35 Destructores del Emprendimiento | 709

Por qué fracasan los emprendedores en sus negocios | Por qué no llegan al primer año de operaciones los emprendedores | Inversores destructores y peligrosos | 35 Destructores del Emprendimiento | Actitud y toma de decisiones ejecutivas | emprendimiento schumpeter | teorías de emprendimiento | negocios fracasados | causas del fracaso de un negocio
35 Destructores del Emprendimiento | Artículo y guion por: Gustavo Pérez Ruiz.

35 Destructores del Emprendimiento

La página web significados.com define el emprendimiento como la actitud y aptitud que una persona adopta para iniciar un nuevo proyecto a través de ideas y oportunidades.

Como sabemos, el emprendimiento en general está relacionado con la creación de empresas,

pero por lo que observamos en la actualidad el emprendimiento también está asociado con iniciar cualquier cosa o actividad, esto con el fin de ganar posicionamiento o relevancia para la marca de producto, servicio o persona que uno quiere proponer al mundo.

Emprender entonces tiene que ver básicamente con arrancar algo, cosa que como saben, tiene sus dificultades.

Pero los problemas no solo acaban después de empezar, éstos seguramente seguirán presentándose después de haber dado el primer paso hacia adelante, o hacia arriba, y allí en ese proceso de avance y progresión desafortunadamente nos toparemos con factores tanto externos como internos que nos pueden empujar a abandonar nuestra misión.

Con factores externos estoy hablando de las causas ajenas a uno sobre las que no tenemos injerencia, como las tendencias de los mercados o la economía mundial.

Con factores internos me refiero a las causas intrínsecas que tienen únicamente que ver con nuestra persona, como nuestro conocimiento, nuestras habilidades, la motivación , la capacidad de trabajo y la voluntad que nos empuja a perseverar.

A partir de estos factores internos les he preparado esta selección de 35 destructores del emprendimiento, mismos que podemos gestionar, y digo que ‘podemos gestionar’ porque está en nuestra libre voluntad y decisión el hecho de poderlos controlar:

35 Destructores del emprendimiento

1. Empezar sin un mínimo Plan de Empresa o de Negocio

Muchos expertos en negocios opinan que un abultado Plan de Empresa puede ser una pérdida de tiempo, pero tampoco es recomendable que empieces con las manos en blanco.

Entonces, para que no pierdas tanto tiempo te recomiendo la siguiente entrada:

El Plan de Empresa en una sola página.

2. Carecer de objetivos

Es increíble la cantidad de personas que arrancan un negocio con una visión muy amplia y segura de lo que quieren alcanzar, pero no acaban por definir exactamente hacia dónde precisan llegar.

¡Ten siempre tu objetivo en mente!

3. Carecer de listas de actividades para el día siguiente

Lo mejor para empezar productivamente una jornada de trabajo es encontrar, a primera hora, sobre tu escritorio la lista de actividades que tienes que atacar, misma lista que has de realizar desde la noche anterior.

Cómo mejorar la Productividad haciendo tres listas

4. No tener implementado un control de avances

Si no tienes un sistema que te indique dónde y como debes estar progresando, no podrás saber si vas adelantado, atrasado o a tiempo, o en su caso si vas ahorrando, perdiendo dinero o dentro de presupuesto.

Es fundamental que cuentes con un control de avances que te sirva de referencia para no perderte.

5. Tomar en cuenta la crítica destructiva

La crítica destructiva no aporta nada a la mejora de tu proyecto en comparación con la crítica negativa que sí te puede indicar lo que puedes cambiar o implementar.

Prestar atención y tomar decisiones basadas en las críticas de otros es uno de los mayores destructores del emprendimiento.

Tipos de crítica acerca del Trabajo

6. Escuchar a demasiados Gurús

Y no es tanto escucharlos sino hacerles caso a ciegas.

Hay un punto en el que tú tienes que tomar tus propias decisiones al margen de aquellos que quizá nunca han atravesado por lo que tú estás pasando.

7. No creer en ti mismo

Esto se dice fácil, pero si careces de seguridad en lo que eres capaz de hacer y superar seguramente abandonarás la misión.

8. Rodearte de gente que no tenga tus mismos ideales

Si te juntas con personas que no creen en lo que tú si, te será más difícil seguir avanzando.

Para tu causa siempre será más enriquecedor juntarte con personas afines a tus conceptos de emprendimiento que salir con quienes nunca han emprendido o no creen en ello.

Podemos considerar destructores del emprendimiento a la gente tóxica con quienes convives.

9. Ser demasiado escéptico acerca de todo

Si piensas que el mundo está a punto de irse al garete, si crees que viene una crisis a nivel global o un crash financiero, tomarás decisiones que te llevarán a moverte muy poco o a quedarte inmóvil.

10. No ahorrar

Ya sea que tengas muchos o pocos ingresos, si no tienes la costumbre de ahorrar mensualmente un equis porcentaje de tus entradas, no estarás preparado para enfrentar situaciones financieramente inesperadas.

11. No enfocarte en tus fortalezas

Si antes de emprender desconoces las mejores características y habilidades con las que cuentas, tendrás que aprenderlas en el camino.

Es mejor que conozcas tus fortalezas para enfocarte en éstas y dejar a otros que desarrollen esas habilidades de las que careces.

Las habilidades mínimas para emprender un negocio

12. Tener un ego muy grande

Todos tenemos un ego, pero hay que saber gestionarlo con prudencia.

Si tu ego no te permite tener un mínimo de humildad y generosidad hacia los demás, te vas a encontrar solo en momentos donde necesitarás de la ayuda de otros a quienes ves como inferiores.

13. Fijarse en lo que ‘hacen’ o ‘no hacen’ los demás

Si solo estás tomando en cuenta lo que otros desarrollan o emprenden encontrarás que probablemente eso que haces es insuficiente, o creerás que debes igualarlos e imitarlos en un terreno en cual seguramente no tienes dominado, así solo pierdes tu tiempo.

14. Tener muchas distracciones en tu vida

Está bien que desarrolles actividades recreativas para entretenerte y relajarte, pero si éstas son demasiadas o pierdes mucho tiempo en ellas, como revisar constantemente tus mensajes en redes sociales y whatsapp, así solo te demuestras que no tienes nada mejor que hacer y le restas tiempo a las actividades que debes emprender.

15. No cuidar tu salud

No poner atención a tu físico y carecer de una buena condición psíquica son descuidos que en algún momento te podrían llevar a abandonar tu labor emprendedora.

Los descuidos de salud pueden ser importantes destructores del emprendimiento.

16. Desconocer quiénes son los líderes de tu medio

Si no vas a competir con todos al menos debes saber quiénes son los principales interlocutores, influyentes y encabezadores de tu industria.

No puede ser que incursiones en un medio y desconozcas a sus principales actores.

Cargar con esta ignorancia le hace un nulo favor a tu necesidad de actualización, por lo que seguramente desconocerás si estás o no obsoleto.

Grandes mentiras de un Influencer

17. Perder el tiempo en discusiones bizantinas

Detenerte para dedicar aunque sean unos pocos minutos a debatir y altercar acerca de temas que no son importantes es una total pérdida de tiempo, una que puede afectar negativamente a tu imagen, causa por lo cual muchos podrían optar por no seleccionar tu marca.

18. No atender o asistir a los eventos que podrían ser muy importantes para tu aprendizaje, desarrollo, práctica, conexión, networking y promoción de marca.

Mitos del Networking y cómo iniciar una red de conexiones

19. Tener vicios

Cualquiera que sea el hábito o conducta negativa que tú no hayas podido superar podría ser devastador para la obtención de tus objetivos.

Los vicios están considerados como unos de los mayores destructores del emprendimiento.

20. No leer

Y no solo no leer temas de tu industria.

El hecho de no leer cualquier genero de la literatura detiene tu desarrollo mental y te pone muy difícil el progreso de tu actualización, comunicación y conocimiento práctico, detalles que mucho afectan a tu buen rendimiento y marca personal.

Beneficios de leer una hora diario

21. Tener dudas y no aclararlas

Cargar permanentemente con una interrogante, con una disyuntiva, o con una incógnita técnica, fiscal, publicitaria, legal u operacional puede llevarte a perder dinero o a meterte en problemas que hubieras resuelto haciendo la pregunta indicada a un experto en la materia.

22. Desconocer asuntos financieros básicos

Ignorar términos como capital, préstamo, activos, pasivos, interés compuesto o flujo de caja entre muchos más te convierte en presa fácil de tus clientes, empleados, consultores, banqueros y hasta de tus asociados.

Si careces de un conocimiento básico del manejo de tu dinero difícilmente llegarás lejos en tu actividad emprendedora.

23. Descuidar tu imagen

En aras de darle prioridad a todo y a todos excepto a ti podrías acabar pensando que los millonarios de Facebook o de otros medios digitales tampoco le dedican interés a proyectar una buena imagen.

Pero, si tú no tienes 25 camisetas de la misma marca y color tal como las de Mark Zuckerberg, tus clientes, seguidores y colegas podrían pensar que nunca te cambias de ropa o que nunca la lavas.

Así, tus futuros consumidores y stakeholders podrían asumir “injustamente” que tu imagen exterior es reflejo de tu capacidad de gestión y organización.

Es difícil creer en alguien que de entrada huele muy mal o te da un aspecto desaliñado.

24. Tener escasa o nula presencia Online

Carecer de una página web, de un blog o de un sitio en donde propongas todo o parte de tu ‘knowhow’ es un hecho que expone mas insuficiencias que cualidades.

Los perfiles de redes sociales no son los lugares adecuados para proponer un oficio, un arte o un saber hacer, cosa que confunden muchos de esos que hoy en día se declaran como emprendedores.

Por más que creas que puedes prescindir de tu presencia online, a la larga, hagas lo que hagas, no tener un sitio web en el que te presentes acabará afectando a tu marca personal y por ende a tu marca de producto o de servicio.

Cómo sorprender con tu Marca Personal

25. Darle demasiada importancia a tu cliente

“El cliente siempre tiene la razón”.

-Dicho Popular

Aunque se pregone que ‘El cliente siempre tiene la razón’, en ocasiones esa razón puede conducirte a un quebradero de cabezas y de cuentas bancarias.

Entonces por más que debas otorgarle la razón a tu cliente, antes de actuar, primero hazle caso a la razón y a la prudencia.

26. Tener discursos negativos

Si eres de los que dice:

«No lo voy a lograr».

«Nadie lo ha alcanzado».

«No creo que tal asociación quiera escuchar mi propuesta».

«Me parece que no le va a interesar mi idea», y un sin fin de pretextos que uno mismo se inventa, difícilmente superarás las primeras etapas por las que todo emprendedor tiene que pasar.

Se puede decir que tu actitud puede ser uno de los peores destructores del emprendimiento.

27. No saber ponderar prioridades

Preferir ver una serie completa de Netflix o jugar con la video-consola, la que sea, en lugar de utilizar ese valioso tiempo para mejorar tus conocimientos o hacer prospecciones, son acciones y decisiones que no toma un emprendedor nato.

O en su caso, decidir quedarte en la oficina para que los demás digan ‘que trabajas mucho’ en lugar de acompañar a tu familia a un evento importante para ellos, son consecuencias de no poder distinguir prioridades ni de saber tomar decisiones ejecutivas.

28. Asociarte con quien no conoces bien

Si no tienes buenas referencias de la persona que pretende ser tu futuro socio, o no haces caso a tu instinto que te dice que no van a funcionar las cosas, tienes altas probabilidades de compartir muchas dificultades con tu socio, cosa que no te llevará a lograr resultados de largo plazo.

29. Carecer de un mentor

A pesar de no haber contado formalmente con un mentor, existen muchos emprendedores que a lo largo de la historia han logrado grandes éxitos.

Pero, hoy en día, donde las prisas y los proyectos que exigen resultados de corto plazo, es necesario y casi indispensable contar con la figura de un mentor, de una persona que te asesore y te pueda proporcionar algunos lineamientos para que tú tomes tus propias decisiones, esto te podrá acortar mucho tiempo y también fracasos.

10 Características de un Mentor

30. Dar importancia a proyectar una imagen materialista

Otorgarle un gran peso al hecho de que superficialmente no reflejas un bienestar económico, o que en su caso te preocupa proyectar una imagen donde los demás notan que no estás progresando económicamente, porque todavía no puedes adquirir los elementos que reflejen un éxito financiero, como ropa de marca, coches y mansiones es uno de los mayores destructores del emprendimiento.

Muchos emprendedores se desmotivan porque exteriormente se aprecia que no están teniendo éxito, a pesar de que vayan dominando un mercado o de que estén progresando en plena expansión.

El hecho de que tengas la necesidad de proyectar éxito ante los demás es un lastre mental que puede acabar con tu motivación y paciencia.

31. Cambiar permanentemente de objetivo

No cambies tu objetivo, puedes cambiar el plan, las técnicas, los tiempos, las decisiones en torno a las formas en que harás las cosas-actividades; pero si cambias el objetivo es como si hubieras cambiado de emprendimiento.

32. Ser renuente a aceptar cambios

No seas muy rígido evitando implementar cambios.

Si no quieres hacer cambios porque consideras que tu plan es casi perfecto acabará afectando el alcance de tu objetivo.

Ten en cuenta que no hay plan perfecto.

Sobre la marcha siempre se presentarán imprevistos que tendrás que gestionar y superar.

Mientras evites hacer los debidos cambios, unos que se ajusten a la siempre variante realidad, no podrás alcanzar la meta (que es lo que al final estás buscando).

33. Delegar todo y no ponerte a hacer algo

Querer y pretender que todos tus colaboradores, asociados, empleados y stakeholders hagan todo no te ayuda ni a ti ni a tu negocio.

Desde el principio tú tendrás que arremangarte y cargar con gran parte del trabajo de campo, en muchos casos es casi hasta indispensable, para que entre otras cosas crezca el negocio y aprendas a hacer el trabajo para que a su vez sepas exigirlo.

«Al ojo del amo engorda el caballo».

34. Exigir lo que tú mismo no puedes dar

No requieras de tu personal actitudes ni resultados que tú mismo no podrías hacer, por ejemplo:

No exijas disciplina cuando tú demuestras un total desorden en tu actuación.

Por otro lado, no ordenes que se obtengan resultados que no dependen en su totalidad de las cualidades de tu gente, como pedir que rompan el record de ventas en determinada fecha, o que alcancen una negociación favorable con un cliente con el que tú ni siquiera has hablado.

35. Carecer de educación

Aunque no lo parezca, este es uno de los principales destructores de emprendimiento.

Si no demuestras respeto hacia todos los que hacen posible tu empresa, si no haces el mínimo esfuerzo por saludarlos, por interesarte en conocerlos y saber qué hacen para el bien común, si nunca les agradeces su dedicación y lealtad, estás adoptando una actitud al estilo castrense, de esas que ya pasaron de moda y solo repercutirá negativamente en los resultados de tu naciente empresa.


Toda acción de emprendimiento -casi siempre- nos demanda altos niveles de tiempo y de recursos.

Mientras ese emprendimiento se va desarrollando, podría ser fácil desorientarse o perderse en medio de toda esa vorágine de ideas, propuestas y contenidos digitales que vemos en redes sociales, espero que estos conceptos te hayan sido de alguna utilidad para ubicarte, tomar acción y no decaer en el intento.


 “Si no te puedes separar del negocio entonces tú no tienes una empresa, tienes un empleo”.

-Michael Gerber | Autor del libro “The E-Myth”.

La imagen de ’35 Destructores del Emprendimiento’ fue obtenida de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: Zacoolcrafter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *