Archivo de la etiqueta: Habilidades

Formas y parámetros de medir el éxito | 139

Formas y parámetros de medir el éxito. Una de las inevitables actitudes de los seres humanos es compararnos con los demás. Estamos constantemente midiéndonos con aquellos que son parte de nuestros círculos sociales y profesionales, y lo que es ridículo hasta con aquellos a los que no conocemos. En alguna ocasión, un compañero mío, al escucharme hablar muy bien de un colega que trabajaba en otra compañía, sin conocerlo, me preguntó: Oye, ¿Sinceramente a quién crees que le va mejor a él o a mí? Le dije: ¿y porqué te tienes que compararte con él? ¿eso qué importa? Y además no lo conoces. También me preguntó: ¿tiene estudios de maestría? Y la clásica ¿qué coche tiene?

Creo que este tipo de preguntas, pueden reflejar una serie de carencias interiores, complejos de inferioridad y por supuesto que cierto grado de envidias.

Entonces, las comparaciones y la motivación por alcanzar algún estatus de relevancia jerárquica, académica o social son componentes innatos de nuestra naturaleza humana y no parece que vayan a cambiar muy pronto. Pero, si las comparaciones son inevitables, cuáles podrían ser los parámetros justos que deberíamos utilizar para medirnos con los demás; no podemos entonces evitar compararnos con otros, pero lo que sí creo que podemos es decidir qué criterio usar para medirnos.

Ya he oído a alguno decir por allí: “Yo estoy mucho mejor preparado y trabajo más que cierto cantante famoso, pero no gano tanto”. Bajo determinado parámetro podríamos afirmar que uno es menos exitoso que otros, en este caso los parámetros son la fama y el dinero. Uno podría concluir negativa y amargamente que no es tan guapo como Brad Pitt, ni tan famoso como George Cloney, ni tan laureado como Mario Vargas Llosa, ni tan Inteligente como Stephen Hawking, y lo clásico: ni tan rico como Bill Gates. Bajo todas estas referencias yo claramente no me puedo medir con estos personajes, esta sería una reactiva y destructiva forma de valorar mi éxito y el de cualquiera.

A muchos no les importan estas varas de medir, y mal harían en comprarlas, porque no es justo ni equitativo hacer estas comparaciones. Mucha gente se reconforta ayudando a los demás a mejorar sus vidas, sin que se los paguen o reconozcan, no necesitan tampoco un reconocimiento público.

Entonces, una fórmula para aceptarnos a nosotros mismos, y estar conformes con nuestro desempeño sería escoger nuestra propia medida del éxito. Desde mi punto de vista, no me parece correcto medir mi éxito ni el de cualquiera por la ostentación de bienestar económico, o por el tamaño de la cuenta bancaria. Y creo que no lo digo por envidia, en estos momentos de crisis se lucha más por alcanzar una estabilidad económica personal, que por lograr hacerse con mucho dinero.

Quienes escuchamos a exitosos y renombrados podcasters como Pat Flynn, Amy Porterfield o John Lee Dumas quienes hasta publican mensualmente sus «Estados de Resultados», sentimos que ellos miden constantemente su éxito en función del impacto social y global con el que llegan a influir en cientos de miles de seguidores, a pesar de que publiquen sus ganancias monetarias, yo no siento que lo hagan por presumidos . Esto puede sonar medio arrogante, pero el hecho es que cada quién puede escoger cómo medir su propio éxito, no estamos obligados a medirnos con las varas de los demás, si aceptamos las métricas que otros nos quieren imponer seguramente vamos a ser infelices, porque pueden no ser justas para nosotros.

Nadie nos ha dicho todo esto, ni nos lo han enseñado, no es algo que escojamos en la escuela, en nuestro hogar o en nuestro equipo deportivo.

De hecho, la mayoría de nuestros sistemas sociales y profesionales han generado sus propios parámetros para medir el éxito, y en la mayoría de las circunstancias nos vemos forzados a medirnos con éstos y hasta respetarlos y adorarlos.

Debes estar en el peso que marca la tabla de alturas, debes obtener buenas calificaciones en la escuela, debes hacer mucho dinero, debes vestir con ropa de marca reconocida por tu grupo de amistades o de tu gremio, debes comprar el coche que todos desean, debes acatar tal o cual autoridad, debes casarte antes de determinada edad y tener equis número de hijos.

Muchos de estas varas de medir que la sociedad nos impone, pueden ser útiles para nosotros, pero la mayoría son descartables y tratar de acoplarnos a éstas a rajatabla será seguramente motivo de angustias, frustraciones e inconformidades. Estas medidas del éxito no son absolutas ni obligatorias, pienso que no debemos limitarnos a ellas ni venerarlas tampoco. El dinero es muy útil y saca de muchos apuros, provee bienestar y paga las facturas, pero estimo que no debemos tomarlo como la medida del éxito. Por otro lado, tener poca preparación académica no hace que alguien sea una mala persona, eso no tiene nada que ver con el éxito, asistir a todos los servicios religiosos de una comunidad no hace moralmente a una persona mejor que las demás ni más valiosa, tampoco le otorga mayor decencia.

Cada cabeza es un mundo, y cada uno cuenta con la facultad y el derecho de escoger los parámetros del éxito que mejor le convengan, todos somos diferentes y tenemos escalas de valores muchas veces contrarias, por lo que no debemos dejar que nos impongan otros parámetros y especialmente por respeto no tratemos de imponer los nuestros a los demás porque todos tenemos orígenes, educaciones y paradigmas desiguales.

“No imponer nuestra escala de valores a los demás” bien podría ser una de las bases o principios de la tolerancia.»

Por supuesto, que cada quien podrá tener su parámetro para juzgar desde su particular punto de vista lo que el éxito representa para sí mismo, y así lo debemos respetar .

Me gustaría saber cuáles son los parámetros con que mides tu éxito, cuál es tu propia métrica, no la de tu grupo, la que a ti te gustaría que te reconocieran. Te voy a comentar algunos de los pobres y negativos parámetros de la medida del éxito que he ido escuchando y hasta aceptando a lo largo de varios momentos de mi vida:

Quién puede aguantar tomando más bebidas alcohólicas,

Quién conduce a más velocidad,

Quien tiene más novias o quién liga más,

Quién se avienta más alto a la piscina desde el balcón,

Quién gasta más dinero en artículos de marca.

En esta ocasión, me despido con una cita de Benjamin Franklin.

También puedes seguir mi podcast en itunes y/o Ivoox,. Te pido que me dejes un comentario de lo que opinas acerca del Podcast y  me pongas la mejor calificación que puedas en  itunes, esto le ayudará a este Podcast a tener mayor visibilidad en esta plataforma,. También puedes seguirme en Facebook:

https://www.facebook.com/TheManagersPodcast ¡Gracias!

15 formas de manejar y superar el estrés (Parte 2) | 135

  • 15 formas de manejar y superar el estrés (Parte 2). Recomendaciones para analizar las causas y actuar contra el estrés.
  • En la emisión anterior hablé de las causas que provocan el estrés, según mi particular opinión, éstas básicamente son tres, «el dinero, el amor y el tiempo». Pero, omití una causa que también provoca no solo estrés sino hasta dolor, y esta es «la carencia de salud», no desarrollé esta cuarta fuente del estrés porque que es algo que no se puede planear, muchas veces escapa de nuestro alcance y poder de decisión, por una u otra circunstancias podemos llegar a padecer de mala salud sin lograr gran cosa para resolverla, entonces pensé que como todos la hemos padecido en algún momento no hay mayor cosa qué contarles que no hayan sufrido ya.En esta ocasión mencionaré quince formas de manejar, revertir y superar estos efectos negativos que nos estresan:
  • UNO. Aprende a reconocer cuando estás estresado y porqué. Reconocer las causas que te provocan estrés te provee de serenidad para controlarte y tratar de revertir ese estado de tensión. Trata de prever las situaciones que pueden alterarte, tienes mayores oportunidades de paliar los efectos del estrés cuando puedes anticipar aquello que te provoca malestar y ansiedad.
  • DOS. Haz una buena planeación. No saber lo que se tiene que hacer, en qué tiempo y cómo hacerlo es falta de planeación y de conocimiento. Los que escuchen con regularidad este Podcast, recordarán esta recomendación:  Al final del día, tómate unos 15 minutos para hacer una lista de las tareas y objetivos que debes cumplir al día siguiente, de esta forma, al día siguiente, cuando llegues temprano encontrarás esa lista sobre tu escritorio y no tendrás que perder tiempo poniéndote a recordar o planear tus acciones, ya sabrás dónde tienes que empezar a trabajar de lleno, sin tensiones.
  • TRES. Procura acabar tu trabajo importante antes de la hora de la comida, esto te libera pronto y te ayuda a pensar mejor durante la segunda mitad del día. Esto suena un poco idealista, porque debido a una intensa carga de trabajo se tiene que trabajar tanto por la mañana por la tarde, pero si se pueden concluir los objetivos más importantes durante la primera parte del día, la segunda parte, la tarde, se llevará con mayor calma y satisfacción.
  • CUATRO. No permitas que el estrés de los demás te afecte, o que te lo hagan extensivo. Si tus compañeros están pasando por un estado de tensión importante y tienen asuntos que les preocupan puede que eso a ti eso no te concierna. Recuerdo que en una ocasión, me contrataron en una compañía, no tenía ni un día de trabajo cuando me fui a comer con mis nuevos compañeros, y lo primero que empezaron a comentar eran rumores de que la empresa haría recortes de personal y que estábamos en la mira de esos despidos, y Yo todavía no acababa de acomodarme en mi nueva oficina. Entonces, no te dejes influir por el estrés de los demás ni compres sus problemas.
  • CINCO. Haz una cosa a la vez. Aunque hay muchos que son expertos en desempeñar multirutinas, o sea que pueden hacer varias cosas a la vez, lo ideal es evitar esta práctica, lo mejor es hacer una cosa lo antes posible y quitarla de en medio cuanto antes. De hecho, una de las cosas que más estresan es saber que se tienen varios pendientes, cuando éstos se van concluyendo queda una como satisfacción por haberlo terminado y además se va quitando peso de la lista de pendientes.
  • SEIS. Haz ejercicio. Una de las formas de liberar tensiones y relajarse es practicar ejercicio regularmente. A mí en lo particular, me gusta caminar, y cuando el clima y las condiciones del medio me lo permiten, salgo a caminar unos cuantos kilómetros, para despejarme y oxigenarme. Absolutamente todos los que a mí me han comentado que practican algún ejercicio tienen sueños plácidos y profundos, esta es una de las principales recomendaciones para liberar el normal estrés de la vida diaria.
  • SIETE. No gastes más de lo que ingreses. Esta es una recomendación que yo creo que hasta debería convertirse en un mantra. Trata de vivir con lo que ingresas, no te sobregires en gastos superfluos con la tarjeta de crédito, ni compres cosas inútiles. Piensa bien en la utilidad o no de las cosas que adquieras. No pagues cursos que te prometan que tendrás una promoción en tu trabajo, y lo que es peor que te juren hasta que te pueden contratar en cualquier lado.
  • OCHO. Evita las distracciones. Trata de no tener teléfonos celulares o móviles prendidos cuando estés en tus horas más productivas. Ten cerrado tu correo electrónico cuando trabajes porque las notificaciones y avisos de nuevos e-mails te pueden tentar a leerlos, pensarlos y contestarlos. Es mejor no mezclar las comunicaciones irrelevantes con el trabajo. Evita tener elementos de distracción a tu alrededor.NUEVE. Mantén tu sentido del humor. La gente inteligente toma sus problemas riéndose de estos y también un poco de sí misma. Reírnos discretamente de situaciones negativas no nos resta seriedad y deja ver que uno está consciente de la problemática y en control de las propias emociones, más que estar histéricos o al borde del colapso emocional.DIEZ. Tómate cinco minutos de relajamiento. En España, por ejemplo, existe una regla no escrita en que todos los trabajadores se toman cinco a diez minutos para irse a tomar un café durante la primera parte del día. Este es un momento de distracción muy bueno para compartir ideas y liberar emociones, donde las risas entre compañeros distraen un momento la mente, relajan el carácter y además se disfruta de un café entre amigos.ONCE. Respira profundo varias veces. Cuando te das cuenta de que el estrés ya te ha invadido completamente, tómate un momento a solas. Sal de la sala de juntas o el lugar en donde estés, discúlpate yendo al baño, trata de estar unos momentos a solas tomando aire profundamente, sosteniéndolo lo más que puedas y liberándolo cuando ya no puedas más, esto hazlo varias veces mientras vas relajándote y ordenando tus ideas. Algunas personas salen a caminar, a meditar, a fumar o mascar chicle, pero evita estar con otros en el momento más crítico de tu estrés.DOCE. No te exijas tanto a ti misma(o). No te comprometas a hacer todo el trabajo que no puedes, ni digas que sí a todo, porque todos tenemos un límite de carga de trabajo. Es bueno exigirse a uno mismo un alto nivel para progresar, pero es malo que permitamos que alguien más nos exija lo que ni esa misma persona puede hacer, pero lo peor es que nosotros mismos nos impongamos cantidades de trabajo y objetivos que no están a nuestro alcance, esto provoca obviamente estrés además de dañar nuestra Marca Personal, porque seguramente no cumpliremos en tiempo y forma.TRECE. Toma el control. El estrés puede ser detonado por un problema que superficialmente puede parecer imposible de resolver. Aprender a encontrar soluciones a los problemas más que entrar en pánico e histeria mejora tu imagen y Marca Personal, te ayuda a demostrar y sentirte en control de la situación disminuyendo ese nivel de estrés. Sentarse relajadamente a escribir una serie de propuestas y soluciones es mucho mejor que tratar de buscar culpables y hablar con mal carácter lo cual demuestra que se carece de temple y control para estar al mando de la situación.CATORCE. Diferencia la importancia de las cosas. Existen verdaderos y serios problemas por los que es inevitable estresarse, y es entonces donde debemos demostrar estar en control primero de uno mismo y luego de la situación, pero violentarse porque alguien preparó mal el café en la oficina, o desapareció un bolígrafo de menos de medio dólar son desencadenantes que ponen de manifiesto que se carece del  carácter y el comportamiento adecuados para enfrentar mayores retos; estos berrinches dejan entrever una muy probable falta de recursos personales e incompetencia.QUINCE. Cuidate a ti mismo. En situaciones de alto estrés tendemos a estar en todo menos en nosotros mismos, no nos fijamos en nuestras horas de comer, ni ponemos atención si la comida es saludable o no, tampoco damos importancia al hecho de no haber dormido lo suficiente. La falta de atención a todo esto provoca más estrés porque el cuerpo reciente este maltrato y está menos fuerte para soportar las presiones que nuestra misma mente produce. Así que trata de darte cuenta de todo esto y no te abandones físicamente cuando tu cuerpo lo necesita más.
  • Cita del co-emperador del Imperio Romano Marco Aurelio.

Seguir leyendo 15 formas de manejar y superar el estrés (Parte 2) | 135

Causas del estrés y formas de superarlo (Parte 1) | 134

  • Causas del estrés y formas de superarlo (Parte 1). Mucha gente vive y reconoce el estrés como parte de su rutina diaria, éste es muchas veces inevitable, pero, sin un mínimo de estrés tampoco podríamos funcionar apropiadamente, porque el estrés es de alguna forma necesario para empujarnos o apresurarnos a alcanzar nuestras metas en la vida cotidiana. Pero, como todos sabemos un estrés excesivo puede contribuir al desarrollo de males tanto físicos como mentales, tales como la alta presión, dolores de cabeza, enfermedades cardiovasculares, úlceras, ansiedad, insomnio, fatiga crónica, depresión y hasta obesidad.Debemos reconocer que el estrés es en muchas ocasiones inevitable, por lo que aprender debidamente a reconocerlo, saber sus causas, y controlarlo nos será de gran ayuda para prevenir sus críticos efectos debilitadores y lograr un mejor desempeño y hasta disfrute de las horas de trabajo.En esta primera de dos partes, voy comentar las causas que pueden provocar el estrés, para aprender a reconocerlas, en la siguiente emisión hablaré de varias formas de manejar, revertir y superar estos efectos negativos que nos estresan.
  • Saber lo que provoca tu estrés es un gran paso para primero atacar esa causa y segundo para no volver a repetirla en el futuro. Las tres principales causas que en general producen estrés, según mi punto de vista, son el dinero, el amor y el tiempo.
  • En épocas de crisis y de dificultades económicas, se acepta que el dinero nunca es suficiente, ni alcanza para todo lo que queremos; pero además de los gastos necesarios para la vida diaria, tener varias tarjetas de crédito al límite de sus capacidades, una hipoteca en curso, o créditos diversos abiertos, tales como el de un coche o la inversión para un negocio son causas que pueden generar un alto grado de estrés.En el caso de las tarjetas de crédito, pensemos bien cada vez que las vayamos a usar, preguntémonos antes de cada compra si lo que vamos a adquirir es realmente necesario, luego, tratemos de liquidarlas y tener SOLO UNA. Por otro lado, las hipotecas son una forma convencional de adquirir una vivienda cuando no se tiene todo el dinero para pagarla de contado, y están bien, pero si se puede alcanzar una salud financiera, esto es, gastar menos dinero del que se ingresa, se podrán ir haciendo ahorros que aunque pequeños los podamos usar para amortizar esa vivienda, o lo que es lo mismo pagar anticipadamente a capital para reducir el monto de nuestra deuda y por lo mismo la cantidad de intereses.Adquirir un coche también puede estresarnos la vida si lo compramos a crédito. Paradójicamente, la falta de coche también puede estresar, para muchos éste es más conveniente que otros medios de transporte y teniendo uno se liberan del estrés. Comprar un automóvil puede ser una real necesidad o hasta un capricho. A mí me gustan mucho los coches, casualmente los más caros, yo creo que como a todos, pero debemos saber decidir entre el coche que realmente necesitamos y el que nos gustaría tener. Pagar un coche a crédito que tiene características que no necesitamos y que lo encarecen puede generar más disgustos que un gusto y provoca estrés.
  • Cuando se inicia un negocio, se necesita empezar con una inversión mínima, y ya sea que se emprenda con recursos propios y sobretodo ajenos (préstamos o financiamientos) se generará un normal estrés. Las causas de este estrés se deben al desconocimiento de las circunstancias que surgirán durante las operaciones del negocio, aún a pesar de que tengamos experiencia en el medio, porque no podemos prever los azares del destino, nadie tiene una bola mágica. Una forma de minimizar y controlar el estrés es tener preparado con anticipación un Plan de Negocio con su Modelo Financiero, el cual considere el monto total de inversión y todos gastos de operación necesarios para que se tenga un mínimo de certidumbre de cómo podrá desarrollarse ese Negocio en sus inicios. El mejor conocimiento previo que podamos tener del negocio, de sus operaciones y de su entorno nos proveen del mínimo estrés necesario, porque un desconocimiento grande solo puede desencadenar una crisis emocional.
  • El amor es otra de las principales causas de estrés que se deben reconocer, éste tema no está dentro de mis grandes experiencias, ni es tópico de este Podcast, no puedo aportarles más porque no estoy adoctrinado en el tema, solo puedo decir que el Amor no correspondido o mal controlado puede elevar los niveles de estrés a grados muy críticos. Cada quien debe darse cuenta de ello, buscar dominarlo y tratar de que no les afecte en otros ámbitos de su vida.El mal manejo del tiempo, o falta de planeación y programación son causas que también estresan a quienes no están preparados. A todos nos gustaría tener más tiempo para poder acabar nuestras actividades y tareas, entregar nuestros proyectos a tiempo, liquidar nuestras deudas en punto, no malgastar horas de nuestro tiempo personal en trabajo de la empresa, aprovechar nuestro tiempo libre y por supuesto disfrutar de la juventud, de la madurez o también de la vejez.El tiempo aunque tiene un costo, puede ser alto o bajo, depende de cada quien, no es un insumo renovable; el tiempo por el que uno cobró hace diez años no es el mismo que el de ahora, hoy hasta puede ser más caro. La edad que tenía hace diez años no volverá a mi línea de vida, ese tiempo no lo puedo recuperar ni con todo el dinero del mundo.
  • Ese conocimiento que tenemos acerca de la finitud de nuestro tiempo, y el saber que una pérdida, un desperdicio o un mal uso de ese tiempo nos provoca estrés.

    Un uso planeado, apropiado y controlado de nuestro tiempo no garantiza que no tengamos estrés, pero sí contribuye en gran medida a disminuirlo y por supuesto a disfrutarlo, aprovechemos entonces cada segundo, haciendo de preferencia lo que nos guste y enriquezca.

  • Cita del filósofo romano Boecio.

Seguir leyendo Causas del estrés y formas de superarlo (Parte 1) | 134

Cómo presentarse breve y llamativamente ante una o varias personas | 132

Cómo presentarse breve y llamativamente ante una o varias personas.

Sugerencias para elaborar un discurso introductorio breve y sencillo, que sea digno e interesante.

Hablar de uno mismo no es fácil, sobre todo cuando por sorpresa nos hacen preguntas tales cómo:

¿Tú qué haces?,  o  ¿A qué te dedicas?,

o cuando te dicen:

Preséntate en menos de un minuto, o háblame un poco acerca de ti.

Cuando nos presentan a una persona, puede ser nuestro futuro jefe, un posible socio inversor, nuestro prospecto de suegra, o

cuando vamos a una reunión (ya sea social o del tipo Networking, esas donde uno asiste para conocer profesionales y empresas), en todas estas ocasiones es deseable y hasta necesario en estos tiempos estar debidamente preparados para contestar esas preguntas, de forma decorosa y hasta con cierto lucimiento.

Mitos del Networking y cómo iniciar una Red de Conexiones.

En el mundo angloparlante a esto se le conoce como “elevator pitch” o discurso del elevador, y se refiere a que

si por accidente, te encuentras con el presidente de una compañía (de tu empresa o de otra), ese ejecutivo seguramente no tendrá tiempo para darte una entrevista, pero tendrá un minuto en el elevador para escuchar tu discurso de presentación, es entonces donde tienes que poder aprovechar la oportunidad para expresarte de forma que tus palabras llamen su atención, y la de cualquiera.

El discurso raramente lo tendrás que exponer en un elevador,

pero puedes necesitarlo caminando por la calle, o esperando en una fila del aeropuerto, o hasta que por azares del destino te introduzcan con esta persona y tengas que hacer una presentación personal en pocos segundos.

Mucha gente tiende a pensar que su vida es poco interesante y hasta aburrida, y le da algo de pena o pereza tratar de contestar esas preguntas, sea introvertida o no. Llegan a responder:

«Bueno, qué te puedo decir, no hay mucho de qué hablar, además de la profesión que estudie no sé que puedo agregar».

«Podemos tener un discurso breve en el que hagamos llegar un mensaje interesante y lleno de contenido que inste a nuestros interlocutores a preguntarnos más acerca de nosotros».


Yo creo que cada persona tiene mucho qué decir de sí misma, y puede lograr expresarlo en menos de un minuto.


Si hablamos demasiado de nosotros mismos podríamos transmitir muy poco valor, pero si preparamos bien nuestra respuesta, podemos tener un discurso breve en el que hagamos llegar un mensaje interesante y lleno de contenido, que inste a nuestros interlocutores a preguntarnos más acerca de nosotros.


A Juan Rulfo de hecho no le gustaba nada hablar de sí mismo, rehuía las entrevistas, se podía decir que hasta era tímido, pero bien pudo haber dicho en su presentación:

«Soy fotógrafo y he escrito dos libros que son pilares de la literatura hispanoamericana contemporánea, Pedro Páramo y El llano en llamas«, ¡nada más!.

Pero, a falta de un historial tan notorio o impresionante, debemos poder elaborar nuestro propio discurso breve y sencillo,  que sea a su modo también digno e interesante.
Aquí te haré unas sugerencias:

No empieces presentándote con títulos, tales como «Soy contador», «Soy Arquitecto», «Soy Vice-Consejero de tal empresa», o fui «Director-Gerente», de esos ya hay muchos.

Tampoco empieces diciendo “He sido asistente personal de UN FAMOSO”, porque tal parece que te restas importancia poniendo el nombre de ese famoso por delante, eso ya lo descubrirán luego, si tu discurso inicial es interesante.

Tienes que exponer algo que te diferencie, algo que no todos tengan y que te desmarque sensiblemente del resto, del montón.

Puedes hablar de tus logros y metas alcanzadas, pero evita hacer demasiado hincapié en esto, es mejor hablar de lo que lo que haces en el presente, de cómo agregas valor a la vida de los demás hoy.

No demuestres ni trates de dar a entender que eres mejor que todos, y sobre todo que la persona o personas a quien te diriges, y aunque no sea tu intención con un tono de voz petulante puedes enviar un mensaje equivocado que seguro fracasará.

En las entrevistas de solicitud de empleo, por ejemplo, el entrevistador se fija menos en el fondo de tu pregunta, más bien estudia tu confianza al hablar, tu entusiasmo y la pasión con la que contestas.

La velocidad de tu respuesta es importante.

Un error es hacer muchas y prolongadas pausas, dudar de lo que expones, corregirte a ti mismo y demostrar una falta de conocimiento de lo que dices puede demostrar una baja autoestima.

Un gran error, por supuesto, es no estar preparado para esa pregunta, la de ¡háblame acerca de ti!, ésta nos puede tomar por sorpresa, por eso, tómate tu tiempo para preparar una introducción breve que te presente como tú quisieras, es de alguna forma la presentación de tu Marca Personal.

Como dice Paul Blais en su inspirador y excelente Podcast Doubt the Doubts en la Emisión 291:

Toma esa pregunta como una oportunidad. Usa esa pregunta para mostrar tu pasión, contestarla breve y concretamente demuestra que tienes confianza y te gusta lo que haces, te hace ver como una persona con buen desenvolvimiento y autoestima. Es lo que queremos que la gente sepa y escuche de nosotros. Muestra pasión por tu vida para brincar a otros tópicos o temas que conozcas y te interesen, para que conozcas a gente de forma más profunda y personal.”

Entonces, para empezar a desarrollar tu discurso de presentación, debes entender:

Primero. Quién te va a escuchar.

Segundo. Conócete a ti mismo.

Y, antes de empezar a preparar tu presentación personal, debes de hacerte preguntas acerca de ti mismo, aquí te comparto estas preguntas que obtuve de la página web Psychologytoday.com

1.  ¿Qué es lo que haces? Aquí Se breve y concreto. Escribe aquello que haces y define a tu Marca Personal y de qué quieres que los demás se enteren.

2. ¿Qué tiene de especial o diferente tu enfoque personal? Diferente de tus similares, porque por ejemplo, puedes ser un experto en Marketing On-line, hay muchos, pero: ¿Qué haces tú particularmente atractivo que no hagan los demás?.

3. ¿Qué problemas resuelves y para quién? Aquí encuentra qué soluciones aportas con tu trabajo y actividad, se específico en cuando a las personas y profesionales que necesitan lo que tú haces.

Tercero. Ten un objetivo en mente.

Si quieres que te envíe el texto completo del audio de esta y otras emisiones de este Podcast, solo tienes que ponerte en contacto conmigo y con mucho gusto te lo envío por e-mail.

En esta ocasión, me despido con una frase del experto en Marca Personal Andrés Pérez Ortega @marcapersonal

Seguir leyendo Cómo presentarse breve y llamativamente ante una o varias personas | 132

Ventajas de la competencia en el trabajo | 127

  • Ventajas de la competencia en el trabajo. Los aspectos positivos de  competir en el trabajo con nuestros compañeros.
  • Anécdota del ex-jugador y Director Técnico o Mánager del Liverpool F.C. Billy Shankly. Cuando Shankly se hizo cargo del equipo en diciembre de 1959 el Liverpool F.C. todavía se encontraba en Segunda División, de la mano de este Mánager este notlable equipo inglés llegó a ganar varias copas inglesas.
  • Esta historia se desarrolló en el vestidor del equipo, en la plática previa al partido que todos los Mánagers suelen dirigir a sus jugadores para arengarlos, para motivarlos a ganar el partido. En este encuentro se iban a medir contra uno de sus adversarios más aguerridos, el Manchester United.Billy Shankly, más que hablarle a sus jugadores de su propia estrategia y desempeño, que era y es lo más lógico, empezó a ridiculizar a los jugadores del otro equipo, a los del United y hacer burla de su alineación, despreciándolos en toda regla.Empezó así: «Vamos a ver, Alex Stepney más que un Portero parece una aleta resbalosa, sus manos son tan anti-adherentes como un sartén de teflón que no pueden ni sostener el balón. Atrás a la derecha, en defensa, se encontrarán con Shay Brennan que es tan lento en darse la vuelta que le pueden dar un asado mientras lo pasan: junto a él atrás, pero del lado izquierdo está Tony Dunn, quien es todavía más lento que Brennan que si se gira a las tres y veinte no se voltea hasta el cuarto para las cuatro».Mientras Shankly hacía mofa de los jugadores del United, sus propios jugadores se iban creciendo en confianza y éste seguía ridiculizando a sus oponentes. Siguió diciéndoles: «Paddy Crerand es un pequeño estorbo quien es más lento de lo que parece».  Continuó haciendo pedazos a el otro equipo: «A David Sadler Yo ni siquiera le daría un lugar dentro de nuestras reservas. Y finalmente, John Aston, una vez lo golpeo una gallina y no se volvió a saber más nada de él».

    Cuando Shankly totalmente eufórico terminó su disertación, uno de sus jugadores, el Capitán Emlyn Hughes no estaba tan seguro de esa alocución, así que le pidió la palabra:  “Muy bien jefe, ¿eso es todo? Pero no nos ha mencionado nada acerca de George Best, o de Bobby Charlton y ¿qué hay de Denis Law?”.

    El Manager Shankly, al escuchar el comentario de su Capitán se volvió furioso hacia todo el Equipo y les gritó:  «¿Están tratando de decirme que entre ustedes once no pueden vencer a un equipo que solo tiene tres jugadores?».

  • Aquí les comparto unas ideas en las que busco destacar las ventajas de la competencia en el trabajo:La competencia entre compañeros es buena porque crea un ambiente de trabajo que empuja a todos a exceder sus límites normales, a ir más allá de lo convencional para descubrir sus propios potenciales individuales y colectivos (los del equipo).La competencia ayuda a promover la creatividad, y a que unos descubran nuevas formas de producir y alcanzar resultados, lo cual será de gran ayuda y utilidad también para los demás, tanto en sus desarrollos personales como profesionales.Si la competencia se enfoca adecuadamente, como en un equipo de futbol, donde no se tiene a unos para competir contra los otros, sino que cada uno está para cubrir una función se pueden alcanzar éxitos grupales donde la retroalimentación y motivación mutua sean los catalizadores para la evolución favorable de todo el grupo.

    La competencia es de alguna forma necesaria porque sin ésta no estaríamos obligados a mejorar nuestra marca, producto o servicio, sin esta apropiada competencia nos conformaríamos hasta con la mediocridad.

    No importa de dónde vengas, qué tan bueno te crees que eres, o los antecedentes que traigas, qué estudios, preparación y méritos hayas obtenido, procura enfrentar a quienes consideres tus adversarios con una dosis mínima de sano respeto y caballerosidad, sin menospreciar a nadie, porque te pueden sorprender. No asumas por ningún instante que tienes ventajas sobre alguien a quien acabas de conocer. Una de las fórmulas más seguras para fracasar es cuando subestimamos a un oponente.

    Es sano e Importante tratar de mantenerse siempre por delante de los demás, a nivel de ánimo, conocimiento y acciones, pero no lo digas o lo hagas público, solo debes saberlo tú sin sentirte superior, porque las acciones hablan por sí mismas. Lo que importa es tu actitud, que aquello que dices y prometes sea congruente con tus acciones y resultados.

  • Cita de Alfred, Lord Tennyson.

Seguir leyendo Ventajas de la competencia en el trabajo | 127

Porqué debemos tratar a los colegas como clientes | 126

  • Porqué debemos tratar a los colegas como clientes. Construir una buena relación con jefes, clientes y colegas del medio es una de las mejores formas de promocionar una buena imagen de nuestro trabajo y de construir una gran marca para nuestros productos, servicios y persona, y esto es casi fundamental tanto para nuestro buen desarrollo profesional como para el empresarial; voy a sugerirles unas acciones que debemos tomar en cuenta para evitar proyectar una imagen de apatía o desinterés, y que pueda afectar nuestra Marca Personal.
  • UNO. Reconozcamos la situación de nuestros colegas, clientes o jefes, hagamos empatía, esto es, pongámonos en la posición de los otros. Muchas veces, una queja o una crítica muy severa pueden ser justificadas desde el punto de vista de tu cliente, tu jefe o quien sea que te esté solicitando atención.  Aunque sus demandas sean injustificadas o no tengan la razón, debemos demostrar que entendemos la situación desde su punto de vista, no pidamos exactamente perdón, aunque hayamos caído en un error o negligencia, analicemos claramente lo que le afecta a la otra persona y hagámosle entender que lo atenderemos a la brevedad.  Muchas veces, algunas quejas pueden tener un origen en una falta de entendimiento o de información confusa, es necesario llegar al fondo del asunto y hacérselo ver con tranquilidad y claridad a quien se pueda sentir frustrado por esto.No importa si tenemos o no la razón, lo que importa es que demostremos una actitud resolutiva y proactiva, que demuestre nuestro total interés en buscar soluciones o en su caso compensar de alguna forma la inquietud de nuestro cliente o colega, que éste se sienta escuchado no solo le ayuda a él o ella, nos ayuda a ir construyendo nuestra propia imagen. Respondamos con un “Vamos a ver cómo lo podemos resolver” “haremos esto o lo otro”  y:
  • DOS. No prometamos, actuemos, digamos lo que sabemos no lo que queremos que suceda, o lo peor lo que el cliente quiere escuchar, no digamos que sí ni echemos rollos que no vamos a cumplir,  seamos honestos, no prometamos lo que no podemos hacer en tiempo, costo y calidad. Busquemos ser transparentes sin prometer, ¡no digamos si a todo!, no le demos por su lado a nadie, aunque ya nos haya cansado, si nos comprometemos con algo que sea con aquello en que estamos totalmente seguros de que vamos a cumplir a cabalidad, y además aportemos algo más, demos la milla extra, vayamos más allá y sorprendamos. Si ya sabemos que un trabajo nos puede tomar 5 semanas, comprometámonos a entregarlo en 6, si logramos finalizar sin complicaciones y suerte, incluso antes de las 5 semanas habremos demostrado que damos la milla extra. Seamos serios en esto, porque exagerar agregando demasiado margen de seguridad puede dar a entender que queremos engañar, o que no sabemos lo que hacemos, otorguémosnos márgenes de seguridad que sean aceptados convencionalmente en nuestro medio y luchemos por llegar hasta el fin de la mejor forma posible.
  • TRES. Mantengamos el canal de comunicación abierto y transparente, pero sin paja. Evitemos la falta de comunicación, demos todo el soporte necesario, proveamos la información indispendsable, no escondamos errores y atrasos, seamos transparentes y honestos. No sobre-comuniquemos ni enviemos spam, ni información intrascendente, enviemos tips y ayudas concretas.Si ya hemos entregado un reporte, un trabajo, una construcción o un producto, comuniquémonos con el usuario, con el cliente o con quien sea para monitorear si todo va bien y si todo está claro o necesita alguna asesoría. Esto puede resultar imposible cuando vendemos consumibles a gran escala, pero existen herramientas para dar seguimiento de la satisfacción del cliente, y darles a entender que estamos con ellos para cualquier aclaración, sugerencia o queja que puedan tener. Enviemos un e-mail o llamemos para ver cómo van las cosas.Si nos comunicamos con regularidad, tanto en la fase del trabajo como después de la entrega, nuestros clientes se sentirán que son importantes para nosotros, que no los hemos abandonado y estamos pendientes de su satisfacción, esto es un gran valor agregado que solo nos beneficia a nosotros, también seamos discretos con esto último, no atosiguemos ni seamos insistentes, demostremos atención no los acosemos, ¡que sepan que no solo nos preocupamos sino que nos ocupamos!.
  • CUATRO. Actuemos con dominio de nuestras emociones, evitando reacciones emocionales. Controlemos nuestro temperamento. Cuando recibimos quejas, sugerencias que consideramos que rebasan el tono del mutuo respeto, comentarios agresivos o que juzgamos injustos, evitemos tomar estos comentarios como algo personal, porque aunque nos incomoden y sintamos que debemos defender lo que sentimos justo (el honor, la integridad, la calidad, y el trabajo), entendamos que antes que nada lo más importante es nuestra empresa, nuestra marca. Es difícil tomar con buen talante comentarios adversos cuando ponemos tanta pasión en nuestro trabajo, cuando consideramos que damos nuestro máximo esfuerzo y creemos que nuestro trabajo,  producto o servicio es inmejorable.  Cuando nos hacen un comentario criticándonos, puede ser por e-mail y hasta recibirlo personalmente durante una reunión, lo primero que debemos hacer es tomarlo lo más subjetivamente posible, poner nuestras primeras reacciones a un lado y escuchar los argumentos por los que se critica el producto o servicios que proveamos, la mayoría de las ocasiones las críticas destructivas están basadas en argumentos sin fundamento, si estamos seguros de nuestro producto o del trabajo que hemos hecho busquemos retro-alimentación de quien nos indica que eso está mal, pidámosle pausada y educadamente que exponga su crítica. Tratemos de ver si esa persona efectivamente tiene razón en su argumentación, y si encontramos aunque sea un solo argumento rescatable ¡agradezcámoslo!, y si podemos implementarlo será un gran detalle.  Una reacción de enfado, de clara agresión de nuestra parte hacia un cliente o colega es la consecuencia de una falta de profesionalismo.Dicen que el “Cliente siempre tiene la razón”, y en cierta medida puede ser cierto, pero tenga o no la razón desde nuestro punto de vista hay que aprender a manejarnos con control y tolerancia, rescatemos el feedback o retroalimentación y procuremos agregar valor hasta donde podamos, porque muchas veces no podremos cambiar lo hecho y entonces debemos buscar compensar esas carencias agregando valor de forma serena y templada
  • Cita del 32º Presidente de los Estados Unidos de América, Franklin Delano Roosevelt.

Seguir leyendo Porqué debemos tratar a los colegas como clientes | 126

Siete indicios de un ambiente conflictivo | 123

  • Siete indicios de un ambiente conflictivo. Signos que nos advierten que el medio se puede convertir en un área de conflicto y salirse de control por falta de liderazgo.
Regla de Conflictos, Suscríbete a the Manager's Podcast en iTunes e IVOOX
Regla de Conflictos, Autor Anónimo

  • En esta emisión trataré nuevamente el tema de conflictos en el trabajo, este es un tópico que me han solicitado en algunas ocasiones y el cual entiendo que genera muchas inquietudes. Todos absolutamente hemos pasado por alguna o varias situaciones en que los conflictos en el área de trabajo han sido o son inevitables, la mayoría los detestamos y queremos evitarlos.
  • Es importante que sepamos leer las circunstancias que pueden propiciar un ambiente tóxico y que también podamos detectar  con anticipación los signos de un inminente problema colectivo, por eso tomemos en cuenta y revisemos estos siete (7) signos que nos alertan como medidas de prevención:
    1. Cuando las interacciones y conversaciones entre algunos miembros del equipo no son relajadas, el trato mutuo es muy serio y continuamente se alzan la voz entre sí. A pesar de las normales divergencias profesionales de opinión, algunos las llevan al plano personal y se evitan hasta los saludos de «Buenos Días», no digamos que se den las «Gracias». El lenguaje corporal también demuestra rechazos mutuos, gesticulaciones continuas que reprueban opiniones, movimientos negativos de cabeza, señales con los dedos que no sirven para comunicarse con sordomudos.
    2. Cuando alguno del equipo quiere tomar el control y exige a los demás de tal forma que no corresponde con su nivel jerárquico, va más allá de sus responsabilidades e injerencia. Cuando alguno quiere adoptar el papel del Jefe de todos con complejos de coronel puede ser por una de dos causas: Una: que tiene demasiada confianza en sí mismo y debe recibir una llamada al orden o llamada de atención, y Dos: Porque efectivamente no existe una autoridad que ejerza como tal y por lo tanto predomina la anarquía.
    3. Cuando los desacuerdos son permanentes, no se pueden alcanzar consensos y cuesta mucho trabajo tomar decisiones, repartir responsabilidades y sobre todo comprometerse por escrito, ya sea que estableciendo normas, perfiles de puesto, organigramas, minutas, acuerdos o reportes, se tienen que firmar de mutuo acuerdo, o se firman las responsabilidades o se dedican mejor a otra cosa, en otro lugar del planeta; a un profesional se le paga por asumir sus obligaciones no para eludirlas o repartirlas alegremente. Cuando nadie se quiere hacer cargo por alguna actividad, o toda la responsabilidad recae sobre uno solo esto es signo inequívoco de que el barco va a la deriva, sin control.
    4. Cuando la falta de cooperación es notoria y el apoyo mutuo escasea o brilla por su ausencia. Esto es fácil de detectar, si nunca se escucha por allí ¿En qué te puedo servir?  o Ya acabé ¿en qué les ayudo?, más o menos se puede intuir que faltan ganas de colaboración. Cuando nadie demuestra voluntad por abordar problemas, sugerir soluciones, compartir ideas o dar pasos adelante para tomar responsabilidades que la mayoría rechazarían son signos de que el ambiente no es propicio para trabajar.
    1. Cuando se esparcen rumores, cuando se comparten chismes, cuando se suponen eventos, y se comentan o susurran asuntos en privado o en voz baja. Aquel individuo que repite lo que alguien más supone, dice que sabe de buena fuente, que le contó uno de tal departamento, que supo por alguien del gremio o estima que esta por ocurrir un acontecimiento tenebroso daña primero que nada su propia Marca Personal, mancha su propio prestigio profesional. Cuando en un grupo alguno tiene inclinaciones por el cotilleo y las habladurías y los demás no están dispuestos a escucharlo, ya se sabe de quien se puede prescindir, porque puede llegar a intoxicar al resto, o influirlos negativamente con sus murmuraciones, sean justificadas o no.
    2. Cuando el lenguaje que predomina es egoísta. Se escucha mucho que uno o varios abusan del «Yo». Yo tengo mi proyecto por concluir, cuando es obvio que más de uno trabajan en el mismo, o me han pedido que incluya tal cosa o tenga listo mi trabajo antes de tal fecha, hablar en primera persona cuando existen otros que cooperan y aportan su esfuerzo para que las cosas sucedan y lleguen a un buen término es notoria señal de que los lazos de camaradería se romperán, si no es que ya están deteriorados.
    3. Cuando alguno o algunos no cumplen con sus compromisos, sobre todo si es el líder. Tomar a la ligera la propia palabra, hacer promesas y no cumplirlas es característico de la mayoría de los políticos. Un dicho dice: “El Prometer no empobrece”, pero sí deteriora el prestigio de quien hace la promesa y denota su falta de integridad. Entiéndase aquí por integridad a la relación directa que existe entre «Decir» y «Hacer». No cumplir con acuerdos y compromisos propicia un ambiente inapropiado, sea Supervisor o Supervisado.
  • Cito la «Regla de Conflictos», de autor anónimo.

Seguir leyendo Siete indicios de un ambiente conflictivo | 123

10 Características de un buen conversador | 121

  • 10 Características de un buen conversador. Sugerencias para llevar conversaciones de forma que nuestros comentarios y gesticulaciones sean respetuosos y proyectemos una positiva Imagen  y buena Marca Personal.
  • ¿Quién es un buen comunicador?, o ¿Quién puede ser un buen conversador?, ¿Qué características tiene una persona que sabe mantener una plática en tono positivo y agradable?Un buen conversador tiene varias características, y en esta ocasión voy a mencionar solo diez (10):
    1. Un buen conversador es aquel quien puede hacer llegar su mensaje sin controversias, sin entablar discusiones, tenga o no la razón.
    2. El conversador moderado impone «no sus razones», sino «la razón», o sea su capacidad para establecer conceptos y obtener conclusiones, logra convencer a la gente de que cambie su punto de vista sin dañar la relación; con: amabilidad y compasión,  esto es, muestra respeto por la otra persona a pesar de no compartir las mismas ideas, conceptos y valores.
    3. Es aquel quien puede expresar su opinión con honestidad, pero sin esgrimir, esto es: sin desenvainar la espada, evitando ser brutalmente honesto porque sabe que puede ofender, y como dice un dicho: “Piensa todo lo que digas y no digas todo lo que piensas».
    4. Un excelente conversador es el que logra comunicarse haciendo que su interlocutor perciba que sus opiniones han sido escuchadas, tomadas con respeto y honestidad. Este conversador evita en todo momento las risas sarcásticas,  y quienes lo escuchan no sienten que sus ideas han sido aplastadas o negadas, o que solo les han dado por su lado.
    5. Un magnifico conversador transmite la sensación de estar interesado y respetar hasta con los gestos a la otra persona: “No es lo que digas, sino como lo digas”. Muchas veces no es lo que dices sino lo que la gente escucha e intuye por los gestos.
    6. Un buen conversador nunca usa un tono petulante y altanero, además evita hablar pontificando, como si tuviera la verdad universal.  A nadie le gusta que sus ideas sean rechazadas y ninguneadas, o sentirse despreciado con comentarios y gestos negativos Relaja el cuerpo, no manotees, no muevas los hombros ni la cabeza desaprobando, no alces los brazos para impresionar (eso solo funciona entre orangutanes y gorilas), te percibirán como agresivo, y, mientras tengas conversaciones sobre todo acaloradas, evita expresiones tales como: Tú tienes que, o siempre debes de, tú no sabes, , nunca hagas tal cosa, NO, No, no, y dirigiendo o apuntando con el dedo; procura un lenguaje indirecto tal como: Podrías considerar, y si también evalúas tal cosa, me parece  muy interesante y además X, Y o Z.
    7. Cuando un buen conversador domina un tema no abusa de este conocimiento ni lo usa para pasar sobre lo demás, ni los menosprecia, ni señala las carencias ajenas, no abusa de su  superioridad en ese sentido, es gentil y sobretodo trata de agregar valor aportando su conocimiento desinteresadamente, ¡cuando se lo pidan!.
    8. Un buen conversador retroalimenta, da su feedback utilizando estrategias inteligentes, puede hacer comentarios en forma de pregunta como: ¿has analizado tal alternativa? ¿Podrías considerar hacer tal cambio? ¿Y qué pasaría si agregamos tal cosa?
    9. Los conversadores profesionales nunca se sienten ofendidos, molestos o enojados cuando sus opiniones se cuestionan, o cuando sus comentarios se rechazan o se ponen a debate.
    10. Un gran conversador escucha, piensa y es abierto, se comporta como un comunicador diplomático,  evita decir cosas de las que luego pueda arrepentirse, conscientemente escoge cuándo, cómo y dónde estar en desacuerdo. Este conversador demuestra una apariencia relajada, aunque no lo esté interiormente, su lenguaje corporal dice mucho de su resistencia, temple, carácter y categoría, ahora le llaman comúnmente “Poker face”. Un excelente conversador es el que logra comunicarse haciendo que su interlocutor perciba que sus opiniones han sido escuchadas, tomadas con respeto y honestidad. Este conversador evita en todo momento las risas sarcásticas, y quienes lo escuchan no sienten que sus ideas han sido aplastadas o negadas, o que solo les han dado por su lado.
  • Como cita, pongo un dialogo de la Serie televisiva de la cadena norteamericana CBS:  «The big bang theory».
  • Entrada y salida musical del compositor Kevin MacLeod de Incompetech.com

Seguir leyendo 10 Características de un buen conversador | 121

¿Cómo negociar un aumento de sueldo? | 115

  • ¿Cómo negociar un aumento de sueldo? Ocho recomendaciones para plantear una mejora salarial a nuestro Jefe o Superior.
  • Todos los que cobran un sueldo por su trabajo, en algún momento habrán sentido que la compensación económica que reciben es insuficiente. Plantear a nuestro Jefe o Superior un aumento salarial no es fácil, casi siempre nos cuesta mucho propiciar y encarar una reunión para solicitarle una mejora salarial o un aumento de sueldo.
  • El Arte de negociar no se aprende en la escuela, existen algunos libros sobre este tema, pero saber plantear puntos de vista, defenderlos con rigor y buscar la aprobación de nuestros interlocutores solo se logra con la práctica continua.
  • Menciono ocho (8) recomendaciones para tomar en cuenta a la hora de solicitar un aumento salarial. 1. Busca el momento adecuado. Para solicitar una mejora salarial tienes que haber primero demostrado una serie de logros con consistencia y durante un período mínimo determinado, puede ser un año. 2. Enumeremos nuestros resultados y nuestros logros. 3. Investiga cuál es el salario adecuado en tu gremio profesional, esto es hacer Benchmarking, debes estar enterado de los límites salariales tanto el superior como inferior de tu puesto de trabajo. 4. No justifiquemos que necesitamos un aumento de salario porque no nos alcanza el dinero para nuestros gastos personales. 5. Ten un comportamiento proactivo y educado durante las negociaciones, a pesar de las reacciones negativas de nuestro superior o de quien sea que negocie nuestra situación en la empresa. 6. No te sientes a hablar solo de dinero, sé discreto y busca poner otros elementos en la mesa de negociación. 7. Ponte a practicar la negociación con antelación, llega lo mejor preparado que sea posible. 8. Sé claro y directo con tu Supervisor o Jefe, ¡ve al grano! El hecho de afrontar y defender lo que creemos justo refleja que somos personas que tomamos acciones, que actuamos y queremos progresar.
  • Cita del ex-Presidente Norteamericano Theodore Roosevelt.

Seguir leyendo ¿Cómo negociar un aumento de sueldo? | 115

Sugerencias para evitar malas prácticas de grupo | 113

  • Sugerencias para evitar malas prácticas de grupo. Te recomiendo OCHO acciones para no caer en las sinergias negativas de la «Cultura de Empresa».
  • 1. Lo primero es hacer bien nuestro trabajo, en tiempo, costo y calidad, registrar todas nuestras actividades, puede ser en programas de actividades en una lista o expresadas en un diagrama de barras, además enterar a todos los implicados en nuestros proyectos enviándoles correos electrónicos para su conocimiento. 2. Demostrar que uno ha cumplido con los objetivos del día, para esto es necesario un calendario de actividades serio. Si uno mismo no tiene claras las actividades y metas que se deben alcanzar en el diario período de trabajo, difícilmente tendremos oportunidad de dejar la oficina en el tiempo normal. 3. Buscar otros grupos de influencia que tengan valores semejantes a los nuestros. 4. Encontremos ejemplos exitosos de otras empresas que sí logren las Metas como a nosotros nos gustaría, y no a para decir que allá se está más tranquilo o es mejor empresa, sino para señalarlos como ejemplo a seguir. 5. Acostumbrar al resto y a los jefes a no verte por allí fuera del horario de trabajo. Los que te señalan la hora y voltean a ver el reloj cuando sales del trabajo son los primeros que se sienten afectados por tu eficiencia y productividad, tienes que aprender a responder diligente y educadamente que “La gente productiva y con intereses de aprender más tiene que irse a otro lado para seguir progresando”.  6. Asigna un presupuesto límite para socializar. 7. No desprecies ni descartes grupos de trabajo porque ves que no ostentan lujos y poder. 8. Detectemos a las personas y profesionales decisivas en nuestro entorno.
  • Cita del escritor Norteamericano Orison Swett Marden.

Seguir leyendo Sugerencias para evitar malas prácticas de grupo | 113