¿Cuál es la mejor decisión que tomarías? | 696

Pasos para tomar las mejores decisiones | Cómo tomar una decisión acertada | ¿Cuál es la mejor decisión que tomarías? | Consejos para tomar decisiones | Que ayuda a tomar buenas decisiones | Caso para toma de decisiones | Ejemplos para saber tomar decisiones correctas y justas
¿Cuál es la mejor decisión que tomarías?| Caso práctico para la toma de decisiones | Traducción e interpretación de Gustavo Pérez. Original de Leo Velski Julian

¿Cuál es la mejor decisión que tomarías?

A diario todos tomamos decisiones. Cada día escogemos entre una marca de café y otra, continuamente decidimos si vamos a ser más productivos o si vamos a estar flojos para trabajar.

A cada rato discriminamos entre los emails que contestaremos inmediatamente y los que atenderemos en otro momento.

En nuestra cuenta de Instagram seguido escogemos entre una u otra de las imágenes que nos propone la aplicación, sí, unas imágenes las aprobamos con un like y otras las compartimos, pero la mayoría las pasamos de largo sin ponerles mayor atención, todo eso lo decidimos en una fracción de segundo.

Y, muy pero muy de vez en cuando tomamos decisiones importantes.

Si eres un ejecutivo de alto nivel o de un nivel no tan alto pero estás a cargo de muchas responsabilidades, seguro que muy seguido tomas varias decisiones después de haberlas analizado, meditado y discutido minuciosamente.

Los 22 Grandes Errores de los Ejecutivos

El acto de tomar decisiones es tan importante para el desarrollo de las personas que se llega hasta considerar un arte, el ‘Arte de tomar decisiones’.

Y profundizando un poco más acerca de tomar decisiones, a continuación te comparto un brevísimo relato del brillante crítico Leo Velski Julian, esperando que te sirva como punto de partida para una constructiva discusión, o en su caso para polemizar entre amigos.

La historia es la siguiente.

Un grupo de niños se encuentra jugando cerca de dos vías de tren. Una de las vías está en uso mientras que la otra está abandonada. La mayoría de los niños se ponen a jugar en la vía que está operativa, todos excepto uno quien se queda jugando solo en la vía en desuso.

De repente un tren se aproxima a toda velocidad y casualmente tú estás justo al lado de la palanca para hacer los cambios de vías. Tú puedes decidir si el tren sigue por la vía en operaciones o lo desvías a la vía lateral que está en desuso.

Por azares del destino te encuentras en una tremenda disyuntiva, porque tú decides si desvías el tren hacia la vía abandonada, salvando a la mayoría de los niños, lo cual significa que sacrificarías al niño que está solo en la otra vía, o en su caso permites que el tren continúe por la vía en operación salvando únicamente al niño de la vía en desuso.

¿Tú qué decisión tomarías?

¿Dejarías que el tren continuara por la vía en que venía -salvando solo al niño de la vía en desuso-? o
¿Accionarías el cambio de vías para salvar a la mayoría?

Por lo que he debatido por allí acerca de esta polémica decisión, la mayoría de la gente decidiría desviar el tren hacia la vía inoperativa, sacrificando con esto a un solo niño.

Esta es una dura decisión, es una rápida decisión que conlleva factores emocionales de grandes consecuencias.

Desde una amplia perspectiva parece que gran parte de los seres humanos optaríamos por salvar el mayor número de vidas, ésta se ve como la decisión más lógica, una decisión basada en el bienestar de un mayor número de vidas y también de familias.

Pero, paradójicamente hablando de tomar las mejores decisiones,

¿No te has puesto a pensar que el niño que se quedó jugando en la vía en desuso fue de hecho quien tomó la mejor decisión?

El niño que se quedó en la vía abandonada tomó su decisión basándose en que allí estaría más seguro para jugar.

Y, sin embargo, acabó siendo indirectamente sacrificado por sus tercos e ignorantes compañeros quienes eligieron jugar en la vía donde estaba el peligro.

Vamos a ver: Partimos del hecho de que este relato es una suposición, es digamos una ficción, pero refleja con cierta crudeza el tipo de decisiones que todos tomamos cada día.

Como lo comenté al principio, en todos lados y en todo momento tomamos alguna decisión, unas mayores que otras, unas con menos impacto que las demás; muchas con repercusiones en nuestro lugar de trabajo, en casa, en nuestra comunidad.

A diario somos testigos de las decisiones que toman algunos políticos y que para bien o para mal alteran nuestro bienestar.

Invariablemente nos vemos afectados por «las decisiones que toman unos cuantos en el poder» y que repercuten en nuestras vidas, y también en nuestro destino.

No importando qué tonta, ignorante o imprudente sea la mayoría, la minoría casi siempre se sacrifica en aras del interés de esa mayoría, a pesar de que la minoría sea previsora, responsable y precavida.

Seguro que en tu barrio tú eres de los que recicla la basura y la entrega en los lugares especificados para ello, pero te viste afectado por la subida de impuestos dado que la mayoría no reciclaba y dejaba la basura tirada fuera de los lugares indicados.

Es probable que los gastos que te daban para viajes de trabajo los administrabas minuciosamente, pero gracias a que la mayoría de tus compañeros se excedía innecesariamente elevando sus gastos en hoteles y restaurantes caros, te viste afectado por la política corporativa que les bajaba los gastos a un cincuenta por ciento (a todos, incluido tú).

La importancia del ‘Reporte de Viaje’.

¿La decisión que tomarías sería la del autor de esta historia?

Leo Velski Julian, autor de esta historia ha explicado en múltiples ocasiones que desde su criterio personal él no intentaría cambiar el rumbo del tren, porque cree que los niños que jugaban en «la vía en uso» deberían haber sabido muy bien que esa vía estaba en completa operatividad, y que al escuchar las sirenas del tren deberían haber huido inmediatamente.

Si el tren se desviara hacia la vía abandonada ese solitario niño definitivamente moriría, ¡porque nunca pensó que el tren podría pasar a ese camino!

Además, esa vía no estaba en uso probablemente porque no era segura.

Si el tren se desviara a la vía abandonada también se pondrían en un alto riesgo las vidas de todos los pasajeros a bordo. Y, en tu intento de salvar a unos pocos niños -solo por no sacrificar a uno-, podrías terminar sacrificando decenas de personas para salvar a estos pocos niños.

¿Tú qué decisión tomarías tomarías en ese caso?

¿Alguna vez tomaste una decisión que te afectó injustamente solo por causa del mal criterio de una mayoría?

Historia tomada de ‘Fopky, Keeping it fun’.


«Llega un día en el que pasar la página es la mejor decisión para ti porque te das cuenta de que hay mucho más en el libro que la página en la que estabas atorado».

-Anónimo


Otras entradas similares que podrían interesarte:
¿Debo tomar decisiones por instinto?
Consecuencias del Ego en la toma de decisiones?
Decidir entre la Motivación Financiera y la Moral

Imagen de ¿Cuál es la mejor decisión que tomarías? de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: Pete Linforth

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *