¿Quién será recordado en 1000 años? | 390

¿Qué Marca Personal durará 1,000 años?

¿Quién va a ser recordado después de 1,000 años? | Dejar un legado | Perdurar en el Recuerdo | Huella y Marca Personal | Personal Branding | Trabajo y Constancia | Emprendimiento | Emprendedores | Mastermind | Personajes de la Historia | Desarrollo Profesional
¿Qué carreras debemos seguir para dejar un legado a la posteridad?

Te has preguntado:

¿Porqué con el paso del tiempo acabamos olvidando a muchas personas, a gente que incluso hizo cosas meritorias o que tuvieron una importante y reconocida vida en su época?

¿Quién será recordado en 1000 años?

Esta pregunta y el desarrollo de su respuesta nos lo plantea la periodista británica Zaria Gorvett en un artículo que recientemente publicó para la cadena BBC.

Lee el Artículo completo en  BBC Future (En inglés):   Who will be remembered in 1,000 years?

@ZariaGorvett expone en su artículo (21-Dic-2017) que mientras realizaba una visita guiada a un cementerio de Londres, el guía les señaló la lápida de una tumba cuya inscripción decía:

“A la memoria de Thomas Sayers”,

y les preguntó si alguien conocía a esa persona, todos respondieron que no lo conocían, Yo incluido.

Thomás Sayers (1826-1865) nación en Brighton, Inglaterra. Empezó a trabajar desde muy joven como albañil, no tenía muchas oportunidades de progresar porque era analfabeta, pero, logró un enorme reconocimiento popular porque llegó a ser el deportista más famoso en la época victoriana, su especialidad era el boxeo.

Thomas Sayers atraía a tanta gente que hasta novelistas de la talla de Charles Dickens, o el Primer Ministro de la época asistían a sus peleas. La misma Reina Victoria pedía que la mantuvieran informada del desarrollo de cada uno sus combates.

Cuando falleció Thomas Sayers, la procesión del funeral abarró las calles por varias millas, el registro de la época dice que asistieron más de 100,000 personas a despedirlo.

Después de 152 años

todo lo que queda de la reputación de este púgil es polvo. En la actualidad solo los especialistas y los buenos aficionados del boxeo lo recuerdan, porque ni los propios ingleses saben hoy quién fue ni qué hizo Thomas Sayers.

El paso constante del tiempo también ha borrado la trayectoria de muchísimos personajes que lograron enorme fama en su tiempo.

¿Cuántos jóvenes de veinticinco años sabrían hoy quién fue por ejemplo Steve Mcqueen, o la guapísima Vivien Leigh, o sabrían decir qué profesión distinguió a Carlos Gardel?

¿Porqué algunos Prestigios o Marcas Personales sí logran vencer el desgaste del tiempo?

¿Por qué las carreras de algunos personajes casi se olvidan justo después de su muerte?

¿Cómo es que algunos personajes han logrado permanecer en la cultura popular a pesar de todos los retos, de sus detractores, de la envidia de sus rivales, de la posible extinción de su propia civilización y hasta de su lengua.

Y,  ¿Porqué solo pocas biografías logran arraigarse en la cultura general?, tanto que les dedican libros, películas, y monumentos.


Aquí te comparto algunas de las reflexiones que Zaria Gorvett propone como las claves del éxito de aquellos cuyas Marcas Personales han logrado perdurar al menos hasta la fecha.

Maneja tu Imagen y Marca Personal.

La obsesión por ser recordado, por perdurar, existe Desde la Grecia antigua, y allí se preocupaban especialmente por alcanzar la fama.

Los griegos NO sentían ningún reparo ni pena por exponer su ferviente deseo de adquirir cualquier tipo de fama, y a cualquier costo.

En el centro de todo tenían el Kleos, que significa:

“Lo que otros piensan de ti”.

Alejandro Magno (356 – 323 a.C.) estaba más que preocupado por su propia reputación, a tal grado que expandió el reino de Macedonia desde la Grecia continental hasta el noroeste de la India.

Julio Cesar  (100 – 44 a.C.) era el maestro de la auto-promoción, hasta el punto que se hacía acompañar a todos lados por un grupo de historiadores que registraban cada hecho de su vida. Además tenía escultores que reproducían su figura hasta en las monedas que acuñaban con su imagen, a satisfacción personal.

A la fecha, algunas estrellas del pop y hasta Presidentes continúan usando esta estrategia.

Decide tu carrera con sabiduría.

Alguien que tiene la suerte de NO haber nacido en un ambiente de poderío económico todavía tiene posibilidades de ser recordado, especialmente si se concentra en cambiar el mundo a través de sus ideas.

Los filósofos de la antigüedad eran personas consideradas raras y ateas, y sus ideas perduran hasta la fecha porque lograron cambiar mentalidades, además, contaban con la ventaja de tener pocos competidores, ya que la mayoría de la población era analfabeta.

Es difícil hacerse famoso sin ideas originales, pero todavía es posible destacar haciendo experimentos revolucionarios.

Hoy ser científico puede que te haga alcanzar fama en tu tiempo, pero la ciencia evoluciona, y hasta los libros de Stephen Hawking puede que no logren ser recordado s, porque la ciencia avanza y los tratados y estudios se van quedando atrás.

Ser Compositor o intérprete de música

tampoco te garantiza la fama eterna, dado que la música tiende a expirar. De toda la música producida en el último milenio solo pocas piezas han logrado perdurar más de cien años, como por ejemplo algunas sinfonías de la música clásica. Es difícil imaginar a nuestros descendientes escuchando dentro de mil años la música de los Beatles en sus coches voladores o en sus naves espaciales.

Otra profesión que quizá no te lleve muy lejos

aunque alcances la fama en tu tiempo es la de atleta o deportista. Los deportistas impactan a una o dos generaciones, pero una vez que su declive empieza, llegan a ser olvidados incluso en vida, como por ejemplo David Beckham, este seguramente no será recordado dentro de mil años.

Sé Escritor.

Escribir también te puede inmortalizar, pero asegúrate de imprimir muchísimas copias. Para muchos escritores de la antigüedad no importaban tanto sus ideas sino que sus copias pudiesen sobrevivir, como el caso de la literatura en latín, en realidad muy pocos libros sobrevivieron, incluso al desuso de esa lengua.

El caso de Virgilio es uno de esos, después de 11 años de trabajar en una de sus obras, pidió que lo enterraran con esta, dado que estaba inconclusa. Afortunadamente sus ejecutores no le hicieron caso y rescataron ese libro para ser recordado en la posteridad.

Desarrolla una Carrera en la Política.

Pero no trates de copiar a los héroes de la antigüedad. Desde los Césares hasta los dictadores del siglo XX casi todos son recordados por sus habilidades como guerreros y estrategas militares.

Recientemente, Nelson Mandela o Gandhi son conocidos por liderar revoluciones o promover los derechos humanos, así que para ser recordado después de mil años deja las armas y concéntrate en una causa altruista.

Ten una muerte famosa y memorable.

Esta opción no es muy recomendable, pero tener una muerte trágica bajo las condiciones propicias podría acarrearte fama universal, como lo casos de Marilyn Monroe o de Grace Kelly.

Para ser recordado, NO seas de la realeza.

A simple vista, pertenecer a una familia real te puede parecer garantía de inmortalidad. Pocos reyes y reinas son realmente recordados, algunos solo porque perdura alguno de sus cuadros.

Las familias reales son generacionales, cuando fallece uno viene otro u otra. Se estima que la Princesa Diana, o Lady Di, será olvidada dentro de cien años, y el caso de Enrique VIII perdura porque acabó con una religión en su país (con la católica), y creó su propia religión para poder divorciarse y volver a casarse.

Deja un legado.

Y esto viene desde los guerreros como Genghis Khan quien fue tan prolífico que se dice uno de cada 200 personas vivas es su descendiente, además acuñaron su imagen en miles de monedas y monumentos.

El Emperador Qui Shi Huang aseguró su recuerdo dejando tras de sí la muralla china, además del ejército de terracota enterrado, sin mencionar la fundación de un país.

Se un Villano.

Personajes como Jack “El Destripador”, Adolf Hitler o Iván “El Terrible” han logrado permanecer en la cultura general, y esto se debe a que la maldad y la tiranía tienen un halo de fantasía que nos hace recordarlos.

Zaria Gorvett también propone que para hacernos famosos y perdurables fundemos una religión, como Jesucristo, o como Gautama Siddharta (Buda).

Para ser bien recordado, también te ayudaría el hacerte inmensamente rico, porque los recursos económicos te pueden facilitar que dejes una huella, especialmente si utilizas ese dinero para ayudar a los demás y les aportas valor.

6 formas de Agregar Valor.

Hacerse famoso no es cosa fácil, pero lograr que esa fama trascienda el paso del tiempo es un reto mucho mayor.

Yo lo que veo como denominador común en estos ejemplos es que todos han logrado dejar una huella importante tras de sí, una huella en forma de papel, piedra, fotografía, acetato, monumento, moneda, país o religión, una huella es una Marca.

La Marca Personal es la constancia que dejamos impresa para bien o para mal,

y que indica que nosotros estuvimos allí, que hicimos tal cosa o ayudamos a determinadas personas.

Consejos para construir una Marca Personal Parte I

¿Tú qué personaje de actualidad crees que vaya a ser recordado después de mil años?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *