Recomendaciones para Destacar sin ser un Genio (Parte 2)

Recomendaciones para Destacar sin ser un Genio (Parte 2)

Recomendaciones para Destacar sin ser un Genio (Parte 2) | PODCAST | BLOG | Por: Gustavo Pérez | Administración de Empresas | Agregar Valor | Valores Humanos | Liderazgo | Líder | Redes Sociales | RRSS | Talento
Recomendaciones para Destacar sin ser un Genio (Parte 2) | PODCAST | BLOG | Por: Gustavo Pérez

Muchos creen que para dominar alguna expresión del arte o algún deporte primero se debe ser un genio o tener un talento innato; otros opinan que el talento se aprende, y se debe ejercitar hasta que se domine con maestría.

Y ya sea que el genio le venga a uno de nacimiento o no, el talento bien aprovechado puede impulsar la imagen de alguien, le puede hacer destacar por encima de los demás.

Pero, cualquiera puede hacerse notar positivamente a partir de agregar valor a los demás. Quien no sea un genio tiene el potencial de convertirse en una referencia importante, por estar siempre dispuesto a dar lo mejor de sí mismo para mejorar la vida de los demás.

Aquí les comparto esta segunda de dos partes de las sugerencias para destacar sin necesidad de ser un genio o de contar con un talento especial:

Di siempre la verdad, tu verdad.

Saber decir la verdad no significa que puedas decirle a tu Jefe que ya no lo soportas. Saber y poder decir la verdad es una de las partes esenciales en la realización de la vida, para disfrutarla con plenitud y autenticidad.

Saber decir la verdad con prudencia y tolerancia, haciendo llegar tu mensaje con respeto es una cualidad muy valorada no solo en un Ejecutivo, también en un Amigo.

Una persona que se gana el respeto de los demás por saber expresar su propia verdad, por tener la habilidad de hacer llegar su mensaje sin dañar la susceptibilidad del resto es una persona de gran valor para cualquier empresa, y también para cualquier grupo social.

Da la milla extra.

Cuando una persona hace más de lo que ya está comprometida a realizar, cuando va más allá de sus responsabilidades sin estar obligado a hacerlo, se dice que se da la milla extra.

Da la milla extra quien aporta su trabajo con dedicación,

así como un esfuerzo adicional que no se esperada de él o de ella, con una sincera actitud de generosidad para hacer mejor la vida de los demás.

La nobleza y el corazón de uno crecen con notoriedad cuando hacemos algo productivo para los demás, algo que no se esperaba de nosotros.

Dar la milla extra es una noble y poco convencional acción que eleva nuestro estado de ánimo y también nuestro prestigio.

No critiques el desempeño de nadie.

Una persona puede ganar mucho reconocimiento si habla solo bien y constructivamente de los demás.

Una persona que puede descubrir y distinguir las cualidades de los demás, y además saber hacerlas notar cada vez que tiene la oportunidad, sin adular, es una persona valiosa a quien uno le puede confiar su reputación.

Demuestra siempre un espíritu de lucha.

Siempre surgirán problemas en tu trabajo, o durante el desarrollo de un proyecto, o cuando tu equipo quiere alcanzar metas colectivas, y esto es inevitable.

Durante momentos críticos es importante saber dominarse a uno mismo para transmitir no solo confianza sino un espíritu de lucha.

Pero no un espíritu fingido de “Vamos, trabajen duro”, “Ustedes pueden”, sino uno en el que uno ponga el ejemplo, proponiendo soluciones y tomando acciones.

La gente que transmite un espíritu de lucha y pasión, con hechos y acciones, es muy valorada en un grupo de trabajo, aunque no se le considere talentosa.

Mantente al día de la actualidad en tu sector.

Una persona que se mantiene bien informada y al día de los temas que más le competen puede posicionarse como una referencia, como alguien a quien acudir para aclarar y conoce un tema.

Mantente a la vanguardia de tu oficio o de tu afición, no debes permitirte ser el último en enterarse de una noticia de tu especialidad, esto habla mal de ti como profesional, dice mucho de tu implicación y de tu calidad técnica.

Conecta gente cuando tengas la oportunidad.

Una persona destacada suele estar bien conectada, conoce mucha gente influyente, y a quienes toman las decisiones importantes.

Conocer a una persona muy importante puede no estar dentro de las posibilidades de un ser humano normal.

Pero, si eres una persona normal, con una actitud proactiva

que aprovecha las oportunidades que tiene de conocer o hablar con alguien, a quien detectas que puede ser de gran utilidad para presentárselo a un amigo, o a un conocido con muchas posibilidades de ser una productiva conexión para los dos, habrás dado con una de las claves para destacarte.

Si vas a una reunión, o a un seminario, o de casualidad conoces a alguien que juzgas deberías conectar con otra persona, dándole no solo su teléfono y correo electrónico, sino sugiriéndole las causas y beneficios por las que deberían comunicarse, estarás impulsando tu propia #MarcaPersonal como una persona imprescindible, una con buen criterio y visión.

Siempre Trata de Saludar y despedirte.

Mucha gente cree que cuando trabaja necesita tanta concentración que no puede responder a un simple saludo, otros piensan que por su jerarquía no deben saludar o contestar a quienes tienen menor rango, no sé si piensen que esto les resta méritos o los rebaja.

Cierto es que existen momentos en los que es materialmente imposible estar al pendiente de los saludos, como cuando se está atendiendo un asunto muy importante.

Pero mientras uno no sea un Cirujano cardio-vascular que está en plena operación a pecho abierto, o un bombero rescatando a una víctima en medio de un incendio, el decir “Buenos Días”, “Buenas noches”, “Hola qué tal”, “Hasta luego”, es básicamente lo que se necesita para distinguir a una persona educada de otra que no lo es.

Una persona que no tiene educación no puede destacar positivamente entre los demás por mucho talento que tenga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *