¿Qué esperan los demás de ti? | 732

¿Qué se espera de mi? | ¿Qué quieren de ti? | ¿Qué esperan los demás de ti? | ¿Qué esperas de ti mismo y qué puedes dar a los demás? | ¿Qué esperan de ti mismo? | ¿Qué buscan de mi en el trabajo? | Cómo cumplir con las expectativas de los demás amigos y compañeros | Lo que esperan de nosotros
¿Qué esperan los demás de ti? | Artículo y guion originales de: Gustavo Pérez Ruiz.

¿Qué esperan los demás de ti?

Los trenes de Japón y Suiza tienen la bien ganada fama de ser altamente eficientes en cuanto al cumplimiento de sus horarios.

A Japón todavía no he viajado, pero puedo afirmar que muchos conocemos que los trenes de estos dos países tienen estrictos horarios de llegadas y salidas casi con segundos de precisión.

Si esperas en el andén al tren de las 9 y 18 minutos, ya sabes que a no ser que algo extraordinario haya sucedido en el trayecto de la línea, tu tren arribará normalmente en el minuto que lo esperas y también partirá en el minuto indicado en el horario establecido en sus escalas.

Si eres un usuario habitual de los trenes de Suiza o de Japón seguramente estarás acostumbrado a su extrema puntualidad.

Lo anormal seria sería que tu tren arribara o saliera hasta con uno o dos minutos de retraso, y no se diga más tiempo.

Una excéntrica situación de éstas es poco común, cosa que además molesta al usuario, aunque sea por uno o dos minutos de anomalía.

Lo que sucede es que los viajeros frecuentes de estos medios de transporte están probablemente malacostumbrados a esa estricta puntualidad.

Los usuarios de estos sistemas de transporte no esperan menos de sus trenes porque a eso los tienen habituados, dicen que entre otras cosas “para eso pagan sus impuestos”, para que cumplan con rigurosa precisión;

sin tomar en cuenta que para mantener esos inflexibles horarios se necesita concretar un gran esfuerzo combinado de sistemas, mantenimiento y personal, los cuales los usuarios, en la mayoría de las veces se olvidan de tomar en cuenta a la hora de juzgar un inusitado incumplimiento del horario.

Como usuario del sistema de trenes en estos dos países ya sabes lo que puedes esperar, precisión en las llegadas y salidas.

Pero, en el caso de personas y profesionales,

¿Sabes qué puedes esperar de la gente?

1. Seguramente habrás tenido algún compañero en la secundaria

del que no solo tú sino la mayoría de tus compañeros esperaban que sacara dieces de calificación en casi todos los exámenes, en los de matemáticas, en los de física, en biología y hasta de química.

Era impresionante, casi nunca fallaba una décima, siempre sacaba la calificación más alta.

Tú obtenías un ocho, un siete o un nueve, a veces podías tropezar y reprobabas alguna calificación, pero tu compañero estrella invariablemente bajaba del diez.

Académicamente hablando, los profesores, tú y tus compañeros ya sabían qué esperar de él.
2. Por otro lado, cuando llega tu cumpleaños,

sabes que es normal que no todos recuerden ese fecha tan significativa para ti, pero tienes perfectamente presente que esa gran amiga que tienes de toda la vida jamás se olvida de tomar el teléfono para felicitarte, a pesar de que tú si olvides su cumpleaños.

El día en que sumas un año más ya sabes qué puedes esperar de tu gran Amiga.
3. En el caso de tu lugar de trabajo,

ya conoces que una de tus compañeras jamás asiste a las juntas de seguimiento sin un programa de actividades debidamente actualizado y comentado al día.

Casi todos se presentan a rendir cuentas espontáneamente, o tratan de medio improvisar para defender sus avances y retrasos.

Pero esa compañera en especial es señalada por todos, tanto colegas lineales como superiores porque jamás asiste sin su debido control de programa.

Todos ya saben qué esperar de ella.

Entonces, ya seas estudiante, amigo de alguien, empleado de alguna empresa o consultor independiente,  ¿Conoces aquello que la gente espera de ti?

¿Eres de los que sus compañeros de trabajo invariablemente esperan que los ayudes cuando no pueden resolver algún problema técnico que tú dominas con soltura?
¿Eres de los que la gente espera británica puntualidad porque jamás llegas a ningún compromiso con retrasos?
¿Eres de los que amigos y compañero esperan que te presentes con total pulcritud en tu presentación exterior o atuendo personal?   Siempre bien bañado, peinado, afeitado y con la ropa perfectamente alineada.
¿Eres de los que de ti se espera que termines en tiempo y forma todas las tareas que se te asignan, o que te propones?
¿Eres de los que suelen hablar muy poco pero casi todos esperan que cuando tomes la palabra lo hagas con prudencia y respeto?
¿Eres de los que la gente que te conoce ya sabe lo que puede esperar de ti cuando hables de ellos y no estén presentes?   Ya saben qué pueden esperar de ti porque jamás das opiniones negativas de nadie.

Anécdota de Kant

Existe una curiosa anécdota acerca del prodigioso filósofo prusiano Immanuel Kant (1724-1804), que cuenta que era tan disciplinado y preciso en sus rutinarias actividades, que su diaria caminata por el parque de la Universidad servía para que los que por allí paseaban pusieran a la hora su reloj.

Este es un ejemplo que parece un poco exagerado pero es significativo para señalar la importancia de la forma con la que desarrollamos nuestras diarias actividades.

«Todo lo que hacemos o desarrollamos con regularidad deja una impronta que nos caracteriza, una que puede ser positiva o en su caso también negativa»,

como por ejemplo consumir horas interminables de series televisivas, o publicar y compartir fotos de uno en actividades de ocio improductivo.

La constante publicación de este tipo de fotografías puede hacer que los demás nos juzguen hasta injustamente, quizá porque ya saben que de uno no se puede esperar mas que superficialidad, bajo nivel de preparación, o frivolidad.

Sea bueno o malo, generalmente, ya sabes qué esperar de los que están a tu alrededor o en tus círculos sociales.

Ya sabes qué pueden darte, conoces lo que te aportarán, intuyes qué te intentarán quitar, cómo te impulsarán, cómo te desincentivarán, qué valor te pueden agregar.

Todo esto de esperar algo de los demás como que suena a egoísmo, pero lo que más bien nos valdría sería hacernos los cuestionamientos desde el otro sentido, entonces en tu caso,

¿Ya sabes qué espera la gente de ti?

¿Pueden contar contigo y con tu ayuda para tal o cual situación?

¿Qué esperan tus amigos?,,, que los impulses o que los desmotives?

¿Qué esperan tus compañeros de trabajo?,,, que los felicites, que seas indiferente o que los apoyes?

Con el paso del tiempo y la acumulación de experiencias en diversas áreas todos vamos desarrollando diferentes disciplinas, unos con más ímpetu que otros.

La regularidad y la consistencia con la que regimos nuestros comportamientos van dejando una huella notable en nuestro entorno, una huella por la que somos o podemos ser reconocidos.

Vamos dejando unas marcas por las que los demás nos etiquetan, y por supuesto, ya saben qué pueden esperar de nosotros bajo determinadas circunstancias.

¿Qué esperan los demás de ti?


«Olvidamos que somos los demás de los demás».

-Alberto Cortez (1940-2019) | Cantautor Argentino

Entradas similares que podrían interesarte:
Ley de Murphy en Internet
Diferencia entre Voluntad y Motivación
Las 10 Reglas de éxito de Will Smith

Imagen de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo:  Bruno Germany

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *