El Arte de tener Paciencia | 616

Cómo ser paciente | El arte de saber esperar | Trabajar con tranquilidad y paciencia | El Arte de tener Paciencia | Bonsai un arte Milenario que se domina con temple | Maestra Chiako Yamamoto la primera mujer máster en Bonsáis | Definición de paciencia | Habilidades necesarias para dominar un oficio o una profesión
El Arte de tener Paciencia | Chiako Yamamoto, la primer Mujer en ser nombrada Master en Bonsáis.

El Arte de tener Paciencia

El bonsai es un arte y también una filosofía oriental milenaria que requiere años de entrenamiento para poder dominarse y también siglos de dedicación para mantenerse como industria.

En la convención internacional de bonsáis de 2012, uno solo de estos arbolitos se vendió por 100 millones de yenes, un poco menos de un millón de dólares. En ese evento se presentan una gran variedad de estos diminutos arbolitos que en muchos casos tienen precios inasumibles para quienes no seamos coleccionistas, ni tampoco millonarios.

Pero,

¿Qué hace que un bonsai sea tan caro?

y además,

¿Por qué estoy hablando de bonsáis en un programa de emprendimiento?

Definición de bonsai.-

Bonsai es la práctica y arte de encoger un árbol o una planta digamos normal -pero en pleno crecimiento- para crear una miniatura perfecta que muestre su propia naturaleza a una pequeña escala, de tal forma que represente un pequeño paisaje colocado o plantado en una maceta (pot).

La historia de los bonsais es milenaria, se dice que se originaron en China, ya que allí se tienen registros de este arte desde el siglo sexto.

Para lograr convertir un árbol en miniatura,

los artistas del bonsai restringen su crecimiento durante años de podas, injertos, cambios y trasplantes de macetas, además de vigilar y regar permanentemente cada bonsai, ¡a diario!

Las habilidades necesarias para darle forma a estos árbolitos desempeñan un papel fundamental en el valor de los bonsáis.

A menudo éstos árboles en miniatura son doblados y retorcidos para que tomen las formas que ocupan en la naturaleza, tal como crecen en su hábitat junto a rocas y praderas, o incluso se les colocan entre otros árboles para simular el pequeño paraje de un bosque.

Muchas de estas técnicas requieren años para ser dominadas

y cualquier error que se cometa podría provocarles un daño permanente que evitaría que lograran su forma ideal,

un pequeño error puede llegar a matar un arbolito que ha venido creciendo durante años.

Chiako Yamamoto, la primera Master japonesa de bonsáis de cuarta generación, comenta en una entrevista para la popular revista empresarial Business Insider que ella ha estado creando y vendiendo bonsáis desde hace más de 50 años,

y agrega que una de las cosas más difíciles de dominar a la hora de hacer bonsáis es la ‘paciencia’.

Puedes ver el vídeo en Why Bonsai trees are so expensive. By Charlie Floyd and Ju Shardlow

La Maestra Yamamoto muestra que pequeñas plantas de solo 8 centímetros de altura pueden requerir hasta 15 años de trabajos y cuidados para mostrar resultados sorprendentes a la vista.

-Algunos árboles pueden tomar hasta unos 25 años para lograr ese aspecto a escala que sorprende a cualquiera. -Chiako Yamamoto
Chiako Yamamoto dice que cuando la ramas están completas ya no es necesario hacer más cortes en el arbolito,
pero el bonsai sigue cambiando, cambiando en función del cuidado y el amor que se le da.
Por esto, el bonsai siempre será delicado e inestable, porque necesita de permanentes cuidados y cariño, no se les puede abandonar ni un día.

«Cuando un bonsai es trasplantado de maceta, puede tomarle hasta tres años volver a desarrollar nuevas raíces, y otros cinco para sufrir cambios considerables en su aspecto. Así que aunque hoy se trasplante un bonsai, este esfuerzo sólo dará resultados visibles hasta dentro de cinco años.

El tiempo y devoción que requiere este proceso es similar a cualquier otra forma de arte manual.

Mientras que el trabajo de podarlos y ayudarlos a desarrollarse es casi como tallar una escultura, aquí hay que tomar en cuenta que las plantas son seres vivientes, y como tales reaccionarán de acuerdo a su propia naturaleza y forma de ser.

Dice Chiako Yamamoto que

“Solo después de tres o quizá cinco años de cuidados, probablemente obtenga el resultado de mi idea original, porque el árbol se mantiene en constante cambio, así que cinco años después es cuando me cuestiono ¿por qué lo hice de tal forma?

Esto se debe a que las plantas viven y enfrentan el sol a su propia manera, lo cual provoca como resultado diferentes movimientos de los que originalmente se habían previsto o planeado para su crecimiento.

Después de evaluar su desarrollo, en algunos casos pienso: -Ah, esto no ha sido bueno, no ha evolucionando como Yo quería-. Pero, es que en este arte no existen respuestas inmediatas, así que uno necesita vivir una larga vida para ver los resultados”.

Un Maestro en su oficio ha dominado el Arte de tener Paciencia

El extraordinario tiempo que le toma a este proceso de mini-crecimiento implica que no existan muchos de estos arbolitos por allí.

Algunos de los más valiosos bonsai tienen hasta 800 años de años de edad, así que (lógicamente) su suministro no va a ser incrementado en el corto plazo.

Chiako Yamamoto agrega otro interesante comentario:

«Así como Yo soy una productora y vendedora de bonsais de cuarta generación,

hoy también me toca plantar las semillas y pasárselas a la siguiente generación de cuidadores,

porque les toman dos o tres generaciones para crearse, especialmente los que se hacen domésticamente».

Cada vez existen menos negocios de bonsais, el arte de tener paciencia no se enseña. Mantener el crecimiento de estos arbolitos tan delicados representa todo un problema para el futuro de esta industria.

Tomemos en cuenta que gran parte de los bonsáis de hoy fueron cultivados alrededor de la era Meiji.

La era Meiji se refiere al periodo de 45 años de reinado del Emperador japonés Meiji, entre los años 1868 y 1912.

Algunos de las más famosos bonsáis

tienen treinta o cuarenta años de edad, y por esto en la actualidad no existen muchas piezas famosas que estén en producción, así que Chiako Yamamoto se pregunta constantemente si habrá más producción.

Otros factores que contribuyen al elevado costo de estos bonsáis es

el hecho de que las macetas y las herramientas para su manejo son usualmente hechas a mano, y pueden llegar a costar miles de dólares por sí solas.

Ciertos tipos de árboles que son difíciles de hacer crecer o que requieren determinadas técnicas podrán venderse a precios mucho más altos.

Pero, más que por cualquier otra cosa, estos arbolitos son considerados piezas de arte, valorados por su belleza y la concepción del artista que dominó el arte de tener paciencia.

Hablando como una artista del bonsai

y considerando el tiempo y los ingresos anuales de todos los que intervienen en el crecimiento de un bonsai, Chiato dice:

«Creo que el precio de éstos es muy barato, ya que cada bonsai es único, después de todo, solo hay uno en el mundo, no existen dos que sean idénticos, y les toma décadas crecer».

Tomando en consideración todos estos factores, se puede establecer un precio alto para adquirir una de estas maravillosas miniaturas, símbolos del arte de tener paciencia.

Pero, aunque toman décadas para ser creados,

siempre tendrán un relativo bajo valor de venta, nunca lo suficientemente justo como para compensar tantas horas de trabajo, esfuerzo y dedicación.

La evaluación para asignar el precio de un bonsai es muy estricta.

Si no se hiciera una buena evaluación del precio, nadie los compraría, sin tomar en cuenta tantos años que se le dedicaron.

Luego, si lo analizamos desde el punto de vista emprendedor, aquí la artista japonesa nos ha dejado una palabra clave para describir el exitoso crecimiento de un bonsai:  PACIENCIA.

Entonces, amigo lector, te hago las siguientes preguntas:

¿Tú te consideras una persona paciente a la hora de intentar adquirir una habilidad?

¿Cuánto tiempo te ha tomado dominar tu oficio o tu afición en su caso? Si es que consideras que ya lo dominas.

10,000 Horas para dominar el Arte de Tener Paciencia

El escritor y sociólogo canadiense Malcolm Gladwell estableció el popular concepto de que se necesitan 10,000 horas de práctica para considerar que se domina un oficio, o un arte, o para lograr adquirir el nivel de experto en un saber hacer.

Antes que dominar el Arte de tener paciencia, hoy en día se esperan resultados inmediatos

En esta época del 5G en donde la velocidad para hacer llegar la información y la consiguiente urgencia por obtener resultados rápidos y contundentes, sobre todo resultados monetarios y financieros, yo veo que los trabajos, los oficios, o los proyectos exigen el logro de resultados a corto plazo.

Ya casi no existen planes de empresa ni modelos financieros que busquen resultados positivos a más de un año de distancia.

Solo los jóvenes en sus veintes se aventuran a estudiar 9 años en la Universidad para salir como médicos con alguna especialidad, y al graduarse todavía tienen que adquirir la experiencia necesaria para considerarse expertos en su área, y ¡qué bueno que lo hacen!, porque qué haríamos sin ellos.

Otros, la mayoría, estudiamos menor cantidad de años, y eso no nos convierte en virtuosos de un arte o una profesión.

Casi todos sabemos y sentimos que no es fácil dominar el Arte de tener paciencia en un trabajo, como tampoco es sencillo tomar la decisión de reinventarse, esto es:

Reinventarse o hacer una reinvención profesional significa

dejar atrás una carrera, o un camino ya andado y empezar de cero,

porque aunque quizá creamos que no necesitamos de 10,000 horas para poder dominar una nueva habilidad con maestría,

probablemente sentiremos muy cuesta arriba el hecho de tener que trabajar y luchar con mucha paciencia para alcanzar el nivel de ‘experto’ en ese oficio en el que nos interesa destacar.

Cómo reinventarse con estrategia de Personal Branding | Entrevista a Verónica Z Herrera

Un ejemplo práctico de emprendimiento

El reconocido gurú en mercadotecnia Seth Godin, por poner un ejemplo de emprendimiento, considerado «El Padre del Marketing moderno» inició su blog en el año 2002, o al menos este es el primer registro que indica allí mismo.

Seth Godin ha declarado en varias ocasiones que su blog no es una herramienta de ventas, a pesar de ser uno de los 10 blogs con mayor tráfico en el mundo.
Este blog más bien es una herramienta de posicionamiento de marca personal basado en compartir su conocimiento.
Cómo posicionar tu Marca Personal

Tan no es una herramienta de ventas que ni siquiera cuenta con llamadas a la acción, tampoco te recibe casi obligándote para que te suscribas a su ‘newsletter’.

Allí en su blog, Seth Godin solo demuestra queha trabajado desde el 2002 publicando casi ininterrumpidamente una entrada diaria, ha trabajado con este rigor y calidad gracias a su enorme paciencia, y a saber posicionar su saber hacer con el fin de que esto le reditúe en otros sentidos, tal como él lo muestra y pregona, vendiendo en su caso sus propios libros, dando seminarios, cursos y conferencias.

El blog de Seth Godin ha ganado innumerables reconocimientos y menciones en mayor medida gracias a su paciencia, una que a muchos nos parece infinita.

Este es solo un ejemplo de lo que hoy en día todavía se puede lograr trabajando con la debida calma y conformidad para intentar alcanzar un objetivo.

Reflexión final para dominar el arte de tener paciencia

Pensemos, para crear importante un acervo literario , o pictórico, para adquirir la experiencia indispensable como ingeniero o como abogado, para tocar con virtuosismo cualquier instrumento musical, para obtener resultados con un canal de Youtube, para posicionarse entre los más destacados de un medio, para ser reconocido en una industria por un trabajo singular, para obtener el máximo galardón en la Universidad, para ganar un torneo de Grand Slam o

para ser el mejor en cualquier cosa,

existe un ingrediente que se tiene que trabajar para poderse dominar, y este es el de la PACIENCIA,

además del cuidado y el amor que se le da al oficio, como bien dijera Chiato Yamamoto, y Yo espero que sin necesidad de vivir una larga vida para ver algunos resultados.


«La paciencia es una forma de sabiduría. Demuestra que entendemos y aceptamos el hecho de que a veces las cosas deben desarrollarse a su debido tiempo».

-Jon Kabat-Zinn

Otras entradas similares que podrían interesarte:
Lecciones para Liderar del Arte de la Guerra
Ideas para Emprender como un Samurái
Protocolo Japonés de Negocios

Fotografía de Pixabay.com libre de Derechos de Autor
Fotógrafa: Ilona Ilyés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *