Una historia de Caballerosidad | 557

Cuento del Tesoro de la juventud El labrador y sus sacos. Una historia de Caballerosidad | El Libro de nuestra vida | Generosidad y Empatía | Pensar en los demás mejora tu Marca Personal | Imagen y Estilo | Teoría de personal branding
El labrador y sus sacos. Una historia de Caballerosidad. Frase de MrGentlemansGuide.com: “No todo hombre que viste de traje y corbata es un caballero. No todo caballero viste de traje y corbata”.

Una historia de Caballerosidad

Continuando con las historias que estoy rescatando de El Tesoro de la juventud, en esta entrada les voy a proponer un pequeño cuento de El Libro de nuestra vida.

El labrador y sus sacos. Una historia de Caballerosidad.

En cierta ocasión, un labrador acarreaba trigo a uno de los molinos donde lo transformaría en harina. El trigo lo transportaba en sacos, los cuales atravesaba convenientemente sobre el lomo de un caballo.

En el camino hacia el molino, el caballo se tropezó y uno de los sacos cayó al suelo. Los sacos pesaban muchísimo, y el pobre labrador además de ir sin compañía, tampoco contaba con los elementos mecánicos que utilizaba en el granero para cargar el caballo.

Así que el labrador de todas formas lo intentó, pero, lamentablemente, él solo no podía cargar el saco de nuevo. Y, no hallando manera de resolver el problema, decidió esperar a que pasase algún caminante que le quisiese prestar su ayuda.

Al poco tiempo, el labrador vio venir a un jinete; pero al irse acercando, observó con gran tristeza, que ese hombre era nada menos que el noble acaudalado que vivía en el espléndido castillo que se erguía altanero sobre la enhiesta cumbre de una próxima colina,

y por su mente no pasaba la idea de pedirle ayuda a un personaje distinguido con tan alto rango.

Sin embargo, el noble del castillo, no solo era un hombre con un título de nobleza, además era un caballero, quien al ver el apuro del labrador se bajó inmediatamente de su montura.

-Ya veo, amigo mío,-dijo- que te ha ocurrido un percance. Afortunadamente, aquí estoy para ayudarte, porque en estos caminos tan poco frecuentados, no es fácil encontrar quien preste auxilio en estos casos.

Y dicho y hecho, el noble tomó por uno de los extremos el saco, y el labrador lo cogió por el otro, y entre ambos lo colocaron de nuevo atravesado sobre el lomo del caballo.

Y quitándose el sombrero, el labrador le dijo al noble:

-Señor, ¿cómo podré demostrarle mi agradecimiento sin límites?

-Muy fácilmente, amigo mío,-le contestó el noble.

-Siempre que veas que alguien se encuentre en un apuro, ayúdalo por cuantos medios puedas, haz lo mejor que esté a tu alcance, que de ese modo, mejor que de otro alguno, podrás demostrarme tu gratitud.

El labrador y sus sacos. Una historia de Caballerosidad, original de El Tesoro de la juventud.

¿Tú eres de los que se detiene a ayudar una persona desconocida que cae por la calle? ¿o te volteas para otro lado y pasas de largo?

¿Cuántas veces te levantas de tu asiento para cedérselo a una persona mayor, o a una mujer?

Dice este cuento que el noble, además de poseer un título nobiliario, era un caballero.

Al margen de tus títulos universitarios o de tus reconocimientos, o de tu supuesta clase social:

¿Tú te comportas normalmente como un caballero?,
¿Te levantas de tu asiento cuándo entra una mujer a la sala de reuniones? Independientemente de que ella sea asistente o Directora General.
¿Le abres la puerta a una mujer para que pase primero que tú?

¿Permites que otros escojan y tomen asiento antes que tú?

¿Crees que tu nivel jerárquico es demasiado elevado como para tener un gesto de caballerosidad con otras personas?

¿Piensas que si demuestras caballerosidad te rebajas de posición?

¿Te gusta ayudar a personas en problemas?

Lo cortés no quita lo valiente.

Estas han sido muchas preguntas para hacer una introspección personal, para reflexionar cómo solemos actuar, pero como lo dije al principio, no voy a hacer un sesudo análisis para permitir que cada quien obtenga su propia moraleja.


 “No todo hombre que viste de traje y corbata es un caballero. No todo caballero viste de traje y corbata”.

-MrGentlemansGuide.com

Otras historias similares
El Señor de los leones
¿Quién Empaca tu Paracaídas?
Cómo detectar problemas con anticipación

Imagen de ‘Una historia de caballerosidad’ de pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *