Consejos para construir la Marca Personal Parte II | 349

Construcción de la Marca Personal Reputación | Claves para mejorar tu Prestigio y Desarrollo Profesional | Reinvención Reinventarse | Personal Branding | Marketing de Contenidos | Posicionamiento en Redes Sociales
Las cosas que debes y No debes hacer en tu proceso de construcción de Marca Personal.

Consejos para construir la Marca Personal Parte II

A continuación la segunda parte de la anterior emisión en la que les hablé de ¿Por qué tiene que convertirse uno en Marca? y cómo hay que proceder para que esto suceda.

Aquí te propongo cómo mejorar y construir tu Marca Personal, también te sugiero evitar algunas cosas que se malinterpretan y podrían perjudicar tu empeño en crearte una Marca Personal.

Empieza a crear contenido.

Crea algo que demuestre lo que sabes, tus habilidades y experiencia. Esto es muy valorado para demostrar lo que dices, y cambiará los resultados en las búsquedas que hagan de ti en Google.

Haz que te encuentran a través de tu contenido relevante, o de eso que sabes hacer y te distingue.

Cuelga o publica tu contenido con regularidad; quizá no te habías dedicado en darlo a conocer, ya sea por falta de tiempo o porque apenas acabas de decidirlo.  La acción de publicar tu contenido indica que estás dispuesto a establecer conexiones con otros.

Para apresurar tu proceso de construcción de Marca Personal, o en su caso reinventarte puedes:

A) Buscar contacto o colaboración con gente interesada en tu tema, B) intercambiar información, o entrevistar a otros, tanto por escrito como en audio; o C) simplemente escribir una opinión constructiva en el sitio web de alguien que te interese profesionalmente.

Uno de los grandes errores en el proceso de generar la Marca Personal es tardar en generar contenido y luego tardar más en publicarlo”.

A mucha gente le toma tiempo crear su contenido porque éste se transmite básicamente por escrito.  Se requiere mucha disciplina para empezar a escribir artículos, para bloguear y hacerlo con calidad, regularidad, y constancia.

Los resultados no llegarán de la noche a la mañana.

Además de escribir, puedes ir a networkings, a dar charlas a tu cámara de comercio local o buscar interesados a tu alrededor, el contenido es el que realmente te proyectará como un profesional que sabe, alguien notable, al que hay que acudir para pedir opinión o contratarle.

Lo que no debes hacer en el proceso de construir tu Marca Personal.

No asumas o des por hecho que para construir tu Marca Personal (Personal Branding) debes actuar como fanfarrón.

No tomes una actitud arrogante, no ostentes tu conocimiento como presumiendo o hablando en tono exagerado. Tampoco hables o escribas de ti mismo como vanagloriándote, ni te refieras a ti como “experto”, “líder” o “influencer”.

El concepto de Marca Personal te ayuda a distinguir quién eres realmente y qué quieres compartir con el mundo. No se trata de decir lo bueno que eres y lo mucho que trabajas.

La Marca Personal se construye con tus acciones, con lo que escribes, con lo que haces, con lo que le aportas a los demás.

Claro que la Marca Personal tiene que ver con prestigio, pero el prestigio no se gana hablando de uno mismo sino demostrando lo que se sabe, y exponiendo las habilidades que se tienen con los hechos, o sea, dando soluciones a los demás, y apoyándolos para que obtengan lo que quieren.

 

No descuides ni olvides tu narrativa, tu historia.

Mucha gente que quiere construir su Marca Personal carece de su su discurso del elevador (Elevator pitch);  esa pequeña exposición o declaración personal en la expresen quiénes son, qué hacen y qué pueden ofrecer. El siguiente enlace puede ayudarte a mejorar tu discurso personal para una mejor presentación de la Marca Personal:

Cómo presentarse breve y llamativamente ante una o varias personas.

Además, cuando te encuentres en el proceso de reinvención, o de cambio de oficio, debes ser capaz de explicar brevemente cómo relacionas tu pasado con tu futuro, tienes que contar cómo es que todo eso que hiciste en el pasado te ayuda en tu presente actividad, y cómo te impulsa para seguir hacia adelante.

No seas impaciente ni precipitado.

El proceso de construir la Marca Personal toma tiempo y muchos pequeños pasos, uno o dos al día, hay que explorar y seguir adelante, pero sin atropellarte.

Está bien empezar cuanto antes, muchos lo hacen sin un claro plan, y el problema viene cuando su plan que no está plenamente establecido cambia.

Puedes  hacer cambios de rumbo durante la marcha, pero que sean pequeños. Si durante seis meses haces diez cambios, la gente dejará de seguirte,o de escucharte o leerte, pensarán que no eres serio con lo que quieres demostrar, o que no sabes lo que quieres.

Pide retroalimentación,

Haz preguntas para saber qué opinan de lo que quieres transmitir con la Marca Personal, pero no cambies la idea principal.  Hay que tener seguridad en la idea principal que uno quiere hacer llegar.

La Marca Personal en las Redes Sociales.

Puedes estar en las redes sociales que quieras y presentarte como tú quieras. Pero ten cuidado con lo que pones allí, porque es fácil que crean en tu descripción, y es más fácil aún que decepciones.

Cualquier cosa que publiques es en principio fácil de creerse,

pero si mientes, exageras o no estás plenamente preparado para responder a lo que argumentas, perderás credibilidad.

Puedes darte de alta en todas las Redes Sociales que quieras, pero más bien debes estar en todas las que puedas atender; si no tienes un Community Manager que vele por tu presencia en todas las Redes Sociales te será muy difícil gestionarlas todas al mismo tiempo.

Evalúa con criterio en qué redes sociales necesitas realmente estar.

Un asesor fiscal puede no necesitar estar en Pinterest, porque su contenido tiene mayor salida en facebook y en twitter, allí puede estar publicando noticias breves de las últimas leyes o subvenciones fiscales. El pinterest o el Instagram pueden ser de más utilidad por ejemplo para una Repostería o una fábrica de Velas artesanas, porque las fotos hablan por sí mismas del producto. Una buena fotografía expone el producto sin tener que agregar nada por escrito.

Para atenderlas debidamente, selecciona dos o tres plataformas. El perfil de una red social sin atender da literalmente la apariencia de abandono, como una oficina vieja en la que nunca entra gente, eso no es atractivo, y va en contra de la Marca Personal que quieres dar a conocer.

Ten un grupo de consultores y colaboradores.
Forma tu propio grupo de asesores y personas a quienes admiras y quieres imitar.

Piensa en seis u ocho personas a quienes admires por lo que hacen y cómo lo hacen, pueden ser tus conocidos o amigos, aprovéchalos.

Ve creando tu propio grupo de colegas, también puedes participar en un Grupo de Mastermind. Aprende de todos, y a través de tu propia experiencia ve construyendo tu propio estilo.

Pregúntate:          ¿Cómo quiénes me gustaría ser?

Encuentra varios modelos de personas, aprende de ellos y de ellas, copia algunas de sus buenas acciones, pero no trates de ser como ellos. Imita una de sus actitudes o adopta uno de sus valores, pero no trates de convertirte en esa persona.

Si alguna de esas personas no está a tu alcance, por ser muy famosa o tener mucho trabajo, podrías tratar de entrar en contacto con ella, pero tampoco trates de forzarla. Aquí, lo primero que tendrías que hacer en todo caso es demostrarles en qué forma puedes agregarles valor, o ayudarles, y después podrías tener alguna oportunidad. Puedes empezar escribiendo un comentario constructivo en su Blog, agregando conceptos o dando una visión diferente, pero sin adular.

Trata de asimilar que tus verdaderas habilidades quizá no son las obvias.

Muchos de nosotros solo vemos lo que está en la superficie, así parece que estamos entrenados, por ejemplo:

Cuando vemos un perfil, o nuestro currículum, solo prestamos atención a los títulos que están allí, leemos: Ingeniero Civil, Community Manager, Director de Marketing, Gerente de Recursos Humanos, y pensamos “esto es lo que puedo hacer”, “esto es lo que Yo soy”.

En realidad podemos hacer mucho más de lo que está allí

plasmado, somos más que las palabras que están allí escritas, todos tenemos muchas fortalezas que no se pueden poner allí superficialmente.

Me gusta mucho el caso del periodista y fotógrafo mexicano Juan Rulfo, y siempre lo pongo de ejemplo:

Juan Rulfo realmente quería ser escritor, pero por circunstancias de la vida trabajó en compañías privadas y dependencias públicas, porque tenía que tener ingresos; y además era buen fotógrafo.

Luego, sin grandes aspiraciones, escribió un par de libros, una novela “Pedro Páramo” y un libro de cuentos “El Llano en Llamas”, y solo con esas dos obras se inmortalizó como uno de los escritores más importantes de lengua castellana del siglo XX.

Otros artículos de Marca Personal que quizá te puedan interesar:

Cómo cuidar en Twitter de mi Marca Personal.

El buen Posicionamiento de Marca Personal.

La esencia de una Marca Personal

Imagen de Pixabay.com publicada libre de Derechos de Autor bajo Licencia Creative Commons.

Fotógrafo:  547877

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *