Actitudes contradictorias de que pretendes ser lo que no eres | 570

Poses y actitudes ambivalentes que perjudican tu marca personal | Actitudes contradictorias de que pretendes ser lo que no eres | Conductas que hacemos por influencia de los demás o para ser aceptados en un grupo o sociedad o red social | Señales que indican que quieres ser aceptado en un grupo social de mayor estatus
Actitudes contradictorias de que pretendes ser lo que no eres. Frase de la imagen del escritor y publicista británico David Ogilvy (1911-1999): “Nuestro negocio está infestado de idiotas que intentan impresionar usando jerga pretenciosa”.

Actitudes contradictorias de que pretendes ser lo que no eres

En general, los seres humanos buscamos ser aceptados en sociedad, la mayoría quisiéramos ser reconocidos por un grupo, un medio o una red de conocidos, esta es una aspiración natural de cualquiera que se precie de ser social.

Pero, en nuestro intento por quedar bien con los demás, por agradarles, y hasta por tratar proyectar la imagen que nos gustaría que otros aceptaran como válida, como en el caso de tratar de posicionar nuestra Marca Personal, llegamos a cometer errores, como decir cosas que más que ayudarnos a demostrar un cierto carisma realmente nos perjudican, exponiendo actitudes contradictorias.

Muchas personas afortunadamente contamos con consultores de Marca Personal para mostrarnos nuestras actitudes contradictorias,

o contamos con conocidos cercanos, como familiares y amigos, a quienes les permitimos entrar en nuestro círculo de confianza, con la finalidad de que opinen acerca de nuestras actitudes y de nuestros gestos, o para que ponderen esos comentarios que esgrimimos, los cuales juzgan como inapropiados o improcedentes.

A estas personas les otorgamos la facultad para que opinen objetivamente acerca de nuestras actitudes contradictorias, negativas y hasta destructivas, y así poder darnos cuenta de nuestro actuar, para corregir lo que haya que corregir, y por ende mejorar como personas, que es lo que yo considero más importante.

Pero,

¿Qué pasa cuando no contamos con estos grupos de confianza que nos guían con sus consejos desinteresados?,

¿Cómo sabemos si después de una junta nuestras actitudes y comentarios fueron maleducados o fuera de lugar?

¿Qué hacemos para detectar posibles actitudes contradictorias?

¿Como reconocemos si durante una conversación hemos sido groseros o petulantes?

¿De qué forma podemos saber si hemos empeorado nuestra marca personal con algunas opiniones que pusimos sobre la mesa?

¿Cómo distinguiremos si nuestros comentarios nos hicieron brillar como queríamos o si por el contrario empañaron nuestra imagen?

Por todo esto, te propongo la PRIMERA PARTE de una serie de entradas o posts acerca de

Los Comentarios y Actitudes contradictorios que solemos hacer o decir pretendiendo ser lo que no somos.

En posterior emisión las llamaré «Posturas pretenciosas que afectan a tu marca personal».

Estas so algunas de las actitudes reprobables que he venido recopilando para proponértelas en este espacio digital, esperando que no incurras en ninguna:

UNO. Evita hablar de dinero

Cuando estés con compañeros, conocidos o incluso con tus amigos, evita en la medida de lo posible hablar de dinero, ya sea de tú dinero o el de otros.

No hagas hincapié en que Tú o Fulano tienen mucho dinero, o que cuentan con grandes ingresos.

Al hacer énfasis en la supuesta riqueza de alguien más solo estás demostrando que para ti esto es prioridad, una que en general es frívola y banal.

Por otro lado, si durante una conversación el hablar de dinero se convierte en un tópico inevitable, al menos trata de no ser el que proponga el tema,

y mucho menos te apasiones defendiendo el saldo de la cuenta de una persona a la que quizá no conoces, ni la comentes con tanto ímpetu que hasta defiendas el monto de dinero y posesiones que tiene.

Todo esto te hace ver como alguien que le da peso a los valores monetarios de los cuales carece, más que verte como un defensor de los valores humanos que deberías reflejar con tus acciones.

DOS. Habla menos y vete preparado a las comidas

Si inevitablemente eres de los que les apasiona hablar de dinero, y de que te va muy bien en los negocios, o de que tu desarrollo profesional es más brillante de lo que tú esperabas,

evita salir a comer o a beber con amigos o conocidos y pedirles prestado para pagar tu parte de la cuenta, con el pretexto de que se te olvidó la cartera, o de que no encontrabas la tarjeta de crédito.

TRES. No menciones que conoces a «gente importante»

No menciones los nombres de gente conocida o influyente afirmando que los conoces personalmente, y menos si nadie te lo ha preguntado.

Si verdaderamente cuentas con el contacto de una persona muy importante en un medio,

evita mencionar que la puedes contactar directamente,

porque informar y/o presumir tu supuesta relación con ese personaje no le ayuda a ese influyente, ni a ti tampoco; y aunque eso sea muy cierto podrías pasar por un mentiroso.

El hecho de guardar prudencia y silencio respecto a tu supuesta relación con algunos personajes siempre será mejor para éstos, y por supuesto para ti también, y te dará una buena imagen de cara a tus potenciales contactos, sean o no importantes.

CUATRO. No vivas por arriba de tus posibilidades

Tener un coche flamante-mente nuevo y de alta gama es un placer que todos queremos vivir y disfrutar.

Pero, poseer un coche de lujo y siempre buscar viajar en los coches de tus compañeros o amigos con el argumento de que el tuyo no tiene combustible,

o que no lo puedes usar poniendo ‘equis’ o ‘ye’ pretextos, solo refleja que estás tratando de vivir por arriba de tus posibilidades financieras.

Esto también demuestra que tienes para comprar o financiar tu automóvil, pero no para mantenerlo.

CINCO. No viajes para contarlo, viaja para disfrutarlo

Viajar es un especial placer que a muchos les llena de tanto regocijo que lo convierten en una de sus prioridades, lo cual me parece que está muy bien siempre y cuando ese sea su objetivo.

Pero viajar solo para tener algo que contarle a los demás,

para que te pregunten en qué playa te bronceaste,

o para tomarte la foto posando frente a la torre Eiffel, o ante el Coliseo Romano, solo con el fin de contarlo,

o de que eso se convierta en tu tema de conversación,

más que realmente disfrutar el viajar,

todo esto refleja que te mucho importa lo que los demás piensen, y que haces lo que sea con tal de que hablen de ti, y de lo mucho que viajas.

SEIS. No imites a otros para ganar ‘estatus’

Si empiezas a realizar actividades que generalmente se asocian con cierto estatus económico y social alto, cuando jamás las habías practicado ni conocías sus reglas, porque hasta el momento no te habías interesado por éstas, como por ejemplo:

Empezar a jugar al golf y comprarte los palos profesionales de la mejor marca son actitudes contradictorias,

o conseguirte una raqueta poco convencional,

o un equipo de buceo que no entiendes,

y/o gastar en la indumentaria más cara para dicho deporte cuando todavía no alcanzas ni el nivel de novato,

todo con tal de ser aceptado en un grupo social, o para pretender que perteneces a alguno,

y peor aún, para explicárselo y presumírselo a tu grupo de amigos quienes desconocen profundamente esas actividades,

estas son actitudes que además de proyectar una personalidad desubicada también dan pena ajena, y dejan muy mal parada tu marca personal.

SIETE. No copies actitudes, se original,

Cuando accedes a un nuevo grupo, ya sea por trabajo, por estudios, o por practicar alguna actividad recreativa, y empiezas a imitar la forma en que todos hablan,

y te expresas hasta con los mismos modismos y ademanes que esa colectividad practica solo para ser aceptado por todos, estás demostrando que te falta originalidad y también dejas ver lo influenciable que eres.

Cuando claramente actúas imitando a otros se infiere que lo haces así porque pretendes acceder a un grupo social (o medio) a toda costa,

esto refleja que tu carácter es débil o que te consideras con poca valía, y que mejor prefieres ser como todos los demás en lugar de proponer tu propia marca personal poniendo sobre la mesa las características que te distinguen.

El Valor de la Originalidad

OCHO. No presumas tus estudios

No pregones ni presumas que tienes determinados estudios cuando realmente no los tienes, o si los tienes no los dominas.

Es muy común leer o escuchar que alguna persona te dice que tiene tal profesión, o ‘equis’ maestría, o varios estudios de posgrado, y al ver que le cuestionan esos conocimientos te das cuenta que le falta desenvolvimiento y competencia,

lo cual te hace dudar que cuente con esos estudios.

Y, en el caso de que dichos estudios sean verídicos, eso te arroja por otro lado a intuir que realmente esa persona no estudió bien, o que superó los exámenes de calificación de forma mediocre.

Mucha gente llega hasta indicar en su C.V. que habla 4 ó 5 idiomas. Pero, el hecho de poner esto por escrito no te asegura que hable y escriba con fluidez en esos idiomas.

Esta es la típica actitud que proyecta a una persona acomplejada que pretende que lo reconozcan por lo que quisiera ser pero no puede, dado que no se ha esforzado lo suficiente.

NUEVE. No seas quien opine de todos los temas

Opinar de todos los temas, en todo momento y en todos los foros es una actitud que hay que evitar;

esto es,

tomar siempre la palabra en juntas de trabajo, reuniones familiares, o celebraciones entre amigos, cualquiera que sea la ocasión es una forma de ser que podría afectar a tu imagen.

Si eres de los que invariablemente expresa su punto de vista en relación a cualquier tema, esa actitud refleja que tienes graves carencias de reconocimiento,

y de que no has logrado demostrar lo suficiente como para que pidan tu opinión, sin que tengas que irrumpir o interrumpir para que escuchen tu adoctrinado punto de vista, en lugar de obligar a todos a que escuchen tu perorata.

10 Formas de tener una Mejor Conversación

DIEZ. No construyas imagines artificiales en RRSS

No muestres una imagen artificial en redes sociales.

Esta es una actitud muy común en algunos que viajan por aquí y por allá, por ejemplo:

Cuando se toman fotos recargados frente a un Ferrari, o sobre un Porche que no es de ellos, o ante la escalinata de un jet privado, como si los hubiesen alquilado o hasta comprado.

Otros se toman una foto en un hotel de cinco estrellas en el que no se hospedaron, o se toman una ‘selfie’ en una tienda de lujo y permiten que el localizador GPS de su Smartphone reconozca su posición y la informe a todos sus seguidores o friends en la red social, como si hubiesen estado en esa tienda comprando artículos de lujo;

Y, ya sea que tengas o no el nivel económico para soportar todos estos gastos, en todos los casos proyectas la imagen de que no te lo puedes creer, de que pretendes demostrar un estatus que supuestamente mejorará la percepción que los demás tengan acerca de ti, como un triunfador, como un influencer, como líder de tu red social, o como lidercillo de tu pequeño universo social.

En las próximas entradas del blog seguiré con más actitudes que debes evitar para no pasar por pretencioso, y para que cuides tu marca personal.

 “Nuestro negocio está infestado de idiotas que intentan impresionar usando jerga pretenciosa”.

-David Ogilvy

Otras entradas similares que también te podrían interesar:
10 Actitudes ejemplares de Mujeres Profesionales
6 Actitudes que alteran la armonía
Cómo mantenerse actualizado con 7 Actitudes

Fotografía de «Actitudes contradictorias de que pretendes ser lo que no eres» de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.
Fotógrafo: Andrew Martin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *