El Podcast de Emprendimiento que cambió mi enfoque | 500

El mejor Podcast de Emprendimiento | mejores podcasts de desarrollo personal | El podcast de Gustavo Pérez Podcastmanager | El mejor podcast de España | Podcast de Desarrollo Profesional y Grupos Mastermind | Podcast de emprendedores | Personal branding | the Manager’s Podcast
Emisión de Aniversario, 500 Emisiones del Podcast de Emprendimiento.
“El Podcast de Emprendimiento que cambió mi enfoque”. Productor y Conductor: Gustavo Pérez Ruiz.

Este Podcast de Emprendimiento cambió mi forma de ver el mundo.

Este podcast de emprendimiento arrancó hace casi 5 años. En ese entonces, no hice un planteamiento a fondo acerca de la visión de cómo me encontraría hoy después de 500 emisiones, no tenía idea de cómo cambiaría mi forma de ver el mundo.

En los meses previos al inicio de the Manager’s Podcast había descubierto otro Podcast, el de Amy Porterfield, la conductora del programa Marketing Online Made Easy, esto empezó a cambiar mi visión interior.

Mientras escuchaba a Amy Porterfield,

iba aprendiendo los para mí totalmente nuevos conceptos de mercadotecnia digital (o Marketing Online). Ella empezaba a despertarme el interés de poder tener un espacio digital propio, uno en el que pudiese expresar mis opiniones con total libertad, uno que además tendría un costo de producción relativamente bajo.

También me llamó la atención el hecho de poder compartir experiencias tanto propias como ajenas.

En el caso de mi experiencia personal decidí que solo compartiría mis errores y fracasos, siempre buscando que alguien en la audiencia se pudiese identificar con mis anécdotas, y de ser posible rescatase algo positivo.

Con todo esto en mente, desarrollé un Plan de Empresa, uno en el que tenía que exponer entre otras cosas mi visión, misión y valores.

Misión, Visión y Valores.

Pero para hablar con seriedad de visión, misión y valores modélicos, decidí tomar solo el ejemplo de los demás, ya que hablar de los míos me parece excesivo y fuera lugar, especialmente viniendo de mi.

Desde niño me ha gustado leer, escuchar y aprender de historias y de anécdotas ejemplares.

Siempre me ha interesado la forma en cómo otros emprendedores han logrado superar los problemas a los cuales se han enfrentado.

Así que decidí utilizar este podcast de emprendimiento para compartir todas esas historias y conocimientos que he ido adquiriendo;

además de ponerme el objetivo de entrevistar a diversos invitados para complementar el programa con sus conocimientos y experiencias.

También lancé el podcast de emprendimeinto para aprender.

Me dí cuenta que Yo me iba rezagado en cuanto al uso y dominio de la tecnología (IT), así comprendí que producir un podcast de emprendimiento con su página web, dándolo de alta en las principales plataformas de podcasting y promoviéndolo en las redes sociales me obligaría a mantenerme al día con un mínimo decoro en estos temas.

Sin experiencia alguna,

publiqué las primeras emisiones cada dos semanas, y luego cada semana, haciendo pruebas, tratando de quitarme la pena al hablar, buscando contenidos que consideraba interesantes, haciendo pruebas y cometiendo errores,

hasta que a partir de la emisión número 9 decidí que publicaría nuevas entradas cada lunes y jueves, lo cual ha sucedido ininterrumpidamente desde entonces.

Este camino que he recorrido en el podcast de emprendimiento ha cambiado no solo mi forma de ver el mundo, también ha cambiado la percepción que tenía de mi mismo.

El podcast de emprendimiento me ha servido como una especie de catarsis en donde voy descubriendo mis fallos y debilidades, objetivamente; esto ha sido de gran ayuda para entender varios conceptos que desconocía.


En esta emisión de aniversario les quiero compartir unos conceptos que este podcast de emprendimiento ha cambiado respecto a mi visión del emprendimiento y el desarrollo profesional:

Primero. He transitado de Podcaster a Bloguero.

Aunque empecé con el podcast alojado en mi página web, con el tiempo el artículo que acompaña cada emisión en el blog ha ido tomado mayor relevancia, en cuando al impacto que genera el contenido.

Independientemente de lo que ya dicen autores tan reconocidos como Seth Godin o Simon Sinek, Yo también he ido descubriendo emisión tras emisión, que:

El podcast de emprendimiento en sí mismo no me ayuda a demostrar gran cosa de mi persona más allá de las anécdotas e información que comparto.
Y esto aplica para cualquiera:
Si quieres proponer el trabajo que tú haces, eso que tú sabes desarrollar muy bien, solo puedes demostrarlo con los hechos, y los hechos en este caso están escritos en el blog.

El momento que descubrí el potencial del blog.

Yo recuerdo que alrededor de la publicación de la emisión número 40, una chica de Colombia se puso en contacto conmigo, una a quien por cierto hoy tengo el orgullo de decir que es mi amiga y compañera de Grupo Mastermind; ella me envió un correo electrónico pidiéndome que le transcribiera el contenido completo de un audio X, porque quería dictar una conferencia.

En ese momento me di cuenta de que el contenido del podcast tiene una función meramente promocional,

el formato podcast solo es una forma de proponer lo que uno puede hacer por los demás, pero el contenido medular, el contenido de mayor valor estaba o está escrito en el blog.

Así empecé a vislumbrar que en el blog se aloja información que sirve para que otros la puedan copiar, la transformen, la utilicen como curso, como seminario, o para que la mencionen como referencia.
Todo lo que queda por escrito es tangible,

aunque a diferencia de lo escrito, la voz en un podcast transmite emociones, calidez o simpatía o antipatía, depende, y eso por supuesto que tiene un encanto.

Puedo apreciar que a diferencia de lo que la gente lee, las palabras habladas tienen menos vigencia en la mente y en los corazones de quienes las escuchan.

No es lo mismo que le escribas un poema a tu chica a que se lo recites.

Si le recitas de viva voz tu poema, o tu pensamiento, claro que le generará emociones,; pero, que se lo mandes por escrito le producirá un impacto mucho mayor, porque tendrá tiempo de leerlo y releerlo, hasta aprendérselo y compartirlo.

Y sucede de igual forma con el estudio.

Nadie aprende solo escuchando al maestro en clase, el aprendizaje se refuerza con la lectura en casa, o en la biblioteca.

Esto se debe a que leer nos exige un proceso de asimilación, entendimiento y crecimiento intelectual,

Además, en términos de posicionamiento en Internet,

lo que queda escrito es indexable, esto quiere decir que un artículo que publicas lo podrán encontrar otras personas a través de los buscadores, y se puede posicionar bien o muy bien.

A la fecha, el audio en forma de podcast tiene mucho menos impacto en este sentido.

Hoy existe gente que me encuentra a través del blog y luego descubre el podcast de emprendimiento, y eso al revés casi nunca sucede.

Yo no sabía que el blog es la forma de demostrar lo que uno realmente puede aportar, en cualquier profesión u oficio, y esto ayuda a posicionar una marca personal, más que el audio.

¿Cómo posicionar tu Marca Personal?

Yo he ido comprendiendo que un blog es como un registro público de mis experiencias, un lugar donde guardo públicamente las cosas que voy aprendiendo, donde alojo el conocimiento de otros que a su vez allí hago extensivo (a esto le llaman curar contenidos), y es muy válido siempre y cuando les dé su debido crédito.

Grace Coddington, la ex-modelo y directora creativa de la revista Vogue

participaba en un programa donde le preguntaron que si no estuviese trabajando en Vogue ¿Qué haría?, y respondió una frase con la que me identifico en este sentido:

“Hay que tener un sitio donde volcar tu trabajo, si no, no sirve de nada”.

A mi me tocó aprender esta lección por las malas,

pero por desconocimiento del personal branding, porque trabajando para otras empresas, en mi caso en la industria de la construcción, siendo coordinador, superintendente o project manager, como le quieran decir, en estas posiciones difícilmente se deja una huella del trabajo que uno desarrolla, a pesar de que uno haya contribuido en gran medida para la conclusión de la obra.

Cuando se termina de construir un edificio la gente dice:

-«Ese es el edificio proyectado por el arquitecto X«,

La estructura fue calculada por el ingeniero Y, y para probarlo por allí están los planos y la memoria de cálculo»,

Pero nadie suele decir:

-“Este edificio fue construido por el ingeniero Z”,

Ese reconocimiento desafortunadamente se diluye con el tiempo, esos trabajadores anónimos pasarán al ostracismo.

Para dejar algún tipo de impacto

hoy sé que hubiera sido conveniente por ejemplo escribir un libro, con un título más o menos así:

“Mi contribución durante la construcción del edificio TMP”,

eso sí que sería muy interesante, pero casi nadie lo hace, por el trabajo que representa la escritura;

Cuando se dice por allí:

-“Ven ese edificio, Yo estuve allí de coordinador del proyecto”

Por mucho que sea cierto, esto no demuestra gran cosa.

Lo que realmente impacta ayudando a otros es aquello que es tangible, porque nos sirve.

Ejemplo:

Proyectar los planos de un edificio aunque luego no se construya,

-«¿Y porqué?»

Porque los puedes enseñar, puedes demostrar esos planos en una entrevista de trabajo, también los puedes publicar, exponerlos en una galería, en fin.

Quizá en un futuro alguien los valore y los lleven a cabo como proyecto urbanístico.

Para dejar un impacto también puedes escribir un libro, o

un artículo para una revista especializada, o

escribir una entrada de valor en tu propio blog, o

hacer un documental en video,

filmar una película, o un cortometraje,

también puedes grabar en video un seminario o un tutorial en Youtube, uno en el que visualmente enseñes una técnica, o una nueva forma de hacer algo, donde compartas un aprendizaje que necesite el apoyo visual.

También puedes escribir la letra o la música de una canción, en fin,

las artes en general se prestan para dejar una huella, a pesar de que no haya tenido tanta difusión.

Vincent Van Gogh no tuvo reconocimiento ni gran prestigio en su vida, pero gracias a que dejó su arte en forma tangible, en forma de lienzos pintados fue como posteriormente se le pudo valorar con justicia.

Si Van Gogh hubiese tenido la hipotética oportunidad de solo grabar sus técnicas,

de comentarlas y exponerlas en audio, pero no hubiese hecho ningún cuadro, no habría trascendido, porque

cuando NO se deja algo tangible, algo que se demuestre por sí mismo, más que hablarse y platicarse, difícilmente trascenderá.

También es cierto que grandes personajes de la historia han pronunciado discursos encomiables,

han dado conferencias y así han pasado a la posteridad, como el discurso de Martin Luther King, el de «Yo tengo un sueño», o el famoso discurso de Steve Jobs durante una graduación universitaria, o los gritos de guerra de algunos generales de la historia,

Puede que estos discursos permanezcan en los libros de historia y en la memoria colectiva, ya que en algún lado fueron registrados por escrito; y lo que más se recuerda de éstos son sus frases lapidarias, las sentencias cortas, más que el discurso al completo.

El segundo concepto que cambió mi enfoque es el haber conocido gente interesante.

Esta es una de las grandes satisfacciones del podcast de emprendimiento.

A diferencia de hace cinco años, hoy me precio de tener más amigos y conocidos, esto no me lo esperaba en lo absoluto; en ese entonces Yo no creía que fuese necesario ampliar mi red de contactos.

Nunca me hubiera imaginado que a estas alturas ya me habría puesto en contacto directo con tantas personas de no solo España e Hispanoamérica, también con gente de habla castellana en países como Alemania o Reino Unido, por mencionar, algunos.

Me precio de conocer a gente valiosa, más que a gente que se sienta importante, y esto me lo ha regalado este podcast.

Justo en este mundo del podcasting, aquí en especial en esta esfera digital he descubierto que No hay competencia, solo he encontrado colaboración.

Esto se debe a que no existe un territorio el cual conquistar, ni hay unos clientes de los cuales apropiarse, ni menos una audiencia a la cual acaparar por encima de los demás, aunque algunos se la pasen comparando sus números.

Pero como todo en la vida, hay algunas envidias por allí,

pero son tan infantiles como decir que alguien es más guapo o menos feo que el otro, afortunadamente son nimiedades aisladas y sin trascendencia.

El tercer concepto que cambió mi forma de ver las cosas es el Aprendizaje y la Actualización.

Ya he comentado que me lancé a producir el podcast de emprendimiento  para aprender técnicas de marketing digital, SEO, grabación y edición de un audio, confección de guiones, comunicación online, hasta grabar entrevistas.

Esto último de grabar entrevistas ha sido una de las cosas técnicamente más difíciles a las que me he enfrentado.

En en un par de ocasiones tuve que repetir dos entrevistas completas porque no supe grabarlas, esto para mí fue motivo de enorme vergüenza, pero en esos casos mis dos entrevistadas fueron altamente comprensivas y generosas con mi incompetencia.

Las primeras emisiones las empecé con un pequeño guión y hablando muy mal.

Claro que nunca he tomado un solo curso de dicción y oratoria, lo cual se nota, así que mejor decidí escribir todo el guión y leerlo completo, leerlo en la pantalla, como si fuera el tele-prompter que utilizan en los reporteros de los noticieros de la televisión.

Decidí hacer esto porque no confío mucho en lo que hablo.

Yo confío más en lo que escribo, porque me tomo mi tiempo hasta estar totalmente conforme con lo que voy a leer.

Así fue como he ido aprendiendo a leer el guión,

cosa que por otro lado está mal: Porque me cuesta trabajo improvisar al hablar, y se nota, porque no me siento tan seguro hablando sin mi guión; sé que esto lo iré mejorando conforme practique más y más,

Yo tampoco pretendo erigirme como experto en comunicación.

El cuarto aspecto positivo es el de la Reinvención Profesional.

El podcast de emprendimiento me ayudó a descubrir una actividad que Yo no consideraba dentro de mis competencias:

Gestionar grupos de trabajo.

En todos mis empleos, invariablemente atendía, organizaba y gestionaba juntas de trabajo

En todas las reuniones Yo era quien escribía la minuta,

o la bitácora, no importando el nivel jerárquico que tuviese.

Yo invariablemente mantenía a todos al tanto de los avances, además registraba cada evento, comentario, sugerencia, problema y/o solución.

Nada de esto me parecía glamuroso, al contrario, me fastidiaba hacerlo, incluso llegué a despreciarlo por considerarlo de poca categoría,

¡Pero qué equivocado estaba!

Esa era otra época y otra mentalidad. Yo carecía de la visión para comprender que eso era un gran aprendizaje.

Hoy, a partir del podcast de emprendimiento he descubierto esta «competencia o habilidad» que me sirve entre otras cosas para gestionar Grupos Mastermind con relativa facilidad.

Allí donde antes pensaba que me estaba estancando, que no progresaba en lo intelectual, hoy siento que en el sentido de la «reinvención profesional» he estado evolucionando poco a poco, casi sin darme cuenta.

A partir de este podcast de emprendimiento me planteo esta pregunta:

-«¿Hago este programa de emprendimiento por los demás, o por mí mismo?»

No voy a decir que esto lo hago por los demás porque suena muy petulante, pero decir que lo hago por mí también puede sonar egoísta.

Lo que sí es definitivo es que los resultados de hacer un podcast de emprendimiento me han beneficiado especialmente a mí.

Ya lo he comentado:
Este podcast de emprendimiento me aporta conocimiento.

He descubierto el valor de hacer un blog y el potencial de su contenido, he podido conocer gente interesante, he descubierto alguna competencia que yo consideraba incluso lo contrario, he aprendido varias cosas y siento que con cada emisión progreso personal y profesionalmente.

Me gusta la palabra progreso.

Creo que el progreso, de cualquier tipo, tanto a nivel personal como profesional No se trata del progreso de uno, sino el de los demás.

Yo pienso que para que el progreso de alguien sea positivo, solo podrá serlo en la medida que su trabajo o su actividad ayude primero al progreso de los otros.

«En el podcast hablamos, pero en el blog demostramos». -G.P.R.


Artículos relacionados:
Los 10 Mejores Podcast sobre Emprendimiento. | Worktel
Los Mejores Podcast para Emprendedores. | El País | Cinco Días.
Los Mejores Podcast para Emprendedores | TicBeat.

Entrada y salida musical de Kevin MacLeod de Incompetech.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *