Dejar huella en los demás clave de Marca Personal | 480

Cómo impactar y marcar la diferencia | Dejar huella en los demás clave de Marca Personal | Técnicas de Personal Branding | Aportar valor para ser reconocido | Cómo ganar posicionamiento | Cómo ser reconocido en mi trabajo | Cómo lograr ser considerado una persona valiosa
8 Sugerencias para lograr que reconozcan tu Marca Personal. Frase de la imagen de autor desconocido: “Demostramos nuestra valía cuando somos parte de algo más grande que nosotros mismos”.

Dejar huella en los demás clave de Marca Personal.

“La Marca personal es una huella que dejamos en los demás”.

¿Cómo logramos imprimir o dejar huella en la percepción de los demás?

¿Cómo hacemos para que nuestra marca personal quede grabada en el recuerdo de otros, en lugar de que ésta sea olvidada?.

Por definición: Una huella es una marca que se imprime en un material.

En términos de dar pasos o de transitar: Huella es la marca que queda en un terreno cuando se le aplica presión.

En términos de personal branding: La Marca Personal es la huella que dejamos en la mente y el corazón de aquellos con quienes interactuamos.  

Cualquiera tiene la oportunidad de marcar una diferencia en la vida y en el trabajo de la gente con quien convive, o dejara huella dentro de un equipo, o en una comunidad, o en una sociedad, y hasta en un grupo de redes sociales.

Absolutamente, todos tenemos el potencial de dejar una buena o una mala impresión en los demás.

Una sola persona es suficiente para influir positivamente en otros, para motivarlos a seguir, para instarlos a ponerse en acción, sobre todo para ponerles el ejemplo.

8 Consejos para ser reconocido por eso que te distingue, para dejar huella en tu entorno:

UNO. Asume más responsabilidades, no las culpas.

Asumir responsabilidades por algunos hechos fortuitos te puede hacer destacar y dejar huella.

En ocasiones es conveniente asumir responsabilidades por algunos hechos fallidos,

porque de alguna forma llamas la atención, así te ven, pero ten cuidado de que asumir esa responsabilidad no te vaya a perjudicar, o te marque para siempre, o te vayan a despedir.

Si algún error ha sido consecuencia de uno de tus fallos o cayó dentro de tu área de injerencia, asúmelo y no lo niegues, tampoco patees balones fuera del campo, acéptalo como consecuencia de factores ajenos a ti, como una sobrecarga de trabajo, nunca como una negligencia, en cuyo caso no se puede hacer nada.

Es posible que el error se deba a:

Una falta de coordinación conjunta, o a una carencia de supervisión, o a una mala interpretación de las órdenes, o probablemente tú ya habías previsto el problema pero no te hicieron caso, en fin, en estos casos es importante dar un paso adelante para que te vean.

Asumir responsabilidades y enfrentar lo que venga es una actitud que te da buen prestigio.

DOS. Ten iniciativa para hacer cosas sin que te las pidan.

No esperes a que te digan lo que ya sabes que van a exigirte, ve un paso por delante, anticipa objetivos,

Aprovecha tu experiencia, o tu visión para predecir ciertos acontecimientos, utiliza hasta tu instinto para ir un paso adelante, para que preveas o hagas las cosas que sabes que eventualmente surgirán.

Evita presentar a tu jefe un problema sin tener una o varias alternativas de solución, o peor aún, no hables con tu cliente si no te has tomado el tiempo de preparar al menos dos o tres acciones a seguir.

Tener iniciativa es una cualidad muy valorada en ejecutivos, y especialmente es de mucha utilidad para los emprendedores que quieren dejar huella.

Si un cliente te pide algo, y te das cuenta que quizá tiene alguna carencia que se le va a reflejar en un próximo problema, y tú puedes solucionarla, ve por delante y evítale molestias, y no lo dejes solo, o a su suerte, esto es muy importante para dejar huella en la mente de los demás.

TRES. Especialízate en un tema puntual.

En todo medio y en toda empresa, no todos pueden ser expertos en cada tema. Si tú puedes no tanto ser el experto, pero sí al menos la persona que sepa o domine más acerca de un tema, definitivamente vas a ser la persona o el profesional a quien acudir.

Piensa qué tema es el que te gustaría dominar, o evalúa qué competencia tienes y de la cual los demás carecen.

Hoy en día, lenguajes de software, aplicaciones, programas y mil cosas requieren algo de tiempo para dominarse, tú selecciona el que más te guste, uno que su aprendizaje no te cause pesar, al contrario; si disfrutas aprendiendo y dominando el tema convertirás esa habilidad en una herramienta para ayudar a los demás.

CUATRO. Ofrece tu ayuda.

Ofrece tu conocimiento, apoya a los demás a salir adelante, a concluir sus tareas, sé cooperativo.

Si ves que alguien pasa por un momento complicado, no solo le preguntes “¿Qué te pasa”, no quedes como un simple chismoso; y aunque sus funciones no tengan que ver con las tuyas, de todas formas ofrécele tu ayuda, en la medida de tus posibilidades.

Sé un elemento de apoyo, alguien en quien se pueda confiar, esto reforzará tu marca personal a largo plazo, porque te conocerán por ser alguien que ayuda, por ser valioso.

El Resultado de Aportar Valor a los demás.

CINCO. Prepara tus ideas con antelación.

Si ya conoces los temas que se tocarán en una próxima reunión o en algún evento, preséntate con tus ideas desarrolladas, aunque no entren o no caigan directamente entre tus competencias.

Propón soluciones, comenta tus ideas, da alternativas, ofrece un Plan B, trata de exponer tus puntos sin ánimo de entrometerte en asuntos que quizá no te competen.

Trata de NO llegar arrojando tus ideas luego luego sobre la mesa, especialmente cuando esta la pasando la tormenta de ideas.

Espera tu turno, y mucho mejor si puedes esperar al momento de silencio, ese en el que nadie tenga nada que agregar:

espérate al instante en que todos estén callados; es en estos momentos cuando todos estarán más receptivos, cuando están ávidos de escuchar más alternativas, y cuando no te interrumpirán.

Trata de ser quien aporte más soluciones. Lleva tu propuesta meditad, preparada, por puntos, esto te puede hacer hasta imprescindible.

SEIS. Haz acopio de la información.

Junta toda la información, pero no para quedártela y evitar compartirla, hazlo para que te reconozcan como la persona a consultar, para dejar huella de que eres alguien a considerar.

En muchos empleos o en muchas compañías, la información fluctúa de un lado a otro en forma de minutas, cartas, reportes, mensajes, Emails, en acuerdos, en contratos, en fin.

Si no eres organizado, tener en orden esta información puede ser un verdadero fastidio, pero, si tienes el cuidado de poner un poco de atención en ordenar minuciosamente cualquier asunto que pase por tus manos, si puedes hacerlo de manera estructurada, meticulosa e históricamente clasificada por importancia, por asuntos, o por proyectos, estarás ejerciendo de alguna forma una función que a pocos les gusta llevar.

Hay un dicho que dice que “La información es poder,”

pero como en estos días casi todos contamos con copias en archivos electrónicos, el poder más bien reside en la persona que sabe ubicar con precisión y rapidez esa información.

Ser la persona que organiza y hasta distribuye la información es un trabajo a veces duro, pero es uno que te hace indispensable y/o valioso.

SIETE. Valora a la gente.

En general, los seres humanos tenemos la fuerte necesidad de ser reconocidos por lo que creemos que nos merecemos,

descubre el verdadero valor de cada quien y reconóceselos, sin darles coba, sin adular;

sé sincero y señala las virtudes de los demás, porque si sabes reconocer el valor que otros tienen éstos voltearán a ver el tuyo, y quizá descubran algo que tú todavía no has descubierto en ti mismo.

Recuerda que la gente se acuerda de uno no por lo que les dijo sino por cómo los hicimos sentir.

OCHO. Conecta a dos o más individuos.

En el día a día de nuestras carreras, buscamos relacionarnos con otras personas porque queremos que nos conozcan, y esto está bien, estamos buscando ampliar nuestra red de contactos, es natural.

Si eres, freelancer, trabajador independiente, o diriges tu propia empresa, incluso si trabajas en una compañía por cuenta ajena,

siempre debes procurar no solo relacionarte con otros profesionales para ampliar tu red de contactos, yo creo que más bien es muy importante que tengas la visión y el tacto de presentar a unos con otros, de pensar cómo podrían ayudarse dos personas que no se conocen,

Y no se trata de presentar a dos o tres personas solo por el hecho de presentarlas, se trata de que descubras si una conexión profesional entre fulano y zutano podría resultar de gran provecho para las dos partes, porque se complementan o porque podrían apoyarse mutuamente.

Si tienes la visión para lograr una conexión exitosa entre dos individuos estás logrando así agregar un valor inapreciable, estás consiguiendo dejar huella.


Demostramos nuestro valor (valía) cuando somos parte de algo más grande que nosotros mismos.


Fotografía del artículo “Dejar huella en los demás” de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.

Fotógrafo: Dimitri Wittmann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *