Cómo saber si eres Conformista | 406

Conformista | tendencia al Conformismo | Solomon Asch | Tener buen criterio e individualidad | Toma de decisiones Ejecutivas | Marca Personal | Branding | Psicología | Emprendimiento | Opinión crítica | Desarrollo Personal | Recursos Humanos | Evaluaciones Psicológicas
Los Resultados del los “Estudios de Independencia y Conformidad, la minoría de uno contra la mayoría unánime”, de Solomon Asch. ¿Tú eres Conformista ?

Cómo saber si eres Conformista

¿Te has preguntado alguna vez si eres conformista ?

¿Eres de los o las que obedecen ciegamente sin cuestionar?

¿Tú eres de los que prefieren ceñirse a la opinión generalmente aceptada y darla como válida sin cuestionarla?, o

¿Prefieres analizar situaciones o problemas a fondo para luego emitir tu propia opinión?

No me refiero a que seas uno de esos que rechazan otras ideas solo por llevar la contraria, por ser un negativo nato, de esos que nunca aceptan lo que otros opinan, NO, me refiero al tipo de persona ávido de procesar la mayor cantidad de información para generar su propio juicio, uno que a veces puede ir en contra de lo que la mayoría cree o da por hecho.

El estudio para determinar si alguien es Conformista .

Aquí te comparto los interesantes resultados del experimento que desarrolló en 1962 el psicólogo norteamericano de origen polaco Solomon Asch (1907 -1996), bajo el título de: “Estudios de independencia y conformidad, la minoría de uno contra la mayoría unánime”. (Estudio para determinar si alguien es conformista o no):

El Estudio de Conformidad de Asch tiene total vigencia en nuestros días.

Solomon Asch quiso exponer la fragilidad de una persona ante el conjunto de la sociedad al verse enfrentado contra la abrumadora opinión de esa mayoría, y su tendencia natural a conformarse con lo que opina esa mayoría incluso si esto significa ir en contra de su propia opinión.

En otras palabras, tenemos nuestra propia percepción de la realidad, pero seguimos lo que dice la mayoría, ya sea porque nos convence que tantos piensen igual o porque mejor preferimos no enfrentarlos, ni oponernos a todos (siendo conformista ).

El experimento consistía en sentar a siete jóvenes para mostrarles dos cartulinas blancas donde compararían la longitud de unas líneas verticales.

Una de las cartulinas les mostraba una línea vertical, la otra cartulina les mostraba 3 líneas verticales de diferentes longitudes, similares en tamaño a la de la primera cartulina, pero solo una era exactamente igual.

Lo que ses les pedía. Los sujetos tenían que seleccionar una de las tres líneas, la que consideraban del mismo tamaño al de la presentada en la otra cartulina.

En la primera ronda todos contestaban en voz alta y en orden el número de línea que creían era igual al de la otra, todos coincidieron.

Durante la segunda ronda, les presentaron otras cartulinas, y en orden todos fueron coincidiendo con la misma respuesta correcta.

Ya en la tercera ronda se presenta una inconsistencia. Uno de los sujetos se ubicaba casi al final del orden en que contestaban empezó a estar en desacuerdo, le llamaremos “El Excéntrico”.

El Excéntrico estaba sorprendido porque los primeros cinco muchachos dieron una respuesta diferente a la suya, incluso el último sujeto también apoyó la opinión de la mayoría.

Se veía un poco sorprendido al ver que solo él escogía una respuesta diferente.

En la cuarta ronda se repitió la misma situación, los primeros cinco seleccionaron otra línea que iba en desacuerdo con el excéntrico. El excéntrico se veía consternado, un poco preocupado, pero se decidió por escoger la misma línea que la mayoría ( actitud conformista ).

En las subsecuentes rondas, él continuaba en desacuerdo, se le veía incluso un poco avergonzado, pero acabó por responder lo que la mayoría respondía.

Lo que este Excéntrico no sabía es que

todos los demás habían sido instruidos con antelación para seleccionar unánimemente las líneas incorrectas que les habían indicado, justo en las rondas que les indicó Salomon Asch.

En realidad, lo que el Excéntrico desconocía es que Él era el objeto de esta prueba.

Al Excéntrico se le ponía a propósito en entredicho, porque a pesar de que sabía las respuestas correctas se veía en una posición de minoría, ya que la mayoría estaba unánimemente en contra de sus respuestas.

El excéntrico estaba sujeto a dos situaciones:

A) Por un lado la evidencia que percibían sus sentidos internamente, y

B) Por el otro lado la manifestación pública de su desacuerdo contra lo que la mayoría aprobaba.

El Excéntrico se debatía entre decir lo que creía y verse extrañamente señalado, o en pensar que quizá estaba en lo correcto, pero acabó respondiendo lo que todos decían, para no verse expuesto y/o ridiculizado.

En total se mostraron 18 rondas de cartulinas, y en 12 la mayoría contestó erróneamente.

Durante algunas pruebas en las rondas, la mayoría contestaba correctamente, para engañar al Excéntrico, para evitar que se diera cuenta que estaban organizados en su contra y ponerlo aprietos.

Cómo nos ven los demás.

Los Resultados del Experimento de Asch.

UNO. Solomon Asch señala que alrededor del 70 % de las personas aceptan como válidos los argumentos que la mayoría sostiene, sin preocuparse porque la aseveración sea falsa o verdadera (señal de conformista ).

DOS. El estudio arroja que el 5 % por ciento de las personas prefieren quedarse callados, aunque se den cuenta de las claras diferencias entre lo que ven y lo que dice la mayoría.

TRES. Solo unos cuantos, son capaces de mantener sus argumentos, defendiéndolos y marcando así su independencia de criterio.

A los largo de los años, los resultados de este estudio se han sometido a muchos debates y polémicas, aquí solo quiero exponer

Algunos puntos que nos pueden servir:

Ser capaz de mantener un punto de vista contrario al de la mayoría,

sosteniéndolo con argumentos bien estructurados requiere un mínimo grado de valentía, valentía o valor ante la situación de verse abrumado por la mayoría, o señalado como tonto, o como ingenuo, o como excéntrico.

La Importancia de poder dar tu Opinión Profesional.

El hecho de que alguien sostenga argumentos bien elaborados a pesar de ir en contra de la mayoría,

incluso estando equivocado ya es un mérito en sí mismo, no porque tenga o no la razón, sino porque es capaz de enfrentar a la mayoría y eso lo posiciona como alguien con independencia de criterio, como alguien excéntrico.

La gente que es capaz de demostrar sus excentricidades tiene más posibilidades de destacar sobre los demás,

tiene más posibilidades de hacer notar su Marca Personal, y no como un necio, porque un necio no construye ni justifica debidamente sus ideas, el necio solo demuestra su terquedad.

Cómo posicionar tu Marca Personal.

Si una persona excéntrica propone algo que aunque polémico ayude a que los demás tengan una perspectiva diferente,

si propone una forma alternativa de solucionar o hacer las cosas, entonces estará en posición de liderar un nicho de mercado.

El lado polémico del Estudio sobre el Conformismo.

El estudio sobre conformismo se utiliza de forma poco ética en algunos sectores empresariales, por ejemplo:

Las grandes cadenas de comida rápida de origen estadounidense (solo por mencionar un sector), utilizan pruebas similares entre sus candidatos para puestos de trabajo, solo con el fin de seleccionar a aquellos que sigan sin cuestionar lo que diga la mayoría (prefieren seleccionar al conformista ).

Estas empresas tienen Reglas y Normas tan rígidas que no necesitan ni quieren que se les contradiga; NO aceptan gente que piense con individualidad, solo buscan a quienes obedezcan y hagan las cosas sin cuestionar nada, desde los Gerentes hasta el último empleado de la cadena.

En muchos perfiles de trabajo para los empleos de funciones más mecanizadas se tiende a rechazar a las personas que tengan una individualidad de criterio, porque no necesitan a un excéntrico que llegue para poner en cuestión sus condiciones o el Statu quo.

Las ventajas de contar con un criterio único.

El lado bueno de un mundo tan bien comunicado por el Internet es que los internautas buscan y siguen a personajes que piensen con individualidad, a aquellos que sean capaces de marcar una diferencia.

Admiramos a esas voces que tienen el arrojo de decir ‘Yo pienso lo contrario, y propongo esto y lo otro’.

En gran medida, la sociedad tiende a negar y demonizar a quienes proponen conceptos originales, y por supuesto a menospreciar el éxito de los demás, especialmente si ese éxito se ha logrado a base de proponer un concepto fuera de lo común.

La unicidad de criterios no necesariamente garantiza el éxito,

incluso te puede paralizar en caso de que pienses de otra forma, te hace dudar:

-¿Sigo o no sigo adelante?, porque Yo soy el único que piensa que así puede salirme bien esta acción.

Si eres una persona analítica que emite sus juicios a pesar de que sean contrarios a lo que la mayoría sostiene, entonces quiere decir que eres una persona Excéntrica en el buen sentido de la palabra, alguien fuera de lo común.

Ser fuera de lo común puede hacer destacar tu propia Marca Personal, especialmente si tus excentricidades aportan valor y ayudan a que los demás mejoren su vida.

“Sin los buenos libros, seríamos peores de lo que somos, más conformistas, menos inquietos e insumisos, y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría”.   -Mario Vargas Llosa.


Imagen de Pixabay libre de Derechos de Autor:

Fotógrafa:  bonithad1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *