Tu Actividad en Internet refleja tu Marca Personal | 511

Cómo te aprecian los demás al ver tu actividad en Internet | Construir tu marca personal y ejemplos | Tu Actividad en Medios Digitales y Redes Sociales refleja tu marca personal | Técnicas de Personal Branding | Prestigio profesional | experto en Marca Personal | posicionamiento con trabajo
Cómo puedes saber si tu actividad en medios digitales refleja tu Marca Personal con justicia. Frase de la imagen de Gustavo Pérez Ruiz: “Si tu trabajo depende total o parcialmente del Internet, entonces tu trabajo es del dominio público”.

Tu Actividad en Internet refleja tu Marca Personal

Con la revolución del Smartphone, del Internet  y la facilidad que nos brindan sus diversas herramientas y plataformas comunes, todos, o casi todos estamos ejerciendo nuestra libertad para demostrar a un determinado público lo que somos, o quiénes somos, y

cuáles son nuestros valores y motivaciones, o

qué tenemos destacable y qué tenemos reprobable,

esto último depende del punto de vista de cada uno, dado que es imposible imponer nuestras ideas sobre los juicios de los demás, especialmente cuando nos exponemos públicamente (todo esto refleja tu marca personal).

En general, los demás pueden opinar que nuestra actividad en Internet es mala, regular o poco destacada,

en cualquier caso, poco podremos hacer más allá de trabajar para tratar de revertir esas opiniones, esto es:

 Implementar una estrategia de Personal Branding.

Pero aún así, aunque hagamos un buen trabajo con nuestra marca personal, siempre existirán detractores y críticos severos que juzguen nuestra actividad como no meritoria, o poco destacable, eso vá implícito en nuestra decisión personal de exponernos públicamente.

El Internet y el Smartphone en combinación con sus plataformas y aplicaciones (App’s) nos brindan la oportunidad tanto de brillar, como de demostrar lo contrario, esto es demostrar mediocridad, o en su caso, simplemente pasar desapercibidos, que es lo que muchos prefieren;

pero en algunos casos, donde lo que se pretende es justamente destacar o ganar un buen posicionamiento, lo de pasar desapercibido puede ser considerado como un fracaso.

No perdamos de vista que nuestra actividad en Internet provoca una impresión en los demás, que estemos o no de acuerdo con ésta, refleja lo que somos ante los ojos de quienes nos encuentran y siguen (todo refleja tu marca personal).

Nuestra actividad pública es como un escaparate transparente.

Absolutamente todo lo que exponemos en los medios digitales, los comentarios que hacemos,

los chistes y frases de motivación que compartimos,

las entradas que publicamos en nuestro blog o en el timeline de facebook, o

la historia que colgamos en ínstagram,

las críticas que hacemos, las contestaciones que damos,

el trabajo que demostramos (poco, mucho o regular),

Todo esto muestra quiénes somos en realidad.

Mientras sigamos exponiéndonos en redes sociales, o en nuestro blog, o en nuestro canal de Youtube, o en nuestra cuenta de Instagram, no podremos evitar otras opiniones (malas o buenas).

Toda nuestra actividad o inactividad en medios digitales nos define y va dejando una huella en la mente de los demá, buena o mala, eso ya depende de cada uno.

5 Características que se pueden apreciar en la actividad de quienes exponen y publican sus contenidos en Internet, a nivel personal o profesional.

Tomemos en cuenta estas 5 parámetros a la hora que decidamos exponer públicamente contenidos en cualquier plataforma:

UNO. Carácter.

Todo lo que escribamos o propongamos muestra nuestra personalidad y temperamento.

Siempre recomiendo asumir una misma postura en cuanto al carácter, esto es:

siempre tratemos de conducirnos de una forma, mantengamos una misma línea de comportamiento.

Si un día te levantas triste y pones frases que expresen tu desmotivación o tu desaliento, y a la siguiente semana publicas una frase que incite un espíritu de lucha y arduo trabajo podrás verte como inconsistente, o bipolar.

Todos pasamos por altibajos, pero expresarlo públicamente en cada momento no refleja una buena imagen personal, al contrario refleja un carácter ambiguo.

DOS. Seguridad.

Revisa bien todo lo que publicas, sea escrito o curado (esto es compartir el contenido de otros).

Piensa bien dos o tres veces si lo que vas a proponer públicamente corresponde a la línea de tus valores y a lo que siempre demuestras.

Revisa las formas y el fondo,

trata de que todo esté bien escrito, que se entienda, que no tenga faltas de ortografía; busca que eso que publicas sea tuyo o de alguien más exprese tus propias ideas y valores.

Yo por ejemplo, muchas veces hago mucha auto-censura, porque ante la duda de publicar algo de lo que no estoy seguro si ayudará a otros, o que se vaya a malinterpretar o que pueda perjudicar a alguien más o a mí mismo, mejor no lo publico.

Tienes que tener mucho convencimiento y claridad a la hora de cargar un contenido, para que eso no vaya en contra de nuestra integridad, esto es:

Evitar incongruencias entre lo que dices y lo que haces,

este es un típico error, porque es muy fácil decir y tratar de aleccionar a otros, pero otra cosa es demostrarlo.

No te la pases poniendo frases de colaboración y liderazgo de equipos cuando realmente eres intransigente, o un jefe estilo dictador, o solo te gusta hacer las cosas a tu manera sin consultarlo.

Esto de la seguridad tiene mucho que ver con conocerte bien ti mismo.

TRES. Seriedad.

No exageres lo que publicas, ni en comentarios, ni en imágenes, ni en videos.

En las redes sociales es clásico encontrar que se habla por ejemplo de “Cómo alcanzar el éxito”, o “Cómo lograr objetivos muy altos”, y si te dedicas a sugerir acciones o técnicas que tú jamás experimentaste, como por ejemplo:

A) Vender la fórmula para llegar a 100.000 seguidores cuando ni siquiera tienes cinco mil, o

B) Aconsejar cómo obtener un buen empleo cuando más bien tú lo necesitas, o todavía no lo has conseguido, o

C) Asesorar para que otros inviertan contigo en bitcoins cuando no tienes idea de cómo hacer operaciones financieras,

todo esto te resta credibilidad, y por ende seriedad (refleja tu marca personal).

Muchos tratan de paliar o esconder sus carencias publicando imágenes o selfies sentados en una oficina de lujo, o junto a un coche de alta gama, o tomándose un margarita en una terraza,

así probablemente lograrán una primera impresión positiva, pero si todo eso ha sido artificialmente preparado, no tendrá mucho recorrido a largo plazo, ni credibilidad.

¿Qué me compro, un Lamborghini o un Ferrari?

La seriedad va de la mano con la responsabilidad.

En algunas redes sociales como Linkedin, donde hay que exponer el currículum, es muy importante que presentes tus estudios y experiencias con veracidad y formalidad;

tarde o temprano la verdad siempre saldrá a flote, y si exageras o sobredimensionas tu perfil, al final eso se sabrá.

No te presentes como director general de un blog, o como el CEO de una empresa de dos personas.

¿Qué es un CEO y cuáles son sus funciones?

Evita pedir colaboraciones si no vas a ser recíproco,

no pidas que te sigan o que le den like a tu página web, y menos a la de alguien con quien tienes un interés particular si tú mismo no estás dispuesto a dar a cambio lo mismo.

Esta es una de las típicas faltas de seriedad que van más allá de solo ser egoísta y/o maleducado, esta actitud refleja no solo tu poca seriedad sino tu carencia de lealtad;

la lealtad es un valor muy a la baja en estos días, pero fundamental a la hora de generar relaciones y conectar con gente valiosa.

CUATRO. Capacidad de Trabajo.

Aunque el tiempo que le dediques a las redes sociales sea exclusivamente para el ocio y la diversión, aún así proyectas tu capacidad de trabajo.

En la actualidad, las redes sociales informan de tu reciente actividad y de tu paso por la plataforma,

también de lo que haces en tu trabajo o en tu vida personal,

de si estás activo o no en una red social,

y desde cuándo no te apareces en Telegram, Instagram o Whatsapp,

o cuándo fue la última vez que se te vio vagueando en facebook, o solo husmeando en otros perfiles.

A pesar de que las redes sociales no sean tu prioridad profesional, aunque tú te dediques a otra cosa que no dependa del internet,

se puede inferir que pierdes improductivamente el tiempo si estás todo el día contando tus likes o revisando si ya contestaron los comentarios que dejaste en otros perfiles, o si dedicas tu tiempo libre a jugar a ‘La granja’ en red o a ver tus series de televisión.

Si por el contrario, declaras que utilizas el Internet como una fuente principal o alterna de tu actividad profesional, con más razón deberás mostrar tu capacidad de trabajo.

Si tu trabajo depende total o parcialmente del Internet, entonces tu trabajo es del dominio público,

allí todos nos damos cuenta cómo y cuánto trabajas,

o si lo haces sin afán de lucro, pero lo haces;

también distinguimos quiénes trabajan y quiénes solo están “mareando la perdiz” (expresión popular española), o “haciéndole al cuento” (expresión popular mexicana), como por ejemplo:

Si en Instagram te declaras como ‘Redactor de contenidos web’, y no tienes ni un blog, o peor aún, careces de página web, los que te vean y lean deducirán con justicia que no tienes capacidad de producir contenidos, o que solo te haces ilusiones.

La capacidad de trabajo se puede percibir rápidamente en lo que publicas en tu blog, o en una entrada en Linkedin o en Facebook; allí debes demostrar lo que dices que sabes hacer, no contarlo superficialmente.

Casi todas las plataformas indican la fecha en que se publica una entrada (o post).

Muchos redactores y blogueros suelen quitar las fechas en que publican sus contenidos, especialmente en el blog, y esto se debe a que algunos evitan informar la periodicidad de sus publicaciones, para no ser calificados por su falta de regularidad, o por su poca constancia, en lugar de solo ser juzgados por la calidad de su contenido; toma en cuenta todo esto porque refleja tu marca personal.

Yo no quiero dar a entender que si publicas cada mes, o cada dos meses sea malo, “No”, en esto influyen muchos factores.

Yo creo que más vale calidad que cantidad,

pero, lo que te puede afectar es que publiques un contenido cada 4 meses y además se te vea casi todos los días en redes sociales, sin realmente exponer el tipo de contenido que te distingue a ti y a tu propuesta de valor.

Estoy de acuerdo que hay que estar en redes sociales para interactuar con otros, para investigarlos, leerlos, comentarles y sugerirles, para aportarles tu conocimiento, para intentar generar conexiones; todo esto es totalmente válido y necesario, pero nunca será más importante que producir y publicar tu propia propuesta de valor.

De preferencia, propón tu trabajo en los medios que lo valoren.

Yo no me imagino interactuando o tratando de relacionarme con programadores de código web si no sé nada al respecto, y

aunque no sea necesario saberlo, al menos tendría que tener un mínimo contenido que de alguna forma pudiese interesarles para justificar mis ganas de colaborar con ellos,

esto es algo tengo que ponerles sobre la mesa, algo que me distinga, y a eso lo llamo marca personal.

CINCO. Disponibilidad.

La disponibilidad es una condición sine qua non de todo el que intenta generar algún tipo de impacto a través del Internet, ya sea para tratar de posicionarse en un nicho de mercado, o para ser reconocido en un medio, o para integrarse en un grupo.

Estar disponible significa contestar a comentarios en redes sociales,

¡responder a todos los comentarios que te hagan!

A no ser que seas Ariana Grande, Cristiano Ronaldo o Elon Musk deberás a responder diligente y claramente a cada pregunta, aunque no te paguen por contestarlas.

Evita pronunciar la miserable frase de “toda consulta causa honorarios”, Yo aquí te contestaría que “lo cortés no quita lo valiente”.

Responder de la mejor forma posible a unas dos o tres preguntas no te quita dinero, ni te empobrece, ni te resta años de vida, al contrario, dice mucho de tu generosidad y capacidad profesional.
Cuántas veces leemos por allí:

-“Para contestar a tu pregunta envíame un DM (mensaje directo) y te comento”.

Esto para mi quiere decir:
“No te puedo decir esto públicamente por que”

A) realmente es una tontería y voy a tratar de que te la creas, o de convencerte sin que los demás me vean,

B) no es tan importante, pero quiero generar interés y curiosidad en los demás,

C) te voy a decir cuánto te cobro y no quiero que los demás lo sepan,

D) no quiero compartirlo con nadie más porque es una idea tan innovadora que revolucionará toda la tecnología mundial durante siguientes diez generaciones.

Todo lo que publicamos en redes sociales nos define, dice mucho de nosotros, en dos sentidos, y refleja tu marca personal.

A continuación te propongo unas actividades que pueden o no definir tu propuesta de valor:

1.

Publicar una foto tirado en la playa sin entenderse si estás curándote la resaca o si lo haces por creerte un pionero en selfies playeras,

poner en tu timeline de twitter un pensamiento de Albert Einstein que en realidad se te ocurrió a tí,

colgar en tu muro de facebook una imagen conduciendo un coche convertible (uno que alquilaste por un día),

compartir un video tragándote una cerveza al hilo refleja tu marca personal,

publicar una imagen cruzando a nado el río Papaloapan o aventándote en parapente sin que realmente se reconozca si tú eres el de la foto.

Estos son contenidos que no dicen nada de tu actividad productiva, y menos de lo que puedes aportar a los demás,

más allá de pretender que haces todo eso porque tu trabajo produce tanto dinero que puedes permitirte todas esas extravagancias.

2.

Cargar un video tutorial en youtube refleja tu marca personal,

publicar una amplia infografía que aclare una teoría o enseñe un concepto,

publicar un artículo que informe acerca de una investigación,

regalar un audio libro que enseñe y/o entretenga, o un ebook que explique una técnica (refleja tu marca personal),

compartir una hoja de cálculo que ahorre muchas horas de trabajo y le sirva a muchos como base para empezar a desarrollar su trabajo.

Estos últimos son contenidos que hablan de lo que sabes hacer y que aportan algo productivo a los demás.

Tú decides cómo quieres definir tu marca personal.


Frase final que refleja tu marca personal:

“Haz el trabajo. Todos quieren ser exitosos, pero nadie quiere hacer el trabajo duro”.

-Gary Vaynerchuk

Fotografía de “Lo que publicas refleja tu Marca Personal” es de  Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo de Refleja tu Marca Personal: Paul_Henri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *