20 Propuestas que NO son una oportunidad | 685

Propuesta de oportunidad de mejora | 20 Propuestas que NO son una oportunidad | Una segunda oportunidad | Lo contrario de oportunidad | Ofertas que engañan | No saber aprovechar las oportunidades de crecimiento | Ofertas que engañan | Cuidado con las oportunidades que te pueden engañar
20 Propuestas que NO son una oportunidad | Por: Gustavo Pérez Ruiz.

20 Propuestas que NO son una oportunidad

El mundo en general atraviesa por un complejo momento económico en donde la escasez de recursos materiales y financieros, en combinación con un enorme y desproporcionado crecimiento de la población provocan altas tasas de desempleo.

En lo personal considero que hoy más que nunca el desempleo es el principal problema que enfrenta la población en edad de trabajar.

Lamentablemente lo que sucede es que, a falta de empleo y sin un ingreso fijo y regular, es prácticamente imposible hacer planes de futuro para poder progresar y alcanzar un mínimo grado de prosperidad, tanto a nivel personal como profesional.

Hace muchos años, tuve un jefe que a mis compañeros y a mí nos instaba a implementar esta barbárica de sugerencia:

Muchachos, nos decía. Este es tiempo de patrones”, aprovéchenlo a su favor.

Con esto, concretamente se refería a que presionáramos a nuestros contratistas y consultores externos para obtener más y mejores servicios,

a sabiendas de que estaban prácticamente obligados a ceder sin subirnos las tarifas, dado que en ese medio no existían muchas oportunidades para poder negarse e irse a otro lado.

Nuestros contratistas estaban casi obligados a aceptar las caprichosas condiciones que les ofrecíamos -por órdenes de nuestro jefe-, por duras que hayan sido.

Estas digamos desalmadas y crueles recomendaciones nos las hacía este pseudo-directivo durante los años noventas.

Y este entre comillas “líder» o «jefe” hablaba sin ponerse a reflexionar que al escucharlo nos dábamos cuenta que a su vez estaba aprovechándose de nosotros sus empleados.

El Liderazgo de Atila aplicado a los negocios

Él también nos exigía un rendimiento más allá de nuestras funciones e injerencia, aprovechándose de nuestro tiempo personal y abusando de nuestra necesidad de trabajo, conociendo de antemano que no estaba fácil conseguirse otro empleo por allí, si lo que queríamos era buscar otras oportunidades.

Hoy en día las oportunidades de empleo y también las de generación de autoempleo tampoco son buenas,

y me atrevería a decir que se recrudecen más y más, y no quiero sonar fatalista, ni desmotivador.

El problema es que de esta problemática “falta de empleos” muchas empresas y empleadores se aprovechan para ofertar “oportunidades” que según éstos no se pueden rechazar.

Aquí mismo, en este programa de emprendimiento en formato blog y podcast he hablado de las oportunidades, pero de las oportunidades que uno mismo tiene que generarse, especialmente de las acciones que nos conducen al terreno donde pueden surgir algunas oportunidades.

Cómo generar oportunidades
Pero, todavía no he hablado de las oportunidades que surgen al paso,

esas que uno no induce, ni provoca, ni busca, esas que llegan a ser tentaciones que nos atraen irresistiblemente y que nos vemos casi seducidos a tomarlas.

Y optamos por estas entre comillas «oportunidades» dado que pasamos por situaciones críticas que casi nos empujan a aceptarlas como si nos agarrásemos a un clavo ardiente.

Por eso, te conmino a evaluar las siguientes 20 propuestas de oportunidad, que en realidad no son tales, para que guardes prudencia a la hora de embarcarte con alguna de estas abusivas y leoninas propuestas, a ver qué opinas.

20 Propuestas de oportunidad a las que tener mucho cuidado

1. Trabajar sin sueldo y solo a comisión para una empresa de esquema piramidal en la que tienes que buscar clientes para que consuman los productos de esa empresa, especialmente cuando te dicen que empieces por tus familiares y círculos cercanos no es una oportunidad, al contrario, debes tener cuidado.

2. Invertir gran parte de tus ahorros en instrumentos financieros como bonos, acciones, fondos de inversión, bitcoins o monedas que desconoces o conoces muy poco, ni tampoco su manejo ¡no es una oportunidad!, más bien lo contrario.

3. Empezar a trabajar en una empresa sin cobrar sueldo durante dos, tres u ocho semanas con el pretexto de que tienes que demostrar tu valía nunca es una oportunidad.

4. Pagar un curso online que se oferta con un 50, 60 ó 70% de descuento o más “solo por esta ocasión», y el cual tienes como límite dos días más para adquirirlo” no es una oportunidad, especialmente cuando casi todos los puedes encontrar gratis en internet.

5. Cuando te proponen un trabajo donde te exigen un alto nivel de estudios y experiencia para pagarte una cantidad desproporcionadamente baja en relación a esa preparación no es una oportunidad, Y jamás lo será.
Frases para un Alto Rendimiento
6. Participar en un congreso online donde tú eres notablemente superior a gran parte de los participantes no es una oportunidad cuando ninguno de tus colegas y/o compañeros se vaya a tomar la delicadeza de apoyarte y saber agradecer tu contribución.

7. Cuando el asistente ejecutivo o manager publicitario de un «influencer» de quien nunca has oído hablar te solicita que entrevistes a ‘su majestad’ en tu plataforma digital, no es una oportunidad.

No es una oportunidad si no te ofrece alguna retribución monetaria o alguna colaboración específica y bien detallada que a ti también te ayude a crecer.

8. En el momento que te piden que desarrolles tu trabajo en un ‘live’ o en un ‘streaming‘ donde NO está claro y por escrito cuál será tu beneficio (ya sea material, publicitario o moral) ¡no es una oportunidad!

9. Ceder a la propuesta de hacerle publicidad a una empresa o personaje en tu plataforma no es una oportunidad si tú tienes que hacer todo el trabajo de generación de contenido, grabación, edición, posicionamiento y difusión en redes sociales sin recibir remuneración alguna.

10. Juntarte con uno o varios socios no es una oportunidad solo si tienes que cargar con casi todo el trabajo, con gran parte de la inversión o con la mayoría de las gestiones, a no ser que te nombren CEO y seas accionista mayoritario.

¿Qué es un CEO?
11. Aceptar un empleo donde empiezas viajando y tú tienes que pagar todos los gastos de desplazamientos, hospedajes y comidas no es una oportunidad, sino más bien es una conveniente situación para que pierdas tu dinero y lo más valioso que tienes: Tu tiempo.

12. Aceptar una posición de grandes responsabilidades a un alto nivel durante un período corto de tiempo -seis a doce meses-, no es una oportunidad,

sino una alternativa para adoptar grandes problemas que otros no pueden gestionar y no encuentran a quien culpar, allí ten mucho cuidado con las responsivas y contratos que te obligarán a firmar.

¡Atención con esas propuestas que no son una oportunidad!

13. Por su parte, asumir serias responsabilidades puede ser una oportunidad para destacar y que te descubran, pero si tus superiores no te dan el nivel, la jerarquía y la compensación monetaria adecuada para el puesto que ocupas no es ninguna oportunidad;

al contrario, así devalúas tu trabajo y contribuyes para devaluar el trabajo que ejercen tus similares del gremio.

14. Comprar un coche o adquirirlo a pagos, contratando a un chofer o conduciéndolo tú mismo para ponerlo como herramienta de trabajo o taxi al servicio de una famosa plataforma online que solo cobra y no invierte prácticamente nada de dinero, no es una oportunidad.

Eso más bien es una oportunidad pero aprovechada por el dueño de la compañía que gestiona esa aplicación de taxis, haciendo dinero fácil a tu costa, donde tú al final acabarás rematando el coche diciendo que ‘saliste a mano en un negocio en el que tenías inquietud de participar’.

15. Adquirir o comprometerte a adquirir a un alto costo 25 licuadoras tipo multi-maravilla para convencer a otros de que comprándotelas podrán cocinar todos los platillos del planeta no es una oportunidad para generar ingresos como empresario independiente.
Ésta más bien es una dura forma de aprender el rigor de la vida mientras te arruinas apoyando a una empresa de sinvergüenzas.

16. Tomar un crédito para pagar tus estudios universitarios no es una oportunidad si para pagarle a la institución que te prestó el dinero te toma diez años de tu trabajo futuro pagar esa deuda.

17. Pagar un curso muy caro para convertirte en controlador aéreo, u operador de grúas de pórtico para contenedores, o para trabajar en los Emiratos árabes, o para ganar una oposición de funcionario de gobierno,

no es una oportunidad si tienes que endeudarte para pagarlo cuando no tienes ninguna garantía de aprobar los exámenes, ni siquiera siendo uno de los mejores cualificados de las pruebas.

18. Aceptar un trabajo de dudoso sueldo en otro país que no es el tuyo no es una oportunidad cuando no sabes si te pueden cambiar el alcance de tus responsabilidades,
si no te pueden informar dónde vivirás,
o si te dan insuficiente información por escrito de lo que vas a hacer,
si no pueden especificarte el teléfono y la dirección en donde residirás durante tu estancia.
Ten cuidado porque si no tienes información seria y comprobable puedes llevarte el susto de tu vida.
Este tipo de propuestas no son ninguna oportunidad de nada.

19. Tomar el consejo de algún amigo o familiar el cual te insta a dejar tus estudios con el pretexto de que no hay trabajo para todos no es una oportunidad,

porque mientras puedas estudiar debes aprovecharlo porque lo que aprendas en la escuela serán herramientas y destrezas que seguramente te servirán en un futuro.

Aunque no encuentres empleo siempre será mejor contar con estudios certificados que carecer de éstos.
20. Participar en un grupo mastermind donde tú eres el único o la única que asiste con regularidad proporcionándole una retroalimentación a todos los demás, sin recibir un correspondiente feedback no es una oportunidad.

Que ¿qué es la suerte? La suerte es trabajar duro y darse cuenta qué es y qué no es una oportunidad.

Lucille Ball (1911-1989) | Actriz, comediante y productora ejecutiva.

Otras entradas similares que podrían interesarte:
Habilidades con las que no se nace
Complacer a todos con tu trabajo
Hace falta gente que contribuya

Imagen de ’20 Propuestas que no son una oportunidad’ de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: TheAndrasBarta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *