¿Cuándo fue la última vez que iniciaste algo? | 367

¿Cuándo fue la última vez que iniciaste algo?

Iniciar una cosa | Comenzar algo | Tener Iniciativa | Innovar Innovación | Podcast de Emprendimiento y Emprendedores | Creatividad | Has iniciado un Proyecto | Marca Personal | Empuje para lograr objetivos
Conviértete en una persona que destaque por iniciar las cosas, por tener el empuje de comenzar algo.

Te acuerdas cuándo fuiste el primero en hacer una cosa e inmediatamente después muchos te siguieron, o te imitaron.

Muchos reconocemos a un Innovador como la persona que tiene la iniciativa de hacer algo por primera vez, o de proponer una idea y llevarla a la acción.

Para sobrevivir Profesionalmente: Creatividad e Innovación

Cuando alguien toma la iniciativa de hacer algo que antes no se había hecho, contribuyendo a mejorar la vida de los demás, esa persona va a dejar una marca notoria, va a tener presencia y seguro destacará entre los demás proyectando una buena Marca Personal.

Comenzar con una acción positiva no significa necesariamente levantarse por la mañana y decir:

“Hoy voy a terminar con las guerras en el Mundo”, o “Voy a rescatar al planeta de los problemas de la contaminación y el cambio climático”. Estas son buenas intenciones, pero muy difíciles de lograr por el tamaño del reto.

Yo me refiero a las cosas que podemos iniciar y que están a nuestro alcance, como por ejemplo:

Si trabajando en un empresa te reúnes como todos los jueves en la junta de coordinación, y te presentas como nadie lo había hecho antes, con cafés y donas para todos, y no lo haces por quedar bien con nadie, simplemente lo haces porque te nace, y tampoco exiges reciprocidad, podrás marcar una diferencia.

Al poco tiempo te das cuenta, que todos se están organizando por turnos para hacer lo mismo en las siguientes reuniones.

Allí iniciaste algo, provocaste acciones similares en los demás, todos se dieron cuenta lo agradable que es relajarse unos minutos mientras se toman un café en compañía, y ¡tú provocaste eso!

Yo recuerdo, que trabajando para una compañía constructora,

uno de los ingenieros que pagábamos como todos los sábados al personal de obra (en México y algunos países latinoamericanos se le conoce como el día de raya), se dio cuenta que no todos los trabajadores sabían sumar y restar. Esto era un serio problema social, porque con esa ignorancia sería fácil que abusaran de ellos, que los engañaran y fueran víctimas de timadores.

Este ingeniero tomó la iniciativa de enseñarles a sumar y restar a quienes quisieran quedarse una hora más después de la paga del sábado. Esta fue una iniciativa que después fue copiada por ingenieros de otras obras dentro de la misma compañía.


Cuando las cosas se hacen como siempre, cuando todos están conformes con el status quo, cuando no nos ocupamos por mejorar la situación será fácil caer en la mediocridad.


Es en estos momentos de estancamiento mental, de fatiga y conformismo cuando alguien puede brillar con su empuje, cuando puede iniciar algo para que las cosas sucedan, o para que haya un cambio positivo.

Si nadie empuja para que las cosas pasen, será muy fácil caer en la negligencia, o dejarse llevar por la flojera.

Si nadie crea, si nadie emprende algo por primera vez, las cosas seguirán como están.

Hacer lo mismo de la misma forma que siempre se ha hecho puede ser hasta un riesgo. Un riesgo en el sentido de que se puede perder competitividad, de que se desmotiva la creatividad necesaria para innovar.


Casi siempre se critica y juzga duramente a la persona que da sus primeros pasos por una senda nunca antes transitada. Pero, si esa persona toma ese rumbo con un Plan y un Objetivo, el camino puede tornarse en un panorama más claro y hasta atractivo.

Cuando algo positivo se inicia primera vez, y de preferencia si se tiene un Plan, casi siempre se ganará notoriedad; allí surgirán cosas y oportunidades que antes ni siquiera se podían imaginar.

A veces no nos damos cuenta y creemos que no es tan fácil hacer algo por primera vez. Pero preguntémonos:

¿Cómo es que existen los autodidactas?

¿De dónde surgieron los programadores de software que aprendieron por su cuenta?

¿Qué hicieron para dominar otro idioma aquellos que nunca lo estudiaron?

¿Porqué cocinan con gran sazón los que aprendieron solos?

Todos estos lo lograron porque en un momento dieron el primer paso, tuvieron la iniciativa de empezar algo, de aprender, de hacer.

La mayoría de los millonarios y personajes famosos empezaron algo en algún punto de sus vidas, y lo continuaron haciendo.

A veces no vemos con claridad que hasta sentados frente al escritorio tenemos la oportunidad de empezar algo:

Como el Directivo de una compañía que decide impartir a sus jóvenes empleados seminarios del comportamiento de la industria a nivel competitivo. Antes de retirarse, les transmite sus conocimientos ejecutivos, les provee conceptos claves que seguramente requerirán cuando ellos lleguen a ser directores en esa o en otra compañía, o cuando decidan emprender por su cuenta.


Si tienes un restaurante podrás ganar mejores posiciones en los buscadores si compartes algunas de tus recetas más populares en tu página web, o si compartes en vídeo algunos consejos para cocinar.

Puedes destacar exportando un vino a un mercado donde existen más de 10,000 etiquetas. Si por ejemplo eres el primero en promover ese vino filmando las bodegas vitivinicultoras con un drón, o contando una historia única e interesante acerca de su origen, lograrás posicionarlo para que sea tomado en cuenta.

Cada año, Emprendedores en todo el mundo arrancan miles de proyectos y fundan muchas empresas, muy pocas logran superar el segundo año de operaciones. Las estadísticas económicas no deberían ser “idealmente” factores que desmotiven el inicio de una idea, o que eviten dar el primer paso para seguir hacia la consecución del objetivo.

Evitar hacer las cosas por no fracasar es ya en sí mismo un fracaso, porque nunca se intentó, porque nunca se arrancó.

Cuando iniciamos algo, o empezamos una cosa que nunca se había hecho marcamos la diferencia.

En Administración de Empresas se sugiere que el que llega primero se consolida con más fuerza en el nicho de mercado, o logra permanecer allí. Esto aunque positivo, no es totalmente cierto, ni se da así en la realidad.

Google no fue el primer buscador en Internet, America On line, o Yahoo arribaron antes. Y, aunque Google apareció después, sí fue el primero que ofreció otros servicios gratis que agregaron valor como no lo hacían los demás, eso lo convirtió en el indiscutible líder de hoy.

Se puede iniciar algo a cualquier nivel, en el lugar de trabajo, casi siempre en un proyecto de emprendimiento, en una labor social, en tu propia familia o en tu comunidad de vecinos.

Hacer algo por primera vez, algo que de preferencia contribuya a mejorar la vida de los demás es una iniciativa que deja una buena impresión.

Al iniciar las cosas por convicción y no por interés provocamos un cambio, un cambio positivo en los demás y al mismo tiempo nos posicionamos, destacamos, si quieres llamarlo también así mejoras tu prestigio o Marca Personal.

¿Qué pequeña acción puedes iniciar para cambiar positivamente tu medio?

Otras entradas afines que te pueden interesar:

¿Porqué no se termina lo que se empieza?

30 Ideas de Creatividad Emprendedora de Pablo Picasso.

12 Ejercicios para provocar la Creatividad Emprendedora.

Imagen de Pixabay libre de Derechos de Autor (Creative Commons).

Fotógrafa:  Susanne Schweiz (suju)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *