Hacer Preguntas Favorece tu Imagen | 228

Hacer Preguntas Mejora la Imagen | PODCAST | Por: Gustavo Pérez
Hacer Preguntas Mejora la Imagen | PODCAST | Por: Gustavo Pérez

HACER PREGUNTAS FAVORECE TU IMAGEN

A continuación, un resumen de los interesantes resultados de la entrevista que que la conductora del Podcast HBR Ideacast Sarah Green Carmichael le hizo a las investigadoras de la escuela de Negocios de la misma Universidad de Harvard, Francesca Gino y Allison Wood Brooks, allí comentaron la importancia que tiene hacer preguntas y sus ventajas para proyectar una buena imagen.

Para escuchar la entrevista en Inglés pincha aquí.

Todos Sabemos que buscar asesoramiento y pedir consejo es muy útil para aprender y conocer, pero ¿Por qué a veces nos cuesta tanto preguntar y pedir consejo?

Empecemos por entender que a veces tenemos una mentalidad equivocada. Cuando queremos pedirle consejo a un colega, o a nuestro Jefe, o al Maestro en clases, probablemente sintamos dudas o que algo nos detiene, y nos decimos “van a creer que soy tonto”, y solo por esto nos detenemos de preguntar.

En ese estudio, se le pidió a un grupo de personas que buscaran asesoría o ayuda, encontrando que las personas que piden consejos son vistas como más competentes en comparación con aquellas que evitan hacer preguntas. Esto se debe a que uno se siente muy bien y hasta halagado cuando le formulan preguntas.

Hacer preguntas incide en cómo nos ven los demás.

El estudio encontró que cometemos muchos errores cuando conversamos con gente, después de pensarlo deseamos no haber dicho ciertas cosas, o haberlas dicho de otra forma, también tenemos errores de omisión, no decimos las cosas que pudimos haber dicho que nos habrían hecho quedar mejor.

El estudio dice que tendemos a no hacer preguntas suficientes, más que hacer muchas o hacer las preguntas equivocadas.

Cuando conversamos con alguien, ¿Cuánto de lo que decimos son preguntas y cuántos son comentarios?. Piensa y analiza tus propias experiencias.

Cuando recuerdas una agradable conversación, generalmente otras personas te hacen preguntas en las que te dan la oportunidad de decir algo acerca de ti mismo o de ti misma. Al acabar la conversación, te vas de allí pensando diferente de esa persona y en cómo disfrutaste esa charla, y también lo bien que te cayó. Te gustó que te hayan hecho preguntas porque sentiste que se interesaban en ti.

En dicho estudio, le pidieron a unos cuantos cientos de personas entrar en unos chats on-line, los organizaron de uno a uno, les pusieron como objetivo solo conocerse; les dieron de límite quince minutos para chatear, luego les hicieron preguntas acerca de los otros.

De esto resultó que quienes hacían más preguntas no solo aprendieron más cosas de los otros, también fueron más precisos a la hora de evaluar con quién estaban charlando y pudieron apreciar cuáles eran sus intereses, también fueron más queridos, se dieron a querer más.

De esto se deduce que si haces más preguntas como que estás más facultado para poder hablar, lo cual te hace más agradable.

Este estudio hizo otro ejercicio con 110 hombres y mujeres a quienes se les pidió tener 19 citas rápidas entre ellos, grabándolas y trascribiéndolas. La conclusión fue que las personas que hacían muchas preguntas tenían más posibilidades de que les pidieran una segunda cita, tanto hombres como mujeres. Así que hacer más preguntas durante una cita te hace más deseable y propenso o propensa a que te pidan salir en una segunda ocasión.

El hecho de hacer muchas preguntas tampoco hace a alguien más atractivo, o más contratable o más agradable. Las personas que participaron en ese estudio se daban cuenta si habían hecho más preguntas o no en comparación con quienes conversaron en las citas, pero no intuyeron que eso los hacía más agradables o deseables.

Muchos hemos estado en juntas de trabajo, con colegas o clientes, y hasta en citas románticas donde uno se retira de allí porque no se ha sentido a gusto, y no queremos volver a ver a esas personas. Sentimos que hemos puesto más interés por los demás y que por su parte, ellos o ellas han sido indiferentes hacia nosotros, debido en parte a que no nos hacen ni la más mínima pregunta, esto refleja un total desinterés de su parte, un desinterés que a nadie le gusta sentir.

En el caso de una entrevista de trabajo, muchos pueden estar nerviosos por todo lo que deben decir acerca de si mismos y de cómo expresarlo de la mejor forma posible, para demostrar competencia y justificar por qué están calificados para ese puesto de trabajo. Pero, si le das un poco la vuelta a tu Entrevistador, y te pones a hacer algunas preguntas específicas y bien planteadas, puede que esa entrevista se torne positivamente a tu favor, porque estás demostrando dedicación y gran interés por la Empresa en la que quieres trabajar.

Por otro lado, tampoco se trata solo de hacerle preguntas a quienes ostenten más rango o poder, también se trata de saber escuchar. Cuando usamos esto de hacer preguntas como estrategia no podemos lanzarnos haciéndolas indiscriminadamente sin antes escuchar bien las respuestas. Es importante escuchar atentamente y hacer preguntas que le den seguimiento lógico a la conversación, de tal forma que demuestres curiosidad por saber y aprender de las respuestas.

Otro sugerencia derivada de estas investigaciones es para el campo de las negociaciones. Comentan que cuando varios de sus alumnos estudiaban unas ofertas de trabajo, y mientras se estaban preparando, estos tendían mucho a concentrarse en lo que tienen que decir acerca de lo que ellos quieren, en lugar de pensar qué es lo que deberían estar preguntando para poder entender cuáles son los intereses de la empresa, así como sus necesidades y prioridades.

En las negociaciones tendemos a concentrarnos en lo que queremos, y no en cómo llegar hasta donde queremos, ni en saber llevar apropiadamente el proceso.

La conclusión podría ser que las preguntas no importan tanto como creíamos, preguntar cualquier cosa tranquilamente abre la puerta hacia una conversación y hace sentir bien a quien la recibe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *