Diversidad de Perfiles en Grupos Mastermind | 580

Requisitos para pertenecer a un Grupo Mastermind | Antecedentes que piden para ser miembro de un grupo mastermind | Diversidad de Perfiles en Grupos Mastermind | Gestionar la diversidad | Diversidad de proyectos | Perfil del Grupo Mastermind y sus Emprendedores
Diversidad de Perfiles en Grupos Mastermind. Los parámetros que se establecen para pertenecer a un Grupo Mastermind. Por Gustavo Pérez Ruiz.

Diversidad de Perfiles en Grupos Mastermind

¿Qué tipo de perfil deben tener los participantes de un Grupo Mastemind?

La anterior es una de las recurrentes preguntas que me hacen las personas que me contactan para conocer cómo pueden organizar su propio grupo mastermind,  con el fin de perfilar las características de sus futuros compañeros en aras de que el grupo sea exitoso y duradero a largo plazo.

Y, mi invariable respuesta es que:

No existe un perfil exacto que deban cumplir los miembros.

Más allá de la reglas o lineamientos específicos que determinados grupos impongan a sus integrantes, cada cual puede integrarlo como mejor le convenga, y tienen todo el derecho de exigir las características que consideren prudentes y necesarias para que su grupo mastermind funcione de acuerdo con sus expectativas.

Independientemente de los grupos mastermind,

cuando hablamos en general de otros colectivos como clubes de empresarios, grupos de trabajo, departamentos de empresas, equipos deportivos o cualquier asociación que tenga como finalidad alcanzar unos objetivos particulares o comunes, invariablemente recomiendo que se busque una ‘diversidad de perfiles’.

Desde mi experiencia personal coordinando y facilitando grupos mastermind, he de decir que un grupo conformado por miembros con variados antecedentes generará más pluralidad de criterios.

La diferencia de perfiles enriquece la creatividad, la generación de ideas y al mismo tiempo puede ser piedra de toque para la innovación.

Dado que en otras entradas ya he hablado de quiénes pueden pertenecer a un grupo mastermind, aquí me gustaría ahondar en esta idea que propongo de ‘diversidad de perfiles’,

siempre respetando lo que unos y otros exijan como patrones de perfil para poder pertenecer a su grupo. Yo solo quiero comentarles mi visión en base a diversas premisas que leo, veo y escucho por allí en torno a la rigidez de los parámetros a tomar en cuenta:

PRIMER PARÁMETRO. La edad de los participantes

Es comprensible que algunos grupos se sientan más cómodos e identificados entre sí si todos sus miembros cuentan más o menos con el mismo rango de edades, esto lo entiendo como algo positivo, porque unos y otros se reflejan mutuamente con los ideales de su época, como si todos fuesen Millennials, o Baby Boomers,

pero Yo todavía no he conocido ni escuchado de un grupo mastermind en el que todos sus miembros cuenten con poca de diferencia de edad.

A partir de mi experiencia, he encontrado que la diversidad de edades favorece el intercambio de ideas, siempre que los mayores o el mayor del grupo no se sienta el patriarca, o el jefe, y a su vez que el más joven no sienta que los mayores están obsoletos o carentes de frescura y creatividad.

Yo encuentro la diversidad de edades enriquecedora,

ya que un joven de 25 años puede tener opiniones vanguardistas e innovadoras sobre el proyecto de un señor de 55 años, y éste a su vez puede transmitirle al más joven su experiencia acerca de diversos temas, como la negociación o el trato ejecutivo a ciertos niveles jerárquicos o en la de toma de decisiones.

Pequeñas decisiones con grandes consecuencias

La diferencia de edades no debe verse como un factor negativo sino como uno positivo y constructivo, uno en el que todos se complementen.

SEGUNDO PARÁMETRO. El nivel de ingresos o facturación de cada empresa

En este rubro no se puede sugerir una gran diversidad como en el caso de la edad.

Yo no veo a un Elon Musk o a un Amancio Ortega conviviendo con emprendedores que todavía no generan ingresos, incluso ni con empresarios de tamaño mediano.

Es bien cierto que en algunos grupos, sobre todo los de pago,

que en la entrevista preliminar te llegan a preguntar tu nivel de facturación, y también si estarías dispuesto a convivir con compañeros que ingresaran menos o más que tú.

Aquí en esto del nivel de ingresos no podemos ponernos muy exigentes,

porque ya de por sí es muy difícil congregar a unos 5 ó 6 profesionales que generen más o menos el mismo nivel de facturación que tú y tus compañeros.

No es tan fácil encontrar personas que encajen exactamente en tu rango de ingresos, ni en cualquier otro.

Y, aunque todos ronden por ejemplo el medio millón de dólares de facturación anual, esto puede cambiar en poco tiempo:

Durante el año alguno puede verse muy afectado por determinada cosa y ve caer sus ingresos,

y otro por su lado también puede ver cómo se disparan hacia arriba sus ventas, y

el hecho de dejar de cumplir con el rango de ingresos preestablecido en el grupo, no quiere decir que se vaya a salir del mastermind, o que se tenga que buscar otro.

En los grupos mastermind de pago,

generalmente el costo de participación es el que determina quién puede o no pertenecer al grupo.

Si el precio de la anualidad es de 1,000 dólares, o de 10,000 o de 25,000 o más dólares esto ya actúa por sí mismo como discriminante.

Se entiende que quien puede pagar 25,000 dólares por un lugar dentro del grupo mastermind cuenta con determinados ingresos mensuales para soportar ese gasto, para él o para ella esto no representa ningún desfalco, ni su empresa se irá a la quiebra.

En el caso de los grupos mastermind que no son de pago,

donde son puramente de apoyo mutuo, de honor y de colaboración, veo poco prudente exigir que se cumpla con un determinado nivel de ingresos.

Yo no me veo como coordinador de un grupo sin costo alguno preguntándole a un interesado en pertenecer a mi mastermind:

-¿Oye, cuánto facturas al año? Y si aún no ha arrancado su proyecto ¿Qué? ¿Lo vamos a rechazar?

Esto me parece un poco falto de tacto y hasta de mal gusto.

Ya dentro de los grupos mastermind, incluso en los de pago, ni siquiera se comentan los números, ni los estados de resultados, allí se tratan asuntos más bien ejecutivos.

La finalidad del grupo mastermind es rendir cuentas mutuas en cuanto a los objetivos por alcanzar,

Por ejemplo:

-Voy a obtener tal o cual contrato antes de fin de año, o

lanzaré una nueva línea de productos, o

voy a re-diseñar mi imagen de marca, o

pienso expandirme y estoy buscando asociarme con mi competidor en otra ciudad;

En estos temas veo poco prudente estar informando de números a los compañeros, aunque más de alguno sí lo haga por decisión propia.

Esto de revisar cuentas y números me parece más bien una acción que se tiene que realizar directamente con el consultor de finanzas o de contabilidad,

a no ser que el grupo mastermind sea de puros especialistas en temas financieros,

o en el caso de que todos estén de acuerdo en compartir sus números, lo cual dudo profundamente.

Se puede hablar de porcentajes, o dar líneas generales de «algunos montos», pero no me parece que todos estén muy deseosos de compartir sus números y resultados si los demás no lo van a hacer también.

TERCER PARÁMETRO. El gremio de los participantes.

Aquí hay de todo. Existen grupos donde todos sus miembros pertenecen al mismo medio y otros donde los participantes provienen de distintas y variopintas industrias.

Conozco el caso de un grupo mastermind para «Escritores de habla hispana asentados en Londres, Inglaterra», este es un ejemplo de un grupo con unas exigencias muy especificas. Pero, como aquí he dicho:

Yo recomiendo la diversidad de perfiles,

porque en la medida en que los participantes provengan de distintos y variados ámbitos de la vida profesional mayor será el interés de los demás por su tema, y también mayor el enriquecimiento y generación de ideas.

Yo no puedo imaginarme un grupo conformado solo por «Diseñadores de páginas web», en la realidad esto es totalmente posible, y claro que puede haber un alto grado de empatía e identificación mutua, pero les haría falta una cosa:

La visión objetiva de un cliente…

Y esta visión de un cliente se las podría dar perfectamente una repostera o un músico, quienes también fueran sus compañeros de grupo, porque estos perfiles totalmente ajenos al diseño de páginas web pueden opinar sin los prejuicios propios de estos diseñadores,

una persona que no entiende estos tecnicismos puede aportar la visión objetiva desde otra perspectiva, una que incluso puede llegar a ser esclarecedora.

Además, el hecho de que todos pertenezcan al mismo gremio siempre podría detener a más de alguno de proponer una idea que crea original o totalmente innovadora.

Por ejemplo:

Si un participante del grupo trae entre manos una idea que considera como genial, quizá guarde silencio para compartirla dentro del grupo, ¡por miedo a que se la copien!

Y lo que  precisamente se busca dentro del grupo es compartir esas ideas buscando la retroalimentación de los demás; aquí se perdería la esencia del grupo mastermind.

Yo opino desde mi experiencia particular, que mientras mayor sea la variedad de profesionistas que integren un grupo mastermind mayor será la generación de ideas y aporte de soluciones.

Cuando un especialista en mercadotecnia o publicidad vaya a vender uno de sus servicios y tenga dudas legales de sus alcances, es muy probable que aunque no haya un abogado dentro del grupo, seguro que algún compañero podría aportarle su experiencia o su conocimiento como guía para seguir adelante.

OTROS PARÁMETROS

Existen otros parámetros que también se toman en cuenta para una diversidad de perfiles, entre ellos por ejemplo:

El género, la jerarquía, los estatus de empresario o empleado, y la ubicación de cada miembro.

En todos estos casos, vuelvo con la misma recomendación de diversidad de perfiles.

Si algunas profesionales organizan su grupo solo entre mujeres, no le veo nada de malo ni de extraño.

Y si el grupo es de puros directores de empresas, o de productores de cursos Online, o de determinado grupo de empleados pues podrían funcionar, incluso en combinación con emprendedores.

El hecho de combinar empleados con emprendedores no tendría por qué no funcionar.

En la mayoría de los casos, los emprendedores eran empleados que ahora se lanzan por su cuenta, y acumulan gran parte de su experiencia en la vida laboral contratados por un tercero.

En cuanto a la ubicación esto ya no tiene límites.

Los grupos presenciales se organizan perfectamente en una misma ciudad, éstos pueden reunirse periódicamente en una u otra oficina, o en un salón alquilado.

En el caso de los grupos remotos, ubicados a grandes distancias, los que se desarrollan a través de Skype, Zoom o Hangouts, también funcionan,

Y en todos los casos la diversidad de perfiles es el elemento que proporciona una visión panorámica de cada proyecto.

La diversidad de perfiles propicia esa generación de ideas y provoca un crecimiento profesional mutuo y sostenido.

Al final, a la hora de organizar un grupo mastermind entre colegas o emprendedores,

tratemos de no ser tan rígidos o intransigentes con los parámetros y perfiles que exigimos.

Yo les propongo flexibilidad y apertura de criterio a la hora de seleccionar candidatos a participar como miembros de un grupo mastermind.

No es fácil lograr conformar grupos mastermind en que todos cuenten con los mismos perfiles, ni tampoco encontrar personas que compartan todos nuestros ideales;

para empezar, busquemos gente que nos agrade y que demuestre el mismo compromiso de participación que nosotros demostramos.


“La diversidad es el arte de pensar juntos independientemente”.

-Malcolm Forbes

Otras entradas similares que podrían interesarte:
Encuentra un Grupo Mastermind para impulsar tus ideas
Cómo gestionar los tiempos de participación en un Grupo Mastermind
La transferencia de habilidades en Grupos Mastermind

Fotografía de ‘La Diversidad de Perfiles en un Grupo Mastemind’ de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: Gerd Altmann

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *