¿Qué hiciste durante la Crisis? | 634

Pasos para alcanzar el máximo rendimiento durante el encierro de 2020 | ¿Qué dirás que hiciste durante la Pandemia Abuelo? | ¿Qué crees que te preguntarán tus nietos acerca del tiempo que viviste encerrado? | Reflexiones de productividad durante el Confinamiento Covid19 | ¿Qué hiciste durante la Crisis?
¿Qué hiciste durante la Crisis?| El ejemplar caso de aprovechamiento del tiempo durante un confinamiento. | ‘Memorias de un Revolucionario’, de Piotr Kropotkin. | Artículo escrito por: Gustavo Pérez Ruiz.

¿Qué hiciste durante la Crisis?

Hace unos días, por casualidad, y por una agradable coincidencia me topé con un interesante libro “Memorias de un Revolucionario” de Piotr Kropotkin.

Me parece que este libro tiene muchísima aplicación para recomendárselos a quienes busquen un personaje modelo que haya logrado un altísimo nivel de productividad durante un confinamiento forzado e involuntario.
Y para quienes no hayan oído hablar de este personaje,

el Príncipe Piotr Kropotkin fue un aristócrata ruso nacido en 1842, defensor de un modelo de sociedad comunista pero descentralizada.

Kropotkin era partidario de un auto-gobierno basado en asociaciones voluntarias de comunidades autónomas y empresas dirigidas por sus propios trabajadores, al parecer era un visionario de su época porque estos conceptos me suenan muy parecidos a los de otro país europeo de actualidad.

Además de pensador y político ruso, Piotr Kropotkin fue uno de los principales teóricos del movimiento anarquista del siglo XIX, también fue prolífico autor de una serie de libros y artículos de corte filosófico, político y científico.

La vida de Kropotkin es muy interesante y llena de anécdotas

Dado que Piotr Kropotkin era un aristócrata, como tal fue enviado desde adolescente a la academia militar por el mismo Zar Nicolás I, donde después sirvió como explorador y geógrafo en Siberia, por supuesto como militar de élite, no como trabajador ni esclavo.

Allí en Siberia, Piotr se pudo dar cuenta de la dura vida que llevaban las personas que eran enviadas a esa fría región.

Esos años fueron determinantes para formar su posterior ideología anarquista.

Piotr Kropotkin estuvo varios años dedicado a viajar para investigar los nuevos y entonces desconocidos territorios rusos, así estuvo hasta que según dice en sus memorias:

«Los conocimientos adquiridos en sus viajes le permitieron publicar un nuevo mapa del Asia Central, donde también está Rusia, el cual corrigió los grandes errores que tenían los cartógrafos de entonces».

En 1872, Kropotkin hizo un viaje a Suiza, donde conoció la Asociación Internacional de Trabajadores y se adhirió a los principios federales anarquistas de Jura, contra los del socialismo centralizador dominante en la mayor parte de los círculos internacionalistas.

Ya de regreso a Rusia, en 1873, entró en contacto con el movimiento nihilista, pero a escondidas, y llegó a utilizar un seudónimo para escribir algunos artículos, cosa que el Zar acabó por descubrir y lo tomó como lo que era: Una traición de su parte.

Traición porque el Zar también lo había designado como uno de sus privilegiados secretarios, así que Kropotkin fue encarcelado en la terrible fortaleza de Pedro y Pablo, frente al Palacio de Invierno de San Petersburgo.

Esa construcción era reconocida por sus 170 años de crímenes y torturas.

Ese era el mismo lugar donde Pedro I mató con sus manos a su hijo Alexis, donde Catalina II enterraba vivos a los que no aprobaban que hubiese asesinado a su marido, y donde el propio Alejandro II encerró a perpetuidad a 2 ó 3 hombres que sabían más de lo que les convenía acerca de un misterio de palacio que nadie más debía conocer.

Allí, en uno de esos terribles calabozos, y en condiciones insalubres, en una celda solitaria, húmeda y oscura la salud de Piotr se empezó a deteriorar.

Los personajes más renombrados de la Sociedad Geográfica rusa, sus amigos y en especial su hermano Aleksandr intervinieron a su favor para que se le permitiesen continuar con sus investigaciones geográficas dentro de su celda,

por lo que pudo acceder a algunos libros, papel y lápices, y esos fueron los únicos privilegios que le permitieron.

Allí, durante más de tres años de aislamiento riguroso, antes de que lograra escaparse y viajar al Reino Unido, donde después vivió un largo exilio, Piotr Kropotkin aprovechó productivamente todo su tiempo de confinamiento para escribir dos extensas investigaciones científicas,

también se especializó en la historia de Rusia,

y además inventó un sistema de comunicación, uno tipo código morse pero hecho a su medida para que los vecinos de su celda pudiesen comunicarse. Esta era una forma de darles la oportunidad de interactuar en medio del brutal aislamiento que padecían, porque les estaba prohibido el contacto entre sí.

¿Qué hiciste durante la Crisis o el Confinamiento?

Dejando de lado a este singular personaje, y volviendo a una actualidad no tan rigurosa pero no menos destacada,

cuando atravesamos por momentos críticos,

por problemas económicos,

por una crisis financiera a nivel nacional o mundial,

cuando por las circunstancias que sean nos vemos obligados a vivir en medio de una compleja situación ajena a nuestra injerencia,

como una hambruna, una recesión, una pandemia, un Gran Apagón de energía, un conflicto bélico,

o una posguerra que nos obliga a permanecer encerrados,

lo más normal es que tratemos de sortear esa crisis, es natural que intentemos superar el día a día lo mejor que podamos, y en su caso hasta luchemos por sobrevivir.

Cada quien vive uno de estos eventos a su forma, y para unos es más crudo que para otros,

pero también está claro que hoy el mundo está más y mejor conectado que nunca, incluso dentro de las cárceles,

y esto lo aprovechan muchísimas personas para tratar de tener presencia y visibilidad constante en Redes Sociales, como Instagram Facebook o Youtube.

Hoy más que nunca, los teléfonos y las plataformas arden con las ‘Stories‘ y los ‘Live’s‘ o «En vivos» que muchos personajes públicos y no tan públicos aprovechan para presentarse y tratar de proponer su singular aportación al mundo.

¿Quién puede considerarse Personaje Público?

Es interesante ver y atender a esa enorme cantidad de exposiciones Online, entre ellas productos, servicios, ideas motivadoras y hasta monólogos acerca de cómo aprovechar el tiempo,

pero es imposible atenderlos a todos,

y es muy difícil determinar y juzgar a quién vale la pena ponerle atención y quien no tanto, allí nos convertimos en jueces y verdugos;

pero más que juzgar el protagonismo de otros, centrémonos en nosotros mismos.

Este tipo de crisis o momentos críticos que nos provocan, o te provocan un confinamiento, y determinan no sólo las restricciones a las que estás sometido, o las actividades que tienes prohibidas, estas crisis también definen a cada persona en términos de motivación y productividad.

Un encierro forzoso  descubre a las personas que aportaron algo a los demás o a sí mismos,

el enclaustramiento saca a la luz lo mejor y también lo peor de algunos,
el encierro muestra el liderazgo de unos pocos, de esos quienes tuvieron la visión para saber proponer cosas de utilidad, más allá de solo querer generar interacciones para su propio beneficio,

Y, por supuesto, más allá del liderazgo,

también están quienes no tanto propusieron algo innovador o inspirador para los demás,

también existen esos que se prepararon durante horas, quienes se convirtieron de un oficio a otro, quienes se reinventaron, quienes estudiaron, quienes construyeron las bases de un nuevo proyecto, quienes supieron mantener la disciplina, quienes lograron aprovechar el tiempo para mejorarse como individuos y superarse como profesionales.

Ahora, piensa que con el paso del tiempo, cuando todo vuelva eventualmente a la normalidad, y se hable de esta u otra crisis, cualquiera que sea la que te haya tocado vivir y sufrir, te preguntarán:

¿Tu qué hiciste durante la crisis?

¿Qué hacías durante la pandemia?

¿Cómo aprovechabas el tiempo de confinamiento?
¿Qué aportabas a los demás?
Seguro que en un futuro alguno de tus hijos, o de tus nietos te preguntará:

¿Oye cómo aprovechaste el confinamiento?

¿Qué hiciste durante todo ese tiempo?

¿Cómo mejoraste?  ¿Qué aprendiste?

Y:  ¿Qué les vas a contestar?

Piotr Kropontkin demostró lo que se puede hacer solo con lápices y hojas, y también cómo puede uno superarse con algunos libros.

¿Tú qué haces con los elementos que tienes a mano?

¿Cómo estás aprovechando el tiempo?

¿Permaneces sentado viendo interminables series de Netflix?
¿Te la pasas compitiendo en videojuegos?
¿Estás pendiente de las redes sociales y criticando las propuestas de los demás?
Cómo administrar el tiempo productivamente

Yo entre otras cosas seguiré leyendo “Memorias de un Revolucionario” y ya les contaré cuando acabe de leerlo.


«No tengas miedo de crecer lentamente, solo ten miedo de quedarte quieto».

-Proverbio Chino

Fuente:  Memorias de un Revolucionario. Por: Piotr Kropotkin. Editorial Crítica.

Otras entradas que podrían interesarte:
¿Quién será recordado en 1000 años?
¿Cuál es la Productividad de un Multitareas?
¿Cómo evitar la Procrastinación en 25 frases?

Imagen de ¿Qué hiciste durante la Crisis? de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: Ichigo121212

2 comentarios sobre “¿Qué hiciste durante la Crisis? | 634”

  1. Hola tocayo, tus reflexiones después de la historia de Piotr me calaron profundamente ya que estoy seguro pude haber hecho más por mi crecimiento en los pasados días de pandemia. Lo malo es que ya pasaron, lo bueno es que hay más días para invertie en uno.
    Sentí curiosidad por el libro Memorias de un revolucionario. Dónde encuentro el libro mencionado ?
    Gracias

    1. Tocayo:
      El libro se puede conseguir en cualquier librería digital, incluso aquí te anexo el libro gratis en PDF https://www.portaloaca.com/images/documentos/Kropotkin_Memorias_revolucionario.pdf
      No pienses en el encierro que pasaste, mejor plantéate ¿qué harías si volviese a pasar? es allí donde debes tener previsión para aprovechar productivamente un probable e indeseable encierro.
      Te agradezco mucho que te pases por aquí para dejarme tu amable comentario.
      Te mando un Abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *