La Mentalidad de la nueva Economía Colaborativa | 343

Cómo opera la verdadera economía colaborativa social compartida de competencia | competitivo | Desarrollo Profesional | Coworking | Colaboración Asociación | Networking | Emprendimiento Emprendedores
¿Cómo podemos ayudar para ser parte de un cambio constructivo e inclusivo para todos?

La Mentalidad de la nueva Economía Colaborativa

¿Hacia dónde nos está llevando la Economía?

Si hoy conociésemos el futuro de la economía, podríamos tomar las decisiones más acertadas para triunfar como emprendedores. Yo sabría cuáles serían los mercados en los que tendría que invertir, qué empresa debería fundar y dónde debería ubicarla para su perfecto crecimiento.

Idealmente, conocer el futuro nos ahorraría el fracaso.

Y para conocer el futuro, ¿Necesitamos de un futurista?

Un futurista o visionario, puede ser una persona que piensa en el poder del hoy, una que cree hacia dónde va, el que cree que evolucionamos como individuos, y le gusta ser factor de cambio.


El futurista visualiza rápidamente hacia dónde van las cosas, es capaz de ver cómo se aproximan los acontecimientos, comprendiendo hacia donde apuntan las tendencias, esa visión le guía, le da dirección y le marca el camino.

El futurista ve las posibilidades acerca de lo que puede pasar, y puede apreciar todo el cuadro multidimensional en una sola mirada,

La Economía Compartida.

Ahora viendo hacia atrás y caminando hacia nuestros días, vemos cómo el progreso de las empresas se ha estado basado en la competencia, a veces le han llamado libre competencia.

De hecho, la economía competitiva se basa en cómo es la humanidad,

desde niños jugamos mientras colaboramos y competimos, como a “policías y ladrones“, estos juegos tienen como desenlace que uno gane y otro pierda, es lo que le da emoción y motivación al juego.

La economía colaborativa contra la versión anterior de economía.

La economía competitiva funcionaba en buena parte impulsada por el miedo, el miedo a perder. Las empresas querían dominar los mercados, y si no lo lograban, al menos sí lo tenían por escrito en su Misión:  “Luchamos y queremos ser los mejores en base a nuestros valores, nuestro gran servicio y garantía sin igual”.

Hasta donde pueden, las empresas todavía evitan compartir sus ideas, crean patentes, construyen medios de trabajo que obstaculizan el trabajo de su competencia, por miedo a que éstas los desplacen o que se queden con todas las rebanadas del pastel.

Ideas tontas que hicieron Millonarios negocios.


Hoy mismo estamos viendo el surgimiento de una tendencia a la que se está conociendo como “Economía Colaborativa”.

Existen diversos puntos de vista respecto a este concepto de economía colaborativa, unos constructivos y otros más bien negativos.

¿Cómo podemos crear un mundo mejor?

Yo entiendo que l nuevo juego de la economía en los negocios tiene que ver con la colaboración, más que con la competencia.

La gente está empezando a ver que para entrar en el juego tiene que agregar un valor único que aporte algo significativo.

6 Maneras de Agregar Valor en el Trabajo.

Los nuevos millonarios del universo 2.0 impactan a millones

de personas. Aquí la misión no es hacer millones de dólares, hacerse millonario es solo la consecuencia de haber impactado positivamente a mucha gente, y en haberles agregado valor en primer lugar.

El caso de Google es muy buen ejemplo. Google empezó gratis, y lo sigue siendo, al menos para los que hacen consultas en su buscador. Su millonaria generación de ingresos surgió después de haber aportado un valor extraordinario de manera gratis a millones y millones de personas.

El resultado positivo para los bolsillos de sus accionistas es que muchas empresas pagan por utilizar sus servicios alternos (como Google AdWords) para publicitarse y posicionarse en su medio, ese medio que todavía es gratis para los usuarios.

Los visionarios de la economía colaborativa saben que primero tienen que Agregar Valor, y tratar de aportar algo que mejore la vida y el trabajo de los demás; después, muy probablemente surgirán las oportunidades.

Más que nunca , estamos viendo cómo los emprendedores

y pequeños empresarios se juntan en espacios llamados de co-working o espacios compartidos En estos espacios encontramos empresas similares, empresas que en términos de la antigua economía se entienden como competencia directa.

Reconocer el Trabajo de los demás te beneficia.

Estos emprendedores saben que entre todos pueden hacer su medio más grande, mientras más grande lo hagan, mayores beneficios habrá para todos.

Entre todos estos emprendedores ofrecen más variedad de productos y servicios,  y mientras unos y otros busquen especializarse para que cada uno pueda distinguirse de los otros, más se complementarán y mayor visibilidad tendrán.

En un modelo de economía colaborativa es más fácil ganar notoriedad entre todos,

Obviamente es muy importante tener acceso a los recursos (redes, computadoras, lugares de trabajo de reunión) y también al talento (al talento de los otros, ese talento que complementa el nuestro, sean colaboradores, asesores o empleados).

Justo en el momento que un emprendedor tenga la demanda más alta, puede y debe subcontratar otros

servicios, manufactura, transportes, traducciones, generación de contenidos y hasta asistentes virtuales, o el talento y los recursos necesarios que lo complementen.
Para mí la economía colaborativa significa que para empezar:

Yo te ayudo y te aporto valor, y luego probablemente, pero tampoco lo estoy esperando tú me ayudes. Uno no debe espera nada a cambio, esperar algo a cambio por mi ayuda no es colaboración, se llama servicio o compromiso adquirido.

La economía colaborativa, o economía social o economía compartida ‘no’ significa: “Tú me consumes para que yo genere ingresos, crezca, y luego te ayudo”.

La economía colaborativa surge a partir de la generosidad,

de aportar valor a los demás, de tener la buena intención de formar parte de un grupo de empresarios que compartan ideas, recursos, lugares de trabajo, contactos y apoyo mutuo.

El crecimiento de uno es el crecimiento de todos, ya que todos se complementan en conocimiento, experiencia y habilidades,

En la economía colaborativa cuando uno gane, otros también deben ganar; idealmente no debería haber perdedores.

Imagen de Pixabay.com publicada libre de Derechos de Autor bajo Licencia Creative Commons.

Fotógrafa:  Laurin Bräunig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *