La llama que enciende el Emprendimiento | 495

La historia de George G. Blaisdell fundador de Zippo Manufacturing Company | La llama que enciende el Emprendimiento | Ideas innovación e Inspiración encienden la llama para emprender | mercadotecnia | técnicas de ventas y marketing | Vender Encendedores y mecheros
La historia de George G. Blaisdell, fundador de Zippo Manufacturing Company. Frase de la imagen del escritor Joshua Graham: “Sobreviví porque el fuego dentro de mí ardía más que el incendio que me rodeaba”.

Enciende el Emprendimiento.

Todos sabemos reconocer que cualquier proyecto empresarial por bien diseñado que esté, jamás estará exento de problemas. A lo largo de cualquier trayectoria empresarial siempre se presentarán eventos imprevistos, algunos casi inevitables.

Todo proyecto de empresa comienza con una idea, luego se prepara el Plan de Empresa o Proyecto Ejecutivo y después viene el momento crucial:

Pasar la acción. Aquí el emprendedor o los emprendedores tienen que hacer que las cosas sucedan,

Siguiendo el con las historias de interesantes emprendedores que tienen ideas y pasan a la acción, he escogido proponerte en el podcast de emprendimiento la notable historia del empresario norteamericano George G. Blaisdell, el fundador de la Compañía Manufacturadora de Encendedores Zippo.

Zippo enciende el emprendimiento.

Estoy seguro que muchos serán poseedores, o al menos reconocerán los típicos encendedores (o mecheros) metálicos de la marca Zippo.

A pesar de que nunca he fumado, en general, los encendedores siempre me ha parecido unas piezas de maquinaria muy bonitas e interesantes, tanto como los relojes de pulsera o las plumas para escribir.

Los encendedores siempre me han llamado mucho la atención, especialmente los de marca Zippo.

Desde niño me gustaba sostener y admirar los Zippo que mi Papá tiene; me agrada mucho la sensación de su peso, de su temperatura, y por supuesto de probarlos y encenderlos.

Los mecheros Zippo son elementos que además de encender cigarros y puros, sirven para muchísimas cosas más, como verán en la siguiente historia de emprendimiento:

¿Cómo surgió la idea de enciende el emprendimiento con mecheros Zippo?

George G. Blaisdell nació el 5 de junio de 1895 en Bradford, Pensilvania.

George no era muy afecto a los estudios,

pero a pesar de eso y por deseo expreso de su Padre, fue inscrito en una Academia Militar, de donde fue expulsado a los dos años como consecuencia de su bajo rendimiento académico.

Para no quedarse sin hacer nada,

George comenzó a trabajar en el negocio familiar, una fábrica armadora de maquinaria, lugar donde aprendió varios oficios, desde técnico de fábrica hasta vendedor de campo.

En los años 20’s,

la fabrica familiar tuvo que cerrar y se puso a la venta. George y su hermano se inclinaron por entrar un negocio que en la época estaba en auge, la industria petrolera, pero la aventura pudo durar mucho ya que en 1929 inició la Gran Depresión.

A principios de los años 30’s llega ‘la idea’.

La anécdota oficial de Zippo cuente que mientras George exploraba nuevos horizontes empresariales, se encontraba con unos amigos en el exclusivo Country Club de Bradford, cuando observó que

uno de sus amigos luchaba torpemente contra el viento mientras trataba de encender su mechero, uno de fabricación austriaca.

George Blaisdell notó que el encendedor funcionaba bien a pesar del fuerte viento, y vio que ésto se debía al ingenioso diseño de la pequeña chimenea que protegía la llama de ser apagada;

también descubrió que el diseño y apariencia de ese encendedor era rústico y poco atractivo.

Además, el mechero requería del uso de las dos manos para ser encendido y poder funcionar correctamente, incluso notó que la pequeña lámina de la chimenea duraba pocos usos, se picaba y se maltrataba con facilidad;

¡En ese momento tuvo una idea! (The Aha moment)

A finales de 1932 toma la gran decisión, enciende el emprendimiento.

George toma la importante decisión de comprar los derechos de uso de la marca austriaca para los Estados Unidos.

Era una decisión compleja porque estaba apostando por un producto que NO servía correctamente en todas las ocasiones.

Implementación de mejoras y salida al mercado.

Adicionalmente, George se puso a la labor de crear una pequeña caja metálica de forma rectangular, la cual incorporaba una tapa conectada por una bisagra.

Conservó el diseño de la chimenea que protegía la llama, la cual logró que se encendiera relativamente bien con una sola mano, y lo puso a la venta por un dólar, precio de salida que no era barato para la época.

A continuación, el fracaso en ventas fue tremendo.

Nuevo diseño del encendedor Zippo.

Sin desanimarse por el fracaso, George revisó todo el mecanismo y decidió re-diseñarlo integralmente.

Agregó un mechero de tela más pequeño, y redujo la caja metálica en dos y medio centímetros para poder manipularlo con facilidad, “Tan pequeño que cabe en la palma de la mano” decían.

Apuesta arriesgada con el nuevo precio de venta.

Después de implementar los cambios, ese mismo año relanzó el encendedor subiendo el precio casi al doble, lo fijó en 1.95 dólares, asumió ese riesgo.

Las ventas tampoco fueron un gran éxito, pero tuvo una buena aceptación y curiosamente se vendieron suficientes unidades.
Sin sentirse satisfecho con su discreto y relativo éxito,

George todavía pensaba que el mechero necesitaba más innovaciones, y se abocó a agregarle detalles que lo distinguieran e hicieran único, unos que fueran más allá de la simple utilidad como encendedor de cigarros y puros.

Zippo eecidió incorporar iniciales grabadas de la marca y otros detalles, tales como insignias y escudos que le dieran un mayor atractivo.

Con todas estas mejoras e implementaciones, Zippo logró que el encendedor se convirtiera en un regalo típico americano durante los años treintas, años de una difícil recesión, de bajo consumo y escaso poder adquisitivo.

A mediados de los años 30’s, empieza el Merchandising.

La Compañía Refinadora Kendall ubicada en Bradford, de donde George era originario, fincó un pedido de 500 encendedores Zippo.

En la industria de la Mercadotecnia (Marketing)

se dice que estos fueron los primeros encendedores que una compañía utilizó como productos de Merchandising publicitario; y de hecho,

hoy en día, los encendedores de esa producción se consideran accesorios de colección que alcanzan un alto valor entre coleccionistas especializados.

El comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Un conflicto bélico de estas características hace que este tipo de productos pasen a segundo término, ya que no son prioridad de los consumidores; y

para no quedarse atrás en las ventas, Zippo decidió regalarle encendedores a los Generales del Ejército Norteamericano.

George Blaisdell hizo esta maniobra con el fin de venderles la idea a todos los militares de que el Zippo tiene mucho más aplicaciones prácticas, además de encender cigarrillos.

Promovieron otros usos del Zippo,

como por ejemplo, su brillante superficie que sirve como espejo para afeitarse, o su utilidad para calentar alimento, o encender fogatas, o para alumbrar en la oscuridad, o hacer señales nocturnas, entre otros.

Estas acciones de promoción lograron llamar la atención de los soldados para que consideraran ese encendedor como una pieza indispensable entre las herramientas y equipo que cargaban.

Así lograron mantener la empresa a flote con relativa prosperidad, pero luego, se presentaron más problemas:

Más dificultades para vender.

Después, sobrevino la caída en las ventas del tabaco, entre otras cosas por la baja producción, por la subida de impuestos y las campañas por dejar de fumar, así como la creciente competencia, las ventas del encendedor se desplomaron.

En lugar de más cambios: Pensar con CREATIVIDAD.

En esos momentos tan difíciles, George pensaba que ya no podía seguir implementando más cosas en el encendedor como para todavía hacerlo más atractivo

George sabía que tenía que encontrar y lograr algo más creativo, sin dejar de lado su producto principal.

En Zippo decidieron realizar encuestas entre los consumidores para saber qué otros usos le daban a su encendedor, y así fue como

lograron lanzar una campaña publicitaria de anuncios y carteles que informaba de los 101 usos del Zippo, además de encender cigarros y tabaco.

Entre los usos adicionales se encontraba el de descongelar la cerradura de la puerta de tu coche, calentarte las manos, cortar y sellar cordones e hilos, despegar carteles y calcomanías, aflojar herramienta, sellar cosas de hule, etcétera.

Garantía de por vida.

Además, la Casa Zippo empezó a expedir para cada encendedor una garantía de por vida, utilizando el siguiente eslogan:

“O funciona o te lo arreglamos gratis”.

Zippo se encarga de recibirte el encendedor descompuesto y enviarlo a la fábrica donde será reparado, luego te lo mandan en un atractivo envoltorio que lleva la siguiente leyenda:

“Le agradecemos la oportunidad de servir a su encendedor”.

En adición a todo esto, en Zippo se dieron cuenta que mucha gente coleccionaba los distintos tipos de modelos que producían, y todavía producen, así que desde entonces se han dedicado a fabricar una enorme variedad de modelos, muchos de los cuales se pueden incluso personalizar.

Enciende el emprendimiento es una historia completa.

Me gusta la historia de George G. Blaisdell porque incluye todos los elementos del emprendimiento clásico:

Adopta una idea, la analiza y propone soluciones de mejora, enfrenta problemas,

nunca renuncia a la idea principal, y al contrario propone nuevas variantes, explora, intenta y fracasa.

Sigue adelante, evalúa las necesidades y diversas formas de su uso,

utiliza el mismo producto como carta de presentación, lo regala a las personas que toman las decisiones.

En momentos críticos busca otras salidas para el producto y aplica varias técnicas de ventas,

pero, en especial, siempre piensa en el consumidor final:

Siempre toma en cuenta a su cliente y le pregunta cuál será el uso y la utilidad que obtienen del encendedor.

En todo momento considera los gustos del consumidor y trata de vender la experiencia que vive quien lo usa,

ya sea porque siente que lo saca de un problema,

porque le satisface la idea de portar un encendedor que nunca falla,

por tener un mechero personalizado, o

por el solo disfrute de abrirlo y cerrarlo constantemente, que para eso lo compran muchos, para estarlo sacando, abriendo la tapa y cerrándola, casi como herramienta anti-estrés.

En fin, en resumen, Enciende el emprendimiento tiene en pocas palabras los elementos que trato en este podcast para emprendedores:

Idea, plan, acción, motivación y voluntad, esfuerzo, resilencia, investigación, innovación, ventas, beneficios, promoción, emociones, garantía y más ventas, todo en un solo encendedor.

 


“Sobreviví porque el fuego dentro de mí ardía más que el incendio que me rodeaba”.

-Joshua Graham.


Enciende el emprendimiento con otras historias similares:
John Paul de Joria, de vendedor callejero a empresario millonario.
El Emprendedor de los Calcetines Locos.

Bibliografía de Enciende el Emprendimiento:  Libro “La Cultura del Error”. Autor: José F. García Méndez.


Fotografía de Enciende el Emprendimiento 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *