Cómo escribí acerca de mi Marca Personal | 539

Marca personal latinoamericana entrevistas y casos | Por Profesor Vladimir Estrada Consultor en personal branding | Blog en Medium | Ylse Roa branding personal en LATAM | Cómo escribí acerca de mi Marca Personal Por Gustavo Pérez Ruiz @podcastmanager | Hablar con objetividad de uno mismo | Consultoría y asesoría de marca personal
Cómo escribí acerca de mi Marca Personal. Por: Gustavo Pérez Ruiz. Frase de la imagen de Tomás Abraham: “El ensayo no es apto para buscadores de coherencias, pero es nutritivo para los curiosos y los alquimistas que combinan historias, imágenes y teorías”.

Cómo escribí acerca de mi Marca Personal

Recientemente escribí y entregué una colaboración para el Proyecto de Marca Personal Latinoamericana que el reconocido humanista y Profesor Universitario de Administración, Psicología Organizacional y Comunicación Corporativa Vladimir Estrada ha tenido a bien organizar desde República Dominicana, esto con el fin de publicar en su blog una serie de trabajos escritos de varios profesionales latinoamericanos, quienes de alguna forma están involucrados con la consultoría de marca personal.

La idea del Profesor Estrada es:

Integrar todos los textos de este selecto grupo para que compartan su conocimiento y experiencia en torno al tema de la marca personal,

utilizando cada aportación para conformar una serie de entradas (o posts) que él ha venido publicando con regularidad, y que sumadas en su totalidad arrojarán un e-book que servirá como una significativa referencia para el mismo tema.

Yo recibí con gran regocijo la invitación del Profesor Estrada para participar en su interesante proyecto,

e inmediatamente le contesté que ¡lo haría encantado!; le dije entonces y con gusto lo repito ahora:

-¡Por supuesto!. Gracias Amigo Vladimir por incluirme en ese encomiable grupo de profesionales, me siento halagado de poder participar con mi versión particular de un tema ya universal que genera mucho interés, y que está creciendo cada vez más no solo a nivel latinoamericano, sino también a nivel hispánico.

Lo bueno vino después de aceptar la invitación.

Confieso que posteriormente, al enfrentarme a los lineamientos o parámetros que el Profesor Estrada nos solicitó que desarrolláramos ‘por escrito’, me encontré con una interesante y también muy dura tarea:

Escribir no solo de marca personal, sino de mi propia marca personal.

En este mismo espacio digital, en formato blog y formato podcast, Yo mismo he hablado y escrito en múltiples ocasiones de varios tópicos relacionados con el personal branding,

también he comentado y propuesto numerosas y distinguidas marcas personales de personajes tanto públicos como no tan públicos, porque las juzgo merecedoras de ser compartidas en este programa de emprendimiento.

Para mí, investigar y desarrollar un tema en torno al personal branding, así como hablar de las actitudes y las acciones destacadas de otras personas me resulta relativamente fácil, porque además de gustarme,

lo hago como un ejercicio personal donde me aplico como ejemplo a seguir cada entrada que desarrollo, y

lo que también me da gran satisfacción es descubrir que algunas publicación han podido ser de utilidad para quienes lo han leído, o escuchado en su caso.

Hasta allí, creo que no he dicho nada nuevo, pero,

enfrentarme a la labor de escribir acerca de mi marca personal me ha representado un reto realmente muy complicado,

PRIMERO porque no me lo esperaba, y
SEGUNDO porque jamás me lo había planteado así.

Antes de poder escribir la primera frase,

estuve varios días pensando y repensando en los puntos que el Profesor Vladimir Estrada me solicitó cubrir:

En ese texto tendría que desarrollar la trayectoria en la gestión de mi propia marca personal, paso a paso, comentando cada cambio, sus involuciones, sus evoluciones, sus hitos, desde que inicié el proceso y hasta hoy,

¡Uuuf,  qué gran trabajo por delante!.

Además, también tendría y tuve que comentar los valores que me definen, esta es una de las encomiendas que encontré más duras.

Es uno de los más duros encargos porque ya sabía que hablar y aun más, escribir acerca de mis valores es un enorme reto, y al mismo tiempo un gran compromiso;

y pienso que no solo representa un reto para mí, también lo es para cualquiera, porque como todo ser humano, en algún momento puedo fallar, y si escribo públicamente por ejemplo (sin afirmar que las haya propuesto como propias) que las virtudes que abrigo son la constancia y la excelencia,

¿Cómo voy a saber si mis patrones de excelencia y constancia cumplen con los de los demás?

Podría caer dentro de la normalidad el hecho de que otros consideren mis niveles de excelencia o constancia no meritorios, o poco ejemplares bajo sus parámetros de medición.

Por mucho que yo profese y hasta presuma de esas cualidades (excelencia y constancia), eso no necesariamente convencerá a otros de que esas me hacen brillar, y como dice el dicho:

‘Que te compre quien no te conoce’.

Por todo esto,

Yo considero que el hecho de escribir acerca de los principios que rigen mi actuación es un asunto delicado, porque otros que no me conocen podrían considerar justa o injustamente que estoy siendo presumido, o falso,  o incluso mentiros.

Ya para ponerme a escribir en forma,

adicionalmente tendría que comentar los fundamentos de mi misión y mi visión.

Desde mi punto de vista, esto de los fundamentos significa que tengo que respaldar esa misión y esa visión con una serie de argumentos que los sostengan, ya que no solo basta con mencionarlos.

Luego, entre otros puntos, tendría que definir mi marca personal, cosa difícil de visualizar, porque ser objetivo con uno mismo es imposible.

También tendría que comentar el retorno de mi marca personal, y explicar cómo lo identifico, cómo lo cualifico y cómo lo cuantifico.

No sé si al final de mi texto logré abarcar todos estos puntos y contestarlos apropiadamente, pero el trabajo ya está hecho, y

probablemente al momento de leer o escuchar esta emisión quizá ya esté publicado, AQUÍ DEJARÉ EL VÍNCULO EN CUANTO SE PUBLIQUE MI TEXTO EN MARCA PERSONAL LATAM, por si a alguien la interesa no solo leerme a mi, sino muy en especial a los destacados y destacadas profesionales de marca personal latinoamericana que integran este proyecto.

Continuando hasta antes de empezar a escribir,

mientras estaba sentado analizando cómo iba a resolver objetivamente ese complejo rompecabezas que el estimado Profesor Estrada me invitó a escribir , me paraba y me sentaba una y otra vez preguntándome lo mismo,

incluso le pedí a mi amiga, compañera de Grupo Mastermind y Consultora experta en marca personal Ylse Roa que me aclarase con su avezado punto de vista ‘cómo podría enfrentar ese reto de escribir acerca de mi marca personal’, a ella le agradezco enormemente sus valiosas y oportunas aportaciones, que siempre me son de gran utilidad.

¡Y se hizo la luz!

Ya en otro momento, uno en el que mentalmente me encontraba menos espeso, releí la invitación del propio Profesor Estrada, y empecé a ver la luz, allí descubrí la respuesta que él mismo me estaba dando, esto era: libertad para responder, y decía en su primera publicación (Marca Personal Latinoamericana: entrevistas y casos, (primera parte) :

-No hay límite de espacio, ni restricciones de índole temática; cada quien escribe lo que y cuanto considera pertinente. 

Él, atinadamente, escogió la escritura porque (y aquí me permito repetir sus palabras) dijo:

-A mi juicio este es el modo más difícil de hacerlo bien, pero también el que permite un mejor resultado, porque se cuenta con más tiempo, cuidado y detalle. De este modo he elevado el listón a mis invitados, lo cual seguramente ha contribuido a estimularles, motivarles y retarles a crecerse, a generar impactos poderosos y a ofrecer modelos motivadores y desarrolladores. Cuando estás hablando en vivo y te equivocas, puedes rectifcar de inmediato y no pasa nada, pero si te equivocas al escribir un texto que es publicado, pues pasará algún tiempo antes de que puedas rectificar.

En lo que a mi concierne, este ha sido un importante y exigente reto, y

lo que me detenía ante la hoja en blanco era el cúmulo de puntos que tenía por abarcar y desarrollar, me encontraba con que no podía irlos resolviendo uno a uno, tal como si contestase un cuestionario, o como si llenase una solicitud de trabajo para una cadena de supermercados, tendría necesariamente que ser más formal en la confección de mi propuesta, porque así nos lo estaba exigiendo nuestro amigo.

Además, había que tomar en cuenta que aquí estamos hablando de marca personal, tópico que ya de por sí exige que la propuesta aporte algo original, y de preferencia que agregue valor a quien lo lea; era un reto y al mismo tiempo un serio compromiso.

Empezando a desarrollar la escritura,

mientras comenzaba apuntando respuestas aisladas, encontraba que mis notas podrían convertirse en una autobiografía, cosa que tampoco me estaban pidiendo, y esto parecía exagerado, o fuera de lugar, así que mientras divagaba, voltee hacia el librero que tengo junto al escritorio, y allí encontré mi respuesta,

divisé a Michel de Montaigne, el filósofo francés quien hoy es ámpliamente considerado como el ‘Padre del Ensayo’.

Me dije:

-Eso es, esto es lo que voy a desarrollar para tratar de armar el rompecabezas:

¡UN ENSAYO!.

¿Cómo no se me había ocurrido esto antes?

El ensayo es un género literario que siempre me ha gustado leer, especialmente por la variedad de sus temas y la flexibilidad de su formato.

El escritor Ezequiel Martínez Estrada, quien hiciera uno de los compendios más reconocidos de los ‘Ensayos de Montaigne’ para CONACULTA OCEANO dice en este libro:

”El ensayo, tal como lo concebimos hoy, está en Montaigne acabado en punto de perfección. Él no crea ese género, lo constituye al fijarle sus condiciones típicas, como la forma más holgada y libre de reglas para la expresión natural del pensamiento y de la emoción.

Susceptible de tomar cualquier estructura y de alcanzar cualquier dimensión, desde el aforismo hasta la crónica exhaustiva, según lo que contengan los propósitos del autor, caben en su texto con idéntica licitud el escolio, el relato, el panfleto, el panegírico.

Su mérito está en la inexpresable flexibilidad con que recibe sin perder su naturaleza cualquier material según cualquier disposición, tiene una cualidad elástica”.

Entonces, motivado me dije:

-Bueno, pues escribiré un ensayo, ya que allí caben casi todos los géneros.

Al mismo tiempo, también evalúe y me cuestioné si el ensayo sería el género literario más adecuado para publicar en un blog,

ya que en un mundo donde los intereses por el posicionamiento de la marca personal tienen casi en su totalidad su campo de batalla en Internet, en sus blogs y redes sociales, los géneros como el ensayo puedan parecer de alguna forma muy abultados, o sobredimensionados.

Yo entiendo que esto puede ser un desalentador, o un ahuyentador de lectores (especialmente para los más jóvenes), porque hoy en día lo que las técnicas de SEO actuales imponen a los escritores o articulistas es:

A) Poca y concisa escritura

B) Párrafos y enunciados cortos

C) Muchos puntos y aparte y

D) Muchísima claridad de ideas que exijan menos reflexión para su correcto entendimiento, esto es, las ideas más complejas aunque no por eso malas tienen menos popularidad en el mundo digital, porque al parecer aburren o pueden cansar al lector.

Mi visión del ensayo para Internet

Te comento toda esta reflexión porque me parece que escribir una aportación como la que hice, escribiendo bajo el género ensayístico para un medio digital moderno, que al parecer no es tan dinámico ni tan popular en el mundo 2.0, más bien tendría mejor acogida en un libro.

Puede que la selección del ensayo para mi haya sido la mejor opción como escritor, pero no la mejor para el lector digital, y eso lo entiendo; vamos a ver cómo impacta mi aportación, o qué resultados u opiniones surgen de este  interesante ejercicio de marca personal.

Yo espero que mi aportación al proyecto Marca Personal LATAM ayude a apuntalar ese notable esfuerzo del Profesor Vladimir Estrada por impulsar el tema entre los jóvenes universitarios, ya que como él mismo estableció dentro de sus parámetros:

-Uno de los objetivos del proyecto es contribuir desde la vivencia y la experiencia a la educación de nuestros públicos sobre el branding personal.


El ensayo no es apto para buscadores de coherencias pero es nutritivo para los curiosos y los alquimistas que combinan historias, imágenes y teorías.

-Tomás Abraham

Otras entradas similares que podrían interesarte:
La Importancia de Guardar Registro de tus Experiencias
El Decálogo de Ernest Hemingway
¿Dónde obtengo inspiración para generar Contenidos?

Fotografía de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafa: Teresa Wild TeJyng

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *