Sugerencias para mantenernos concentrados en objetivos prioritarios | 144

Sugerencias para mantenernos concentrados en objetivos prioritarios.

Gustavo Pérez | the Manager's Podcast
Logros | Metas | Objetivos | Lucha | Persistencia

A finales del siglo pasado, todavía se escuchaba mucho hablar de alcanzar objetivos a corto, mediano y largo plazo.  En estos tiempos, donde la dinámica de las economías y la tecnología va más rápido de lo que nosotros podemos alcanzar, el largo plazo prácticamente solo lo evalúan los grandes consorcios, empresas de tamaño grande y hasta países, basándose en complejos modelos financieros que se tienen que actualizar permanentemente.

En este principio de siglo, a los Directores de empresas medianas y pequeñas, y/o CFO’s o Directores de Finanzas se les exige que alcancen retornos de inversión rápidos, que en dos, tres o cuatro años recuperen la inversión y que además  generen ganancias para los accionistas, estas son en pocas palabras las premisas, prioridades y objetivos de estos directivos. Y no son fáciles, no cualquiera las alcanza, por eso estos son unos de los profesionales mejor pagados, por la dificultad que implica su misión.

Como Emprendedores, también buscamos los mismos objetivos, y si se puede lo deseable sería generar beneficios hasta en menos tiempo. Mientras más pequeño sea el Emprendedor, y por pequeño me refiero al tamaño de la Inversión Inicial que haya aportado para su Empresa, más fácil será recuperar esta inversión, alcanzar el punto de equilibrio y luego generar utilidades o beneficios. Un Consultor en Marketing, un Asesor administrativo, un Coach, un técnico en informática o hasta en mecánica automotríz son ejemplos de Emprendedores que no necesitan inversiones millonarias para iniciar sus operaciones, son profesionales que aunque son muy solicitados y hasta necesarios también tienen mucha competencia, allí reside la dificultad para sobrevivir como empresario.

Y para alcanzar los objetivos, es muy importante estar siempre concentrados en realizar las actividades prioritarias. La concentración es la habilidad para enfocar toda nuestra atención y energía en un objetivo específico, en una actividad, o en un objeto por un período de tiempo determinado, sin distraernos

Siempre es más fácil concentrarnos en objetivos a muy corto plazo, porque más pronto vemos los resultados, y esto mantiene altos nuestros niveles de motivación. Por otro lado, es más difícil concentrarnos en objetivos que se lleven más tiempo en alcanzar, como los que nos puedan tomar meses, años o lustros.

A largo plazo se puede perder la visión del objetivo por distracciones, desmotivación o aburrimiento. No es fácil ir reconociendo y midiendo el progreso en proyectos de largo plazo, sobre todo en etapas tempranas, porque al principio casi nunca se recogen frutos. Dominar la habilidad para concentrarse en realizar actividades diarias que nos llevan a alcanzar metas a largo plazo es una de las claves para ser exitosos. Lo bueno es que esta habilidad se puede aprender y practicar. Aquí les voy a compartir unas medidas que pueden adoptar para ayudarles a mantener la concentración en sus objetivos. Si logramos que estas medidas se puedan convertir en hábitos, es casi seguro que mantendremos la concentración, nos sentiremos más motivados y determinados a no parar o distraernos.

Primero, identifiquemos los objetivos más importantes y hagamos un Plan. Tomemos un respiro para pensar y dar prioridades, de 1 a 3 objetivos para un periodo de tiempo determinado y elaboremos un Plan.  Estos objetivos deben ajustarse a los planes que tengamos a mediano y largo plazo, de tal forma que vayamos viendo los progresos o encontrando los retrasos.

Otra recomendación, pon por escrito tus objetivos. Una vez que hayas hecho tu plan y tengas tus objetivos bien definidos, escríbelos para que los tengas a la vista y a la mano. Esto te sirve como recordatorio de la importancia que tienen para ti, además te presionan el orgullo, porque cada vez que los ves te señalan y recuerdan su importancia.

Otra sugerencia, Desarrolla tu autodisciplina.

Entendamos autodisciplina como la habilidad para poder controlar nuestras emociones e impulsos, es uno de los factores determinantes para lograr alcanzar metas a largo plazo.

Trabajar en la autodisciplina requiere dedicación y sobre todo conocerse a uno mismo. La autodisciplina es una característica que nos ayuda a trabajar constantemente bien y seguir adelante pase lo que pase, sin necesidad de ser supervisados, incluso cuando no estamos de ánimo para eso, cuando tenemos flojera, cuando estamos desmotivados o hasta bloqueados mentalmente.  Todos hemos llegado al punto en que después de trabajar mucho sentimos que la meta está muy lejos de nuestro alcance o de plano queremos abandonar la lucha por conseguirlo. La autodisciplina nos empuja a seguir adelante a pesar de las probabilidades en contra.

Un elemento muy importante de la autodisciplina es la autoeficiencia. Y esta es tu conocimiento firme de tu habilidad para completar tus objetivos. Para desarrollar tu autoeficiencia esfuérzate por mejorar tu trabajo, en ser productivo, en cumplir en tiempo, costo y calidad, se mejor cada vez en eso que hagas y mejoraras tu eficiencia, te dará más confianza mientras desarrolles y alcances tu locus interno.

Los psicólogos utilizan esté término técnico de alcanzar el locus interno para definir cuando algún individuo ha logrado entender o percibir que los eventos ocurren principalmente como efecto de sus propias acciones, es decir el saber que estos puede controlar sus vidas, así estas personas valoran positivamente el esfuerzo y la habilidad personal.

Las personas que han alcanzado un control de su locus interno creen que ellos o ellas son los únicos responsables de su propio éxito.

Por último, informa y comparte tus objetivos con otros. En el caso de un empleado cualquiera, está muy claro, este siempre tendrá como responsabilidad alcanzar sus metas y rendir cuentas de la buena o mala eficiencia en su desempeño a su jefe, o a una mesa de consejo, o al dueño o a un grupo de accionistas. Pero cuando uno es independiente, o emprendedor, y no se tiene experiencia previa reportando a jefes y supervisores hay que empezar a desarrollar la autodisciplina que ya comentamos. Una forma es pertenecer o iniciar un grupo del tipo Mastermind. El funcionamiento de estos grupos ya lo he comentado en la Emisión No. 110 “Beneficios de recomendar a otros y Networking”. Otra opción, a falta de uno de estos Mastermind Groups es compartir nuestros objetivos con amigos, ex-compañeros de trabajo, colegas y hasta con la pareja sentimental, de preferencia con aquellos que compartan tu visión y objetivos. Todos estos te ayudarán recordándote tus metas cada vez que los veas, te animarán cuando te vean desmotivado, te pueden dar retroalimentación, te ofrecerán nuevas ideas y opiniones diferentes para que alcances tus objetivos, te apoyarán para que te mantengas en curso y no renuncies cuando te sientas más desmotivado. Busca gente que comparta tus intereses y/o que también sea o tenga planes de emprender, tú también podrás aportarle tu conocimiento desinteresado y agregarle valor hasta donde puedas.

Cita de autor desconocido.

La entreda y salida musicales son del compositor Kevin MacLeod de Incompetech.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *