El Liderazgo se gana Generando Confianza | 437

El liderazgo se gana | Una conmovedora historia acerca de cómo ganarse el respeto de los demás | Como ganar autoridad | El liderazgo no se impone | La falta de integridad limita la confianza | Trabajo en equipo | líderes | Desarrollo Personal | Gustavo Pérez Podcast de Emprendimiento
Una conmovedora historia acerca de la importancia de generar confianza en los demás y sus repercusiones en forma de liderazgo y autoridad. Cómo el liderazgo se gana.

El Liderazgo se gana Generando Confianza.

¿Qué nivel de confianza tienes en tu Jefe o en tus Socios?

¿Qué persona o profesional te trasmite tanta confianza como para seguirlo a donde vaya?

En esta entrada del podcast de emprendimiento te comparto un breve relato acerca de cómo el liderazgo se gana:

El Nivel de Confianza

Por: Kirán Kumar Roy. Autor del Blog Interesting Stories.

Esta es la anécdota de un Señor que sufrió mucho miedo durante un vuelo comercial. Él comenta que ha sido probablemente la experiencia donde ha pasado más pánico en su vida.

Este señor se encontraba viajando en un vuelo de largo recorrido, cuando las luces de seguridad se encendieron.

Se prendieron esas indicaciones que avisan que todos deben abrocharse los cinturones de seguridad.

Pero, al poco tiempo de ver las señales, se escuchó un aviso por el altavoz de cabina, el cual informaba:

-“En este momento no podemos servirles ninguna bebida ya que vamos a pasar por una zona de turbulencias, asegúrense de tener bien abrochados sus cinturones de seguridad”.

Después del anuncio, este Señor se empezó a percatar que los pasajeros a su alrededor empezaban a ponerse inquietos y hasta preocupados.

Al poco tiempo, la misma voz volvió a hacer otro anuncio:

-“Les pedimos una disculpa, pero en estos momentos no nos es posible servirles los alimentos dado que la turbulencia sigue por delante, les pedimos que tengan calma y mantengan los cinturones abrochados”.

Fue entonces, después de ese segundo anuncio cuando alcanzaron la tormenta y el avión comenzó a agitarse.

Los truenos (rayos) se escuchaban incluso por encima de los motores del avión. Se notaba como los rayos del exterior iluminaban los cielos nocturnos.

Por instantes, el avión se sentía como un corcho arrojado al gran océano celestial.

En algún momento, el avión se elevó debido a las terribles corrientes de aire que al mismo tiempo lo dejaban caer, como si fuese en picada.

Este señor confesó que al igual que todos esos desconocidos compañeros de vuelo compartía todos esos sentimientos de malestar, nerviosismo y pánico.

Quien relata los hechos, recuerda que mientras miraba a su alrededor

pudo ver que casi todos los pasajeros se notaban entre molestos y muy alarmados, vio varias caras pálidas, e incluso notó que algunos hasta se pusieron a rezar.

Al parecer, su futuro inmediato pintaba incierto,

y al igual que muchos se preguntaba si lograrían pasar la tormenta con bien; ¡ya lo estaba dudado!

Pero, en un instante, en medio de la tormenta, se percató que a pocos asientos atrás estaba una niña viajando sola, quien no parecía asustada, la niña no mostraba signos de miedo o preocupación.

Él notó que esa niña logró sentarse sobre sus propios pies, en su asiento, y mientras todos los pasajeros estaban al borde del colapso nervioso, ella iba leyendo relajadamente un libro.

Este Señor notó que todo en el pequeño mundo de esta niña parecía tranquilo y ordenado.

Por instantes, ella cerraba los ojos y volvía a la lectura; luego, en un momento vio que enderezó las piernas, pero en su mundo no existía ningún signo de tensión ni de pánico.

Mientras el avión estaba siendo azotado por la terrible tormenta,

cuando la nave se sacudía de un lado al otro, cuando subía y bajaba con severidad aterradora, mientras todos los adultos experimentaban el miedo a la muerte, esta maravillosa niña seguía comportándose con total compostura.

Este Señor a penas creía lo que veía, y por lo mismo,

después de por fin aterrizar en medio de muchas dificultades,

no era ninguna sorpresa encontrarse con que todos los pasajeros estuviesen desesperados por bajarse del avión.

El pánico reinaba aún estando en tierra, entonces, él se demoró un poco en bajar del avión para poder hablar con la ejemplar niña, a la que había estado observando durante casi toda esa aterradora experiencia.

Se acercó a la niña para entablar una conversación,

le comentó de la tormenta por la que habían cruzado, de los ruidos externos y también de los espeluznantes crujidos del avión, y se decidió a preguntarle:

-“He visto que te comportaste muy bien durante las sacudidas del avión,
¿Por qué no has tenido miedo?”.

A lo que la dulce niña le respondió:

-“Señor, mi Papá es el piloto, y me está llevando a casa”.

El Liderazgo se gana y no debe dejar de cultivarse.

El hecho de poder inspirar o generar confianza en otros es un elemento fundamental para construir cualquier tipo de relación, entre amigos, con la pareja, con los compañeros de trabajo, con los socios y muy especialmente con los clientes (El liderazgo se gana).

Una Historia de Confianza en el líder.

En esta historia, el piloto logró generar confianza en su hija, como cualquier padre o madre lo haría con sus propios hijos, esta es una confianza que ella a su vez reflejaba con un comportamiento totalmente equilibrado.

Generar la confianza que inspire a otros a seguirnos, a seguirnos porque creen en uno, en nuestros valores o en lo que representamos, no es tarea fácil,

y de hecho, los que llegan a granjearse la confianza de mucha gente, los que logran ser seguidos por un gran número de individuos pueden denominarse de alguna forma “líderes” (el liderazgo se gana).

5 Errores de Liderazgo del Lado Oscuro de la Fuerza.

Cualquiera puede ser el líder de una pequeña comunidad, empezando por su propia familia, luego siguiendo con los amigos o los compañeros de trabajo.

El liderazgo se gana hasta en el gremio o industria donde uno se desenvuelve, pero para esto primero necesita contar con la confianza de los demás.

La construcción de la confianza es una tarea y un trabajo que requiere tiempo y mucha dedicación.

Pero, esa confianza ganada se puede perder fácilmente solo con pequeñas acciones y decisiones negativas, unas que la pueden socavar.

Las personas que durante una crisis logran mantener una cabeza fría y serena, son las que pueden ayudar a otras a sentirse y actuar de igual forma.

Generalmente, se infiere que los líderes son hombres o mujeres que pueden permanecer equilibrados y dirigir sus emociones con el fin de tomar el control de una situación, tal como el piloto y la niña.

Cuando alguien es capaz de mantenerse tranquilo durante momentos críticos

está con esto ayudándose a sí mismo y a los demás para que sus emociones no se hagan con el control de la situación, y en lugar de esto ayuda si no a resolver el problema, al menos sí a no hacerlo más grande.

Cuando tú estás seguro de ti mismo, tu nivel de confianza es constante, y no te desequilibras; así haces las cosas con calma y con éxito, esta es una forma en que el liderazgo se gana a pulso.

Cómo transmitir confianza al hablar.

Y tú:

¿En quién confías?

¿Quién te transmite tranquilidad?
¿Quién es la persona o profesional a quien sigues porque crees que te llevará seguro o segura hacia un objetivo?

La confianza en uno mismo es la cualidad más atractiva que una persona puede tener. ¿Cómo puede alguien ver lo bueno que eres, si tú mismo no puedes verlo?


Confidence Level. Autor: Kiran Kumar Roy.

Blog: Interesting Stories.

Traducción y adaptación de guión: Gustavo Pérez

Fotografía de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.

Fotógrafo: StockSnap.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *