Las Acciones Desinteresadas pueden Producir Ganancias | 521

Lo positivo y constructivo de la ayuda altruista y desprendida | Agregar valor a tu entorno y a tu comunidad | Liam Wildish | Las Acciones Desinteresadas pueden Producir Ganancias Beneficios | Utilidades | ingresos y dinero | cómo ser generoso con los demás | Ganar ganar
Las Acciones Desinteresadas pueden Producir Ganancias. Imagen obtenida de la www.bbc.com/news. Frase de la imagen de Seth Godin: “Arte es dar algo hecho por ti, que genere un cambio en los demás, sin esperar una retribución”.

Acciones Desinteresadas Generan Beneficios

Quiero compartirles una reflexión acerca de un interesante video que me encontré en la App de la BBC (British Broadcasting Corporation), uno que también se ha publicado en su canal de Instagram.

En este video aparece Liam Wildish (22) quien en sus tiempos libres limpia señales de tráfico en las carreteras cercanas a su comunidad, esto es en Lincolnshire Inglaterra.

En el video se ve a Liam conduciendo su propia camioneta (furgoneta), en la que va explicando y demostrando cómo limpia los letreros que va encontrando por el camino.

Allí se ve cómo escoge una señal de tráfico, se detiene convenientemente a un lado de la carretera, sin estorbar, y limpia con un cepillo especial que lleva instalado un largo bastón que aplica jabón y agua a presión sobre toda la superficie vertical,

y va limpiando diversos letreros tanto

informativos, restrictivos, como preventivos.

Liam dice que limpia las señales de tráfico con el fin de mejorar la seguridad de la circulación, para que los letreros cerca de las escuelas sean visibles, y que además también mejore el aspecto de las vialidades, acciones desinteresadas que no le cuestan nada.

A Liam le parece muy importante mantener las señales de tráfico totalmente limpias.

El joven explica brevemente su técnica de limpieza:

-«Ejerzo un poco de presión, tallo el letrero y en unos pocos minutos la señal queda libre de las típicas manchas producto de los efectos del clima, los gases de los motores y el moho que crece en ellas».

Además, al bajar de su vehículo, aprovecha para limpiar un poco de basura que encuentra tirada en la zona, dice:

-«Eso solo me toma unos segundos»,

se la lleva la basura consigo para después tirarla cerca de su casa, en el contenedor de reciclaje.

Su desinteresado trabajo ha generado tanto impacto en su comunidad

e incluso más allá de su condado que tiene una página web en Facebook, donde cada día recibe varias peticiones para que pase a limpiar los letreros que la gente considera poco visibles, y que podrían representar un peligro al no apreciarse correctamente.

Facebook: Clean Scene Community Clean

Liam comenta que limpia la señalización carretera para que los vehículos circulen con mayor precaución, dice:

“Hacer esto es algo extrañamente safisfactorio”,

y agrega:

-«Me gusta pensar que mejoro la seguridad en las carreteras, además de que las zonas se ven más limpias».

Recientemente, a partir de estas acciones desinteresadas, Liam Wildish ha iniciado su propio negocio de limpieza de ventanas, y agrega:

-«Yo no busco ningún reconocimiento ni nada que se le parezca,
hago esto literalmente como un agradecimiento a la comunidad por haberme ayudado a construir mi negocio,

siento que esta es una forma de devolver un poco de lo mucho que me han dado».

El consejo o ayuntamiento de Nottinghamshire ha declarado a la BBC lo siguiente (al final del video):

«Cualquiera que realice una actividad como ésta lo hace bajo su propio riesgo, pero aún así aplaudimos a Liam por su espíritu de apoyo comunitario.

Todas nuestras señales de tráfico son inspeccionadas cada año, y cualquiera que se vea obstruida en su visibilidad o sea ilegible será arreglada con un proceso similar».

PUEDES VER EL VIDEO EN EL CANAL DE LA BBC ENTRANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE:  I clean road signs in my spare time.

Mi apreciación personal acerca de ‘Acciones desinteresadas’

Me ha parecido muy interesante el surgimiento del negocio de un joven emprendedor a partir de una iniciativa sin ningún tipo de lucro, de esas que pocas veces se ven por allí.

Liam no es experto en redes sociales,

ni en ventas,
ni en marketing digital,
tampoco ha construido una marca personal a base de producir contenido novedoso,
ni es un prominente gurú de los medios,

pero, esa acción que realiza regular y desinteresadamente en su tiempo libre le ha dado un relevante posicionamiento, y también prestigio, uno que no estaba buscando con sus acciones desinteresadas.

Liam tampoco ha generado un nicho de mercado,

porque para ayudar a los demás sin esperar réditos, o ganancias, no se necesita ser muy creativo, ni innovar gran cosa.

Si lo que uno quiere es apoyar a quien sea, o a una comunidad, lo que sobran son nichos de mercado.

Liam simplemente aprovecha un camino totalmente despejado de estorbos y gente que le obstruya el paso o que le dificulte su labor.

Este es un camino que Liam no necesita abrir como si fuese una brecha en la densa selva comercial, lo utiliza para apoyar desinteresadamente a los demás.

Tal como Yo lo veo, el recorrido de este joven está totalmente desierto y libre de competidores que lo quieran superar, o copiar, o que pretendan mejorar su propuesta de valor,

Estoy casi seguro que nadie entra y vuelve a entrar a su página web una y otra vez para ver qué nuevo letrero ha limpiado, o qué jabón está usado para despejar de grasa determinada señal,

Este emprendedor no tiene detractores,

ni críticos que juzguen su forma de ser o de actuar, tampoco creo que alguien lo envidie (al menos por el momento, pero seguro que alguno surgirá).

Desde siempre han existido las batallas por el posicionamiento

a base de pagar publicidad, o de buscar un lugar en la preferencia de los clientes o de los usuarios, y tienen justificada razón de ser, así son las cosas,

hoy si no se paga por promoción prácticamente es imposible destacar.

Más que nunca, lo que ahora estamos presenciando con creciente intensidad, y casi con desesperación es la guerra de guerrillas que se libra en el terreno del Internet y las redes sociales,

así como entre los personajes que ofrecen sus «al parecer» propuestas de valor para alcanzar el éxito, y casi nunca aportan acciones desinteresadas.

Estamos siendo testigos de una ingente cantidad de influencers,

gurús, coachs, personajes autonombrados públicos y famosos que diariamente nos atacan con sus fórmulas para ganar dinero,

o para alcanzar el éxito,

u obtener la independencia financiera,

o vendernos las técnicas para subir al siguiente nivel de ingresos,

para lograr la monetización a partir de una página web,

o para obtener mayor número de suscriptores,

para alcanzar ganancias fáciles y rápidas con los bitcoins,

o para afiliarse con las empresas de colaboración piramidal que «supuestamente» te ayudan a ayudar a otros, y al final uno solo es el medio para que el más grande logre su fin;

todo esto en muchos casos conduce a la frustración, ya que uno no ha sido capaz de ceñirse a esas fórmulas del éxito.

No estoy diciendo que tratar de vivir de las propias habilidades o experiencias adquiridas sea reprobable, al contrario y qué mejor si éstas competencias coinciden con lo que más le gusta a uno hacer, o con lo que le apasione (como ahora le dicen),

Generar ingresos es una aspiración totalmente válida.

Todos necesitamos una entrada de recursos para vivir mejor, para tener seguridad, para confeccionar un mínimo proyecto de vida y tratar de lograr nuestras metas.

Pero, a veces, las formas que aprecio por allí me parecen excesivas,

se me figura que solo estamos buscando el beneficio económico, porque pretendemos públicamente un supuesto bienestar, y que:

No movemos un dedo si apreciamos que una actividad no arroja conversiones en forma de utilidades, o ventas, o clicks, o likes, o mejores ROI’s (Return of investment).

Las personas que como Liam Wildish hacen sin cobrar, llegan hasta ser criticados por falta de ambición.

Pero, bajo las premisas de Seth Godin esto podría considerarse un arte, porque según él:

«Arte es dar algo que uno ha producido, lo cual genera un cambio en los demás, sin esperar una retribución».

Hablar de dinero, del dinero de otros,

hablar de la admiración por el dinero que producen los millonarios, o los que se sienten triunfadores,

o del poder que alcanzaron algunas empresas que surgieron en el garaje de los padres de un adolescente,

son motivaciones probablemente suficientes y loables para algunos,

pero también son límites muy elevados para poder alcanzarse, y puede que sean poco realistas, o no, eso depende de cada uno.

No lo veo mal, siempre que el hecho de alcanzar eso no constituya la diferencia entre ser feliz o infeliz.

 


 “Solo puede ser feliz siempre el que sabe ser feliz con todo”.

-Confucio

Fotografía de ‘Acciones desinteresadas de Liam Wildish’ obtenida de la página www.bbc.com/news

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *