Ventajas de trabajar en una oficina | 635

Trabajar desde tu oficina es mejor | Inconvenientes de trabajar en casa | Ventajas de trabajar en una oficina | Ventajas de laborar para una empresa corporativa | Cómo es trabajar para una gran empresa | Desventajas de trabajar en casa o desde tu hogar | Aspectos positivos y negativos de trabajar en una empresa multinacional
Ventajas de trabajar en una oficina | Artículo escrito por: Gustavo Pérez Ruiz.

Ventajas de trabajar en una oficina

El desempleo es sin lugar a dudas el gran mal de nuestra época.

Yo agregaría que el desempleo es un ‘cáncer’ que obliga a mucha gente a quedarse en casa y a buscarse la vida desde allí, y olvidar las ventajas de trabajar en una oficina corporativa.

En los medios digitales se está promoviendo cada vez más la idea del trabajo desde casa,

o de laborar desde el sitio que mejor te parezca porque así tienes la opción de ejercer tu libre albedrío, o sea, de hacer tu santa voluntad desde donde quieras, sin tener que soportar a un Jefe, y esta lamentablemente es una verdad a medias.

Esto de auto-proclamarse públicamente como «exitoso» solo por el hecho de trabajar desde casa, la mayoría de las veces me parece más una justificación que una ventaja.

Muchos personajes en redes sociales dicen:

-Yo prefiero no tener un Jefe que me diga lo que tengo que hacer-,

como si todos los Jefes fueran malos, o como si todas las empresas fueran explotadoras.

Hoy en día como que los jefes están demonizados, aunque cabe decir que ya no habrá muchos más dadas las circunstancias macroeconómicas.

Pero, me parece que quienes hablan así lo hacen más como una disculpa por su ‘incapacidad’ de acceder a un buen empleo dentro de una empresa que por estar realmente cumpliendo con un anhelo profesional.

Hay quienes incluso dicen (o inventan) que hasta rechazan varios empleos «porque en casa están mejor que en cualquier otro lado» jaja jaaá.

Yo trabajo desde casa,

pero indudablemente añoro la época en que me desplazaba a trabajar a mi oficina localizada dentro de un gran corporativo.

Ciertamente en ese entonces ésto no lo veía como ahora, pero tampoco estaba tan ciego como para no valorarlo.

Hoy en día, me doy cuenta con más claridad de las enormes ventajas que tiene trabajar en una estación de trabajo, o en un cubículo, o en un despacho privado, o en una oficina establecida en la planta 15 de un gran corporativo empresarial.

Por esto, aquí te voy a mencionar las ventajas de trabajar en una empresa de importante tamaño.

En la oficina encontrarás otros profesionales del ramo de tu empresa,

y también de tu industria, incluso de diversas disciplinas a quienes puedes acudir en un momento determinado para una consulta, planeación o apoyo puntual.

En tu lugar de trabajo puedes ir con otros profesionales hasta para pedirles un simple consejo para tomar una decisión.

Si tu eres ingeniero, puedes preguntarle a los de finanzas cualquier asunto relacionado con la financiación de tu proyecto, o la amortización de unos equipos.

Puedes ir al departamento legal a que te revisen un contrato, puedes ir con los de operaciones a que te expliquen cómo debes diseñar tal patio de maniobras, o conocer sus necesidades para tomarlas en cuenta;

En un mismo edificio puedes reunirte con los de logística para que te informen cómo y cuándo te podría llegar tal pedido.

Allí en un mismo edificio se pueden reunir todas las personas con quienes uno necesita interactuar, en un mismo piso, o en un mismo nivel.

Es más práctico tenerlos a todos concentrados porque de esta forma los asuntos se desalojan y concluyen con más rapidez,

además de que forzosamente te enteras de lo que sucede en la compañía y también en el medio.

Claro que desde casa también te podrías enterar, pero la información novedosa generalmente no se publica inmediatamente  en Internet, ni tampoco en los boletines institucionales, y contar con información temprana te puede ser de gran utilidad para tomar decisiones.

En una oficina remota los problemas de comunicación aumentan,

y las reuniones Online de más de 2 personas se complican por los diversos servicios de Internet, o por las dificultades que presentan las diferentes plataformas de cada uno de los usuarios.

El trato directo en una misma empresa es más contundente y da mayores resultados.

En la oficina tenemos los elementos, herramientas e instalaciones que no podemos tener en nuestra casa,

por falta de espacio o por no poder asumir los elevados costes, como impresoras veloces, planeros, hemeroteca personal, mesas especiales, archiveros suficientes, salas de junta acondicionadas con isóptica o para videoconferencias, salones de usos múltiples, aulas especializadas para grandes eventos, cámaras de fotos o de video para registrar tu trabajo de campo, asistencia técnica (como soporte IT), limpieza, seguridad, agencias de viajes en su caso, comedores, estacionamiento, en fin.

En la oficina te ven trabajar

Aunque a efectos de productividad no parezca tan importante, porque el tema es medio polémico, la oficina es el lugar donde uno se registra de entrada y de salida, o al menos lo ven a uno llegar e irse.

La oficina es un lugar específico para trabajar,

allí no está bien visto jugar, descansar, procrastinar, conversar asuntos ajenos a la empresa;

en cierta forma allí un Jefe puede medir nuestro rendimiento y productividad, y viceversa.

En la oficina tienes facilidad para contar con tu biblioteca especializada,

Ya sea biblioteca privada o comunal, allí puedes tener acceso a los libros especializados de tu tema, esos que has ido acumulando a lo largo de los años.

En tu oficina puedes archivar publicaciones que te son de gran apoyo para tu trabajo:

Guardas catálogos específicos de equipos, de herramientas, maquinaria, técnicas, cursos, seminarios, leyes, normas, registros históricos, contratos, etcétera.

El tamaño de esta biblioteca puede ser tan grande que en tu casa sería complejo tener un espacio específico para ello, al menos ese era mi caso.

La oficina es el lugar donde se llevan a cabo varias reuniones,

aunque algunas no sean tan importantes, pero la mayoría de las que al menos Yo gestionaba sí lo eran, porque eran juntas de estricto seguimiento, eran reuniones que se registraban y en las que se tenía que justificar el objetivo de la misma y también sus resultados.

Una oficina de trabajo es el lugar donde uno puede citar a consultores, asesores,

clientes, colaboradores, contratistas, socios y/o ‘stakeholders o cualquier persona.

La oficina está preparada para recibir tanto a las personas que vengan como a sus medios de transporte, en su caso coche, porque se le provee de un lugar para estacionarlo, esta es una de las grandes ventajas de trabajar en una oficina formal.

En la oficina se recibe oficialmente a una persona,

en su caso tiene una sala de espera digna, y por su parte, las reuniones en tu casa o en una cafetería no provocan tan buena imagen.

Allí en la oficina uno se reúne con tranquilidad con cualquier externo porque eso da certidumbre de transparencia.
Las reuniones en privado, fuera de la empresa, no parecen éticas ni oficiales, a no ser que sean durante un obligatorio viaje de trabajo,
pero en principio todas las reuniones deben sostenerse en la oficina principal, para que se invite a participar con más facilidad a quienes deban estar involucrados.

La oficina es el lugar donde consumimos los insumos que paga la compañía,

como luz, agua, teléfono, papel, tinta, y artículos de papelería e informática.

Más ventajas de trabajar en una oficina

En un corporativo es más fácil tener a todos los elementos reunidos

porque se pueden organizar eventos como cursos, seminarios, o ponencias, de esta forma todos se agendan el evento a una hora y en un día específico,

en lugar de tener que desplazarse desde lejos solo para asistir durante una hora a un evento.

Preparar eventos así en el mismo lugar de trabajo donde la mayoría se concentra tiene más sentido y utilidad para la empresa.

Tener un lugar a donde llegar no solo justifica el trabajo de cada uno,

además les otorga a todos un sentimiento de pertenencia, de camaradería, de amistad, de satisfacción por formar parte de una compañía emblemática y distinguida.

Al final, a una empresa la hace y la compone su gente, cosa que prácticamente no sucede con una empresa disgregada, por muy bien que le vaya.

Un autónomo que subcontrata a 5 ó 6 personas aunque le guste auto-nombrarse como CEO, en la práctica no lo es.

¿Qué es un CEO y cuáles son sus funciones?

Un freelance no es Director General, ni tampoco un CEO, porque cada uno de sus colaboradores tendrá seguramente diferentes condiciones laborales:

Unos tendrán cierto nivel de integración a la empresa y otros no tanto.

Algún colaborador seguro no cobra sueldo, porque trabaja por resultados o a destajo,

otro quizá si tienen salario más algunas acciones de la empresa,

y otro seguramente solo es contratado por temporadas.

Este esquema tan variopinto puede que sea productivo para el dueño de la marca, pero no es equitativo, y básicamente sólo distingue a quien posea la marca,

esto es común en los freelancers que se manejan con el nombre de su marca personal, porque por mucho que trabajes para tal gurú, tú no eres el gurú.

A Amy Porterfield, la especialista estadounidense en Marketing Online le pasaba lo mismo.

Amy trabajó algunos años para Tony Robbins, el ícono de las conferencias de motivación, y ella se la pasa informando por aquí y por allá que trabajaba con Tony Robbins,

pero ella no era ni es Tony Robbins,

por eso tuvo que independizarse, y así pudo construir su propia marca personal, que hoy en día es poderosa.

Pero si hubiese seguido trabajando para Tony Robbins no habría podido destacar tanto por sí misma.

En una oficina se aprende muchísimo de las interacciones personales

En un ascensor, junto a la máquina del café, o en una de las salas de juntas, o incluso al ir a comer juntos, en todos estos sitios de reunión siempre se tocan temas de la empresa,

y aunque algunos asuntos no te conciernan directamente, siempre aprendes, o tratas de entender, y si puedes te involucras con una pregunta y lo mejor, con una propuesta de solución.

En tu casa careces de este contacto directo que es enriquecedor, tanto para ti como para la compañía.

En la oficina tienes acceso a publicaciones que paga la compañía,

por ejemplo revistas especializadas, de muchos y variados temas, tantos en función del tamaño de la empresa.

A veces pasan por tus ojos determinadas revistas, boletines o publicaciones especializadas que de otra forma nunca pasarían por tus manos,

allí seleccionas o descartas las que creas convenientes o no, y en su caso le sacas copia a algún artículo, pero en tu casa imposible que tengas acceso a tan variada información, esta es una de las grandes ventajas que encontré al trabajar en la oficina de una multinacional.

Como ya lo comenté:

En un corporativo tienes la oportunidad de colaborar con todo tipo de profesionales,

y más allá de resolver los proyectos de la empresa, esto también es parte de tu crecimiento personal, y del de los demás, porque a su vez aprovechan sus conocimientos mutuos.

En el mismo sentido de la convivencia, en la oficina también tienes oportunidad de conocer a gente interesante,

y en su caso dar a conocer lo que haces, para que te identifiquen con tu trabajo y con tu propuesta de valor.

En tu casa difícilmente sabrán que existes y prácticamente sería un milagro que dieran con tu blog, y aunque lo encuentren, quizá no les interesaría leerlo, puede ser por falta tiempo,

pero en la oficina sí que te pueden conceder unos minutos para interesarse por lo que tú haces, con lo cual podrías generar el interés de otros de forma permanente, y eso puede provocar una enorme diferencia en tu marca personal.

En la oficina también puedes conocer a los colaboradores de tus colaboradores o de tus compañeros,

esto multiplica tus posibilidades de darte a conocer.

Las interacciones en persona, al menos desde mi forma de verlo, son más interesantes, además de que también debemos aprender a socializar, a enfrentar al mundo y especialmente a dar resultados cara a cara.

En la oficina es más fácil tomar la iniciativa para organizar eventos,

como una comida con la gente de otras áreas a las que todavía no conoces.

En la oficina puedes proponer un curso –por ejemplo después de la hora de salida- para enseñar algo de lo que sabes hacer.

En el edificio corporativo puedes hacer cualquier tipo de propuesta que tenga como objetivo la interacción e integración colectiva.

Yo me acuerdo que el área de Recursos Humanos organizaba torneos de fútbol, de basketball, de ajedrez y hasta de dominó, todos estos eventos buscaban la integración organizacional.

Aaah, y por supuesto, siempre me daba gusto asistir a la fiesta de fin de año.

En la oficina es más difícil procrastinar,

porque todo mundo te puede estar viendo.

Allí estás siendo más observado,

así que si quieres salir a tu hora ya sabes que tienes que acabar lo que estás haciendo, o al menos terminar las actividades programadas del día.

En la oficina distribuyes gran parte de tu tiempo,

ya que en casa estarás permanentemente con tu pareja, en su caso, y eso a la larga produce un cierto desgaste innecesario si no se sabe gestionar apropiadamente.

A veces no lo valoramos, pero llegar a casa es un gran gusto después de un largo día de trabajo, esta es una más de las ventajas de trabajar en una oficina corporativa.

Pero si estás allí en casa todo el día, ya no lo verás tanto como un placer, allí el gusto más bien será salir de casa.


“Cuando necesitas innovar también necesitas colaboración”.

Marissa Mayer

Otras entradas similares que podrían interesarte:
¿Cuál es mi rol en el equipo?
Recomendaciones Maquiavélicas para elegir miembros de tu equipo
Cómo dar seguimiento a un Grupo Mastermind

Fotografía de ‘Ventajas de trabajar en una oficina’ de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo:  Public Domain Pictures

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *