Cosas que el dinero no puede comprar | 470

Cosas que el dinero no puede comprar | Las cosas valiosas no se adquieren con dinero | Valores y Commodities | El verdadero valor del dinero | Valores humanos | El verdadero precio de las cosas | La importancia más allá del dinero | Agregar valor | Libertad financiera
Una interesante suposición acerca de la relación que tiene el dinero con el tiempo (lo que el dinero no puede comprar). Frase de la imagen de Julio Cortázar (1914–1984): “Qué hermoso era saber que estabas ahí como un remanso, sola conmigo al borde de la noche, y que durabas, eras más que el tiempo”.

Cosas que el dinero no puede comprar

Supongamos que tú tienes una cuenta bancaria, una en la que diariamente se te depositan 86,400 dólares. Esto puede deberse a que has ganado un sorteo, o algún Millonario excéntrico te quiere regalar el dinero.

Una característica de esa hipotética cuenta es que no puede acumular el dinero, si no te gastas todo el dinero durante el día, el saldo remanente se borrará, ya que cada noche se cancela el dinero que no utilizaste durante el día, a las doce de la noche el balance queda en ceros (00.00).

Y al día siguiente, por la mañana al abrir el banco, tendrás depositados otros 86,400 dólares, bajo las mismas condiciones:

Te los tienes que gastar, o si no quieres no lo haces, pero eso sí, por la noche se te borrará cada dólar remanente en la cuenta.

¿Tú qué harías con esa cuenta?
¿Cómo gastarías ese dinero?

Supongo que sacarías cada dólar de la cuenta, y quizá lo guardarías bajo tu colchón, o en algún escondite secreto, o te comprarías eso que siempre has querido.

Si lo piensas desde otra perspectiva, todos tenemos y disponemos de esa cuenta de banco:

Cada mañana, la vida te acredita con 86,400 segundos.

Y cada noche, en punto de las doce, cada segundo que no hayas aprovechado durante el día se borrará de tu línea de vida, se perderá.

Si no aprovechaste el tiempo con eficiencia y sabiduría de todas formas se te irá de las manos.

El tiempo que en su momento no utilizaste correctamente no te acumula el saldo para el día siguiente, ni lo puedes ahorrar, ni reinvertir en otra cosa.

El tiempo no te permite sobre-girarte,

o lo que es lo mismo, no puedes gastarlo en exceso; no puedes gastar el tiempo que no tienes, por lo mismo no puedes pedir tiempo prestado contra ti mismo, ni tampoco usar más tiempo del que ya tienes.

‘Lo que el dinero no puede comprar’ es una historia popular, yo la he obtenido del Blog Livin3.


Lo anterior me ha hecho recordar a un ex-compañero de trabajo que siempre pedía a nuestro jefe que le anticipara el sueldo, si se lo autorizaba, después iba al departamento de recursos humanos para que le gestionaran el adelanto de salario. En esa empresa había un tope de hasta dos meses de adelanto, no se podían pedir cantidades mayores a dos meses se sueldo.

Pero en el caso del tiempo,

la vida no te adelanta un minuto, tampoco te devuelve ni un segundo, ni una hora que no hayas aprovechado.

Cada día la cuenta comienza de nuevo, y cada noche se destruye el tiempo que no se haya utilizado.

Si no logras utilizar adecuadamente tu depósito de tiempo diario tienes pérdidas, y no puedes reclamar devoluciones a nadie, ni demandar a ninguna institución, no se te puede devolver ni un solo momento de tiempo.

En esta vida que tenemos, de la forma en que la concebimos y nos está dada, no existe manera de que pidamos préstamos de tiempo.

No puedes pedir un préstamo contra tu propia línea de vida, ni tampoco que te lo concedan contra la línea de vida de alguien más, ¡afortunadamente!…

En lo que la vida si es un poco mas equitativa es en que no tienes más tiempo que otra persona, ni otros tienen más que tú;

en cierto sentido sí que unos viven más y otros menos, y eso depende de muchos factores que en la mayoría de los casos no los podemos controlar, pero

cada día que comienza, todos absolutamente contamos con el mismo saldo de tiempo, 86,400 segundos, o 3,600 minutos, o 24 horas, como los quieras ver.

La gestión o administración de tu línea de tiempo, de tu saldo diario de 86,400 segundos es solo responsabilidad tuya, tú eres el único o la única que decide cómo gastarlo, o como invertirlo en sentido figurado.

Si ya no eres un menor de edad, la correcta y prudente administración de TU tiempo no la puedes hacer extensiva, ni la puedes delegar en otra persona; tú no puedes hacer responsable a alguien más del correcto aprovechamiento del tiempo que tienes para gastar.

Esto es: Tú eres el único que decide cómo gastar tu tiempo.

En muchas ocasiones te encuentras con que no tienes tiempo suficiente para hacer todo lo que quieres o debes hacer, y quizá solo es falta de organización, o de no saber gestionar adecuadamente el uso de ese tiempo. La administración del tiempo es una técnica de la que se habla mucho pero que pocas personas o profesionales se toman con seriedad y respeto.

Frases para Administración del Tiempo.

Yo, desde mi personal punto de vista entiendo que el tiempo es como un commodity”, una mercancía como le llaman en las casas de bolsa al oro, al platino, al petróleo, al maíz, al trigo o al acero, todos estos materiales o mercancías se intercambian, se subastan, se compran y se venden en función de las leyes de la oferta y la demanda.

La mayoría de estos “commodities” se gastan, se transforman y se consumen, muchos adoptan otras formas y de alguna manera se pueden recuperar; pero el tiempo, el cual no se puede subastar en ninguna bolsa de valores tiene un precio mucho más alto, uno casi infinito, porque no se puede recuperar.

Para mí, el tiempo es el “commodity” más caro.

Mi tiempo es el recurso más importante con el que cuento, porque no lo puedo recuperar, y debo aprovecharlo al máximo. El dinero sí que se puede recuperar, y algunos podrán opinar que el tiempo se puede comprar en cierto sentido.

De alguna forma es posible hacer uso del tiempo de otros.

Tú puedes contratar a una persona para que gaste‘SU’ tiempo haciendo una labor que ‘TÚ’ no quieres o no puedes hacer. Contratas a alguien para que repare el motor de tu coche, o le pagas a un dentista para que te arregle la dentadura, éstas son formas de comprar el tiempo de otros, ya que el tiempo con el que todos disponemos es materialmente insuficiente para realizar todas las cosas que nos gustaría abarcar.

Y aunque sí podemos comprar el tiempo de otros para que hagan cosas en nuestro lugar, con el dinero no podemos comprar más tiempo para nosotros, tampoco podemos parar el reloj, ni recuperar el tiempo que desperdiciamos.

Durante una entrevista, la actriz norteamericana Jodie Foster hizo al respecto unas declaraciones en relación a su renuencia a contratar asistentes (o niñeras), para atender a sus hijos. Las siguientes fueron más o menos las palabras que recuerdo de memoria:

“¿Para que le voy a pagar a alguien más para que viva mi vida?, para que ocupe la vida que Yo he de vivir… Yo prefiero llevar a mis hijos a la escuela, y Yo misma voy a recogerlos, los llevo a comer, los atiendo durante el día.

No tiene caso que le pague a otra persona para que disfrute del tiempo que me corresponde a mí por derecho”. -Jodie Foster.


Hablando un poco más en plata , $, €…

Te has preguntado:

¿Para qué quieres el dinero?

¿Para qué lo utilizarías?

¿En qué te lo gastas?

¿En dónde lo inviertes, o lo ahorras?

¿Qué te garantiza el dinero?

¿Seguridad financiera? ¿Tranquilidad?, ¿Te podrías comprar lo que quieras?, ¿Crees que con dinero serás más atractivo, o atractiva?

¿Necesitas dinero para que las chicas te hagan caso, para que te admiren o te respeten tus amigos?

¿Crees que el dinero asegura que ya has tenido éxito?, o el hecho de demostrar billetes: ¿te hace superior a los demás?

¿Tener una abultada cuenta bancaria indica que eres un triunfador, que has sabido cómo alcanzar lo que otros no han podido?.

El dinero no puede comprar que otros te vean como tu quieres que te vean, el dinero no puede comprar tampoco tu Marca Personal.
¿En quién Confías para Invertir en su Marca Personal?

Querer dinero para lograr una tranquilidad financiera es lo normal y deseable.

Es posible que quieras el dinero porque no te gusta trabajar, o quieres amasar muchísimo para no tener que trabajar después, esto es una necesidad normal, todos aspiramos a un retiro digno; pero, creemos que tendiendo mucho dinero ya no tendremos que esforzarnos para nada, y muchos lo logran antes de alcanzar la edad del retiro.

Cuidado con las promesas de dinero fácil y rápido.

Últimamente,  por las redes sociales, me contactan agentes promotores de bitcoins, prometiéndome que duplicarán y triplicarán mi dinero, y ¿cómo esperan que confíe en ellos si viven en otro país, y ni siquiera los conozco?.

Estos promotores realizan esta labor de embaucamiento y ofrecen grandes ganancias porque saben de la necesidad que tiene la gente por hacer dinero fácil, rápido y sin esfuerzo.

El dinero no puede comprar que adquieras competencias.
50 Competencias que debemos dominar.
La razón por la que mucha gente fracasa es porque busca el dinero fácil, porque se desespera, porque quiere hacer dinero rápido con fórmulas mágicas, con ideas rompedoras.

Muchos compran el argumento de que si aprenden a reclutar a un grupo de personas que venda los productos que ellos también venden (unos que no producen porque son de alguien más), tendrán una comisión por cada vendedor que aporten a la pirámide, y que algún día podrán ser “Estrellita diamante”, tal como ese individuo que los ha convencido, ya que es un “Gran triunfador”, porque tiene un coche deportivo último modelo, y da conferencias.

Este es uno de los problemas del emprendimiento.

Lo malo es que algunos emprendedores en ciernes visualizan su proyecto con resultados millonarios, y en principio está bien, deben aspirar a lo más alto, pero tampoco hay que ser ingenuos; y además:

Se debe entender que en el inicio de una empresa, y para cualquier proyecto de negocio, se habrá de trabajar muy duro solo para empezar a medio ‘obtener resultados’.

Lo que el dinero no puede comprar.

Es cierto que el dinero facilita muchas cosas, y nos proporciona una “seguridad financiera”, y podemos adquirir muchas cosas con el dinero, pero no todo, el dinero no puede comprar todo lo que quisiéramos.

¿Crees que pagando mucho dinero puedes aprender un idioma rápido?

¿Si un Millonario paga una exorbitante cantidad de dinero podrá aprender y dominar el idioma alemán en un mes, o el japonés en tres semanas?.

¿Con dinero puedes pagar por aprender a tocar y dominar un instrumento musical, como un violín, en menos de 6 meses?
En ambos casos, no es posible.

De alguna forma, con el dinero puedes comprar conocimiento, digamos que pagas tu matrícula en la mejor Universidad, pero eso no te evita tener que gastar parte de tu tiempo en el proceso de aprendizaje. El dinero no puede comprar que otro estudie por ti.

Yo creo que por mucho dinero que se tenga, uno no puede adquirir amistades, tampoco comprarse una pareja que le quiera verdaderamente.

Antes de gastar nuestro tiempo, pensemos bien en qué lo estamos utilizando, preguntémonos si estamos usándolo para acumular crecimiento personal, o para ayudar a otros, o solo lo estamos quemando.

El dinero no puede comprar la satisfacción de ser útil a la sociedad.

Qué hermoso era saber que estabas ahí como un remanso, sola conmigo al borde de la noche, y que durabas, eras más que el tiempo.
-Julio Cortazar.

Fotografía de ‘Lo que el dinero no puede comprar’ tomada de Pixabay.com libre de Derechos de Autor.

Fotógrafo: Free-Photos.

Entrada y salida musical de Kevin MacLeod de Incompetech.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *