Las sorpresas que surgen en pláticas informales | 148

Las sorpresas que surgen en pláticas informales. Porqué en ocasiones nos cuesta trabajo entablar conversaciones cuando nos encontramos con personas a las que no conocemos, o conocemos poco y no les tenemos tanta confianza. Muchas veces nos topamos por allí con conocidos de la oficina, vecinos, o personas de nuestro entorno quienes también nos reconocen pero nos cuesta trabajo iniciar una conversación, no sabemos por dónde empezar, y no es por flojera o tedio, muchos no tenemos ese gran carisma para abordar cualquier situación comprometida y salir adelante proponiendo temas de conversación, simplemente hablamos de cómo está el clima; esto del clima es un clásico mientras esperamos unos minutos con alguien en alguna fila del banco, en el supermercado o durante el trayecto en un ascensor.

Yo he conocido gente que hoy en día me repite que estos momentos de silencio y breves palabras le incomodan mucho y hasta tratan de evitarlos, y se nota, así uno puede pasar hasta por grosero o maleducado. Yo aquí les recuerdo que el contenido de la plática no es relevante, lo que importa es la interacción y la buena intención que demostremos, para relacionarnos con notorio entusiasmo.

Empezar una plática sencilla, entablar una conversación si se quiere hasta intrascendente puede iniciar una gran amistad y hasta una relación comercial o de trabajo, uno nunca sabe. Una plática que inicia en “Qué clima tan malo hemos tenido esta semana” o “estoy decepcionado con mi equipo de futbol” indica nuestra intención de hacer contacto con otra persona, de crear hasta un vínculo donde no lo existe, demuestra que reconocemos a un ser humano frente a nosotros al que no sabemos por lo que está pasando, ni lo juzgamos, ni lo condenamos.

Este tipo de actuaciones, de procurar iniciar una plática si se quiere hasta ligera, o light, permiten que el flujo de la plática pueda progresar e incluso hasta hacerse más íntima, y sirven como punto de partida; cuántas personas no se han hasta casado con alguien con quien a primera vista no les ha parecido particularmente especial, pero con el devenir de la conversación se pueden generar lazos afectivos.

Tratar de interactuar con otras personas, escucharlas y entenderlas implementa nuestro propio criterio y nos ayuda a ser mejores como personas, es como que muy lógico o de sentido común, si logramos entender cómo piensan en términos generales los demás podremos saber cuáles son sus necesidades (si son nuestros clientes), conocer lo que esperan de nosotros (en el caso de nuestros jefes), entender sus fortalezas y debilidades (si son nuestros subordinados), en términos generales podremos aportar lo mejor de nosotros para propiciar un mejor ambiente y hasta sentar las bases de una futura relación profesional o personal, o las dos juntas.

Ya sabemos que para ser exitosos tanto en los negocios como personalmente tenemos que poder conectar con el mayor número de personas posible, es solo cuestión de actitud.

Cuando estemos en una situación de comprometido silencio, busquemos no generar más tensión volteándonos a otro lado, atendiendo nuestro teléfono celular, ésta es una de las peores barreras que ponemos para interactuar con otros, porque al atender primero el whatsapp y el facebook demostramos que no nos interesa la otra persona, que es más importante lo que tenemos en nuestras manos, es una forma de fuga, o de rechazo. Si no tenemos la habilidad para salir adelante en situaciones comprometidas, en las que los silencios son penosos, practiquemos la conversación, atendamos con interés sincero a quién tiene algo que decir, aunque parezca que es una persona muy reservada o seria, no juzguemos sin conocer a otras personas porque todos absolutamente estamos librando nuestras propias batallas, no sabemos por las dificultades y preocupaciones que otros atraviesan, y con suerte aportaremos valor con nuestro conocimiento, y con nuestra experiencia podremos hasta dar otro punto de vista a quien no conocemos o conocemos muy poco.

En esta ocasión me despido con una frase del escritor, político y aventurero francés André Malraux.

La entrada y la salida musical es del compositor Kevin MacLeod de Incompetech.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *