¿Cómo me hago Famoso? | 549

Cosas que debes hacer si quieres ser famoso | Cómo hago para ganar popularidad | Cómo hacer para que me reconozcan y gane buen posicionamiento | ¿Cómo me hago Famoso? | Técnicas de personal branding para lograr prestigio y reconocimiento | Marca Personal | Frase de Jim Carrey
¿Cómo me hago Famoso?. Por Gustavo Pérez Ruiz. Frase de la imagen del cómico actor canadiense Jim Carrey: “Yo espero que todos puedan hacerse ricos y famosos y que tengan todo lo que han soñado, para que sepan que esa no es la respuesta”.

¿Cómo me hago Famoso?

En reciente ocasión, mientras estaba platicaba con unos amigos y conocidos acerca de algunas vivencias relativas a mi implicación en el mundo de la marca personal, y tal como en otras reuniones, surgió la pregunta que algunos suelen hacerme:

¿Cómo se hace uno famoso?,

¿Cómo me puedo hacer famoso?


Ante esta inquietud, que por lo visto causa gran interés por todos lados, especialmente en el mundo digital (de las redes sociales y del Internet), Yo invariablemente respondo:

En primer lugar, esa respuesta la desconozco.

Si Yo conociese la fórmula para hacerme famoso quizá ya la habría utilizado, ¿Por qué no?.

Por allí entre plática y conversación,

voy encontrando que la gente que oye hablar ‘por primera vez’ acerca del concepto de Marca Personal, tiende a entender sin profundizar que las técnicas del personal branding sirven para hacerse famoso. Y, Yo siempre les contesto que esto no es así.

¿Para qué sirven las técnicas de personal branding?

Las técnicas de personal branding son una serie de herramientas que aplicadas apropiadamente resultan de gran beneficio para posicionar tu conocimiento, tu know how, o una de tus habilidades entre lo más reconocido de una industria;

La metodología de personal branding te puede hacer destacar visiblemente en un medio específico.

Si utilizas estos métodos con constancia, regularidad y dedicación, te pueden dar gran notoriedad para lograr cierto prestigio dentro de una colectividad específica, pero no lograrán que te hagas famoso, o que seas una figura internacional.

Hacerse famoso implica ser mayormente renombrado,

pero no solo por una industria, o por los especialistas de un tema específico, o por un gremio profesional, o por una generación como los millennials, sino por casi todo el mundo, sin importar nacionalidad, edad, religión o educación.

Ser famoso es ser conocido o acreditado por casi todo el mundo,

es ser distinguido como Lady Gaga, o como Beyonce, o como George Clooney, o como Paul, John, George y Ringo, mejor conocidos como los Beatles.

Estos personajes, donde quiera que se encuentren, casi no necesitan de ninguna presentación, porque su actuación profesional es conocida y patente en casi todas las esferas y medios a nivel mundial.

Tal como lo he comentado, las técnicas de personal branding tienen como objetivo hacerte estimado o reconocido por un tema específico en un medio en particular, pero, por otro lado,

para ser famoso no es necesario ser bueno o extraordinario en el dominio de UNA habilidad, aunque muchas veces sí que es de gran ayuda.

Pero, si eres futbolista de un equipo tan popular como el Real Madrid,

o actor de una serie de televisión,

o escritor de solo dos libros como Juan Rulfo,

en estos casos el dominio extraordinario de una habilidad te puede llevar a alcanzar la fama, pero tampoco es tan necesario porque ya entran en juego otros factores, y en muchos casos solo es cuestión de carisma.

Seguramente conoces a algunos conductores de programas de televisión quienes son altamente populares, y ni siquiera son periodistas, ni profesionales de los medios de comunicación,

pero la oportunidad de estar ante las cámaras de televisión, así como sus dotes de oratoria, su capacidad de improvisación y su enorme encanto o simpatía personal los hace superar esas carencias con las cuales otros si cuentan, pero que no les sirven para dar el salto a la fama.

 ¿Para qué quieres ser famoso?

Muchos publicistas y profesionales de la mercadotecnia (o marketing digital) explotan este creciente apetito, ese anhelo generalizado que ya se ha convertido en una necesidad de mercado.

El deseo ferviente por ser famoso ya es un nicho de mercado, y esto lo entienden y tratan de explotar a su favor los ‘influencers’ de medios digitales.

Muchos creen que hacerse famoso es más conveniente que ser un desconocido. Y en gran medida tienen razón, porque es cierto.

Los que son famosos tienen mayores beneficios que los demás, tanto en el trato personal que le brindan los otros como en sus ingresos.

A un famoso lo admiran, lo reconocen en cualquier lado, le brindan mayores oportunidades para participar de trabajos o en negocios, porque eso sí,

la fama conlleva o produce más ocasiones para ser contratado, para ser incluido, para ser invitado, para ser mencionado como referencia o propuesto como la imagen de una marca reconocida, lo que a su vez re-impulsará su fama.

Todo esta parafernalia de la fama brinda muchos beneficios económicos, y también satisfacciones personales, algunas que también llenan el ego, y esto, en ocasiones a algunos se les va de las manos por no saberlo gestionar.

Mi opinión como ‘individuo desconocido’

Desde mi punto de vista, y hablo obviamente desde la posición de ‘individuo desconocido’, entiendo desde lo que me ha tocado presenciar en el actuar de otros personajes que han logrado una gran popularidad, que existen algunas premisas para alcanzar la fama, y a continuación te las comparto:

¿Cómo me hago famoso?  3 premisas:

Uno.

Para ser famoso es necesario contar con una habilidad personal que muy pocos puedan igualar, y de preferencia que sea una competencia que nadie pueda superar.

Si logras esto, pronto ganarás notoriedad, porque con las herramientas que contamos en esta era digital (smartphones, Internet, redes sociales, canales de Youtube), cualquiera que posea una habilidad o don natural extraordinario tiene grandes posibilidades de posicionarse en los primeros lugares de popularidad.

Dos.

Para alcanzar la popularidad, además de contar con un ‘saber hacer’, o con el conocimiento de un tema, o con el dominio de una técnica, esto debe estar «de preferencia» registrado en forma de contenido, y listo para consumirse por cualquier persona en cualquier parte del mundo,

Esto se logra publicando artículos, blogs o videos a través del Internet.

Debes producir de preferencia un contenido que te distinga únicamente a ti,

no importa ni el medio ni las las formas, lo que deja mayor impacto es que ese contenido sea propio y original, y si se puede, debe ser amplio y variado, debe estar ubicado y localizable en un espacio o en un medio que sea fácil de consumir, para que te dé la oportunidad de destacar por encima de los demás.

Tres.

Para ser famoso debes construir una audiencia, o lograr que el mayor número de personas te sigan.

Lo interesante es saber

¿Cómo construyes esa audiencia?

Empieza conectando con esas personas que están dispuestas a ayudarte a propagar tu contenido de valor.

Eso puede hacer que construyas una audiencia, o un grupo de seguidores;

lo importante es conectar con tus seguidores para que distribuyan o compartan tu contenido por todos lados.

Debes contar con una audiencia fiel que se ponga en acción, que te apoye y te impulse, que siga tus llamadas a la acción.

Una forma ideal y rápida para alcanzar la fama

y que te podría llevar a lograr tus primeros 10 minutos de fama podría ser por ejemplo.

Lograr que varios influencers y profesionales ya reconocidos y ¿por qué no? famosos ya consolidados compartan tu contenido, o que le den un retweet, o que te lo recomienden en una historia de Ínstagram, o que lo mencionen en Facebook, y de preferencia todos al mismo tiempo.

Si logras con destreza e ingenio que algunos famosos propongan tu contenido, estarás en la antesala de la fama, especialmente si tienes más contenido listo para satisfacer las necesidades de tu audiencia en ciernes.

Si logras que un famoso personaje y hasta un influencer con millones de seguidores te de un retweet,

podrías alcanzar una fama efímera, o aprovechar el momento para quedarte, pero para eso necesitas contar con suficiente contenido previamente desarrollado,

o en caso de no ser así, debes crearlo desesperadamente, para alimentar el hambre y las necesidades de tus nuevos consumidores, y si no sabes estar a la altura de sus exigencias, acabarás diluyéndote.

¿Cómo me hago famoso? o ¿Cómo me hago conocido?

Por allí veo que muchos confunden el objetivo principal de las técnicas de personal branding,

porque más que querer buscar el reconocimiento de un medio, ansían la fama a toda costa, y eso se nota.

Creo que la misión no debe ser en todo momento hacerse viral, eso casi es imposible.

Yo sugeriero dividir el tiempo entre la generación de contenido y su promoción en redes sociales.
Hay que saber combinar estas dos variables.

Algunos especialistas en marketing digital y marca personal estiman que hay que invertir más tiempo en la promoción del contenido que en su producción, pero eso depende de cada caso.

En general se percibe que muchos quieren alcanzar la fama porque encuentran que con ésta tendrán más ventajas sobre los demás, sobre los que ya conocen, y especialmente sobre los que no conocen, que son la mayoría.

Al parecer, la fama facilita las cosas

La fama le excluye a uno de tener que presentarse en cualquier lado, o en cualquier foro.

Contar con reconocimiento le evita a uno tener que presentarse con su discurso del elevador.

Cómo presentarse breve y llamativamente

El que cuenta con fama simplemente llega y propone lo que traiga en mente y se aprueba casi en todas las ocasiones, o en su caso, escucha y escoge entre una serie de sugerencias que le hagan, así solo hará una selección o rechazará todas las alternativas, esa es facultad del famoso.

Yo creo que con las herramientas con las que casi todos contamos en la actualidad, cualquiera puede ser reconocido en un medio, y hasta podría ser famoso en todos lados, ¿porqué no?

Pero, desafortunadamente, no existe fórmula la mágica, ni los ejercicios seguros, ni las técnicas especiales para conseguir la fama, porque si no todos las seguiríamos.

En ocasiones es de gran utilidad contar con una historia personal única y admirable.

Muchos empiezan su ascenso a la fama desde un nivel más bajo que los demás, desde el corazón mismo de la pobreza, como la poderosa productora y conductora norteamericana Oprah Winfrey.

Oprah Winfrey cuenta con una historia única y personal de esfuerzo y constancia, una que ha sabido aprovechar para consolidarse en la fama como una de las mujeres más poderosas de los medios de comunicación masiva.

Reglas de Éxito de Oprah Winfrey. Su historia.

Al final todo tiene que ver con el contenido que uno propone.

Alcanzar la fama con esfuerzo, consistencia, regularidad y generosidad es más importante que proponer y compartir un contenido solo esperando alcanzar la fama sin aportar un verdadero valor.

Es normal que muchos se pregunten ¿cómo me hago famoso?

Muchos tienen aspiraciones normales y respetables, les gustaría ser  ser la persona a seguir o a contactar, o a contratar, quisieran ser ponentes reconocidos, o conferenciantes notables, o comentaristas de televisión, otros quisieran poder ser entrevistados, o desean ser escritores renombrados, trabajan por ser especialistas en el tema que dominan.

Todas éstas son aspiraciones loables y factibles. Pero para eso antes tendrán que desarrollar un bagaje de conocimientos y habilidades que los puedan sustentar.

Debe haber una diferencia clara o distinción entre ‘ser conocido’ y ‘ser famoso’.

No es importante ser famoso, pero sí que sería satisfactorio ser reconocido.
Es bonito saber que otros aplauden nuestro trabajo y lo recomiendan como bueno.

 «Yo espero que todos puedan hacerse ricos y famosos, y que tengan todo lo que han soñado, para que sepan que esa NO es la respuesta».

-Jim Carrey


Otras entradas similares que podrían interesarte:
Convertirse en Estrella no es factible para todos
¿Quién será recordado en 1000 años?

Entrada y salida musical de Kevin MacLeod de Incompetech.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *