Reflexiones de Morgan Freeman acerca del Éxito | 275

Reflexiones de Morgan Freeman acerca del Éxito.

Reflexiones de Morgan Freeman acerca del Éxito | Actor | Valores | Desarrollo Personal | Psicología Positiva | Inteligencia Emocional | Remembranzas y Experiencias
Anécdotas y reflexiones de Morgan Freeman acerca de su largo y difícil camino, uno que le ha llevado a ser una celebridad de Hollywood.

 Las Claves del Éxito de Morgan Freeman.

Morgan Freeman es una celebridad del mundo del espectáculo que muchos conocerán por su exitosa y admirable carrera en el cine.

La carrera de Morgan Freeman no fue siempre exitosa, porque como él mismo dice: “Siempre quise ser un actor”, pero en la época en que comenzaba su carrera artística, los actores de color no eran reconocidos, y menos contratados para interpretar papeles protagónicos.

Freeman alcanzó la fama relativamente mayor, a los 50 años,

cuando fue nominado para el Oscar a Mejor actor de Reparto por la película Street Smart, en 1987. Ese mismo premio, lo ganaría hasta el año 2004 por su participación en la película Million Dollar Baby.

A continuación, les comparto la traducción que hice en primera persona de una serie de entrevistas que Morgan Freeman concedió a diversos medios televisivos:

Sé tú mismo.

Para obtener un empleo debes salir a cazarlo.

Y en la oficina del empleo te ponen distintivos, y el mío era el de mecanógrafo.

U n buen día decidí que no podía dejar que me siguieran forzando a ser un mecanógrafo, entonces solicité hablar con el supervisor. Accedieron, y me dirigieron a su despacho, allí se encontraba una señora bajita de pelo castaño natural cuyo nombre era Mrs.Lipton.

Me preguntó: ¿Qué puedo hacer por ti?.

Y le dije:

“Me están forzando a hacer algo que Yo no soy, me indican que debo buscar empleos de mecanógrafo, pero yo no soy un mecanógrafo; Yo soy un actor, así que no puedo seguir haciéndolo de esta forma”.

Ella agarró su sello y lo estampó en mi libro de búsqueda de empleo, y me dijo:

“Tienes seis meses. Ve y se un actor”.

Así que si hoy la Señora Lipton todavía viv, le digo:

Señora Lipton. ¡Soy un Actor!”.

Promuévete en el boca a boca.

Cuando en 1994 hice la película Shawshank Redemption, el éxito de taquilla entonces era Dumb and Dumber.

Si lo analizamos en términos de éxitos de taquilla, cuando comparamos una película con otra, encontramos que Shawshank Redemption obtuvo muy buenas críticas, pero como muchos no podían pronunciar –Shawshank Redemption- casi nadie la recomendó de boca a boca.

No importa qué tanto promuevas una película, si no logras que se hable de ella en el boca a boca, no la podrás dar a conocer mucho, la gente tiene que poder recomendarla con facilidad.

Se valiente.

Las 85 personas más ricas del planeta, tienen tanto dinero como los 3.5 billones de individuos más pobres. Aquí todavía no dejamos de lado la idea de lo que es finito; pero aquí estamos.

Yo nací en Memphis Tennessee, he hecho un largo recorrido desde donde vengo para llegar hasta aquí. Aquí está la prueba:

“La prueba del sabor está en probar la comida”.

Y a los que me dicen que para mí es fácil hablar así, porque ahora sí ya soy respetable, porque he luchando desde abajo y llegué hasta donde no todos pueden llegar, les digo que Bullshit, ¡todos pueden lograrlo!.

La valentía o el coraje son las claves de la vida misma.

Si lo puedes pensar, lo puedes hacer,
esa es una condición humana. Si lo puedes imaginar lo puedes lograr.

Siempre da lo mejor de ti.

Tu trabajo como actor o actriz es dar lo mejor de ti, una y otra vez.

Cuando acepto un papel lo hago con la convicción de que lo haré con mis mejores habilidades. No me lo darían si no me consideraran capaz de sacarlo adelante, y yo no lo tomaría si no pensara que soy capaz de hacerlo bien.

Vive tu propio arte.

Yo quiero tener un empleo como actor, eso es todo.

Cuando me han preguntado: ¿Qué estarías haciendo si no fueras un actor?:

“No tengo ni idea, actuaría en algún lado, quizá conduciría un taxi, o trabajaría en el jardín de alguien; a donde quiera que hubiese ido seguro trabajaría en una pequeña compañía de teatro”.

Encuentra tu camino.

Me alisté en la fuerza aérea porque tenía la romántica idea de que quería hacer películas, como esas heroicas de aviones.

Entonces, descubrí esa fría realidad de que el racismo también estaba muy extendido, entonces supe que iba a estar descalificado para la vida militar; conmigo no iba ese tipo de obediencia incuestionable a muchas cosas que considero estupideces.

Al salir del ejército me convertí en un desechado, y esto era una deshonra. Yo realmente no encajaba allí.

Pero, para mí, el catalizador fue un momento en que pude sentarme en un simulador de vuelo, y, sentado allí, sentí que eso no era lo que realmente quería hacer; entendí: “esto no es una película, este botón rojo es para disparar balas de verdad”. Así que salí de allí caminando directo hacia la actuación.

Solo hazlo.

A los ocho años me subí a un estrado por primera, me fue muy bien, luego volví a subirme a los 12 años, también lo hice muy bien; y, para los 13 años, ya estaba empezando a quedar claro entre maestros y padres, que lo mío sería la actuación.

Yo no creo que haya hecho una decisión consciente de “quiero ser actor”, yo creo que uno no hace esta reflexión, simplemente uno lo hace y ya.

Aprende de los demás.

Trabajé con Stacy Keach en la primera obra de teatro que hice en Nueva York. Y si hablamos de una masterclass, allí la tenía. Creo que Stacy se graduó de la universidad de Yale, como actor de escena estaba mucho más avanzado que yo.

Yo tenía grandes oídos y estaba listo para aprender. Solo me senté y observe.

Todo debe ser Siempre es una experiencia de aprendizaje.

Lo más grande que aprendí trabajando con Pearl Bailey fue el profesionalismo, siempre daba el ciento diez por ciento. Yo la observaba con mucho detenimiento, ella era una de esas actrices que con su interpretación me indicaban:

“Este es la forma como debe hacerse”,

“Esta es la forma de conducirse en este negocio”,
Más allá del tiempo debes saber lo que haces, hazlo a tope y da lo mejor que puedas, esa es la lección.

Mantente en tus valores.

Yo iba al cine todo el tiempo, he visto muchas películas. Y, en algún punto me impresionó dramáticamente que Yo no estuviese en las películas, no en la forma que yo necesitaba estar en ellas.
Y si analizas todas las desastrosas películas de esa época, la única gente que quedaba en el planeta eran blancos, así que mi objetivo fue estar en las películas.

Hubo un período a principios de los ochentas en que no obtenía ningún trabajo, creo que ni siquiera llegué a ir a alguna audición, pero fui a una entrevista para la película “the thing the remake”

Después de leer el guión, el productorme preguntó:

-¿Leíste el guión?,

Y le dije:  -Si.

-¿Qué opinas?

Yo le dije, bueno… -“Si tienes once personas en el polo sur y ocho son científicos, y el resto son un cocinero, un mecánico y alguno más, y todos son negros, excepto los científicos, ¿qué crees que estoy pensando?. No necesito decirles que no conseguí ese empleo.

Me rehúso a tomar parte en cualquier cosa que vaya a denigrar gente, especialmente a mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *