Diez principios para un buen desempeño administrativo | 157

Para Dirigir adecuadamente grupos de trabajo, equipos o empresas en términos generales se necesitan una serie de conocimientos, habilidades y actitudes para lograr que las cosas sucedan y funcionen. Puede llegar a pensarse y mucha gente lo cree así que para dirigir grupos de trabajo solo se necesita contar con un buen criterio y las mejores intenciones para que todo salga bien, sin necesidad de tanta teoría administrativa. Las teorías y conocimientos de Administración de Empresas ya tienen un par de siglos desarrollándose y evolucionando en las aulas de las Universidades y Escuelas de Negocios.

Para adquirir los conocimientos indispensables en Administración de Empresas o para emprender un negocio sería deseable, pero no forzoso ir a una Universidad a cursar 4 ó 5 años de estudios, para ejemplos allí están varios casos exitosos como el de Steve Jobs o Bill Gates quienes no terminaron sus estudios universitarios.

Se han escrito muchas teorías, leyes, y estudios  acerca de cómo dirigir un equipo o una empresa, pero como toda teoría está creada en base a números, hipótesis, y métodos  suele dejarse un poco de lado el manejo de las personas quienes ejecutan estos procedimientos. Los procedimientos están más relacionados con papeleo, llenado de formas, reportes, preparación de hojas de cálculo y elaboración de programas más que en ver por la buena actuación personal de los responsables.

En esta ocasión haremos un poco de lado los sistemas y procedimientos de Administración de Empresas para que les comparta estos diez (10) principios de desempeño administrativo, los cuales se concentran más en la actuación del día a día de las personas que dirigen, en lugar de centrarnos en su trabajo mecánico (para más información visita el sitio web de the Happy Manager donde encontrarás el articulo 15 Principios de Administración de Empresas):

UNO. Sé honesto y abierto. Una buena actuación directiva recae en una buena relación. Si eres congruente entre lo que dices y lo que haces la gente sabrá qué puede esperar de ti. No prometas lo que no puedes cumplir y trata de ser sincero y respetuoso.

DOS. Mantén las cosas simples. Mantén siempre el énfasis en el buen desarrollo y desempeño administrativo de todos los trabajos, esto es, ve por que todos tengan claros los objetivos y no se distraigan mientras trabajan en alcanzarlos. Haz que el papeleo y los procesos burocráticos se simplifiquen al máximo.

TRES. No pierdas el contacto. No te esperes hasta fin de año para calificar el desempeño de tu gente. Procura hacerles comentarios regulares y críticas constructivas, que sean periódicas pero que tampoco llegues a fastidiar su trabajo ni los estés molestando todo el día, sobre todo pidiéndoles actividades intrascendentes o personales.

CUATRO. Haz que los objetivos sean retos atractivos e interesantes. Esto es lo que hace a la gente motivarse para lograr éxitos. Haz entender que si no puedes ofrecer mayores incentivos económicos también existen otras motivaciones, como el desarrollo profesional (que proyecta a cada uno hasta fuera de la empresa), como la ayuda a los demás, la consciencia del logro colectivo, la satisfacción de progresar como profesional, de saber más, sentirse útiles y mejorar el desempeño administrativo.

CINCO. Ver que todos tiren juntos. Dirige a todos de tal forma que alineen sus objetivos personales con las Metas del equipo y de la compañía. Haz entender a todos que forman parte del mismo equipo. Evita celebrar un triunfo colectivo como tuyo o exclusivo de la compañía, haz a todos partícipes sino con dinero al menos con un diploma o un reconocimiento de participación para que quede de manifiesto el logro de ese proyecto no solo en sus Curricula o CVs sino en sus corazones.

SEIS. Construye fortalezas más que corregir debilidades. No todos son buenos en todo, y mucho menos en encontrar y admitir las propias debilidades. Es tu función como director detectar fortalezas y debilidades en tu gente y trabajar con ellos para que las superen y progresen, y tu particularmente en el desempeño administrativo.

SIETE. Busca la mezcla correcta. Concéntrate en encontrar habilidades complementarias dentro de tu equipo. Si conoces bien a tu gente podrás darte cuenta que todos tienen otras habilidades que aunque no sean indispensables en su puesto les pueden ser de mucha ayuda a todos.

OCHO. Elogia a quien se lo merezca. Muchas veces no te das cuenta, pero asumes que cumplir con las responsabilidades y alcanzar objetivos es lo mínimo que se espera de cada uno, porque para eso les pagas, pero aunque las actividades sean rutinarias con más razón hay que reconocer un trabajo bien hecho.

NUEVE. Provee las herramientas necesarias para el buen desempeño.  Asegúrate de que todos cuenten tanto con los recursos materiales como académicos para que desarrollen su trabajo sin dificultades.

DIEZ. Si Ellos lo hacen bien, tú también. Recuerda que como Mánager tu buen o mal desempeño administrativo depende del desempeño de los demás. Cuando ellos lo hacen bien, será más fácil para ti. Por otro lado, entiende que si no te das cuenta, tú también puedes convertir en un infierno el trabajo de un equipo muy eficiente.

Cita de Seth Godin.

Pista musical del compositor Kevin MacLeod de Incompetech.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *