a un grupo privado de un tema específico porque queremos distinguirnos en esa comunidad, para que todos allí sepan lo que nosotros o nuestra marca podemos hacer por cada uno.

Cómo cuidar en Twitter la Marca Personal.

Si tenemos suerte y somos notables:

Si un personaje al que seguimos o un grupo al que pertenecemos nos escucha o nos prestan atención, nos comparte, o nos recomienda, de alguna forma estamos teniendo influencia, somos lo que se dice unos “influencers”.

Cómo ganar influencia no solo en redes sociales.

Pero, para tener un peso específico, para ser influyentes, no basta con lograr que los demás nos pongan atención durante unos minutos.

Lo primero que tiene uno que hacer es quitarse esa mentalidad egoísta de “echar agua solo para mi molino”, de solo Yo, y primero Yo.

Cada uno tiene que anteponer a los demás:

El contenido, el vídeo, las opiniones, los libros, los comentarios de los demás deben ser nuestra prioridad.

Se supone que de acuerdo con la Teoría de reciprocidad:

“Si primero hago algo por los demás, éstos me devolverán el gesto incluso multiplicado en cantidad”.  (cosa que en la dura realidad no sucede, casi no existe la reciprocidad en redes sociales).

El típico ejemplo acerca de la “Teoría de la reciprocidad” que se escucha mucho por allí es el siguiente:

En navidad, mi vecino toca a mi casa para darme un regalo que Yo no esperaba, y esto me apena mucho, porque veo que Yo no pensé en él.

Entonces, después de agradecer su gesto, ya estando solo, abro el regalo y estimo cuánto puede ser su precio, calculo que pudo costar entre 20 y 30 euros.

Luego, me dirijo a una tienda para comprarle un regalo en reciprocidad, y dado que estoy muy apenado por mi falta de consideración, compro un regalo desproporcionado en precio, quizá me gaste unos 50, 80 ó más de 100 euros, porque quiero compensar el amable gesto de mi vecino.

Según la “Teoría de la reciprocidad“:

Uno recibirá en compensación más de lo que ha dado desinteresadamente. Esto es, cuando uno ayuda o hace algo positivo por otra persona, es natural que esa persona sienta la urgencia de ayudar o hacer algo positivo a cambio.

En la actualidad de las Redes Sociales,

en cuanto a la “Teoría de la reciprocidad” me concierne, en realidad, me doy cuenta que es solo eso, nada más que una teoría,

Me atrevo a afirmar esto porque prácticamente cada vez me encuentro con menos gestos de reciprocidad en redes sociales.

Y no es que yo haga comentarios extensos o comparta el contenido de otro profesional solo esperando que éste haga lo mismo por mí, no se trata de eso. Pero,

lo que Yo veo más grave no es descubrir que la “Teoría de la reciprocidad” no se da en la realidad, lo peor es que uno tampoco encuentra un mínimo gesto de educación y agradecimiento.

Solo basta con leer los blogs de algunos “influencers” o auto nombrados “expertos”.

Basta con ver los comentarios que éstos “influencers” reciben en plataformas de podcasts o vídeos en Youtube.

Cuántas veces leemos interesantes retro-alimentaciones por parte de sus seguidores:

Les dejan sugerencias, comentarios de apoyo, felicitaciones, y ni siquiera vemos un sencillo agradecimiento como un “Gracias”, o “Me ha gustado mucho tu comentario”, o “Te mando un saludo”; no expresan ni el mínimo gesto de educación donde No se exige reciprocidad.

Todos en alguna ocasión hemos dejado por allí comentarios a algunos individuos que se presentan a si mismos como “personajes públicos” o “influencers”, comentarios que en ocasiones son bastante elaborados y que han recibido una desolada, fría y nula respuesta.

El no contestar y no agradecer no solo son faltas de educación, éstas reflejan indiferencia.

La indiferencia es casi como un gesto de desprecio, y no dan ganas de volver a hacer comentarios.

Hoy en día, algunos “influencers” y también “los no influencers con ínfulas de grandeza”, ambos ávidos de comentarios, sugerencias y feedback, se atreven a hacer peticiones tales como:

“Déjame tu comentario aquí abajo del vídeo”,

“Escríbeme una reseña en tal plataforma”,

“Dime qué te ha parecido”,

“¡Califícame con cinco estrellas!”

Y luego, con una soberbia que ni una estrella de rock que tiene millones de seguidores toma, evitan la gentileza de poner un simple “Gracias”, o un corto saludo.

Yo veo que en las redes sociales es tanta la desesperación por incrementar el número de seguidores que todo tiene que ver con uno, todo es el “Yo”; esta actitud descuida la marca personal.

Cuida tu Marca Personal en Redes Sociales.

Hay quienes aparecen en más del 90 por ciento de sus vídeos y e imágenes. Por supuesto que no han escuchado la Teoría de la reciprocidad, pero de agradecimiento tampoco saben mucho.

¿Cómo podemos interactuar sin caer en las ansias de sobresalir?

Yo creo que el que verdaderamente quiere influir, pero positiva y constructivamente tiene que empezar por aportar, por dar, por comentar, por valorar, por sugerir, por ayudar, siempre pensando en los otros.

La teoría de la reciprocidad en redes sociales no funciona cuando uno da esperando algo a cambio.

Si únicamente voy a aportar algo pensando en mis propios intereses, creyendo que luego tengo que recibir algo a cambio, destruyo la esencia de tal teoría.

Estoy escogiendo un camino inextrincable si pienso exclusivamente en ganar seguidores para convertirme en influencer.

Si mi propósito es ser escuchado por una persona, o si quiero lograr influencia en una comunidad, primero tengo que ganarme a pulso el poder ser reconocido como valioso, no como importante que es lo que muchos quieren y pretenden.

Cuando uno busca reconocimiento,

primero ha de ganarse el derecho a ser escuchado, a ser considerado; uno debe conquistar su sitio en su medio o en su comunidad, y esto se hace demostrando respeto, educación, y no esperando reciprocidad en redes sociales.


La reciprocidad es un instinto profundo. Es la moneda fundamental de la vida social.

-Jonathan Haidt

Fotografía de la Teoría de la reciprocidad en redes sociales  de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.

Fotógrafo: Jonny Lidner / Comfreak.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *