15 Recomendaciones para hacer autocrítica frente a otros | 576

Cómo hacer una autocrítica de un trabajo | ejemplos de autocrítica | cómo hacer autocrítica | qué es la autocrítica constructiva | 15 Recomendaciones para hacer autocrítica frente a otros | autocriticarse positivamente | aprender a hacer autocrítica
15 Recomendaciones para hacer autocrítica frente a otros. Frase de la imagen de Charles Horton Cooley (1864-1929): “Uno nunca debe criticar su propio trabajo, excepto cuando se esté en un estado de ánimo apacible y esperanzador. La autocrítica de una mente cansada es un suicidio”.

Recomendaciones para hacer autocrítica frente a otros

¿Sueles hacer autocrítica delante de otras personas?

Recientemente vi por la televisión el ejercicio de autocrítica pública que hizo Robert Moreno, Manager o Director Técnico de la Selección Española de Fútbol, justo después de un partido cuyo resultado fue un empate.

Robert Moreno,  en un arranque de sinceridad, de total apertura y casi diría que hasta de valentía, se explayó señalando una serie de puntos los cuales consideró que le hicieron falta o que pasó por alto a la hora de tomar decisiones, lo cual dijo «Influyeron en el resultado final».

En ese ejercicio autocrítico, Robert estaba cargándose con toda la responsabilidad del resultado, con el que ni siguiera habían perdido, ya que si hubieran ganado habrían calificado directamente a la Eurocopa de naciones, cosa que consiguieron hasta el siguiente partido, justo con otro empate.

Yo creo que en general, el hacer un sincero ejercicio de autocrítica ante una pequeña o una gran audiencia, habla bien por sí mismo de la capacidad que tiene una persona de aceptar que se ha equivocado, o de que podría mejorar su rendimiento, y también su actuación.

Ese acto de crítica hacia el interior de uno mismo es bueno en sí mismo,

siempre que uno no se auto flagele o se castigue duramente, cosa que puede hasta provocar y transmitir depresión.

Pero lo que aquí quiero comentarles por experiencia es que en algunos casos he ido descubriendo que exponer comentarios autocríticos frente a otros debe ser una acción que se tome con mucha prudencia y cuidado, para no afectar la propia imagen y marca personal.

En esta emisión te daré 15 recomendaciones para hacer crítica frente a otros, sugerencias que espero te sirvan a la hora que decidas realizar una autocrítica en el plano profesional,

y aclaro esto del plano profesional, porque la autocrítica familiar, la marital, la escolar o la social tendrían otros elementos que habría de considerar, los cuales no forman parte de estas premisas que te propongo:

15 Recomendaciones para hacer autocrítica ante otros

UNO.

Si estás obligado a hacer autocrítica, por ejemplo en tu trabajo, que sea a lo sumo ante una o dos personas cercanas.

Esta autocrítica puede ser realizada naturalmente ante tu jefe u otro supervisor quienes tengan injerencia directa sobre tus funciones.

Pero, no conviertas ese ejercicio autocrítico en una conferencia magistral frente a una gran audiencia, porque cometer errores o equivocaciones ya es suficiente fastidio como para tener que soportar el juicio de muchos quienes desconocen todos los factores y detalles detrás de tu autocrítica.

Luego, en el caso de que quieras dar una conferencia autocrítica,

podrías prepararla exponiendo tu experiencia personal, como mostrando los errores que cometiste, y en su caso tendrías que exponer las alternativas que tenías y presentar lo que al final encontraste como moraleja, pero en ningún momento te señales como malo, ni te degrades.

DOS.

No hagas autocrítica ante grupos que puedan tener alguna injerencia en tu devenir como trabajador o empresario,

por ejemplo enfrente de varios de tus clientes, o frente a un grupo de trabajo de la oficina, quienes en un futuro cercano podrían recordarte tu propia autocrítica o tomar decisiones que te podrían descartar para participar en otros proyectos.

Evita todo esto porque posteriormente podrían señalarte injustamente, y recordarte que en alguna ocasión hasta tú mismo admitiste tus propios fallos.

TRES.

Ante un error colectivo, uno no exactamente tuyo sino de tu equipo,

asume o desarrolla una autocrítica siempre que tengas poca jerarquía y mayor conocimiento que los demás,
esto es muy importante porque podría impulsarte para brillar o llamar la atención positivamente.

En muchos casos, es posible que a pesar de que ocupes un nivel inferior jerárquico, al mismo tiempo tengas un nivel superior de conocimientos, en estos casos,

ante una crisis o un problema grupal que nadie quiere asumir:

Podrías, con mucho cuidado, tomar o asumir parte de la responsabilidad, pero, tienes que exponer con claridad los hechos y tu conocimiento, para llamar la atención positivamente hacia ti.

Esto no se puede hacer mientras seas el de mayor rango y carezcas del conocimiento técnico,

porque estás casi abriendo la puerta para que te despidan si lo que buscan es responsabilizar a una de las cabezas del grupo.

Toma el riesgo de hacer una autocrítica pública siempre que juntes esos dos factores:

Menor jerarquía y mayor conocimiento que los demás, si no ¡NO lo hagas!

porque responsabilizar de una catástrofe digamos ejecutiva a la persona que ocupa el menor rango es como admitir que todos son unos incompetentes menos tú, así no te señalarán injustamente, y por allí podrías tener alguna oportunidad para destacar sobre todos.

CUATRO.

Entre mis puntuales recomendaciones: «No hagas autocrítica cuando un error tuyo implique pérdidas económicas para tu empresa».

Esto no significa o no implica que quieras repartir tus errores,

pero cuando hay muchos implicados en un problema no asumas todo el error, porque estás admitiendo no solo tu incapacidad/incompetencia, sino también la de tu marca o compañía.

Así solo le facilitas las cosas a los demás implicados,

porque los eximes de toda culpa cuando también tienen que asumir su parte proporcional de responsabilidad, recuerda en todo momento que tú representas a tu marca, y todo lo que admitas o aceptes también le afectará a ésta.

En todo caso, solo haz autocrítica mientras no afectes a tu compañía, como por ejemplo si eres un consultor independiente, y eso allí ya lo decides solo tú.

CINCO.

En tu ejercicio autocrítico trata de no mencionar tu negligencia, en el caso de que así haya sido:

-Todo pasó porque no llegué temprano-, o

El accidente ocurrió porque siempre soy muy distraido.

Mejor dirige tu autocrítica por el lado de haber tomado un riesgo previamente pensado y analizado, o

plantea que iniciaste o tomaste acciones antes de tiempo,

o que algo no resultó como esperabas, dado que te faltaba un conocimiento o experiencia que no se te puede exigir como parte de tus funciones; y en ese caso tienes que recalcar que estás dispuesto a aprenderlo y superarlo, para que no vuelva a suceder.

SEIS.

No te critiques duramente esperando que te vayan a levantar, o que digan: -No, no pasa nada, total ‘Es un buen chico’-, ¡No lo hagas!.

Cuando haya varios intereses involucrados, o si entre tus compañeros tienes competencia, tu dura autocritica será totalmente aceptada, y en lo posterior podrían relegarte o no tomarte en cuenta; además, siempre te lo recordarán, y cada vez que lo hagan será cuando les convenga hacerte menos.

Por eso, suaviza esa autocrítica, no te vayas a fondo juzgándote porque ya de por sí lo hacen los demás.

SIETE.

Si surgió una crisis o problema producto de tu error, trata de plantear que tenías contempladas varias alternativas, y proponlas de nuevo:

-Tomé X decisión porque me pareció que Y y Z eran arriesgadas, pero ahora veo que Z podría ser la alternativa más viable.

Haz autocrítica dando a entender que estabas muy involucrado y lo sigues estando, y demuiestra que el problema no te abruma, que vean que no te vienes abajo y enfrentas cualquier asunto con firmeza.

OCHO.

Otra de las importantes recomendaciones es no pedir perdón al hacer autocrítica, y si tienes que pedirlo, que sea solo frente a la persona o empresa que ofendiste o afectaste.

No se pide perdón por los errores cometidos en el ejercicio del trabajo.

Se pide perdón por actitudes groseras, menosprecios, negligencia, desorden, falta de respeto o desacatamientos, en fin,

no pidas perdón por haber fracasado intentado alcanzar un objetivo.

NUEVE.

Sé muy breve en tu autocrítica, no permitas que profundicen demasiado en tu actuación, especialmente frente a quienes desconocen el tema,

porque muchos pueden opinar acerca de tu desempeño en determinado asunto, un asunto que probablemente no comprenden porque no tienen los estudios, experiencias o criterios necesarios para emitir juicios correctos.

No dejes que tu autocrítica se prolongue, solo comenta el punto brevemente y te sigues con otra cosa.

Generalmente, si no se van a proponer soluciones alternativas durante una autocrítica, entonces solo se perderá el tiempo,

y esto puede ser para fastidiare o retomar asuntos que ya no vienen al caso, o no es necesario volver a mencionar. No propicies ni permitas que se pongan a revolver ‘shit’.

DIEZ.

Convierte tu autocrítica en un ejercicio constructivo, donde encuentres errores y soluciones, con formas alternativas de hacer las cosas, incluso con compromisos,

pero no te pongas a dar pretextos y justificaciones que no vienen al caso, ni eches balones a un lado.

ONCE.

Que tu autocrítica no sea una perorata en la que alardees y señales indirectamente que los otros son incompetentes o negligentes, como decir:

-Es que yo estoy acostumbrado a exigir a este nivel, pero los demás no están habituados a trabajar con liderazgos fuertes como el mío, por eso ‘caemos’ o ‘caen’ en errores, y no quieren aprender a hacer las cosas bien, tal como se los digo.

No plantees tu autocrítica como sí tu forma de trabajo fuese la óptima o la única que conduciría hacia el éxito.

Si tu autocrítica menosprecia a los otros o los descalifica (por cierto que esto sea) va a dañar tu marca personal, y no confiarán en ti ni tus subordinados ni tus jefes.

DOCE.

No hagas autocrítica frente a neófitos.

Si cometiste un error técnico, uno que solo pocos pueden entender, trata de realizar autocrítica con una persona que entienda incluso más que tú acerca del asunto, alguien con experiencia; y experiencia implica que éste o ésta quizá ya pasó por problemas similares, los cuales entenderá, y seguramente no te juzgará tan duramente porque hará empatía.

Solo haz autocrítica frente a una persona adoctrinada en el tema, no frente a principiantes.

Y, en el caso de que el neófito sea tu jefe, y tengas que hacer autocrítica frente a él, solo para rendir cuentas de lo sucedido,

trata de estar acompañado por alguien que conozca el tema y pueda opinar objetiva y técnicamente, y no tanto para que opine a tu favor, sino para que se entienda que tienes total apertura de criterio para aceptar retroalimentación de gente versada en el asunto

Además, tú también trata de estar bien preparado para ese momento, y que se note que conoces muy bien el tema, que al opinar te proyectes como un profesional.
La importancia de poder dar tu Opinión Profesional

TRECE.

No seas renuente a hacer autocrítica.

No evites la autocrítica, pero hazla cuando sea necesaria, y no rehúyas hablar de tus errores, ni pretendas que no los cometes, o que nunca fallas.

Evita que tu ego se apodere de tus comentarios. Se modesto y prudente, y también escucha, escucha a uno o a dos individuos, pero no una multitud.

CATORCE.

Si como líder de un grupo haces autocrítica, y el error fue cometido por alguien dentro de tu equipo, evita repartir ese fallo entre todos, y en todo caso cárgate tú con el error, tal como Gerard Moreno;

pero admítelo solo frente a tus superiores, o con tu equipo (no frente a la prensa o frente a los fans), esta es una forma de asumir el liderazgo frente a los tuyos.

Si quieres, en lo privado comenta el error con quien lo provocó, pero no lo expongas públicamente.

Asumir el error internamente y trabajar en una retro-alimentación conjunta ayudará a todos a tomar lección del asunto, pero no salgas como ese Técnico de la Selección Española a señalarte con toda la culpa frente al mundo, cuando el problema no era tan grande. Gerard Moreno lo hizo ver como un gran fracaso siendo que en realidad solo fue un empate, y al final ¡todo salió bien!.

QUINCE.

Al final he dejado lo que considero más importante de recomendaciones para hacer autocrítica:

Ten dignidad al hacer autocrítica frente a otros.

Que se note que haces autocrítica con la convicción de mejorar, de crecer y de no volver a caer en los mismos errores.

Hacer autocrítica con convencimiento y actitud proactiva y positiva te deja ver como un profesional convencido.

No te presentes como alguien que se derrumba fácilmente o que está deprimido por los acontecimientos que provocó. Deja ver tu fortaleza de espíritu, no tus debilidades, que siempre están allí, pero guárdatelas, no las demuestres, ni en tus comentarios destructivos hacia ti, ni en tu lenguaje gestual.

Evita aparecer como deprimido o derrotado. Ten carácter y enfrenta con dignidad el asunto, y

nunca nunca te menosprecies, que seguramente muchos de tus detractores ya lo estarán haciendo por ti.


“Uno nunca debe criticar su propio trabajo, excepto cuando se esté en un estado de ánimo apacible y esperanzador. La autocrítica de una mente cansada es un suicidio”.

-Charles Horton Cooley (1864-1929)

Otras entradas similares a ‘Recomendaciones para hacer autocrítica ante otros’:
Criticamos a los demás porque…
Críticar Constructivamente como ejercicio de Creatividad
Cómo detectar el Complejo de Inferioridad

Fotografía de ‘Recomendaciones para hacer autocrítica frente a uno o varios colegas’ de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: Med Ahabchane

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *