4 Estrategias para dejar de Procrastinar | 315

Consejos para dejar de Procrastinar

4 Claves para dejar de Procrastinar y mejorar tu Desarrollo Profesional | Eficiencia | Eficacia | Administración del Tiempo | Trabajo Productividad | Marca Personal | Disciplina Ejecutiva | Victor Hugo
La anécdota de cómo hizo Victor Hugo para dejar de Procrastinar. Además, 4 Recomendaciones para evitar la Procrastinación.

4 Claves para evitar la Procrastinación

¿Por qué procrastinamos?

Los seres humanos somos muy buenos a la hora de posponer nuestras actividades y objetivos, siempre encontraremos otra cosa mejor que hacer en lugar de ponernos a trabajar en lo que ya sabemos que tenemos que hacer.


Procrastinar es por definición el acto de retrasar o posponer una o varias tareas. La procrastinación es una fuerza interior, y yo diría que negativa, la cual nos detiene de seguir adelante con lo que sabemos que tenemos que hacer.


Estudios de psicología del comportamiento han descubierto un fenómeno al que han llamado “Inconsistencia temporal”, lo que nos ayuda a entender la razón por la cual el procrastinar nos jala de nuestros objetivos a pesar de nuestras buenas intenciones. La “Consistencia temporal” se refiere a la tendencia del cerebro humano a valorar mucho más las recompensas inmediatas que las recompensas a futuro.


Imaginemos que tenemos dos Yo’s,

o dos personas en nuestro interior, nuestro “Yo presente” y nuestro “Yo futuro”. Cuando nos imponemos unos objetivos, como perder peso, escribir un libro o aprender a tocar un instrumento musical, estamos estableciendo objetivos para nuestro Yo futuro.

Los investigadores encontraron que cuando pensamos en nuestro Yo futuro, para nuestro cerebro es más fácil ver el valor de tomar acciones con beneficios de largo plazo.

Nuestro Yo futuro valora las recompensas a largo plazo.

Sin embargo, aunque nuestro Yo futuro establezca sus objetivos, solo nuestro Yo presente puede tomar acciones, y éstas pueden ser contrarias a las del Yo futuro.

A la hora de tomar decisiones,

ya no seleccionamos para nuestro Yo futuro. Cuando vivimos nuestro presente, nuestra mente actúa bajo las órdenes del Yo presente.

Cómo tomar decisiones bajo presión.

Los investigadores descubrieron lo que generalmente todos sabemos y sentimos, que el Yo presente prefiere las recompensas instantáneas, en lugar de esperar a las de largo plazo.

Siempre será más fácil tomarnos una bebida entre amigos, jugar vídeo-juegos o ir a ver una película, porque estas actividades le dan una recompensa inmediata a nuestro Yo presente. El hecho de ponerse a escribir, estudiar o elaborar un trabajo, no es atractivo para nuestro Yo presente, porque sus recompensas son a largo plazo.

¿Cómo podemos vencer a la procrastinación?

A continuación, te comparto cuatro estrategias para dejar de procrastinar:

1. Traslada las recompensas de futuro al presente.

Trata de que los beneficios por tus acciones a largo plazo sean más inmediatos. La Profesora Katy Milkman de la Universidad de Pennsylvania ha llamado a esta estrategia “Agrupación de la tentación”. Y, sugiere que agrupes un comportamiento que a largo plazo es bueno para ti, con otro comportamiento que te satisfaga en el corto plazo. La idea es:

Haz las cosas que más te gustan mientras haces algo en lo que procrastinas,

Ejemplos:

Escucha podcasts o audiolibros de los temas de tu oficio mientras te ejercitas o caminas.

Ve vídeos para tu desarrollo profesional mientras planchas la ropa u organizas tus archivos en papel.

Ve a comer al restaurante que tanto te gusta mientras te reúnes con uno de tus empleados para que te exponga su reporte mensual.

2. Haz que las consecuencias de Procrastinar sean más inmediatas.

Existen varias formas para forzarte a pagar el precio de procrastinar.

Por ejemplo:  Asistes diario al gimnasio para realizar tus rutinas solo, si por cualquier causa tienes que faltar un día de la siguiente semana, tu salud no se verá deteriorada por no ir un día.

Pero, si te comprometes con otra persona a ir un día al gimnasio y a primera hora, el precio de no ir ya se convierte en inmediato, si no vas esa sesión vas a quedar mal con esa persona, especialmente si tienes que pasar a recogerla.

3. Diseña tus acciones futuras.

Para dejar de procrastinar existe una herramienta conocida como el “Dispositivo de Compromiso”, diseñado para evitar tus acciones futuras antes de tiempo.


Un ejemplo: Para evitar malos hábitos alimenticios puedes comprar tus raciones de alimentos en paquetes individuales, en lugar de a granel, esto te impode comer más de lo que necesitas; solo te sirves la medida exacta.

Cómo remplazar la envidia por Hábitos Positivos.

Otra de estas acciones puede ser la de borrar ciertas aplicaciones de tu Smartphone que solo te inducen a perder el tiempo, borras juegos y redes sociales que te incitan a la distracción.

4. Haz que el objetivo sea más alcanzable.

Normalmente, los problemas de procrastinación se presentan al iniciar una acción. Esta es una buena razón para reducir el tamaño de nuestros hábitos, mientras más pequeños sean nuestros objetivos, más fáciles de empezar y menos probables de procrastinar.


Un ejemplo de esto es la notable productividad del prolífico escritor inglés Anthony Trollope. Trollope publicó 47 novelas, 18 trabajos de no ficción, 12 cuentos, 2 obras de teatro, y una gran variedad de artículos y cartas. Pero

¿Cómo se las arreglaba para ser tan productivo?

En lugar de medir su progreso basándose en capítulos terminados, Trollope medía su progreso en incrementos de 15 minutos. Esto es, se imponía el objetivo de escribir 250 palabras cada 15 minutos, continuando con esta pauta durante 3 horas cada día.

5 Recomendaciones para ser más disciplinado y tener mayor productividad.


Este planteamiento le permitía tener satisfacciones por el alcance de sus metas cada 15 minutos, mientras continuaba avanzando con la Misión más grande: “Escribir libros”.

Cómo Destacar y Evolucionar con la Lectura.


Es importante que tus objetivos sean alcanzables por dos razones:

Las pequeñas medidas de progreso te ayudarán a mantener el impulso a largo plazo, lo que significa que es más probable que termines grandes tareas.

Cuanto más rápido puedas completar una tarea productiva, más rápido desarrollarás tu día con una actitud de productividad y eficacia.

Fuente del artículo: JamesClear.com  “Procrastination: A Scientific Guide on How to Stop Procrastinating”.

Imagen tomada de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.

Fotógrafa: Adina Voicu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *