Wayne Dyer Lecciones de Mentalidad Exitosa | 431

Claves de Éxito del Doctor Wayne Dyer | Tus Zonas Erróneas | Desarrollo Personal | Podcast de Emprendimiento | Empatía | Mente abierta | Amplio Criterio | Se oscuro | De la ambición al significado | Libros de Autoayuda | Gustavo Pérez Ruiz | Mentalidad Positiva
6 Claves de Éxito del autor del libro “Tus Zonas Erróneas”, Dr. Wayne Dyer.

Consejos de Éxito de Wayne Dyer.

El Dr. Wayne Dyer (1940 – 2015) fue uno de los autores más reconocidos y traducidos en la historia de la literatura de Desarrollo Profesional. Wayne Dyer fue un psicólogo y autor del best seller “Tus Zonas Erroneas”, el cual se publicó por primera vez en 1976.

A continuación, te comparto una selección de

Seis Claves del Éxito de Wayne Dyer:

UNO. Pásate de la Ambición al Significado.

Wayne Dyer comentaba que su amiga la escritora Byron Katie solía sugerir la siguiente reflexión:

“Creer que necesitas lo que no tienes es la definición de insensatez”.

Porque estar aquí, sin tener eso que tanto quieres, ya es la prueba de que no lo necesitas, así que para seguir creyendo en eso que necesitas,

eso que de por sí no tienes, es una completa y total ilusión, es un pensamiento que ni siquiera es cierto,

de ninguna forma es real, de hecho casi no necesitas nada, la ironía es que de hecho no estamos ligados a nada”.

Cuando entiendes que No necesitas lo que No tienes,

cuando entiendes eso, toda tu vida solo tendrá que ver con vivir en estas Cuatro Virtudes:

1. Cómo puedo servir a otros,

2. cómo puedo ser sincero,

3. cómo puedo ser gentil y

4. cómo puedo ser solidario.

Solo pensando así estoy entendiendo el significado, solo así lo estoy viviendo.

Y viviendo en el significado, veo que no servían de nada aquellos momentos en que vivía de la ambición, solo dando puedo ser mejor.

Si quieres pasar de la ambición al significado,

sal de tus pensamientos egoístas, y, No te preguntes:

¿Cómo puedo tener esto o lo otro?

Mejor toma eso que quisieras tener o lograr, puede ser un reloj, un coche, un empleo o hasta vivir en un camión, y desea más que le suceda a otro.

Deja de pensar

¿porqué el otro va más rápido?, ¿por qué eso brilla más que lo mío?, ¿por qué ellos tienen más?, ¿porque lo mío no es suficiente?, ¿qué hay para mí?.

Esta es la forma en que pasarás de la ambición al significado.

Más que pensar en ti piensa en cómo puedes ayudar a los demás.

DOS. No te identifiques con tus logros.

Una de las cosas que el ego nos enseña es que nosotros no solo somos lo que tenemos.

El ego nos enseña que somos lo que hacemos y lo que logramos.

Casi todos pasamos una gran parte de nuestras vidas pensando en la forma en que somos exitosos, en cómo somos felices, o en cómo nos destacamos

Y casi todo esto se basa en lo que alcanzamos,

en esos logros que los demás nos reconocen,

y en cómo luce mi currículum,

o cuántos asensos he tenido.

De esta forma enviamos a nuestros hijos a la escuela.

A nuestros hijos les exigimos que aprendan, que se identifiquen con todo lo que logran, y mientras más mejor:

“Hijo: tus calificaciones importan más que la materia que estudias, fíjate en lo que tienes, en cuánto tienes, en qué ropas vistes, en qué marcas usas”; y así con todo.

Muchos nos obsesionamos con todo esto que es absurdo, todo esto es falso.

A veces, tanto en el trabajo como en el estudio, nos obsesionamos con todo lo que uno no es en realidad.

No te identifiques con tus logros, porque puede que no hayan sido justos.

TRES. Se oscuro.

Lo oscuro perdura más que lo obvio.

Trata de ser un poco más oscuro, esto es:

Interrumpe menos, trata de buscar menos protagonismo para que se den cuenta de ti (esto es paradójicamente curioso porque en este Podcast de Emprendimiento siempre buscamos un mejor posicionamiento de marca).

Por consiguiente, antes de intervenir en algún debate o conversación:
Piénsalo bien.

Cuando sientas que estás a punto de hablar aunque los demás no hayan acabado, por mucho que sientas que has esperado demasiado a que se callen para decir eso tan importante, detente, muérdete la lengua, y solo dí:

“Cuéntame un poco más. Eso es muy interesante. Nunca había escuchado ese punto de vista”.

Hazlo así, aunque otros estén en total desacuerdo con todo lo que tú dices o representas, aún así

debes estar dispuesto a escuchar, y esto requiere práctica, una práctica diaria.

Esto significa mantenerte oscuro, es en cierta forma “Ser anónimo en algunos momentos”, no debes tratar de figurar en todo momento, se prudente y profesional.

CUATRO. Ten una mente abierta.

Ten una mente que esté abierta para cualquier cosa, pero que no esté unida ni apegada a nada.

Uno de los Principios fundamentales de vida de Wayne Dyer es que:

“Nadie sabe lo suficiente para ser un pesimista acerca de cualquier cosa”.

El exitoso psicólogo agregaba que

“Todos y cada uno de nosotros cerramos nuestra mente a lo que puede ser posible para nosotros, o posible para la humanidad; a veces cerramos el genio que vive en todos y cada uno de nosotros”.

Tener una mente abierta no necesariamente significa encontrar los defectos en todo lo que otros te han enseñado.

Ser de amplio criterio significa abrirte al potencial de que todo es posible, así que tener una mente que esté abierta a todas las posibilidades y que no se ate a nada, significa deshacernos de ese acuerdo o convención generalizada de sentirnos ofendidos por cualquiera, o por cualquier cosa.

La mayoría de las personas que conocemos se pasan la vida buscando las ocasiones para sentirse ofendidos.

Muchos conocidos se la pasan esperando encontrar razones para estar ofendidos. Y nunca les faltarán las razones, porque las tienen por todos lados:

Les ofende la forma en que tal persona se viste, los ofende lo que dijo tal individuo.

Prenden la televisión y se ofenden por lo que escucharon en los noticieros: –“Que no sé quién uso un lenguaje inapropiado, y eso me ofende”.

Si alguien no comparte sus mismas costumbres, se ofenden, y así se la pasan; si los observas hoy y mañana, seguirán buscando cientos de causas para sentirse ofendidos.

Pero la mente que está abierta a todo y No vinculada a nada,

es la mente que dice:

-“Nunca busco cosas para sentirme ofendido”,

y cualquiera que sea la opinión de otro, su respuesta siempre será algo así:

-“Nunca lo había considerado, pero esa es una buena observación”.

CINCO. Debes estar dispuesto a contemplarte a ti mismo.

Entre 1907 y 1908, el escocés Thomas Troward ofreció algunas conferencias acerca de las ciencias del pensamiento. Una de las cosas que comentaba era que “La Ley de Flotación” no fue descubierta por la contemplación del hundimiento de cosas.

Hasta antes de los siglos XV y XVI, todos los barcos se construían con madera,

y no porque el hierro no estuviese disponible, aunque el acero como tal todavía no lo desarrollaban.

Esto se debía a que entonces existía la creencia de que la madera flotaba, así que los barcos se tenían que construir con materiales que flotaran.

Pero, luego alguien propuso que eso de la flotación no tenía nada que ver con los materiales de los que estaban hechos los cascos de los barcos, solo tiene que ver con la cantidad de agua que se desplazaba.

Y, eso es lo que determina que algo flote o se hunda.

-“Yo pienso en eso todo el tiempo, porque para alcanzar eso que deseas debes tener complacencia en contemplarlo, creyendo que algún día lo alcanzarás, y por supuesto trabajar en alcanzarlo“.

El Dr. Wayne Dyer también reflexionaba acerca de los hermanos Wright.

El Doctor Wayne Dyer comentaba que Wilbur y Orville Wright vivieron hace más de 100 años, y que las teorías para volar no fueron descubiertas contemplando las cosas desde el suelo.

-“Para mi, desde mi limitado conocimiento de aviación, el plantear y descifrar el reto de hacer volar un aparato sería muy difícil, y casi les aseguro que me hubiera quedado contemplando las cosas desde tierra”.

Pero entonces alguien se apareció y contemplo la idea de que si desarrollas la suficiente velocidad, con el diseño apropiado, y aprovechas la presión del aire por debajo de las alas entonces ese aparato se elevaría.

Alguien tuvo que contemplar esa idea,

y todos aquellos que no la contemplaban, quienes decían que volar era imposible, eran en parte responsables de que todavía no se volara, o que no se pudiese volar, porque a principios del siglo XX no se habían descubierto esas leyes.

Siempre tiene que existir alguien que contemple la posibilidad de que las cosas sucedan de otra forma.

Y de manera similar en tu propia vida,

tu complacencia para contemplarte a ti mismo como una persona capaz de atraer eso que quieres a tu vida, para tener el tipo de relaciones que quieres, para que seas capaz de traer abundancia donde existe tanta escasez,

lo que tienes que hacer es iniciar el proceso de estar dispuesto a contemplar la presencia de todo esto en tu vida,

y luego debes ponerte a trabajar para que las cosas sucedan.

Es importante el poder de contemplación, de que te concentres en eso que quieres tener, y de que te pongas en acción para alcanzarlo.

Para sobrevivir Profesionalmente: Creatividad e Innovación

SEIS. Piensa en pequeño y luego logra grandes cosas.

Pensar en pequeño es lo que hace que logres grandes cosas.

Logra la grandeza en las pequeñas cosas, asume las dificultades mientras son fáciles.

Haz grandes cosas cuando todavía son pequeñas,

El sabio no intenta hacer algo muy grande, y así alcanza la grandeza.

El sabio no intenta brincar 20 escalones de un salto, sube uno por uno.

La grandeza viene de estar en el momento, aquí y ahora, en este presente, el sabio enfrenta dificultades pero nunca las experimenta.

Esta es la idea de pensar en pequeño.

Si cambias tu forma de ver las cosas, las cosas que ves cambiarán.


Libro de Wayne Dyer: “Tus Zonas Erróneas”.

Literatura de Byron Katie: “Una Mente en paz Consigo misma”.

El Blog del Dr. Wayne Dyer: drwaynedyer.com/blog

Fotografía de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.

Fotógrafo:  Frankenduden.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *