Archivo de la etiqueta: Desarrollo Profesional

Formas y parámetros de medir el éxito | 139

Formas y parámetros de medir el éxito. Una de las inevitables actitudes de los seres humanos es compararnos con los demás. Estamos constantemente midiéndonos con aquellos que son parte de nuestros círculos sociales y profesionales, y lo que es ridículo hasta con aquellos a los que no conocemos. En alguna ocasión, un compañero mío, al escucharme hablar muy bien de un colega que trabajaba en otra compañía, sin conocerlo, me preguntó: Oye, ¿Sinceramente a quién crees que le va mejor a él o a mí? Le dije: ¿y porqué te tienes que compararte con él? ¿eso qué importa? Y además no lo conoces. También me preguntó: ¿tiene estudios de maestría? Y la clásica ¿qué coche tiene?

Creo que este tipo de preguntas, pueden reflejar una serie de carencias interiores, complejos de inferioridad y por supuesto que cierto grado de envidias.

Entonces, las comparaciones y la motivación por alcanzar algún estatus de relevancia jerárquica, académica o social son componentes innatos de nuestra naturaleza humana y no parece que vayan a cambiar muy pronto. Pero, si las comparaciones son inevitables, cuáles podrían ser los parámetros justos que deberíamos utilizar para medirnos con los demás; no podemos entonces evitar compararnos con otros, pero lo que sí creo que podemos es decidir qué criterio usar para medirnos.

Ya he oído a alguno decir por allí: “Yo estoy mucho mejor preparado y trabajo más que cierto cantante famoso, pero no gano tanto”. Bajo determinado parámetro podríamos afirmar que uno es menos exitoso que otros, en este caso los parámetros son la fama y el dinero. Uno podría concluir negativa y amargamente que no es tan guapo como Brad Pitt, ni tan famoso como George Cloney, ni tan laureado como Mario Vargas Llosa, ni tan Inteligente como Stephen Hawking, y lo clásico: ni tan rico como Bill Gates. Bajo todas estas referencias yo claramente no me puedo medir con estos personajes, esta sería una reactiva y destructiva forma de valorar mi éxito y el de cualquiera.

A muchos no les importan estas varas de medir, y mal harían en comprarlas, porque no es justo ni equitativo hacer estas comparaciones. Mucha gente se reconforta ayudando a los demás a mejorar sus vidas, sin que se los paguen o reconozcan, no necesitan tampoco un reconocimiento público.

Entonces, una fórmula para aceptarnos a nosotros mismos, y estar conformes con nuestro desempeño sería escoger nuestra propia medida del éxito. Desde mi punto de vista, no me parece correcto medir mi éxito ni el de cualquiera por la ostentación de bienestar económico, o por el tamaño de la cuenta bancaria. Y creo que no lo digo por envidia, en estos momentos de crisis se lucha más por alcanzar una estabilidad económica personal, que por lograr hacerse con mucho dinero.

Quienes escuchamos a exitosos y renombrados podcasters como Pat Flynn, Amy Porterfield o John Lee Dumas quienes hasta publican mensualmente sus «Estados de Resultados», sentimos que ellos miden constantemente su éxito en función del impacto social y global con el que llegan a influir en cientos de miles de seguidores, a pesar de que publiquen sus ganancias monetarias, yo no siento que lo hagan por presumidos . Esto puede sonar medio arrogante, pero el hecho es que cada quién puede escoger cómo medir su propio éxito, no estamos obligados a medirnos con las varas de los demás, si aceptamos las métricas que otros nos quieren imponer seguramente vamos a ser infelices, porque pueden no ser justas para nosotros.

Nadie nos ha dicho todo esto, ni nos lo han enseñado, no es algo que escojamos en la escuela, en nuestro hogar o en nuestro equipo deportivo.

De hecho, la mayoría de nuestros sistemas sociales y profesionales han generado sus propios parámetros para medir el éxito, y en la mayoría de las circunstancias nos vemos forzados a medirnos con éstos y hasta respetarlos y adorarlos.

Debes estar en el peso que marca la tabla de alturas, debes obtener buenas calificaciones en la escuela, debes hacer mucho dinero, debes vestir con ropa de marca reconocida por tu grupo de amistades o de tu gremio, debes comprar el coche que todos desean, debes acatar tal o cual autoridad, debes casarte antes de determinada edad y tener equis número de hijos.

Muchos de estas varas de medir que la sociedad nos impone, pueden ser útiles para nosotros, pero la mayoría son descartables y tratar de acoplarnos a éstas a rajatabla será seguramente motivo de angustias, frustraciones e inconformidades. Estas medidas del éxito no son absolutas ni obligatorias, pienso que no debemos limitarnos a ellas ni venerarlas tampoco. El dinero es muy útil y saca de muchos apuros, provee bienestar y paga las facturas, pero estimo que no debemos tomarlo como la medida del éxito. Por otro lado, tener poca preparación académica no hace que alguien sea una mala persona, eso no tiene nada que ver con el éxito, asistir a todos los servicios religiosos de una comunidad no hace moralmente a una persona mejor que las demás ni más valiosa, tampoco le otorga mayor decencia.

Cada cabeza es un mundo, y cada uno cuenta con la facultad y el derecho de escoger los parámetros del éxito que mejor le convengan, todos somos diferentes y tenemos escalas de valores muchas veces contrarias, por lo que no debemos dejar que nos impongan otros parámetros y especialmente por respeto no tratemos de imponer los nuestros a los demás porque todos tenemos orígenes, educaciones y paradigmas desiguales.

“No imponer nuestra escala de valores a los demás” bien podría ser una de las bases o principios de la tolerancia.»

Por supuesto, que cada quien podrá tener su parámetro para juzgar desde su particular punto de vista lo que el éxito representa para sí mismo, y así lo debemos respetar .

Me gustaría saber cuáles son los parámetros con que mides tu éxito, cuál es tu propia métrica, no la de tu grupo, la que a ti te gustaría que te reconocieran. Te voy a comentar algunos de los pobres y negativos parámetros de la medida del éxito que he ido escuchando y hasta aceptando a lo largo de varios momentos de mi vida:

Quién puede aguantar tomando más bebidas alcohólicas,

Quién conduce a más velocidad,

Quien tiene más novias o quién liga más,

Quién se avienta más alto a la piscina desde el balcón,

Quién gasta más dinero en artículos de marca.

En esta ocasión, me despido con una cita de Benjamin Franklin.

También puedes seguir mi podcast en itunes y/o Ivoox,. Te pido que me dejes un comentario de lo que opinas acerca del Podcast y  me pongas la mejor calificación que puedas en  itunes, esto le ayudará a este Podcast a tener mayor visibilidad en esta plataforma,. También puedes seguirme en Facebook:

https://www.facebook.com/TheManagersPodcast ¡Gracias!

8 Lecciones de los ricos para alcanzar finanzas sanas | 138

8 Lecciones de los ricos para alcanzar finanzas sanas. El título de esta emisión puede sugerirles o invitarles a interpretar que aquí voy a compartir secretos para que nos hagamos ricos, ya me gustaría a mí saber al menos una fórmula para hacer dinero fácil. Yo no creo que exista una fórmula para convertirse en millonario, porque sino ya muchos la estaríamos practicando, pero como este es un Podcast de desarrollo personal y profesional, voy más bien a comentarles un compendio de lecciones que recopilé en varios artículos y blogs acerca de los hábitos y disciplina que algunos Millonarios utilizan en su vida cotidiana para no solo alcanzar su riqueza, sino hasta para conservarla también. Y, siendo consistente con los paradigmas de este Podcast, con los temas que trato, voy a proponerles estas 8 lecciones que los ricos utilizan para alcanzar finanzas sanas y mantener su bienestar, pero más bien enfocado desde el punto de vista de los valores humanos, no tanto de los valores financieros.

  • CUANTO ANTES EMPIECES MEJOR. Cuando obtengas tu primera paga, cheque o ganes dinero por cuenta propia debes iniciar con una ahorro sostenido y planeado. Puedes invertir tu dinero en renta fija o variable, también en productos financieros, pero no solo asesórate con expertos, también trata de entender el funcionamiento de estas inversiones y lee cuanto puedas del tema financiero, trata de estar actualizado o actualizada para evitar que te puedan engañar o te salgan con cuentos chinos. Cuando se invierte prudente y sabiamente, la riqueza se empieza a construir con el paso del tiempo mientras los intereses trabajan y se reinvierte el capital.
  • AUTOMATIZA TUS AHORROS. Tú puedes ser tu propio enemigo si quieres alcanzar el éxito financiero. Es muy fácil procrastinar y descuidarse con aquello que debemos cumplir, evitemos caer en las tentaciones de gastar más de lo que tenemos asignado. La mejor forma de protegernos de nosotros mismos es automatizar nuestros ahorros. Esto significa programar transferencias regulares a nuestra cuenta de ahorros en base a un porcentaje de nuestro salario, o cada vez que recibamos un fondo de ahorros, aguinaldo, bono o reparto de utilidades; lo cierto es que todos estos incentivos tienden a desaparecer del mundo empresarial, pero ésta es una forma de forzarnos a evitar gastar en cosas innecesarias, y no tener malos hábitos financieros porque el dinero no pasa por nuestras manos, se va directo al ahorro.
  • NO CARGUES TARJETAS DE CRÉDITO CONTIGO NI PIDAS PRÉSTAMOS DE DINERO RÁPIDOS. Las tarjetas de crédito y los préstamos de empresas agiotistas o leoninas te van a cargar intereses altísimos que multiplicarán tu deuda exponencialmente, estas son una de las grandes amenazas para tu libertad financiera. Éstas te pueden arrastrar a la quiebra personal, te costarán mucho dinero en intereses, cargos innecesarios por manejos y mil conceptos que te cobrarán si te descuidas. Todo esto te evita por supuesto el ahorro y te aleja del bienestar económico. Los ricos no cargan tarjetas de crédito, y no porque no las necesiten, porque también son útiles para no cargar dinero consigo, pero no las portan más bien por principio de ahorro y como un hábito positivo. Evita la mentalidad del mínimo pago de la tarjeta de crédito, estos están diseñados para que tu deuda se incremente mientras sientes que vas cumpliendo, es un engaño disfrazado para que te creas responsable. Aprende a usar las tarjetas con habilidad, más que pagar caprichos y artículos innecesarios. Trata de generar y usar los puntos que algunos bancos te dan por su uso, comprométete a pagar todas tus tarjetas, a liquidarlas en su totalidad y de preferencia quedarte con una sola, una al menos sí es necesaria para pagar por ejemplo vuelos de avión por internet o reservar hoteles; sé prudente con el uso de tu tarjeta de crédito.
  • DEFINE TU ESCALA DE VALORES. Escribe una lista de las cosas que verdaderamente te importan, que de preferencia no se compren con dinero y ponlas en orden de importancia. El dinero es un valor, pero financiero, no es un valor humano. Muchos millonarios invierten en obras de caridad y ayudan al desarrollo de zonas marginales y empobrecidas.
  • TEN OBJETIVOS Y LUCHA POR OBTENERLOS. Los objetivos importan mucho, nos inspiran, motivan y nos dan un propósito. Ya es conocido que la gente rica siempre está concentrada en alcanzar varios objetivos específicos, no solo financieros, también académicos o profesionales. Muchos tenemos objetivos comunes, como pagar nuestros créditos hipotecarios, pagar nuestro fondo de retiro, liquidar proveedores o algún apalancamiento para el negocio, etc. Desafortunadamente, estos objetivos pueden verse más oscuros y difíciles de lograr combinados con todas las responsabilidades y estrés de la vida cotidiana. Cuando estos objetivos te perturban más que motivarte pierden el sentido y te pueden influenciar a empezar con malos hábitos financieros. Para hacer realidad tus objetivos, no te desenfoques y dedícales un momento para revisarlos y evaluarlos, dales prioridad y asígnales una partida de tus ahorros para liquidarlos hasta donde sea posible.
  • VIVE COMO POBRE. Yo interpreto que esta lección no hay que tomarla en el sentido literal de estar muriéndonos de inanición bajo un puente. Más bien, va por el lado de tratar de vivir y sobre todo de ser feliz con lo que uno tiene.  Hay muchos que no tienen dinero pero que pretenden ser lo que no son, viven por arriba de sus posibilidades y la mayoría de las veces a costa de estar endeudados y viviendo una situación precaria, todo por aparentar una bonanza económica de la que carecen. Claro que es fácil vivir por debajo de tus posibilidades cuando se tienen millones en la cuenta bancaria, pero aunque tengas mucho menos, te será de gran ayuda que establezcas hábitos para gastar lo mínimo y ahorrar, lo que te beneficiará en el largo plazo. La clave es adoptar la disciplina mental de “hacer más con menos” y no desviarte de tus objetivos, incluso cuando tus ingresos y posesiones se incrementen con el paso del tiempo.

«Trata de vivir y ser feliz con lo que tienes»

  • EDUCATE FINANCIERAMENTE. La mayoría de los millonarios e inversionistas exitosos ocupan mucho de su tiempo estudiando y actualizándose en temas claves de sus empresas y del medio financiero-bursátil. Estos aprenden lo necesario para contar con un criterio personal, para no depender demasiado de sus asesores, además de que están al día de los movimientos y tendencias de su mercado. Yo sugiero mucho la lectura básica y  diría que hasta conocimiento indispensable del libro Padre Rico Padre Pobre” de Robert Kiyosaki.
  • EVITA LAS TENTACIONES Y LAS MALAS INFLUENCIAS. La tentación de vivir a lo grande y más allá de nuestras posibilidades está latente siempre allí donde estemos. Las publicidades de artículos caros, la televisión, los banners, los colegas del trabajo, los amigos y hasta los familiares, todos bien podrían mal influenciarnos si nos permitimos adoptar sus escalas de valores. Es muy difícil escaparse de las presiones para gastar y gastar solo por tratar de aparentar lo que los demás consideran como bueno y válido dentro de sus escalas de valores. Si no sabemos decir que no, y seguimos el ritmo desenfrenado de gastos de nuestras amistades y grupos sociales nos sobregiraremos y acumularemos deudas que difícilmente podremos enfrentar; y si no nos hemos gastado ya nuestros ahorros tampoco ahorraremos más y nuestra seguridad financiera se pondría en jaque. La recomendación es que nos forcemos a nosotros mismos a evitar las influencias negativas tanto como podamos. Esto se traduce en gastar solo en lo indispensable, en no ir a centros comerciales si no podemos resistir la tentación de gastar, no asistir a reuniones de grupo a restaurantes y centros nocturnos caros, ni compremos cursos que ya sabemos que no vamos a concluir. Vivir dentro de nuestras posibilidades es una de las claves del éxito.

Al final, todo el éxito de alcanzar un bienestar y estabilidad financiera se resume en ser constantemente disciplinados y con la determinación suficiente para sostenernos haciendo las cosas correctas para acumular la riqueza que podamos y lograr retirarnos tempranamente. La gente financieramente responsable y exitosa no construye su bienestar por accidente o de la noche a la mañana.

Cita del escritor alemán Johann Wolfgag von Goethe.

¡ Gracias por escuchar y compartir este Podcast !

Causas del estrés y formas de superarlo (Parte 1) | 134

  • Causas del estrés y formas de superarlo (Parte 1). Mucha gente vive y reconoce el estrés como parte de su rutina diaria, éste es muchas veces inevitable, pero, sin un mínimo de estrés tampoco podríamos funcionar apropiadamente, porque el estrés es de alguna forma necesario para empujarnos o apresurarnos a alcanzar nuestras metas en la vida cotidiana. Pero, como todos sabemos un estrés excesivo puede contribuir al desarrollo de males tanto físicos como mentales, tales como la alta presión, dolores de cabeza, enfermedades cardiovasculares, úlceras, ansiedad, insomnio, fatiga crónica, depresión y hasta obesidad.Debemos reconocer que el estrés es en muchas ocasiones inevitable, por lo que aprender debidamente a reconocerlo, saber sus causas, y controlarlo nos será de gran ayuda para prevenir sus críticos efectos debilitadores y lograr un mejor desempeño y hasta disfrute de las horas de trabajo.En esta primera de dos partes, voy comentar las causas que pueden provocar el estrés, para aprender a reconocerlas, en la siguiente emisión hablaré de varias formas de manejar, revertir y superar estos efectos negativos que nos estresan.
  • Saber lo que provoca tu estrés es un gran paso para primero atacar esa causa y segundo para no volver a repetirla en el futuro. Las tres principales causas que en general producen estrés, según mi punto de vista, son el dinero, el amor y el tiempo.
  • En épocas de crisis y de dificultades económicas, se acepta que el dinero nunca es suficiente, ni alcanza para todo lo que queremos; pero además de los gastos necesarios para la vida diaria, tener varias tarjetas de crédito al límite de sus capacidades, una hipoteca en curso, o créditos diversos abiertos, tales como el de un coche o la inversión para un negocio son causas que pueden generar un alto grado de estrés.En el caso de las tarjetas de crédito, pensemos bien cada vez que las vayamos a usar, preguntémonos antes de cada compra si lo que vamos a adquirir es realmente necesario, luego, tratemos de liquidarlas y tener SOLO UNA. Por otro lado, las hipotecas son una forma convencional de adquirir una vivienda cuando no se tiene todo el dinero para pagarla de contado, y están bien, pero si se puede alcanzar una salud financiera, esto es, gastar menos dinero del que se ingresa, se podrán ir haciendo ahorros que aunque pequeños los podamos usar para amortizar esa vivienda, o lo que es lo mismo pagar anticipadamente a capital para reducir el monto de nuestra deuda y por lo mismo la cantidad de intereses.Adquirir un coche también puede estresarnos la vida si lo compramos a crédito. Paradójicamente, la falta de coche también puede estresar, para muchos éste es más conveniente que otros medios de transporte y teniendo uno se liberan del estrés. Comprar un automóvil puede ser una real necesidad o hasta un capricho. A mí me gustan mucho los coches, casualmente los más caros, yo creo que como a todos, pero debemos saber decidir entre el coche que realmente necesitamos y el que nos gustaría tener. Pagar un coche a crédito que tiene características que no necesitamos y que lo encarecen puede generar más disgustos que un gusto y provoca estrés.
  • Cuando se inicia un negocio, se necesita empezar con una inversión mínima, y ya sea que se emprenda con recursos propios y sobretodo ajenos (préstamos o financiamientos) se generará un normal estrés. Las causas de este estrés se deben al desconocimiento de las circunstancias que surgirán durante las operaciones del negocio, aún a pesar de que tengamos experiencia en el medio, porque no podemos prever los azares del destino, nadie tiene una bola mágica. Una forma de minimizar y controlar el estrés es tener preparado con anticipación un Plan de Negocio con su Modelo Financiero, el cual considere el monto total de inversión y todos gastos de operación necesarios para que se tenga un mínimo de certidumbre de cómo podrá desarrollarse ese Negocio en sus inicios. El mejor conocimiento previo que podamos tener del negocio, de sus operaciones y de su entorno nos proveen del mínimo estrés necesario, porque un desconocimiento grande solo puede desencadenar una crisis emocional.
  • El amor es otra de las principales causas de estrés que se deben reconocer, éste tema no está dentro de mis grandes experiencias, ni es tópico de este Podcast, no puedo aportarles más porque no estoy adoctrinado en el tema, solo puedo decir que el Amor no correspondido o mal controlado puede elevar los niveles de estrés a grados muy críticos. Cada quien debe darse cuenta de ello, buscar dominarlo y tratar de que no les afecte en otros ámbitos de su vida.El mal manejo del tiempo, o falta de planeación y programación son causas que también estresan a quienes no están preparados. A todos nos gustaría tener más tiempo para poder acabar nuestras actividades y tareas, entregar nuestros proyectos a tiempo, liquidar nuestras deudas en punto, no malgastar horas de nuestro tiempo personal en trabajo de la empresa, aprovechar nuestro tiempo libre y por supuesto disfrutar de la juventud, de la madurez o también de la vejez.El tiempo aunque tiene un costo, puede ser alto o bajo, depende de cada quien, no es un insumo renovable; el tiempo por el que uno cobró hace diez años no es el mismo que el de ahora, hoy hasta puede ser más caro. La edad que tenía hace diez años no volverá a mi línea de vida, ese tiempo no lo puedo recuperar ni con todo el dinero del mundo.
  • Ese conocimiento que tenemos acerca de la finitud de nuestro tiempo, y el saber que una pérdida, un desperdicio o un mal uso de ese tiempo nos provoca estrés.

    Un uso planeado, apropiado y controlado de nuestro tiempo no garantiza que no tengamos estrés, pero sí contribuye en gran medida a disminuirlo y por supuesto a disfrutarlo, aprovechemos entonces cada segundo, haciendo de preferencia lo que nos guste y enriquezca.

  • Cita del filósofo romano Boecio.

Seguir leyendo Causas del estrés y formas de superarlo (Parte 1) | 134

Cómo remplazar la envidia por hábitos positivos | 131

  • Cómo remplazar la envidia por hábitos positivos. Técnicas útiles que pueden remplazar la envidia con hábitos mentales más productivos que nos hagan sentir más positivos.
  • Muchos de nosotros hemos experimentado en nuestras vidas sentimientos normales de envidia y celos. Además de ser un pecado capital, la envidia se diferencia de los celos porque usualmente se manifiesta cuando deseamos algo que no tenemos. Con la envidia podremos encontrar muchas y diversas formas de menospreciar o descalificar a quien sí tiene eso que deseamos.
  • Cuando en el lugar de trabajo alguien cuenta con privilegios que nos gustaría tener, sentimos natural envidia, pero cuando ese alguien posee cualidades personales que envidiamos, esas que no se pueden adquirir fácilmente, tales como el talento, el carisma y hasta la buena presencia física, tendemos a descartar el valor de esas cualidades y hasta tratar a estas personas con desprecio. Algunos se sienten mejor disminuyendo los logros de aquellos a los que envidian, incluso utilizando frases como “ha tenido suerte”, “es el favorito del Jefe” o “estuvo en el lugar y en el momento preciso”. Con este tipo de aseveraciones, no solo se pone en cuestión la capacidad de la persona que se envidia, también del o los responsables de tal decisión y se pone en tela de juicio la legitimidad de toda la empresa. Se puede decir que quien profiere estos comentarios es una persona reactiva, alguien negativo, y aunque alguna vez podría tener razón, debe saber callarse.
  • Otra manifestación de la envidia es el distanciamiento, mucha gente tiende a alejarse del objeto de su envidia. Aunque los rivales profesionales se pueden retar unos a otros amigablemente, los envidiosos son propensos a tener dificultades para aprender de sus colaboradores y competidores, sobre todo a trabajar con estos en equipo, prefieren evitarlos , esto provoca tensiones y hasta fracturas de grupo.
  • Cómo remplazar la envidia con hábitos positivos.

  • Cómo podemos hacer para evitar o minimizar este reactivo sentimiento de envidia, voy a sugerirles unas cuantas técnicas que he encontrado las cuales pueden remplazar la envidia con hábitos mentales más productivos que nos hagan sentir más positivos:
  • Trata de descubrir lo que provoca tu envidia. La clave es reconocer las circunstancias y cualidades por las que otros desencadenan tu envidia.

  • No te fijes en los demás, concéntrate en ti mismo y en tus acciones, tratando de lograr tus objetivos uno tras otro. Hay que evitar las comparaciones, si alguien gana más dinero y trabaja la mitad que tú, no lo envidies o descalifiques. Desconoces todas las circunstancias de esto, probablemente, tendrá una mayor carga de responsabilidades, eso no lo sabes al cien por ciento. Procuremos concentrémonos en lo nuestro, en hacer que las cosas sucedan y sean tangibles nuestras acciones.
  • No te fijes en los demás, concéntrate en ti mismo y en tus acciones, tratando de lograr tus objetivos uno tras otro.

  • No dependas del reconocimiento de los demás. Aunque alcances un éxito que consideres merezca un aumento de sueldo, premio, condecoración o hasta una aplauso público, no te quedes esperándolo, muchas veces por «n» circunstancias, o hasta por envidia no se te dará el reconocimiento debido. Debes estar seguro de lo que has hecho, emocionalmente tranquilo y saber que algunas veces alguien más podrá recibir ese reconocimiento y tu siendo mejor permanecerás al margen y hasta te sentirás despreciado(a).
  • Reconoce los méritos de los otros. Aunque la envidia es un sentimiento feo, todavía se puede transformar en un aliciente para la buena competencia. Si un compañero recibe una promoción, esta puede servirnos de acicate para despertar de algún letargo o momento de pasividad. Debemos activarnos, analizar las causas del éxito ajeno y tratar de alcanzar nuestro máximo potencial de trabajo. Felicitemos a esa persona con un rostro relajado, sin adularla, reconozcámosla como un ejemplo, imitemos aquellas cosas positivas que le admiremos en lugar de exponernos como alguien envidioso.
  • No acapares recursos para ti mismo. No creas que porque no compensas económicamente a tu equipo, o porque haces acopio de recursos y no los compartes tienes garantizado el éxito, todo esto provoca envidias, resentimientos y rompe las relaciones que muy seguramente necesitarás en un futuro. Reconocer debida y justamente a tu gente, compartir recursos con otros grupos, departamentos y hasta con la competencia te saca del aislamiento, te hace un líder reconocido, lograrás reciprocidad en lugar de generar envidias, y provocarás una necesaria y positiva colaboración, tanto a nivel de tu grupo como a nivel externo.
  • Si quieres que te envíe el texto completo del audio de esta y otras emisiones de este Podcast, solo tienes que ponerte en contacto conmigo y con mucho gusto te lo envío por e-mail.
  • La entrada y la salida musical es de Kevin MacLeod de Incompetech.com
  • En este episodio me despido con una frase anónima.

Seguir leyendo Cómo remplazar la envidia por hábitos positivos | 131

Efectos positivos en las hijas e hijos de madres trabajadoras | 128

  • Efectos positivos en las hijas e hijos de madres trabajadoras. Las mujeres trabajadoras son más propensas a criar hijas exitosas así como hijos más cuidadosos y empáticos.
  • Les voy a compartir algunos de los interesantes resultados que un reciente estudio que dirigió la profesora de la Escuela de Negocios de Harvard Kathleen L. McGinn y su equipo encontraron, descubriendo que las madres trabajadoras podrían estar desempeñando un mucho mejor rol como madres educadoras del que ellas mismas creían hacer. Creo que las Madres trabajadoras estarán muy complacidas en escuchar estos novedosos resultados porque seguramente están preocupadas por el futuro de sus hijos.
  • Las mujeres cuyas madres han trabajado fuera de casa son más propensas a poder ser contratadas, teniendo mayores posibilidades de desempeñar funciones de más responsabilidad en esos empleos, y ganar mucho mejores sueldos, comparadas con aquellas mujeres cuyas madres hayan estado a tiempo completo en casa. Por su parte, los hombres criados por madres trabajadoras serán más propensos a ayudar en las labores del hogar y ocupar más de su tiempo extralaboral haciéndose cargo de sus hijos u otros miembros de la familia.Estos resultados son elocuentes, y son el reflejo de la realidad en los 24 países desarrollados donde se realizaron estas encuestas.
  • Kathleen McGinn comenta que: «Hay muy pocas cosas que conozcamos, que tengan un impacto tan claro en la desigualdad de género como ser criado o educado por una madre trabajadora».
  • En un estudio previo que la misma McGinn desarrolló junto con la profesora Katherine Milkman de la Escuela de Negocios de Warthon, encontraron que por ejemplo, las Abogadas eran más propensas a escalar jerárquicamente en una Firma de Abogados, y menos propensas a renunciar cuando tienen Socias como mentoras y como modelos a seguir. Estas investigadoras se cuestionan cómo es que estos roles no tradicionales influencian la desigualdad de géneros en casa, tanto en términos de oportunidades profesionales como del reparto de responsabilidades en casa.
  • Los vínculos entre el hogar y el lugar de trabajo se están haciendo cada vez más críticos mientras se van teniendo dos ingresos familiares. McGinn comenta que:

    “tendemos a hablar cada vez más de la desigualdad en lugar de trabajo, pero la inequidad en Casa todavía está estancada».

  • Para matizar el efecto global que tienen las madres trabajadoras, estas investigadoras indagaron datos del Programa internacional de investigación social, en un estudio llamado “Familia y Roles de Género intercambiados”, donde se incluían muchas preguntas relativas a actitudes de género, vida hogareña y carrera profesional. Estas investigadoras estaban básicamente interesadas en una pregunta clave: ¿Alguna vez tu Mamá trabajó remuneradamente después de que naciste y antes de los 14 años?.
  • McGinn enfatizó: “A nosotras realmente no nos importó si estas madres trabajaron pocos meses durante un año, o si trabajaron 60 horas a la semana durante toda su infancia. No estábamos tan interesadas en si su madre había trabajado intensamente como profesional, más bien queríamos saber si tuvieron un Modelo de Madre que desempeñó un rol ejemplar demostrando productividad tanto dentro como fuera de casa».El equipo de investigación estaba interesado en encontrar si el hecho de haber crecido con una Madre trabajadora influenciaría factores tales como el empleo, los puestos de responsabilidad y supervisión, los ingresos económicos, el reparto de labores domésticas  y los cuidados hacia otros miembros familiares, sobre todo el de los hijos.13,326 mujeres y 18,152 hombres de 24 países desarrollados llenaron la encuesta. Los investigadores basaron sus análisis en respuestas registradas entre las encuestas de 2002 y 2012. Categorizaron a los países de acuerdo a sus actitudes hacia la igualdad de género, tanto en casa como en el lugar de trabajo.Otros datos mostraron que los hombres eran tan propensos a desempeñar trabajos de supervisión fuesen o no hijos de madres trabajadoras. Pero las mujeres criadas por madres que trabajaron fuera de casa eran más propensas a supervisar personal en el trabajo y lograr mayores responsabilidades.

    Los datos demostraron que los hombres criados por una madre trabajadora no ganaban más ni menos salario, pero las mujeres criadas por madres trabajadoras si obtenían mayores ingresos que aquellas mujeres cuyas Mamás habían estado de tiempo completo en casa. La única excepción: Mujeres que reportaron actitudes conservadoras hacia la igualdad de género, esto es que aceptaban “como apropiado” su papel de Madres de tiempo completo sin trabajar fuera de casa. Solo en situaciones en que el Hombre genera  los ingresos suficientes y sobrados es que el efecto o necesidad de «mamá trabajadora» se reduce, notándose más conservadora. Esto es, que mientras el hombre pueda sostener decorosamente a la familia ambos cónyuges prefieren que la Madre se quede en casa, esto no significa que ella no trabaje o no sea productiva porque es una  ardua labor no remunerada que el hombre tiene que saber valorar, reconocer y apoyar.

  • Y en cuanto a esos hombres cuyas madres siempre trabajaron fuera de casa, éstos estaban más dispuestos a contribuir con los quehaceres en el hogar y brindar más de su tiempo extralaboral para cuidar a otros miembros de la familia, principalmente a los hijos.
  • Los hombres que vieron a sus madres trabajar fuera de casa tienden a ser más cooperativos en las labores domésticas y a entender los roles de sus parejas (tanto en el de casa como el del trabajo), también suelen ser más empáticos, esto es, se ponen en el lugar de su pareja y comprenden más su posición.

  • McGinn comenta que: “Lo que se ha creado como un modelo para que los hijos crezcan y maduren con una mentalidad de igualdad de género, fue la idea de que compartan el trabajo de casa. (los hijos varones)”.Las mujeres criadas por madres trabajadores proveen la misma cantidad de su tiempo para cuidar a sus hijos y otros miembros de la familia que aquellas mujeres criadas por madres que estuvieron todo el tiempo en casa. De todas formas, cuando segmentaron en gente que solo tiene hijos en casa, encontraron que las mujeres que fueron criadas por madres trabajadoras de hecho pasan más tiempo con sus hijos, esto se puede deber a que a ellas les hubiera gustado que sus madres trabajadoras hubiesen podido pasar más tiempo con ellas cuando eran menores.
  • McGinn explica que todavía hay muchos sentimientos de culpa en aquellos hogares donde el Padre y la Madre trabajan fuera de casa, porque sienten que descuidan su labor de Padres.  Lo que esta investigación nos arroja es que mientras se trabaje fuera de casa, no solo se contribuye a la economía familiar proveyendo los ingresos, además se ayuda uno mismo tanto en el desarrollo profesional como el emocional, siempre y cuando tu empleo te satisfaga plenamente. Con esto también contribuyes en el desarrollo de tus hijos, porque les pones el ejemplo y se demuestra la forma en que uno desempeña sus funciones tanto en el trabajo como en el núcleo familiar.Que tanto la madre como el padre trabajen fuera de casa y se repartan las labores domésticas demuestra a los hijos la igualdad de géneros. No hay mejor forma de transmitir educación y valores que poniendo el ejemplo. Yo respeto a todas aquellas mujeres que prefieren estar en casa de tiempo completo para sus hijos, mientras su pareja sale a trabajar, esto me parece  correcto siempre y cuando los dos estén de acuerdo, a veces, debido a circunstancias externas, los roles se invierten forzosamente y el padre es quien se queda en casa con las labores domésticas mientras la mamá sale a trabajar, son situaciones particulares que muchas veces no se escogen, solo suceden por circunstancias fortuitas y tienen que valorarse en su justa medida, las condiciones pueden cambiar en cualquier momento y los cabezas de familia tienen que estar conscientes y aceptar la situación tal como es, y transmitirlo debidamente a los hijos, si los hay.
  • Cita de Dawn Sandomeno @DawnSandomeno

Seguir leyendo Efectos positivos en las hijas e hijos de madres trabajadoras | 128

¿Qué me compro, un Lamborghini o un Ferrari? | 125

  • ¿Qué me compro, un Lamborghini o un Ferrari? La historia de emprendimiento del italiano Ferruccio Lamborghini, y cómo obtuvo su motivación de Enzo Ferrari para desarrollar el diseño y fabricación de uno de los coches deportivos más potentes y espectaculares del mundo automotriz.
  • Ferruccio Lamborghini nació en Italia en 1916, desde temprana edad demostró su fascinación por las máquinas y los motores.  Durante la Segunda Guerra mundial se alistó en la Armada siendo enviado a la Isla Griega de Rodas, donde afortunadamente vio muy poca acción; debido a que esa isla estaba básicamente relegada del resto del conflicto, fue así como pudo sobrevivir sin mayores peligros, trabajando como mecánico, reparando camiones, coches, motocicletas y equipos que le enviaban para ponerlos de nuevo en acción, y en una época de conflicto bélico, desabasto y carencias, las reparaciones tenía que realizarlas en su gran mayoría con piezas re-usadas y hechizas. El joven Ferruccio Lamborghini llegó a ser conocido como el Mago de la Improvisación Mecánica, llegando a ser altamente demandado por sus habilidades para reparar motores.Al término de la Guerra, Lamborghini regresó a su casa, cerca de Módena en el Norte de Italia. Emprendió un taller de reparación de coches y motocicletas. Como buen Emprendedor, pronto se dio cuenta de la gran necesidad que esa zona requería de tractores para el arado, él aprovecho esta urgencia.  Se puso a trabajar y descubrió que podía producir un tractor por mes utilizando las piezas de vehículos militares en abandono. La pujante economía italiana requería cada vez más tractores de gran calidad para impulsar su crecimiento. Entonces, Lamborghini empezó a fabricar sus propios motores para tractores. Su negocio llegó a prosperar tanto que en el año de 1960 alcanzó una producción que superaba los 400 tractores al mes. En ese mismo año inició la expansión de su empresa manufacturando además de tractores, equipos de calefacción y aire acondicionado, logrando alcanzar un gran éxito comercial además de construirse también una notable Marca Personal y empresarial, con su apellido por delante.Siendo ya un empresario próspero, Ferruccio adquirió un Ferrari 250GT, uniéndose con esto al pequeño y exclusivo grupo de personas que en la época podían darse el lujo de tener un Ferrari en su cochera.Según el mismo Ferruccio, ese Ferrari 250GT le dio muchos problemas desde el principio, sobre todo por el mal funcionamiento clutch o embrague, le fallaba constantemente; estaba muy decepcionado por haberlo comprado, y también frustrado de que un coche de esa categoría no funcionara como debía.

    En una entrevista que Ferruccio le concedió en 1991 a la revista británica Thoroughbred & Classic Cars  (Pura-Sangres y Coches clásicos) Lamborghini describió cómo decidió trasladarse hasta la cercana fábrica de Ferrari donde solicitó hablar personalmente con el mismo Enzo Ferrari.

    Enzo no tenía tiempo para atender a un fabricante de motores agrícolas y simplemente lo despachó.

    Ferruccio dijo: “Decidí hablar con Enzo Ferrari. Me hizo estarle esperando allí durante mucho tiempo. Pero, en cuanto lo vi, me quejé: Ferrari, tu coche es una basura».

    Il Commendatore (o el comandante) estaba por supuesto furioso y le respondió: “Lamborghini, tú sabrás manejar un tractor, pero nunca podrás conducir apropiadamente un Ferrari”.

    Ferruccio agregó: «Este fue el punto en donde finalmente decidí construir el coche perfecto. Ferrari jamás me volvió a hablar.  Admito que era un Gran Hombre, pero era muy fácil hacer que se molestara».

    La Empresa de Lamborghini pasó muchas dificultades durante la crisis energética de los años setentas, y tuvo varios tropiezos financieros, hasta que finalmente se vio obligado a ceder la compañía a otros accionistas.

    En esa misma entrevista de 1991, Ferruccio comentó: “Después de todo, sigo aquí en Italia. Celebrando el quincuagésimo aniversario de La Empresa que nació por el deseo de enseñarle a un ignorante Enzo Ferrari LA MADRE DE TODAS LAS LECCIONES. Y, contra todos los pronósticos, Il Automobili Lamborghini sigue aquí, haciendo olas, sobrepasando los límites, aún alterando y perturbando al Establishment (o sea al orden reinante). Y sí, este automóvil todavía sigue provocando que los adultos gateen como niños cuando posan sus ojos incluso sobre el más antiguo de uno de estos modelos” (sic).

    Lamborghini decidió que no había nada que Ferrari hiciera que él mismo no pudiese hacer mejor. Decidió a partir de ese momento construir su propio coche deportivo con un motor de 12 cilindros en V. Para este diseño, contrató a un talentoso ingeniero llamado Gianpaolo Dallara, quien había trabajado previamente con Ferrari en el desarrollo de otro motor V12.

    Hoy se conoce que las cifras de ingresos de Automobili Lamborghini alcanzaron por ejemplo en el ejercicio de 2012 casi 500 millones de Euros.

    Esta me parece la inspiradora historia de una persona de clase media, proveniente de una familia de granjeros, que como Emprendedor logró posicionarse como un Ejecutivo cuyo valor intrínseco alcanzó una millonaria rentabilidad.

    No quiero decir con todo esto que si nuestro coche nos falla, no nos convence o no nos gusta, empecemos nuestra propia compañía de coches para competir con las demás. Aquí, lo que pretendo es rescatar más bien el ideal de Lamborghini, aprender de la creatividad y pasiones que pueden surgir a partir de una insatisfacción con un producto, o de notar y encontrar unas carencias de mercado para satisfacerlas y aprovecharlas como nicho de mercado.

    Pero ¿qué hizo Lamborghini para diferenciarse del resto, para posicionarse como Marca y lograr un Gran éxito.

    Primero. Retó los convencionalismos del status quo, pensando en crear algo único que superara las expectativas de los potenciales clientes.

    Segundo. Tomó la iniciativa para diseñar y producir algo que fuese mejor que los mejores. Tuvo determinación y carácter, hizo que las cosas sucedieran.

    Tercero. Aplicó su creatividad y también se decidió por aprender (porque no lo sabía todo), arriesgó (porque ya tenía una empresa productiva, un posible fracaso podría perjudicarle los logros ya alcanzados), colaboró (porque también contrató a un Ingeniero de Ferrari, tuvo ese detalle de humildad para no creerse que él solo podría con todo) y tuvo dignidad (para poder ceder o traspasar a otras manos la compañía en los momentos económicamente más críticos), tuvo sabiduría para dejar ir la compañía, y ese trago habrá seguramente sido el más amargo de su próspera carrera.

  • Cita del mismo Ferruccio Lamborghini.

Seguir leyendo ¿Qué me compro, un Lamborghini o un Ferrari? | 125

10 Características de un buen conversador | 121

  • 10 Características de un buen conversador. Sugerencias para llevar conversaciones de forma que nuestros comentarios y gesticulaciones sean respetuosos y proyectemos una positiva Imagen  y buena Marca Personal.
  • ¿Quién es un buen comunicador?, o ¿Quién puede ser un buen conversador?, ¿Qué características tiene una persona que sabe mantener una plática en tono positivo y agradable?Un buen conversador tiene varias características, y en esta ocasión voy a mencionar solo diez (10):
    1. Un buen conversador es aquel quien puede hacer llegar su mensaje sin controversias, sin entablar discusiones, tenga o no la razón.
    2. El conversador moderado impone «no sus razones», sino «la razón», o sea su capacidad para establecer conceptos y obtener conclusiones, logra convencer a la gente de que cambie su punto de vista sin dañar la relación; con: amabilidad y compasión,  esto es, muestra respeto por la otra persona a pesar de no compartir las mismas ideas, conceptos y valores.
    3. Es aquel quien puede expresar su opinión con honestidad, pero sin esgrimir, esto es: sin desenvainar la espada, evitando ser brutalmente honesto porque sabe que puede ofender, y como dice un dicho: “Piensa todo lo que digas y no digas todo lo que piensas».
    4. Un excelente conversador es el que logra comunicarse haciendo que su interlocutor perciba que sus opiniones han sido escuchadas, tomadas con respeto y honestidad. Este conversador evita en todo momento las risas sarcásticas,  y quienes lo escuchan no sienten que sus ideas han sido aplastadas o negadas, o que solo les han dado por su lado.
    5. Un magnifico conversador transmite la sensación de estar interesado y respetar hasta con los gestos a la otra persona: “No es lo que digas, sino como lo digas”. Muchas veces no es lo que dices sino lo que la gente escucha e intuye por los gestos.
    6. Un buen conversador nunca usa un tono petulante y altanero, además evita hablar pontificando, como si tuviera la verdad universal.  A nadie le gusta que sus ideas sean rechazadas y ninguneadas, o sentirse despreciado con comentarios y gestos negativos Relaja el cuerpo, no manotees, no muevas los hombros ni la cabeza desaprobando, no alces los brazos para impresionar (eso solo funciona entre orangutanes y gorilas), te percibirán como agresivo, y, mientras tengas conversaciones sobre todo acaloradas, evita expresiones tales como: Tú tienes que, o siempre debes de, tú no sabes, , nunca hagas tal cosa, NO, No, no, y dirigiendo o apuntando con el dedo; procura un lenguaje indirecto tal como: Podrías considerar, y si también evalúas tal cosa, me parece  muy interesante y además X, Y o Z.
    7. Cuando un buen conversador domina un tema no abusa de este conocimiento ni lo usa para pasar sobre lo demás, ni los menosprecia, ni señala las carencias ajenas, no abusa de su  superioridad en ese sentido, es gentil y sobretodo trata de agregar valor aportando su conocimiento desinteresadamente, ¡cuando se lo pidan!.
    8. Un buen conversador retroalimenta, da su feedback utilizando estrategias inteligentes, puede hacer comentarios en forma de pregunta como: ¿has analizado tal alternativa? ¿Podrías considerar hacer tal cambio? ¿Y qué pasaría si agregamos tal cosa?
    9. Los conversadores profesionales nunca se sienten ofendidos, molestos o enojados cuando sus opiniones se cuestionan, o cuando sus comentarios se rechazan o se ponen a debate.
    10. Un gran conversador escucha, piensa y es abierto, se comporta como un comunicador diplomático,  evita decir cosas de las que luego pueda arrepentirse, conscientemente escoge cuándo, cómo y dónde estar en desacuerdo. Este conversador demuestra una apariencia relajada, aunque no lo esté interiormente, su lenguaje corporal dice mucho de su resistencia, temple, carácter y categoría, ahora le llaman comúnmente “Poker face”. Un excelente conversador es el que logra comunicarse haciendo que su interlocutor perciba que sus opiniones han sido escuchadas, tomadas con respeto y honestidad. Este conversador evita en todo momento las risas sarcásticas, y quienes lo escuchan no sienten que sus ideas han sido aplastadas o negadas, o que solo les han dado por su lado.
  • Como cita, pongo un dialogo de la Serie televisiva de la cadena norteamericana CBS:  «The big bang theory».
  • Entrada y salida musical del compositor Kevin MacLeod de Incompetech.com

Seguir leyendo 10 Características de un buen conversador | 121

Una reflexión para disfrutar hasta del trabajo | 120

  • Una reflexión para disfrutar hasta del trabajo. Cuento una historia que nos ayuda a valorar el trabajo que entregamos y por el cual no obtenemos reconocimiento alguno.
  • En esta emisión quiero compartirles un interesante cuento, lo obtuve del magnífico libro “La Ecología Emocional” de los autores María Mercè Conangla y Jaume Soler.
  • Cuenta la historia que había un hombre que peregrinaba por todo el mundo, poniendo mucha atención en todo aquello que veía e iba descubriendo a su paso por cada región. Un día, llegó a un pueblo muy especial.  Antes de entrar, descubrió una vereda que le llamó mucho la atención por el hecho de que estaba tapizada de un verde maravilloso, cubierto de árboles y coloridas flores.  Tomó aquel camino y llegó hasta una valla o reja como de madera con una puerta de bronce entreabierta, la que lo invitaba como a entrar.Este hombre, traspasó el Portal y empezó a andar lentamente entre unas piedras blancas que estaban distribuidas como al azar entre los árboles, descubriendo que tenían inscripciones. Se agachó para ver una inscripción y leyó: Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 6 días. El peregrino se dio cuenta de que estaba en el cementerio del pueblo. Se impresionó al darse cuenta que no eran simples piedras, sino lápidas.  Este hombre sintió pena por ese niño muerto tan joven y con curiosidad fue leyendo varias lápidas a su alrededor; acercándose a la siguiente piedra pudo leer que decía: Kalib, vivió 5 años, 8 meses, 3 semanas y 3 días.Al seguir leyendo, se dio cuenta de que todas las piedras tenían inscripciones similares, un nombre y un tiempo de vida exacto por cada persona enterrada, pero lo que lo conmocionó aún más fue descubrir que en ese maravilloso paraje solo estaban enterrados niños, y se estremeció al ver que la persona enterrada que había vivido más tiempo solo tenía once años y pico.

    Terriblemente triste y abatido, se sentó frente a la puerta del lugar a pensar y reflexionar sobre ¡qué extraña desgracia podía haber sido la causa de la muerte de tantos niños!. Entonces, un viejo que venía caminando por aquella senda se dirigió hacia él y al verlo abatido le preguntó qué le pasaba, y si lo podía ayudar.

    El peregrino le cuestionó: ¿Qué ha pasado en este pueblo?, ¿qué terrible catástrofe habrá sucedido?, ¿porqué hay tantos niños enterrados en este lugar?. ¿Cuál es la terrible maldición que habéis sufrido en esta Ciudad que ha obligado a construir un cementerio para menores?

    El anciano al escuchar esto, sonrió y le dijo: Puede usted serenarse, no hay tal maldición. Lo que sucede es que aquí tenemos una vieja costumbre. Déjeme contarle: Cuando un joven alcanza la edad quince años, sus padres le regalan una libreta, como esta que yo llevo aquí, es parte de nuestra cultura y tradición local. A partir de esta edad, de los quince años, cada vez que gozamos intensamente de una cosa, o vivimos un momento único y especial, sentimos amor, paz o felicidad, anotamos esta vivencia en la libreta y cuánto tiempo duró ese gozo. ¿Conoció a su novia y se enamoró de ella?, ¿cuánto tiempo duró esa pasión y sobre todo el placer de conocerla?, ¿una semana, dos meses, tres años?, ¿cuánto duró su primer beso y cuánto tiempo después sigue recordándolo con gusto?. ¿Cuántos éxitos ha disfrutado aunque no le hayan sido remunerados económicamente?, ¿cuántas veces disfrutó por el trabajo bien hecho que entregó a pesar de no haber sido reconocido?, ¿cómo se sintió cuando sus hijos hablaron por primera vez y se dirigieron a usted por su nombre?, ¿cuánto disfrutó cuando le dijeron que lo valoraban por apoyar y ayudar desinteresadamente a los demás?. ¿Cuánto tiempo disfruta cuando escucha que le dicen “Gracias por todo”?. ¿Cuánto gozó cuando se casó?,  ¿cuántas veces disfruta cuando se levanta y está animado para enfrentar el día por delante?, a pesar de que pinte difícil.

    ¿Cuánto duró el disfrute de todos estos eventos?, ¿Segundos, Minutos, Horas, Días, Semanas?

    Así es como vamos anotando en la libreta cada momento de felicidad y disfrute, y cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar todo el tiempo registrado que haya disfrutado, con plenitud de sentido y conciencia para escribirlo sobre la lápida. Este, Amigo mío, es para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido.

  • Cita del publicista y autor norteamericano William Feather.
  • Entrada y salida musical del compositor Kevin MacLeod de Incompetech.com

Seguir leyendo Una reflexión para disfrutar hasta del trabajo | 120

Cómo estar a la altura de las expectativas | 119

  • Cómo estar a la altura de las expectativas. Solo mejorando lo que nuestros Jefes o Clientes esperan de nosotros es como mejoraremos nuestra Imagen y Marca Personal.
  • ¿Qué sucede cuando por ejemplo le recomendamos a un amigo una  película de cine? y le decimos: «Mira, esta es la mejor Película que he visto, la trama es excelente, las actuaciones merecen los premios de la Academia, la adaptación del tema es inmejorable y la Dirección es soberbia».¿Qué pasa cuando le recomendamos un taller automotriz a un compañero? y le decimos: «Creo con toda certeza que no encontrarás otro lugar con mejor servicio, calidad y precio, y que la experiencia de llevar allí tu coche a reparar o darle servicio te será insuperable».
  • Cuando exageramos o magnificamos lo que creemos provocamos un efecto de rechazo inmediato en quien queremos convencer. La primera reacción de cualquiera es no aceptar aquella idea al cien por ciento, aún antes de ver, probar o sentir lo que les sugerimos; todos tendemos a rechazar completa o parcialmente lo que nos quieren inducir como modelo, porque está intrínsecamente arraigado en nuestra naturaleza humana. Lo que a uno le pueda regocijar totalmente no necesariamente tiene que convencer a los demás, cada quién tiene su criterio particular y juzga de acuerdo a sus experiencias y gustos.
  • Cuando un cliente siente que el resultado de su adquisición supera sus expectativas, que muchas veces son las más altas y exigentes, la percepción de éste será la más elevada. Si el resultado es inferior a sus expectativas la percepción de la calidad será baja y muchas veces la reprobará hasta injustamente, haciendo comentarios muy negativos, aunque el producto o servicio sea normalmente bueno.
  • A todos los profesionales se les exige en función de sus características más destacadas, del tamaño de sus responsabilidades, de sus más notorios éxitos y sobre todo del monto económico o sueldo que percibe.   A mayor cantidad económica que se perciba mayor la responsabilidad y nivel de exigencia al que se estará sometido.
  • Entrada y salida musical del compositor Kevin MacLeod de Incompetech.com

Seguir leyendo Cómo estar a la altura de las expectativas | 119

¿Todas las comparaciones son odiosas? | 116

  • ¿Todas las comparaciones son odiosas? Porqué no debemos compararnos con los demás, las únicas comparaciones constructivas son las que hagamos con nosotros mismos.
  • Anécdota del Mecánico Automotriz y el Cirujano Cardiovascular. Los seres humanos tenemos una tendencia natural y yo diría una manía detestable de estarnos comparando permanentemente con los demás, y en todos los sentidos. Existen muchas ocasiones en que la comparación es inevitable, sobre todo cuando se compite, y es que para seleccionar individuos es necesario hacer evaluaciones, justas, concursos y comparaciones.
  • Cuando nos comparamos perdemos nuestro valioso tiempo; cuando estamos desarrollando actividades recreativas o producimos algo difícilmente nos pondremos a comparar, las comparaciones restan fuerzas, desmotivan y dilapidan el tiempo.
  • Todos somos diferentes, tenemos características, personalidades y valores que nos hacen únicos, y contamos con las capacidades de servir, amar y contribuir en los demás. Cada uno tiene lo necesario para marcar una diferencia en su propia zona de influencia, usando sus propias experiencias y saber para compartirlo y ayudar a los demás en forma desinteresada.
  • Henrik Edberg, escritor del the PositivityBlog dice que en su experiencia, la forma en que te comportas y piensas hacia los demás parece que produce un gran y enorme efecto en cómo piensas y te comportas hacia ti mismo. Juzga y critica más a los demás y tenderás a juzgarte y criticarte más (esto sucede casi siempre automáticamente). Sé más amable, procura ayudar a otras personas y tenderás a ser más amable y de mayor ayuda para ti mismo. Así que concentra tu mente en ser más amable y ayudar a los demás. Enfócate en aquellas cosas positivas de tu persona y de las personas a tu alrededor. Busca apreciar lo que en ti es positivo y también lo que es positivo en los demás.
  • Cita del Vox Populi, la «Voz del Pueblo».

Seguir leyendo ¿Todas las comparaciones son odiosas? | 116