10 Formas de Medir el Éxito Personal y Profesional | 595

Cómo se mide el éxito profesional | La medición del nivel de éxito | La medida del éxito personal | 10 Formas de Medir el Éxito Personal y Profesional | Quién es exitoso y quién es fracasado | Características de la gente exitosa | Fundamentos del éxito profesional
10 Formas de Medir el Éxito Personal y Profesional. Artículo escrito por Gustavo Pérez Ruiz para the Manager’s Podcast.

10 Formas de Medir el Éxito Personal y Profesional

¿Qué es para ti el éxito?

¿Cómo mides si eres exitoso’?

Yo pienso que es muy difícil definir, medir o establecer denominadores comunes para el éxito.

Quemaríamos muchas horas de discusión y no llegaríamos a precisar los límites desde donde se puede considerar a una persona como exitosa hasta donde ya no lo es, porque lo que para unos es un parámetro del éxito para otros quizá no signifique lo mismo.

Cada persona valora el éxito a su forma

Tengo total certidumbre y creo que tú también de que cada persona pondera el éxito según sus valores, según su propia visión de la vida, y además,

pienso que conforme crecemos y maduramos vamos cambiando nuestra visión acerca del éxito.

Es posible que en cada época de nuestras vidas nos hayamos regido por los convencionalismos predominantes del momento, si es que los tomábamos como válidos,

o en su caso quizá nos regíamos por nuestra propia idea acerca de la victoria, o del triunfo, o del prestigio, o como quiera que cada quien llame a los logros personales y profesionales.

La forma en que cada uno de nosotros define el éxito y los parámetros con que lo medimos determina (en la mayoría de los casos) si somos felices o infelices,

y lo digo porque en general los seres humanos entendemos que el éxito significa alcanzar nuestras metas, o poseer aquello que deseamos de la forma en que queremos.

Está claro que lo que para mí es exitoso quizá para uno de mis conocidos no lo sea.

Hace ya un buen tiempo, cuando me reuní con uno de mis amigos a quien ya tenía un rato sin verle me preguntó:

-Oye, por cierto, ¿Qué coche tienes tú?

Esta puede parecer una pregunta de lo más natural y hasta inocente,

pero conociendo a mi amigo y especialmente recordando los valores comunes que ambos abrigábamos en la secundaria, los mismos valores que yo ahora repruebo, entre líneas entendí que la pregunta llevaba implícita una componente cribadora (discriminante).

Esa era una pregunta cuya respuesta me clasificaría en su escala del éxito.

Mi contestación podría catalogarme como muy exitoso, exitoso, mediocre, o perdedor.

El hecho de que hubiese respondido, ‘tengo un Ferrari‘, ‘tengo un Audi’, ‘tengo un Ford Fiesta’, o ‘tengo un Seat Ibiza’, o de plano ‘¡no tengo coche!’, no implicaba necesariamente que sea o no exitoso.

¿Qué me compro un Ferrari o un Lamborghini?
La respuesta debía ser una sola, sin explicaciones, sin justificaciones, sin verdades a medias,

no importaba si el coche estuviera pagado de contado, comprado a crédito, o en leasing, o en renting, o con cualquiera de los esquemas que ahora proponen los concesionarios de automóviles,

mi amigo no me estaba preguntando nada de eso, solo quería saber qué coche conducía para clasificarme dentro de sus parámetros del éxito.

Hablando también de coches, en otra ocasión,

recuerdo que hace algunos años me iba a reunir con un Asesor inmobiliario quien me mostraría unas oficinas, las que debía evaluar como alternativa para mudar la empresa en donde yo trabajaba, y en mi posición de Gerente de Proyectos me correspondía ir a ver el sitio.

Y, casi a la hora citada, caminando por la calle lateral del edificio, me encontré a ese Asesor inmobiliario estacionando su coche.

Era un señor estadounidense de unos 60 años, y descendía de un coche muy viejo que visiblemente estaba en muy malas condiciones

Y al verme, sacó su portafolio del asiento trasero, cerró el coche con llave y lo primero que me dijo fue:

“No juzgar al hombre por su coche”.

A mi este comentario me dio risa, y por supuesto que no lo juzgue por su coche, ni comenté el asunto (hasta ahora), su comentario más bien me pareció inteligente, de auto-aceptación, de seguridad en sí mismo.

Y es que en esos medios (industrias), tanto en el del Asesor inmobiliario como el mío de entonces, el hecho de manejar un coche de alta gama o uno como el que él traía podría decir o reflejar mucho del profesional.

Esta forma de encasillar a unos con la etiqueta de exitoso o con la de No exitoso, siempre me ha parecido injusta.

Y, durante mi carrera profesional he sido testigo de una serie de convencionalismos que ‘establecían’ o ‘establecen los límites entre quienes son importantes y quienes no lo son‘;

con esto me refiero a personas importantes, que no es lo mismo que personas valiosas.

He visto que muchas de estas clasificaciones llegan hasta extremos de ridiculez, y generalmente están asociadas con las posesiones materiales.

Por todo esto, aquí te propongo 10 formas de medir el éxito, son algunas de las que he visto por allí, y por supuesto que no tienes que estar de acuerdo con éstas, yo mismo no lo estoy con todas, pero estas son las formas de medir el éxito más comunes que veo por allí,

10 FORMAS DE MEDIR EL ÉXITO

UNO. Ver y cuidar porque algo crezca a partir de tu influencia y participación

Velar por el crecimiento de un negocio, o el de un hijo (verlo crecer hasta que sea un adulto de provecho), o de una planta (desde que plantaste la semilla hasta verla florecer y que de sus frutos), o en su caso cuidar de un huerto;

tener un alumno o mentorizado (alguien a quien le das mentoría),

contar con un equipo o grupo de trabajo y verlo progresar,

asesorar a un cliente (en su caso).

En general ver con satisfacción como crece positivamente una persona o un negocio gracias a tu gestión y apoyo es una forma de medir tu éxito.

DOS. Contar el número de seguidores

Está de moda fijarse en los seguidores de los demás, básicamente los ‘followers‘ en redes sociales.

Para bien o para mal, medir la cantidad de seguidores es un parámetro que surgió hace relativamente poco tiempo.

Aunque es bien cierto que un gran número de seguidores se pueden monetizar, si se saben manejar, también es bien cierto que mucha gente solo quiere un gran número de seguidores para presumir, a esto se le llama ‘métricas de vanidad’.

Tomar en cuanta el número de seguidores es la forma en que incluso muchos reclutadores miden inmediatamente el éxito de una persona hasta poder calificarlo como ‘Influencer’, como alguien digno de ser seguido, recomendado o contratado.

TRES. Muchos miden el éxito en la forma de vestir propia o la de los demás

La ropa o el ajuar proyecta para muchos su estatus económico.

Recordarán a la actriz Sarah Jessica Parker interpretando el personaje de Carrie Bradshaw en Sex and the City, o Sexo en Nueva York.

En una ocasión,

Carrie Bradshaw contó más de 40 mil dólares en zapatos (tenía más o menos 100 pares de 400 dólares promedio), pero no tenía dinero para pagar el anticipo de una vivienda, que con esa cantidad habría sido más que suficiente.

Ella solo pretendía aparentar cierto nivel de éxito económico reflejándolo en su forma de vestir, para que la aceptaran en el grupo social con el estatus más acomodado.

CUATRO. Éxito es tener una vida equilibrada.

Al margen de tener altos o bajos ingresos, contar con una familia, tener una fuente de ingresos que garantice estabilidad, o

el hecho de tener un proyecto de vida para el grupo familiar que vaya progresando con normalidad para todos sus integrantes es una forma de estar alcanzando el éxito.

Este equilibrio, creo que tiene mucho que ver con entender la diferencia entre necesidad y deseo.

Ya lo explicaba el psicólogo Abraham Maslow en su Pirámide de necesidades:

A) Los elementos básicos (en la base de la pirámide) son las necesidades para sobrevivir, y son de orden biológico: respirar, beber, dormir, comer, reproducirse yrefugiarse,

B) y el resto son más bien deseos complejos que no son indispensables para la supervivencia, ya que son prescindibles en la mayoría de los casos.

Si cada fin de mes puedes cubrir tus obligaciones financieras, esas que pagan tus necesidades básicas, y además puedes prescindir de unos deseos inasequibles, entonces se puede decir que eres exitoso.

CINCO. El éxito es progresar en un empleo.

Hoy en día, en su caso, el éxito más bien es tener empleo y también poder conservarlo.

Actualmente tener un empleo, el que sea ya puede considerarse como un privilegio, como una forma de decir que se es exitoso en un mundo laboral tan competido y con tanto desempleo.

En otra época, la medida del éxito no era tanto tener un empleo, más bien era progresar dentro del mismo, era ir escalando posiciones hasta llegar lo más alto que se pudiera.

Y llegar alto dentro de una organización implicaba una serie de privilegios en forma material:

mayores prestaciones, mejores bonos de productividad, coche de empresa (uno mejor y de mayor porte conforme se fuese ascendiendo),

además también se contaba con un mejor seguro de gastos médicos;

y hasta se tenía acceso a un espacio u oficina propia de mayor tamaño y con las mejores vistas, esto se notaba sin necesidad de conocer al ejecutivo, porque uno ya se podía dar cuenta -por el tipo de despacho- del nivel de la persona que lo ocupaba.

SEIS. Éxito es crear algo que ayude a los demás.

Hay quienes no solo generan ideas sino que las llevan a la realidad, ideas que mejoran las vidas o los trabajos de otros.

Estos creativos e innovadores miden su éxito a partir de la mejora y progreso que la sociedad experimenta gracias a la implementación de sus ideas,

al margen de que con su propuesta en forma de producto, servicio o contenido ganen o no dinero.

Cómo ganar credibilidad de Marca creando Contenido

SIETE. Un exitoso tiene posesiones materiales visibles.

Esta puede que sea una de las métricas más injustas, pero es la que muchos utilizan para calificar a los demás.

Las posesiones materiales son una forma visible y notoria de calificar quién puede estar pasando por un momento financieramente bueno y quién no.
No en todos los casos encontraremos a millonarios conduciendo un Rolls Royce, o viajando en Jet privado.

En algunos casos estos millonarios han acumulado sus fortunas a partir de ahorrar al máximo, viviendo una vida discreta con gastos mínimos, prescindiendo de los artículos que no producen más ingresos, eso provoca grandes sumas en la cuenta bancaria en forma de ahorros e inversiones.

El dinero en sí mismo no significa gran cosa, ni sirve para mucho hasta que no se utiliza para algo de provecho.

OCHO. Es exitoso quien logra que otros alcancen el éxito

Poder enseñar lo que uno sabe, con generosidad y sin petulancia, compartiendo el conocimiento adquirido con el fin de que otros mejoren, o que se superen, y que alcancen sus objetivos es una forma de poderse llamar exitoso,

al margen de que se cobre o no dinero, esto tiene especial relevancia si su afán es no lucrativo.

NUEVE. Éxito es haber podido lograr cualquier cosa

¡Piénsalo bien!

Seguro lograste algo que te propusiste y que sabías que iba a ser muy difícil de conseguir,

incluso fue más duro de lo que te imaginabas, pero lo acabaste, o lo alcanzaste,

llegaste entre los primeros, o antes que todos,

o simplemente no fuiste el primero,

pero eso no te importaba porque tus condiciones eran tan especialmente difíciles que nadie podría imaginarse el esfuerzo que imprimiste para lograr algo bajo esas circunstancias, en donde otros solo lo habrían conseguido con ayudas de las que tú careciste.

Y tú lo lograste a pesar de la negatividad de otros,

lo lograste a pesar de que no te apoyaban, a pesar de tus detractores,

te esforzaste y lo conseguiste, eso también es éxito, aunque así solo lo veas tú.

DIEZ. El éxito es vencer tus miedos.

Éxito es tomar acción para realizar las cosas que ya sabes que debes hacer,

pero que no haces por miedo, por pánico a los demás, por desconfianza, por pavor a perder dinero, o volver a perderlo, por miedo a ser señalado como fracasado, por miedo a la exposición pública.

El escritor y orador estadounidense Zig Ziglar decía que la palabra miedo tiene dos significados de acuerdo a sus siglas en inglés FEAR:

FEAR

«Forget Everything and Run» or

«Face Everyting and Rice».

Miedo (Fear) puede significar «Olvida todo y corre (huye)», o «Enfrenta todo y asciende».

Tú ¿Con cuáles formas de medir el éxito estás de acuerdo?

¿Cúales formas de medir el éxito repruebas o descartas?

¿Tienes otras formas de medir el éxito?

Si quieres déjame aquí tus comentarios, que me interesa conocer tu punto de vista.


«Unos se jactan de los libros que han escrito. Yo me enorgullezco de los que he leído».

-Jorge Luis Borges

Otras entradas similares que podrían interesarte:
Formas y Parámetros de medir lo que es el éxito
¿Qué define el éxito de una carrera profesional?
La Generosidad como ingrediente del Éxito
Fotografía de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: Nattanan Kanchanaprat

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *