Para destacar: Currículum Vs Contenido | 188

Cuanto más contenido comparto, más suerte tengo. Podcast Por: Gustavo Pérez Emisión 188 the Manager's Podcast
Para destacar: Currículum Vs Contenido | PODCAST | Por: Gustavo Pérez
PARA TENER ÉXITO: ¿CURRÍCULUM O CONTENIDO?.

Hoy en día podemos encontrar mucha información acerca de la importancia de hacer un buen Currículum Vitae o C.V.  El Currículum es ese documento casi necesario para presentarse en una entrevista de trabajo, ese en el que se hace un resumen de todos los estudios, experiencias y ambiciones de una persona o profesional.

Aquí no voy a  criticar la utilidad el currículum. Para mí, el C.V. es solo un documento que da una idea muy general del perfil de una persona; nada más.

Para emprender y hasta para solicitar un empleo debemos tener en cuenta que el currículum es solo un papel más, tal como nuestra identificación, como un Título Profesional, como un Diploma, como una Carta de Recomendación. Pero, a diferencia de todas éstas, el C.V. puede ser verdad o no, puede estar exagerado o minimizado, puede no ser totalmente verdadero; pero no así los demás documentos, porque son oficiales, esos no pueden modificarse, porque se supone que los emitió algún organismo oficial, o una institución seria y reconocida, como una Universidad.

El currículum por sí mismo no garantiza nada, pero si está mal hecho, o es exageradamente largo, poco serio o mal presentado, si puede garantizar que descarten a un prospecto de candidato.

Ya no sirve Emprender o salir a buscar empleo al estilo de los 80’s y 90’s, lo cual siguen haciendo muchos.

Hoy, en el mundo del intercambio de información al golpe de un solo click, más que enumerar una larga lista de trabajos en los que hemos participado, debemos demostrar la valía con hechos tangibles, con nuestro conocimiento, con nuestras experiencias transmitidas a través de artículos, notas, cuadernos, libros, blogs, imágenes, audios y lo más notorio de todo los videos. A todo esto hoy se le conoce en términos globales como Contenido.

El contenido es entonces un cúmulo de información y saber hacer con el que cada uno cuenta y el cual debe poder transmitirlo a los demás.

Absolutamente todos tenemos un potencial normal para producir contenido original para marcar una diferencia significativa en comparación con los demás, este contenido puede ser parecido al que produzcan otros, pero no igual.

Si nadie sabe o hace lo que nosotros sabemos entonces debemos compartir ese contenido original.

Ya existen muchos Emprendedores, Empleados y no necesariamente Directivos de alto nivel han capitalizado la forma de vender sus negocios a través de los Medios digitales. Con el internet han surgido nuevas reglas para alcanzar metas y poder capitalizar el éxito.

Todavía escuelas y algunos padres siguen enseñando a sus alumnos e hijos a la antigua usanza:

«Ve a la Universidad, obtén tu título, haz tu Currículum y busca empleo; no cuestiones mucho a tus empleadores y si puedes negocia tu sueldo«.

Esto ya no puede seguir funcionando de esta forma.

Es tiempo de tomar acción, de asumir riesgos medidos y tener el carácter suficiente para hacer que las cosas sucedan.

Antes los consultores o los empleados trataban solo con sus jefes, los vendedores buscaban a sus clientes cara a cara, se relacionaban personalmente con aquellos en su entorno físico más cercano, pero sin intenciones de escalar la relación, solo se limitaban a cumplir sin agregar valor:

«Yo te doy mi trabajo, Yo te proveo mi servicio o Yo te entrego mi producto», sin agregar contenido.

Hoy las cosas han cambiado, casi estamos obligados a crear contenido, pero ese contenido no es todo tu Negocio, ni la función más importante de tu trabajo (si es que trabajas por cuenta ajena):

El contenido es como tu carta de presentación;

ya no se trata solo de cumplir con las funciones de un puesto o de levantar los teléfonos y hablar indiscriminadamente a las personas de una base de datos para perseguir su dinero, esto ya no puede seguir funcionando así, es necesario interactuar, y buscar que te reconozcan, que sepan lo que sabes hacer y lo que puedes aportar.

El contenido no es tu negocio, pero en cierto grado te define más que tu Currículum, el contenido demuestra ¡cómo enseñas tu!, y te ayuda a generar confianza.

Parte del trabajo de todo experto o profesional es instruir, enseñar lo que sabes, transmitir tu experiencia, y una de las mejores formas de enseñar es transmitiendo tu contenido, uno que te permita proyectarte a otra escala, de tal forma que puedas enseñar a un gran número de personas lo que sabes hacer de una sola vez.

EL SABER debe transmitirse ya sea enseñando,

compartiendo el contenido de alguien más, creando el propio contenido, en blogposts, podcasts, newsletters, artículos o vídeos, como sea, pero uno debe estar enseñando y compartiendo lo que sabe hacer, si es que quiere destacar de algún modo en su Medio.

Quizá una Marca puede ser mejor que la tuya, pero

seguro que exactamente igual no es, porque eso es imposible. Existen una cantidad infinita de parámetros, por lo que no se puede comparar todo exactamente.

Es por esto que el contenido es muy importante, porque al generar contenido uno se convierte en:

(1) maestro, (2) proveedor de contenido (3) escritor y publicista, y

aquí lo que realmente importa son los hechos, lo que se puede demostrar, no una lista interminable de trabajos sacada del Currículum que difícilmente se podrán verificar.

Al entregar el contenido del valor que estas aportando,

y demostrando así cómo debe ser el producto o servicio que propones a tu cliente, a tu jefe, a tus empleados, a tus lectores, de alguna forma les estas dando los parámetros para que juzguen un trabajo como el tuyo, les estas demostrando cómo crees que debe ser hecho ese trabajo, producto o servicio, si lo ilustras con un alto nivel de exigencia y calidad y además lo entregas tal como lo explicas te lo van a agradecer, probablemente también te contraten, o te recomienden o te tengan en cuenta para conectar contigo en un futuro.

Al respecto, el asesor de Emprendimiento y escritor Guy Kawasaki opina lo siguiente en su libro El Arte de Cautivar:

            “Los entusiastas empleados de una Empresa que a menudo son asesores y promotores en sus ratos libres, tienen páginas webs y blogs desde los cuales ofrecen información y apoyo a sus causas. La existencia de estas páginas tranquiliza tanto a los usuarios como a los clientes potenciales respecto del valor de las causas. Las páginas web aportan también un apoyo post-venta que aumenta la satisfacción”.

La idea o concepto moderno que hace un trabajo diferente a los del pasado,

la diferencia entre la era industrial y la era de la información, es la disponibilidad de un gran número de información además de la veloz conectividad, hoy podemos conectarnos con un gran número de personas y seguidores en un microsegundo.

Antes uno preparaba un Currículum y allí amontonaba

la mayor cantidad de cosas que había hecho, eso era todo lo que podían apreciar cuando presentaba ese papel. Esto solo demostraba muy poco, casi nada. Hoy, ya puedo tener la habilidad de demostrar mi experiencia.

Hoy cada vez más, las compañías, los cazatalentos e inversores, y todos aquellos que tienen algún nivel de influencia para decidir ya no les importa en cuanto tiempo

se haya hecho algún trabajo, porque esto es muy difícil de demostrar, ahora quieren estar seguros de que tú sabes lo que dices saber hacer, que sabes lo que haces, y quieren tener la certidumbre de que cuentas con ese conocimiento, y la única forma de saber eso es escribiéndolo, compartiéndolo, o expresándolo en audio, en vídeo, o dando conferencias, y esto solo puede lograrse creando contenido.

Frase de despedida de Gary Vaynerchuck.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *