¿Cómo plantear Preguntas para Beneficiarse? | 456

Plantear preguntas inteligentes | Técnicas de Ventas Mercadotecnia y Marketing | Estrategias para entablar relaciones personales y profesionales | Empatía | Networking | Cómo aprender a hacer preguntas | Formular preguntas efectivas | Cómo obtener respuestas interesantes
“Lo que ilumina no es la respuesta sino la pregunta”. Frase de Eugène Ionescu. 5 Consejos para plantear preguntas que beneficien tus relaciones, tu Marca Personal y tu estrategia de Marketing.

Plantear Preguntas para mejorar la Marca Personal

En esta entrada te propongo una reflexión acerca de los beneficios de saber plantear preguntas.  Esto de plantear preguntas es un poco complicado porque el tema es amplio, y creo que da hasta para escribir un libro, aun así, les comparto algunos  consejos acerca de las ventajas y beneficios de saber plantear preguntas.

¿Cuál es el coche que siempre has querido tener?……….

¿Qué piensas inmediatamente?

Seguramente responderás el nombre del coche que más te guste, posiblemente contestes que uno de lujo, quizá digas que uno de tamaño familiar, también es posible que tu ilusión sea un deportivo italiano o uno alemán, o un todo terreno.

Pero si luego te preguntan:

¿Y porqué o para qué quieres ese coche?

Esta nueva pregunta ya te exige un poco más de profundidad en tu respuesta, puede que respondas que por necesidad, para trasladarte a tu lugar de trabajo, o para viajar cómodo con toda tu familia, o para disfrutar de un bonito coche, para presumir, para impactar con la imagen, y esto último quizá no lo respondas, pero lo piensas.

Plantear preguntas aparentemente sencillas como las anteriores tiene implicaciones un poco más profundas.

Aunque te parezca fácil, cualquier pregunta puede tomar el control de tu cerebro y sus procesos mentales, empezando por concentrarse en tu coche actual, y en el que tú quisieras tener.

Tú no le ordenas a tu cerebro que piense, éste solo inicia automáticamente analizando respuestas.

Dado que siempre te ha gustado mucho, seguro mencionarás el nombre de un coche y su marca.

Probablemente no respondas lo que realmente piensas, porque quizá quieras guardar discreción, o aparentar sencillez (si dices que cualquier coche estaría bien), o bien

evitas mencionar el coche de uno de tus amigos porque podrían pensar que lo envidias,

aunque la pregunta parezca superficialmente muy fácil, puede que tus respuestas no necesariamente estén relacionadas con tu verdad, por diversas causas.

El hecho de saber plantear preguntas, puede ser una herramienta muy poderosas para profundizar en las ideas y pensamientos de una persona, y también pueden provocar que esa persona tome alguna acción, o la omita.

Plantear preguntas tiene dos vertientes:

A) Por un lado, la persona que responde puede ofrecer datos muy interesantes y hasta desconocidos,

B) Por otro lado, la pregunta puede provocar efectos hacia la persona que emite la pregunta, esto es, a alguien se le hace una pregunta porque se quiere provocar una acción en ella (la receptora), una acción favorable para la persona que hace la pregunta (la emisora).

Para ser más práctico, te comento algunos ejemplos de lo que quiero transmitirte con saber “plantear preguntas”:

En el mundo del periodismo y de las entrevistas

se conoce que, el hecho de plantear preguntas imprevistas puede provocar respuestas inesperadas, inesperadas porque la respuesta no estaba preparada.

Por esto, en muchos debates políticos y ruedas de prensa, los asesores filtran las preguntas de los entrevistados para que se realicen solo aquellas en las que ya tienen una respuesta preparada, una respuesta fabricada artificialmente,

Y, actúan así porque conocen muy bien que:

“La naturaleza comunicativa del ser humano puede impulsarlo a decir lo que piensa en realidad, cuando es sometido a una pregunta repentina”.

El que recibe una pregunta sorpresiva, puede iniciar un proceso mental en el que declare su propio punto de vista, y no uno que esté previamente elaborado, y esto en muchos casos puede contraproducente.

Esto le pasa a muchos actores famosos, a los políticos y deportistas de élite cuando es son sometidos a preguntas inesperadas. Estos personajes pueden arrojar respuestas inapropiadas que afecten su marca personal.

La improvisación puedes ser un arte,

Quien domina la improvisación, no tiene grandes problemas para salir adelante frente a preguntas incómodas,

ni para responder dentro de ciertos lineamientos;

no sobrepasa su marco de referencia prestablecido,

tampoco declara cosas que lo contradigan o que pongan de manifiesto su verdadero pensamiento, o sus intensiones.

Los políticos son unos de los personajes más preparados para responder sin salirse de los parámetros de su visión o corriente de partido.

Errores de Marca Personal de los Políticos.

5 Consejos para beneficiarte con tus preguntas.

1.- Plantear preguntas no tanto para obtener una respuesta, sino para demostrar interés y luego provocar un efecto, como evitar la atención en uno.

No importa tanto la respuesta sino las acciones que tome quien recibe la pregunta.

Yo recuerdo que en bachillerato tenía un profesor de filosofía, uno que nos exigía participar al menos una vez durante el curso, era muy exigente y demandaba una participación muy estudiada, no era fácil comentar teorías complejas y abstractas.

Por cada participación, él daba un punto positivo o uno negativo sobre un 10 de la calificació.

Quedaba liberado de responder quien iba participando. El profesor esperaba la participación de todos, y si alguien no quería exponer, él mismo escogía aleatoriamente a alguno, o alguna, nadie quería hablar.

Ante la dificultad de poder participar decorosamente, lo que uno de mis compañeros hacía al inicio del curso, justo en la primera clase, era que alzaba la mano, y hacía una pregunta:

Preguntaba algo relativo al tema, y proponía cualquier cosa sin mucho sentido, y casi lo iba leyendo del libro;

entonces el profesor exponía el asunto, luego le otorgaba un punto positivo por su participación, y no le volvía a preguntar en todo el curso, porque en cada clase iba tras del siguiente.

Esto era lo que se dice una colmillada, y funcionaba, porque esa pregunta era como dicen en tácticas de guerra: “Una acción evasiva”. ¡Aprende a plantear preguntas!.

2.- En el caso de las Entrevistas de Empleo.

En las entrevistas de trabajo, el candidato es el que usualmente responde las preguntas del entrevistador.

El candidato recibe todo tipo de cuestionamientos para corroborar si lo que ha entregado en forma de currículum, recomendaciones y cartas tienen lógica relación con su verdadera idiosincrasia, con sus principios y forma de pensar.

Al candidato le hacen preguntas para dilucidar si lo que presenta es un trabajo propio, o si está preparado por algún asesor.

Es deseable que el mismo entrevistado, o candidato tome la iniciativa de hacer preguntas por su cuenta.

Hacer preguntas acerca de la empresa y sus políticas de trabajo habla bien del interés del candidato por esa empresa, pero esto casi siempre lo saben y lo intuyen los entrevistadores.

La recomendación sería plantear preguntas de otra índole, unas que no espere el entrevistador, unas que lo sorprendan, como:

¿Es cierto que si en esta empresa uno demuestra un buen desempeño, cada seis meses, uno puede recibir un ajuste salarial?, o

¿Esta es de las empresas en que el Director General (o CEO) comparte su área de trabajo en espacios comunes, o se le ve regularmente entre todos los empleados?

Te sorprendería saber la diversidad de respuestas que podrías recibir,

porque no encontrarás este tipo de preguntas en ningún manual de recursos humanos, ni en las recomendaciones de blogs especializados,

son preguntas que sorprenden y arrojan al entrevistador a contestar algo que ni él o ella misma se esperan.

Si el entrevistador se niega a contestarte, o te contesta fría y vagamente,

¡Es muy probable que ya te haya descartado!, y,

por el contrario, si tienes suerte, puede que con alguna pregunta capciosa o inteligente abras la brecha para una comunicación directa, para hablar con la persona y no con el profesional mecanizado que tienes en frente,

Esto te ayudará para darte cuenta si debes seguir con el proceso de selección, o lo dejas, y así no pierdes tu tiempo.

3.- Plantear preguntas diferentes como estrategia de Marketing.

Un día, en un centro comercial, observe a un grupo de promotores de cosméticos deteniendo a hombres y mujeres para decirles,

-“Oiga, ¿le puedo hacer solo una pregunta?

 ¿Se siente atractiv@ con su aspecto Nooó?”.

Lo preguntaban en tono positivo, casi afirmando que sí te sientes atractiv@, como solo esperando tu confirmación.

Los expertos en técnicas de ventas y mercadotecnia (marketing) saben que lo que se busca con esta pregunta es provocar una respuesta inesperada.

Independientemente de la respuesta, lo más importante es que ésta abrirá el camino para una conversación.

Y, atención, preguntaban acerca del aspecto, no del físico, como la cara o el cuerpo, esos que para bien o para mal ya tenemos por naturaleza y no los podemos cambiar; pero el aspecto sí que lo podemos cambiar, como el corte de pelo, el maquillaje, la ropa, la pulcritud.

Consejos para Vestir y Mejorar la Marca Personal.

Éstos vendedores utilizaban  una pregunta porque su respuesta provocaría una conversación, la que da pie para proponer su producto, ese que te ayudará a mejorar tu aspecto, a pesar de tu buen o regular físico.

4.- Saber plantear preguntas interesantes te puede abrir la puerta no solo a obtener información valiosa, también proyecta tu propia imagen, y además, te puede facilitar el inicio para establecer una nueva relación.

Aunque una pregunta no sea interesante, pero, si la sabes plantear en el momento y lugar adecuado, puede que te sorprenda la reacción y devenir de los acontecimientos.

Hace ya algunos años, en la época que iba a bailar con mis amigos, vimos en una discoteca a una chica muy guapa en compañía de sus amigas, y como era natural en esa época, varios chicos se acercaban a pedirle que si quería bailar, y ella no se cansaba de contestar:

-“No, no gracias”;

ni siquiera volteaba a verlos a los ojos, una y otra vez rechazaba a todos.

Al percatarse de sus negativas automáticas, uno de mis amigos aprovechó un momento en el que ya nadie merodeaba a la chica y se acercó para preguntarle nuevamente lo mismo.

Desde lejos, los demás vimos por el lenguaje gestual de la chica que lo estaba rechazando, al igual que a todos los anteriores,

también nos dimos cuenta de que sus amigas empezaron a reírse a carcajadas,

luego, la chica volteó a ver a mi amigo y le hizo algún comentario, todas estaban riendo, y

él se quedó allí un rato conversando con ellas entre risas y gestos de notoria aprobación.

Al volver le preguntamos a nuestro amigó que ¿qué qué había pasado?. Y él nos contestó:

-“Yo me acerqué a ella y solo le pregunté:

¿Qué hora tienes?”.

Él recibió automáticamente la misma respuesta que ella daba a todos:

-“Aaaassh, no, No gracias”.

Pero, las amigas de ella, se dieron cuenta de que él no se había acercado con intensiones de bailar, por eso se rieron, y cuando la susodicha se dio cuenta, volteó para darle la hora, e incluso le dijo:

-¡Lo siento!

Entre risa y risa, él se estuvo un rato platicando con la chica.

La pregunta de mi amigo no era interesante ni inteligente, pero aplicada con inteligencia provocó que iniciara una conversación que sí podía ser interesante.

CINCO. Plantear preguntas para destacar tu interés.

Seguramente has asistido a conferencias o seminarios en donde al final, llega la sesión de preguntas y respuestas, y en algunos casos, nadie quiere plantear preguntas, y allí sobreviene un momento de penoso silencio.

Si tú eres el único en plantear preguntas, o solo una, por tonta que te parezca, seguramente acapararás toda atención del conferenciante, y de los panelistas, y hasta de los organizadores del evento,

es un momento que puedes aprovechar para captar la atención de los demás.

Procura que tu pregunta no solo trate de demostrar que eres inteligente, busca que la pregunta demuestre tu sincero interés por el conferenciante, y que  especialmente se note que la haces por aprender.

En principio, quien hace preguntas demuestra interés por el otro, sin necesariamente querer información privilegiada, o provocar una acción a su favor.

Aunque como hemos visto aquí preguntar provoca determinados efectos; el hecho de plantear preguntas demuestra empatía, y además también te hace llamar la atención.


Las preguntas generan no solo conocimiento, también pueden iniciar relaciones interesantes.


“Lo que ilumina no es la respuesta, sino la pregunta”.

-Eugène Ionesco.


Otros artículos del Blog y Podcast que pueden interesarte:
De que lado hablar para convencer con más Éxito.
¿Cómo descubrir la Personalidad de alguien con una pregunta?

Fotografía de pixabay.com libre de Derechos de Autor.

Fotógrafo:  Arek Socha “qimono”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *